miércoles, 29 de diciembre de 2010

Macroeconomía en Navidad


Aprovechando la vinculación de Julio Anguita con nuestra ciudad por razones sentimentales, el pasado domingo, en lo que parece va a convertirse en un lujo periódico e inesperado cada navidad, volvió a impartir una conferencia en Ciudad Rodrigo. En esta ocasión el tema elegido fue la crisis, “Reflexiones en torno a una crisis económica”. Teniendo en cuenta el éxito de ambas convocatorias, creo que la organización debería plantearse cambiar la ubicación ya que en las dos ocasiones me he encontrado entre las muchas personas que les ha tocado seguir la charla de pie. Independientemente de tus ideas, escuchar a una persona de su carisma y claridad mental, es todo un placer. De la misma opinión son gente no precisamente de izquierdas que pululaba por allí. Ambos años he tenido la misma sensación al abandonar el Palacio de los Águila, la de acabar de asistir a la charla de un maestro en el sentido más pedestre, antiguo y romántico del término, capaz de compartir, mantener la atención y hacer reflexionar a todos los que aquella noche, a pesar de ser ya profesor jubilado, fuimos nuevamente sus alumnos.

La charla no trataba realmente de buscar respuestas sino de que tratásemos de ver desde otro punto de vista diferente a los contaminados y todopoderosos grandes medios qué está ocurriendo. Últimamente, una de mis lecturas favoritas son los artículos sobre economía. Refrescando mis ya lejanos conocimientos de Economía y Hacienda Pública, es difícil de entender pero me resulta apasionante descubrir las distintas explicaciones, análisis y previsiones. Debido a ello, poco de lo que escuché me sorprendió pero no deja de asustar descubrir el interior de la bestia. Cómo detrás de la una de las mayores crisis económicas de la historia, cuyas consecuencias todavía no se nos alcanzan, no hay más que espurios movimientos de capital y cómo la soberanía popular está más mediatizada y secuestrada que nunca por organismos e instituciones, que bajo la apariencia de imparcialidad y rigor, no son más que representantes de la ideología que interesa a las grandes fortunas.

No voy a aburriros; sólo me gustaría dejar unos apuntes de los temas tratados aparte de reflexiones mías:

Hay algo que me llamó la atención. Supongo que hace poco más de un mes, algunos de vosotros habréis leído el artículo de Stiglitz, premio nobel de economía, en el que, analizando la situación económica española, llegaba a la conclusión de que el euro, a día de hoy, era una rémora paralizante para el devenir de la economía española. En un hipotético teatro de operaciones más grave, España, como en anteriores ocasiones, podría haber acudido a la devaluación de la moneda para favorecer la exportación. Sin mencionar que dentro de las funciones de nuestro Banco Central Europeo, a diferencia de la Reserva Federal Americana, no está la de estimular la economía sino únicamente la del control de la inflación. Ante un agravamiento de la situación, una salida del euro parece altamente improbable. Creo que es la primera vez que se planteaba seriamente el tema. Bien, me resultó curioso escuchar como Julio rememoraba los tiempos en que él se manifestaba en contra de la moneda única, tiempos en que muchas señorías se le reían en la cara por el disparate. Esto me hace recordar algo muy de actualidad. Uno de los criterios de convergencia para entrar en el euro era el control de la inflación. Uno de los modos de contenerla fue establecer normativamente unos precios de la energía eléctrica por debajo de su coste. Es ese déficit “tarifario” que hoy por desgracia todos conocemos y cuyo enjuague sufrimos cada año –una subida del ¡10%! nada menos pasado mañana-.

La pérdida de peso del tradicional movimiento obrero trae consigo, sin que apenas nos percatemos de ello, otro fenómeno: la proletarización de las clases medias, constreñidas por crecientes servidumbres y peores condiciones laborales que aceptan porque no queda otra, porque no hay trabajo y “la cosa está muy mal”, sin que exista una conciencia de clase o grupo. Nos quieren separados e individualistas y a fe mía, que lo están consiguiendo.

Frente a un sistema que adora o tiene como dogmas la santísima trinidad del mercado, la competitividad y el crecimiento sostenido, se plantea la idea de un crecimiento sostenible. Si el panorama actual es preocupante, pensar a largo plazo produce vértigo. ¿Qué ocurrirá cuando las imparables clases medias de países emergentes como China, India o Brasil demanden vivir como nosotros? Los recursos del planeta son limitados y llegará un momento en el que no se pueda ir más allá, colapsándose el sistema. Esto lo sabe la gente de a pie y los gobernantes. ¿Por qué no se actúa? Es difícil plantear sacrificios y soluciones a largo plazo. Se irán poniendo parches hasta que sea demasiado tarde y no haya vuelta atrás.

¿Se puede ser apolítico? ¿Es posible hacer algo? ¿Es la economía la que gobierna el mundo, un fin en sí mismo o debería ser una ciencia auxiliar? ¿Dónde queda la soberanía popular de los gobiernos democráticos? ¿Es posible otra forma de vida?

En un post sobre política y economía y sobre la charla de un marxista, quería poner algún cantante “rojales”, de los de la vieja escuela. Pensé en Billy Bragg. Después me acordé de esos dos discos compartidos con Wilco en los que rescataban textos de Woody Guthrie, el cantante protesta por antonomasia (“Este arma mata fascistas” se leía en su guitarra) para ponerles música. Y sí, os dejo una canción de “Mermaid Avenue” pero poca lucha social se percibe en los versos de “California Stars”, una de las canciones que yo llamo achuchables, por lo bonitas que son. El vídeo es “ultrachochi” pero es que venía la letra y sonaba bien.



