domingo, 15 de marzo de 2015

MIs mejores discos 2014


 Esta entrada la tenía preparada hace un par de semanas, únicamente a falta de ese remate que a veces se demora más que el texto madre. Mis listas de los mejor del año no son demasiado serias y fundadas, ya que en el últimos tiempos prescindo bastante de la actualidad y tiro más del pasado en mis escuchas cotidianas. De todas formas, creo que a alguien le puede interesar. Buen material, sobre el que relato.

The War on Drugs: "Lost in the Dream". Su anterior disco,“Slave Ambient”, era bueno, pero este es una maravilla. Guitarras haciendo camino en largos desarrollos que nunca resultan pesados, hasta para mí que, de natural, siento aversión por efectistas solos sin sentido. Atmósferas de teclado y armas de los ochenta que no suenan desfasadas. Cierto toque épico sentimental. Al final se llama inspiración.


Ben Watt: "Hendra". Bonito título, aunque he visto que es el nombre de un virus que transmiten los caballos. La mitad de aquellos maravillosos Everything but the girl, recuperada para la causa, lo que ya no sé es por cuánto tiempo. Hace años le leí un par de entrevistas en las que porfiaba con que la electrónica era el futuro; de ahí que abandonara las señas de identidad del grupo que le dio fama y se conviertiera en un prestigioso productor y DJ. Entonces le perdí la pista hasta que me di de bruces con este inesperado y brutal disco. Detrás, solo el talento para hacer grandes canciones con el arreglo justo. Detrás, el secreto, las claves, el don de los elegidos. Clásico, elegante, un disco equilibrado en el que se maneja como los grandes.


Lydia Loveless: "Somewhere Else". El disco de rock americano del año. El vozarrón de una niña como fácil torrente, avasallador e inspirado, para visitar palos que parecen algo ajados en mentes, en principio, más preclaras y contrastadas. Y es que al fin, el rock lo salvarán un pelotón de críos armados con guitarras (¿o no era así la cita?). Además una chica con chupa de rock y guitarra siempre será lo más sexy del mundo, porque ese componente es inseparable de la música del diablo. Sí, ya sé que tengo una edad en la que debo comenzar a replantearme este tipo de comentarios para no parecer un rijoso.

Hiss Golden Messenger: "Lateness of Dancers". Y llegó el día en el que hasta los entusiastas comenzamos a renegar del género, hartos de que cualquier pelagatos amenace con su disco de "Americana". No te equivoques, aunque a primera vista te pudiera parecer otro más, esto no tiene nada que ver. Hay folk, hay raíz, pero hay muchísimo más. Visita muchos estilos unidos por el saber hacer y la intensidad de una de las nuevas voces más expresivas que escuché en los últimos años.


Silvia Pérez Cruz y Raúl Fernández: "Granada". Curioso que un disco de versiones entre entre los elegidos, el mejor español. Una hetorogénea colección de piezas que van desde Lluis Llach a Violeta Parra, de Edith Piaff a Fito Paez, pasando por composiciones tradicionales, poéticas o hasta clásicas del Siglo XIX.Silvia Pérez Cruz, de familia de raigambre musical, es una estrella en ciernes; tras su paso por Las Migas, "Granada" supone la reválida del pequeño éxito que ya fue su primer disco en solitario, "11 de noviembre", coronada por un mediático colofón: el Goya por"Blancanieves". 
Esta obra está firmada a medias con Raúl Fernández -músico interesantísimo cuyo disco "Nones" se me quemó de tanto escucharlo hace unos años-, y es que de la difícil colaboración, ha nacido un disco extraño donde la portentosa y cálida voz de Silvia, se inflama por el recio y austero tratamiento a que se someten las canciones. Arde Granada. La independecia bien entendida, no al servicio de la pose vacía en que se convirtió el sarao últimamente, sin relevanta cultural alguna.

Para acabar, comparto mi recopilación con algunas de las mejores canciones del año, "2014 en Abril" cuyos discos, según mi criterio, no acaban de tener la altura suficiente para entrar entre lo mejor del año. Además de los mencionados: Nacho Vegas, Reigning Sound, Vetusta Morla, Chris Isaak, Joana Serrat, Johnny Cash, Benjamin Booker, Beck, Simone Felice, Lucinda Williams, The Black Keys y Ed Harcourt.

A ver si estos días escribo algo de Vallecas, que ando liado.

Vale.


2 comentarios:

Johnny J.J. dijo...

Cómo me gusta leer esto ahora, my friend. Sinceramente no acabo de entender los motivos por los que mucha gente critica abiertamente un discazo como el de War on Drugs. Un abrazo.

Atalanta dijo...

HOla, JOhnny, ¿en esas andamos ahora? Como ahora ando desconectado de la actualidad, olvidaba que después de tanta loa, tocaba que vinieran los palos de los entendidos, de los de no es para tanto... Toda la vida ha sido así con el que triunfa o está a punto de triunfar. Yo a lo mío, hace tiempo que deje de ser un enterao. Abrazo.