martes, 23 de junio de 2015

"This is Opera", un camino fácil


Supongo que a las puertas del verano, si no se trata de un nuevo cambio de horario -criticable en un medio privado, escandaloso en uno público pretendidamente serio-, "This is Opera" habrá finalizado temporada. Esperemos que se trate de cierre por vacaciones, no definitivo.

"This is Opera" es la forma en la que se trasladó a La 2  el programa "Ópera en vaqueros" que se emitía en una canal catalán. La fórmula es la misma, la de un programa divulgativo en la que, valiéndose de un tono distentido y divertido, trata de que la gente se acerce a la ópera dejando atrás prejuicios y temores, que se le dé una verdadera oportunidad.

Para este difícil propósito se sirven de un antiguo tenor (aunque en algún programa se refieren a él como barítono), un extraordinario Ramón Gener. Todos los programas comienzan con su frase "Tengo una pasión" para, a continuación, presentar la ópera que se tratará. Efectivamente, se puede dar fe de que este hombre es una apasionado por la ópera y por la vida, dada la ingente cantidad de conocimientos que parece atesorar y la riqueza interior que transmite con un repertorio gestual desmedido.

Supongo que al entendido de verdad, todo el tinglado le parecerá un horror, que se rasgará las vestiduras ante tal banalización. Hasta a mí, que lo he disfrutado muchísimo y soy un aficionado de tercera, puede que  en vías de ingreso en segunda -de hecho, ahora esucho más clásica que rock-, a veces me cargaba tanta tontería, sobre todo en algunos programas en los que podían trascurrir muchos minutos sin que se hablara de la música, por ejemplo recabando opiniones de gente sobre el amor, el destino o a saber qué, que para mí carecían  interés. Claro, hay programas mejores que otros, pero esto que cuento resultó especialmente sangrante en el primer programa dedicado a Wagner, el de "Parsifal", uno que esperaba con ganas y donde al final, me quedé preguntándome qué coño había sacado en claro sobre la ópera, con tanto Grial arriba y abajo. Al menos, la decepción fue aliviada con los otros dos capítulos dedicados al alemán, "El anillo del Nibelungo" y "Tristán e Isolda". Ya que estamos con el alemán, el hecho de que se hiciera enterrar en una sepultura sin nombre, ¿es un signo de sencillez y austeridad como afirmaba Gener o no hay mayor gesto de egolatría como opino yo?

Pero no os equivoquéis, se recomienda y se espera con ganas el regreso del programa.