12 comentarios:

davidiego dijo...

cuanta razón en unas pocas líneas, hubiera estado muy interesante escuchar a uno de estos maestros.

creo que la historia es cíclica, y que a falta de la guerra que toca, tocaremos fondo, y toca bajar, y volver a una especie de feudalismo donde los Señores son las Empresas, prestamistas de los Reyes, que son el Estado, y el pueblo llano, cada vez más analfabeto y empobrecido, sin levantar la cabeza, admirando a caballeros de armadura vacía, mientras en contados reductos se conserva la cultura, cada vez en las manos de los menos.

nuestra era se agota, y los bárbaros están llamando a las puertas.

Xocas dijo...

Un post y un comentario muy interesantes. Nuestra era se agota y en 2011 seremos 7.000 millones de habitantes en el planeta. El hombre es una plaga para el planeta y aparentemente ya no conseguiremos mantener una amplia clase media, en lo social, económico o cultural. Tenía previsto escribir algo sobre este asunto, pero como hoy me he levantado churchiliano, cito: "Antes tenía un mensaje que llevar; ahora ya no lo tengo... Ya no creo en un mundo mejor."

El crusti dijo...

Que envidia, me hubiese gustado estar ahí. Planteas muchas incógnitas para tan poco espacio. Son para hablarlas muy despacito, delante de una(s) copa(s) de buen vino.
En cualquier caso, hay gente que piensa que es posible un nuevo mundo, que de ehcho todo se está encaminando hacia ello (pero no hacia un mundo justo, como deberíamos pensar). Son una gente que se denomina nuevo orden mundial, dale un vistazo por internet. A mi me hacen gracia; pero es curioso. Son conspiranoicos.
Es difícil hacer una conclusión; pero:
1- Marx puede que tenga algo de razón en sus planteamientos (al final, en el capitalismo, sólo existirán dos clases sociales con la extinción paulatina de las clases medias).
2- La experiencia comunista y su fracaso se cargaron el marxismo.
¿Que alternativa queda? Teniendo en cuenta que no podemos dar un paso sin necesitar dinero...
Yo difiero de David y Xocas: la era se agotó con la caída del telón de acero. El problema es que no veo atisbos de estar iniciando una nueva era. ¿O tendría razón Nostradamus y esta por venir la III GM que sería una guerra de religión?
Que palo me da hablar de esto en dos líneas.
Un abrazo
Santi

Dani dijo...

La soberanía popular ha muerto. Llego a dudar sobre si alguna vez existió o sólo fue una falacia para hacernos creer ciertas cosas.

Domin dijo...

Mucha ilusión le echamos cada vez que viene Julio. Pero ahora les toca también a otros. A mí me encantaría que el PP y el PSOE trajesen a otros conferenciantes para discutir con ellos, para hacer preguntas... pero creo que eso va a ser imposible. Se dedican más al slogan.

Atalanta dijo...

David,estés o no de acuerdo, ya te digo que es una gozada asistir a actos de este tipo porque hace pensar. Vaya panorama apocalíptico que presentas. Lo malo es que es verdad, todo son ciclos y ese horizonte que asusta se presenta muy real.

Xocas, menos mal que estás de vacaciones :). Es algo evidente, la sobrepoblación y nuestro estilo de vida acabará con todo, antes o después. ¿previsiones? Tic tac...

Crusti, pues son líneas densas al estilo Crusti :). Me costaría entender que Anguita estuviera de acuerdo con sistema tan demencial y opresor con los ciudadanos como los del bloque del este. La libertad me parece innegocibble. Puede que Marx dijera muchas verdades que tristemente constatemos en los próximos años, pero la forma de llevar a la práctica su ideología es una aberración. De 2011 no pasan esos vinos y esas charlas.

Dani, me resulta curioso verme a mí mismo hace unos años, cuando me entusiasmaba estudiar un sistema en teoría tan perfecto y justo. Descubrir sus taras y virus es triste, sobre todo porque no hay solución. La democracia es un gran camelo.

Domingo, enhorabuena por la convocatoria. Os tenéis que animar a traer a más gente u organizar mesas redondas. Completamente de acuerdo en que los demás partidos podían organizar actos de este tipo. Aunque no acudiría a un mitin ni borracho, me gusta escuchar gente de otros espectros aunque sean contrarios a mis ideas. Siempre enriquece.

Michel dijo...

Una pena no saber lo de la conferencia, hubiera ido.

Me cae bien y me interesa lo que diga Anguita, y eso que estamos en la antípodas el uno del otro políticamente hablando.


Feliz año 2011. Solo pido salud, lo demás ya vendrá.

Atalanta dijo...

Michel, te conozco y sé que te hubiera gustado. Un abrazo y feliz 2011.

Txals dijo...

Es la primera vez que escribo un comentario, y la segunda otercera que me paso por aquí. Felicidads por el blog. Un privilegio poder escuchar a un maestro como Anguita. Soy de los que piensan, pese a que moleste a algunos, que el día que Anguita se retiró fue la defunción de la izquierda, del único portavoz que podría haber dado voz al pueblo. No me considero partidista, no me gusta la política, mi única afiliación es al sentido común, y este hombre tiene mucho.
Saludos y feliz año

Atalanta dijo...

Saludos y bienvenido, Txals. Sabias palabras que bien podría suscribir. No sé quién puede sostener que el partido socialista practica algún tipo de política de izquierda. Féliz 2011 para ti también.

Phaeton dijo...

"Me costaría entender que Anguita estuviera de acuerdo con sistema tan demencial y opresor..."

Ese es el problema, que os cuesta.

Será la Fe.

Atalanta dijo...

Phaeton, el marxismo resulta visionario en muchos aspectos sobre sus análisis del capitalismo. Su puesta en práctica no puede ser más que cuestionable. Para mí y estoy seguro que para Anguita también, libertad y justicia social siempre deben ir de la mano.