martes, 16 de junio de 2009

El camino del "finisher"


Asesorado por el maestro, llevo unas semanas entrenando de una forma nueva, cumpliendo planes. Me he encontrado con una reconfortante sensación extraña para mí. El objetivo es claro, cruzar la línea de meta en Niza. Sin embargo, con asombro soy consciente de una nueva, ajena y gratificante emoción, la que reporta en sí misma cumplir con el entrenamiento, con la planificación . En esto andaba yo y era consciente de que ya no pensaba sólo en triatlón sino en la vida misma.

En una ocasión habló Clemente de las “casualidades”. A veces dudo de si existen ciertas situaciones que podemos considerar extrañas o incluso “mágicas”, que guardan algún oculto significado. En este caso fue una extraña conversación en el Ayuntamiento sobre los años de estudiante. Dándole vueltas al tema de la satisfacción del entreno en sí, de cumplir con la obligación, con el trabajo, sin pensar en la meta, de pronto me veo empantanado en una extraña y amenazante imagen: en si toda mi vida nunca fue bien planteada. Nada menos.
Supongo que la vida me trató bien. Sé que desde crío no me costó esforzarme demasiado para conseguir logros académicos. Siempre fui dagal de sobresaliente en notas medias finales y con alguna que otra matrícula de honor. Sin embargo, tal vez por ello no soy afortunado porque al fin y al cabo se crean malos hábitos y llega un momento en que la entidad del reto requiere algo más que "buena genética." Paralelamente, en nuestra carrera deportivo-globeril hemos ido abriendo puertas y escalando muros cada vez mayores, y como buenos jaramugos siempre hemos llevado por bandera nuestro anárquico y escaso entrenamiento, pero como en la vida quizá ha llegado un momento en que para cruzar ciertas metas, hay que apostar fuerte y pelear más duro. Martin Amis en "Dinero" escribía una frase simple y contundente que me llegó al instante: "Sólo hay una forma de aprender a pelear, peleando mucho".

“Un hombre es el espacio que ocupa”. Es un proverbio japonés que utiliza uno de los personajes de “Mad Men”, la serie de la BBC que devoro con fruición y que recomiendo con entusiasmo. El mensaje se refiere a que lo que importa es lo que hagas a partir de ahora. Tal vez tu pasado lastra pero a quién le importa. Tú “eres” ahora.

Estoy a punto de dar un paso importante laboralmente. Arriesgamos buscando nuevos horizontes. La inestabilidad de los interinos se tornó pánico hace unos meses. Afortunadamente llegó la calma pero el aviso no se olvida. Necesitamos abrir otras puertas. Necesitamos esa fuerza para cumplir con la planificación diaria y que la cifras de mis “horas de estudio” comiencen a crecer. Ése es el objetivo tras el verano.

Y sigo caminando y sigo reflexionando sobre otras cosas y sí, quizá nunca fui lo bastante valiente para merecerme a la chica que amo. A día de hoy, sigo construyendo diques que continúan derrrumbándose con una mirada de sus “azules” pero, si soy sincero conmigo mismo, nunca me esforcé de verdad. Ahora todo ello ya no tiene sentido y es hora de pasar página.

En fin, a lo que quiero llegar es que tal vez no es el ironman, no es la oposición, no es ella lo realmente importante. Tal vez lo realmente importante es merecer ser “finisher”, cruzar esa línea de meta, conseguir esa nota o abrasarse en su pálida piel porque verdaderamente eres digno de ello, porque has peleado no un día, sino en silencio muchas horas en tu celda, en tu propio infierno.

23 comentarios:

CiegoSabino dijo...

"Cagon crista" compadre, te iba a decir algo pero no sé qué. Ya sabes que soy "primario" y no logro entenderte, así que como 2er primario que soy voy a lo fácil y no me líes:

Corre y calla, entrenando de verdad o al estilo "jaramuguil", pero corre, coño, y déjate de líos.

Precisamente el otro día con mi "pajarón" me surgieron unas cuantas preguntas un tanto relacionadas con la cuestión que planteas de conseguir las cosas "por genética", ¿estaré llegando a los límites?, había pensado dejar pendientes tales cuestiones a resultas del fin de semana que se avecina, pero ya que lo dices...

davidiego dijo...

fuerza para que tu lucha sea dura pero sin heridas importantes y la satisfación de lo conseguido sea mayor!

buen maestro tienes dagal.

Furacán dijo...

Creo que tenemos bastantes cosas en común. Go hard!

Xocas dijo...

Vaya, vaya...mira que no llevo reflexionado sobre estos asuntos en 2009. Has abierto la puerta de la incertidumbre. Por lo que he visto, ahora cualquier cosa es posible. ¡Suerte!

Clemente Alonso McKernan dijo...

No sé si serán estas horas tardías que me ponen sensible o qué... te iba a decir que es la mejor entrada que te he leido, pero es "la mejor puta entrada" que he leido en general, triatlética o no.

Seguiremos con el "ahora"

Salud!

Atalanta dijo...

Ciego, ya sé que estas cosas a ti no te gustan demasiado aunque en numerosas ocasiones, como verdaderos amigos hablemos de tantas cosas sin hablar.
Yo corro pero ya me conoces, no puedo evitar darle vueltas a las cosas.
TE veo sensible con lo de "los límites" porque lo tuyo es de fin de semana es de aupa. ¡¡MUCHA SUERTE EN LA TRAVESERA, ANIMALITO!!

Gracias, David. Poquito a poco.

Furacán, casi todos los que estamos por aquí tenemos mucho en común.

Gracias, Xocas. Se trata de buscar el "feedback" entre todos los que escribimos y leemos, en conseguir enriquecernos con nuestros distintos puntos de vista.

Se agradece, Clemente, pero te habré pillado con la guardia baja. No hay para tanto.Me alegro que te haya aportado algo como tantas veces han hecho tus textos conmigo.

Ramón Doval dijo...

Pues si Flying Doc dice que es la mejor, es la mejor. Anda que no has dicho cosas en menos líneas de lo habitual. Los humanos tenemos el defecto de sentirnos vacíos cuando no estamos completamente satisfechos. Claro que eso no tiene nada que ver contigo, que cruzas lejanas metas, te planteas nuevos horizontes profesionales, disfrutas la música, la historia, los amigos. Para lo único que te deseamos mucha suerte, pues no hay dios que llegue a comprender estos asuntos, es para ganarte "los azules". Seguro que los mereces, pero no hay quien los entienda (además, los verdes y los marrones también están chulos). Joer, ahora sí acojonas de verdad con el sensei que te has agenciado. Te vas a hinchar a pegatinas...

Phaeton dijo...

Los buenos retos son los que están o parecen estar fuera de tu alcance, llegues o no, seguramente por el camino habrás ido más lejos de lo que nunca pensaste.

Ahora bien, lo que es aplicable al triatlón o al deporte en general puede no serlo a "la vida misma", porque esta es un juego del que nadie sabe bien las reglas.

Tritim - Triatlon Rosario dijo...

hace poco que ando bloggando por aqui y por alla
querido compañero quiero decirte que tu entrada me ha resultado genial y me he quedado prendido a tu blog
brillante tu introspeccion

un gran abrazo

Atalanta dijo...

Buena frase la de que los humanos tendemos "a sentirnos vacíos cuando no estamos completamente satisfechos". Da para otra entrada. Es verdad que hay colores maravillosos por todos lados aunque eso sí que es un misterio.

Amén, Phaeton. Buen comentario.

Bienvenido, Tritim. Me alegro que te haya gustado. Esto del internet es una cosa fenómena. Si nos paramos a pensar, es alucinante que podamos estar en contacto con gente de Argentina con las mismas inquietudes.

...O de Suiza. Gracias Talín por el correo.

Nos vemos.

eleklektiko dijo...

"finisher". Bonito vocablo. Linda metáfora. Siempre fui adicto al entreno. El pertenecer a un club y estar durante años sometido a su disciplina semanal, me enseñó a disfrutar la sensación de tener que ir a entrenar como obligación, casi obviando las metas y objetivos, porque salir a correr cuando te apetece es divertido, pero por obligación, un día que no tienes ni pizca de ganas no tanto, y esos días, tal y como decía mi gran amigo Destello, esos días son los que valen, los días que te plantas en el gimnasio desganado viendo máquinas de entreno como molinos de viento y no te vez capacitado para dirigir a rocinante hacia las bestias. Ahí se adquiere la disciplina.

Esos días... son los que valen. Gran post!! ;)

Mildolores dijo...

Así es. Y nunca ceder en el empeño.
Da igual Niza, que la opo que sus "azules".
Siempre digo que: Si luchas, puedes perder. Si no luchas ya has perdido.
Dále duro.

CiegoSabino dijo...

Belianu, te veo muy activo en el mercadillo.

Kayto dijo...

No hay reto que llene más que el de hacernos merecedores de aquello que queremos ser, y la mayoría de las veces, el reto es el propio camino.
Qué gran reflexión la tuya. Me la guardo en la carpeta de "inspiring"

Anónimo dijo...

ATALANTA yo tengo un aerobar base+extensiones+potencia marca goka full carbon nuevo e estrenar.

mi email
etxarrini @ hotmail . com

Un saludo.

vicesar dijo...

Joder, macho. Las mejores cosas que uno puede escribir se producen cuando uno se abre, aunque cueste. La imagen de dureza a modo de tirita y las poses, a veces pueden producir una costra que luego cuando hay que quitarla llega a doler más que la herida. Sabes que conmigo puedes hablar de lo que quieras, pero mejor tomando una cerveza o desayunando en casa, que no este blog. Dice la canción de Cecilia, "el caso es andar".

vicesar dijo...

que conste que yo también me lio la cabeza de mala manera.

inma dijo...

Precioso post ATALANTA,

Lucha por LOS AZULES OJOS, POR LA NOTA, POR EL IM.. VIVE... y SUERTE... MUCHA SUERTE

Atalanta dijo...

Eleklektiko, ya te auguro que pensando así, un día serás un gran trialeta. Entonces te sonará lo de "finisher". Para cualquier triatleta, especialmente los de larga distancia, es LA PALABRA.

Gracias, Mildo. Cuánta razón tienes. En ello estamos, en darle duro.

Como que ya tengo la mitad de las cosas que necesito, Ciego, por lo menos las más gordas... y caras.

Kayto, me alegro de que te haya gustado. Mañana nos vemos.

Víctor, pensar y escribir me ayuda a montar, estructurar, dar forma a cosas que me rondan la cabeza; creo que es bueno diagnosticar y recetar. No lo puedo evitar. Oye, me parece que sólo te fijaste en un párrafo...:-)). Un saludo.

Inma,me alegro que te haya gustado. Ya sé que a ti también te tocó pelear duro. Un beso.

Txero dijo...

"Es dulce, cuando sobre el vasto mar los vientos revuelven las olas, contemplar dede tierra el penoso trabajo de otro, no porque ver a uno nos dé placer y contento, sino porque es dulce considerar de qué males te eximes. Dulce es también presenciar los grandes certámenes bélicos en el campo ordenados, sin parte tuya en el peligro; pero nada hay más dulce que ocupar los excelsos templos serenos que la doctrina de los sabios erige en cumbres seguras, donde puedas bajar la mirada hasta los hombres y verlos extraviarse confusos y buscar errantes el camino de la vida, rivalizar en talento, contender en nobleza y esforzarse día y noche con empeñado trabajo." (Lucrecio, "De rerum natura")

Equivocaste tu doctrina compañero y buen amigo, siempre queriendo practicar el estoicismo para, en realidad, alcanzar metas nada estoicas ya sean deportivas, amorosas o laborales. Creo, sinceramente, que Epicuro te viene mucho mejor.
No me agrada nada verte tan confuso. Maldito sea el deporte y maldita la hora en que os trastornó. La vida no es para buscar ser finisher. De verdad, deja el deporte como meta para ser un finisher, deja a los azules si no te hacen ni puto caso y busca otro curro si el que tienes está en el filo de la navaja. Es más cambia, si cabe, de espacio y casi de tiempo si me apuras.
El que te habla sabe de lo que te está hablando.

Popi dijo...

Cuando te pones así no se que escribir macho. Lo he leído siete u ocho veces y el comentario no me sale. Me da la sensación que por más que te digamos, parece que te va a dar igual. Tu ya estás viendo tu pasado como un desastre que nunca podrás deshacer en lugar de tirar pa'lante del carro como buen jumento. Si es que la vida es un cumulo de desastres que no vas a ver venir cuando ocurran y mucho menos dirigir. Alguno podrás enmendar y alguna decisión podrás tomar, pero tampoco te esperes maravillas. Así que decidete, deja el curro y mañana me cuentas que tal te ha ido.

Eso si, dejate asesorar por maestros, maestras o lo que haga falta y entrena como es debido pa' acabar niza aunque sea echando el hígado. Que tendrás una genética cojonuda para el deporte pero si terminas el ironman ya verás que contento te pones ¿crees que menos feliz que el tenga menos cualidades que tu? (aplícalo también a la oposición)

Otro reto: ganarme un uno contra uno a basket. Por muy buena genética que tengas por mis güebos treinta tres que no me ganas!!!

Atalanta dijo...

Popi y Txero, Txero y Popi. Quizá mi reflexión resultó más amarga de lo que pretendía. Se trata de un planteamiento sobre cómo hacer las cosas, nada más. No creo que mi vida sea un cúmulo de desastres, ni mucho menos. He disfrutado y espero seguir haciéndolo con ese montón de cosas que tanto me gustan. El hecho de que este año pidieran mi plaza me hizo plantearme la necesidad de tener las tardes libres para estudiar. ¡¡Ah...QUE OS DEN!!

Popi dijo...

q te den a ti primero!!