miércoles, 9 de septiembre de 2009

Powerman de Zofingen


Una crónica al uso. Aprendiendo a conocerme.

Ahí va una crónica sin fotos del que la organización te vende continuamente como el duatlón más duro del mundo. 10-150-30. Hombre, tal y como está el patio, no sé yo si esto será verdad. Sí había imaginado que, dada su fama, seríamos más. Este año había record de participación, 300 hombre y 85 mujeres. Por supuesto “sin drafting”.

A diferencia del año pasado disfrutamos de un domingo radiante, un día perfecto para competir. Soleado pero fresquito.

El inicio de la carrera es muy “mosqueante”. Prácticamente un kilómetro de subida continua y muy dura donde cada uno ya se adapta al ritmo que considera más cómodo. Esto es muy largo. Se continua subiendo y bajando entre las pistas de un bosque y se vuelve a descender al inicio para dar una segunda vuelta. Un aperitivo.

Cogemos las bicis. Tres vueltas a un circuito de 50 kms. Tres dificultades: Richenthalhöhe (5 kms.), Bodenberg (5 kms.), con temibles tramos del 16 % y Boowald (3 kms.). Dados mis escasos entrenamientos en bicicleta, me acomodo a un buen ritmo, me alimento bien y ruedo con solvencia.

Voy confiado y me digo a mí mismo que en cuanto supere Bodenberg por segunda vez, poco más queda ya. Sin embargo, cuando voy finalizando la segunda vuelta, con 100 kms, en las piernas, me noto flojo, medio “apajarado” y con poca fuerza. Tengo hambre, me como una bolsa de frutos secos, un gel y una barra y parece que me siento algo mejor. Sin embargo, dados mis antecedentes en el ironman, ya se me instala la “nube negra” en la cabeza. Pensamientos negativos surgen por doquier: si es que después del UTMB esto era una temeridad, si es que no se puede venir sin montar en bici, si es que te va a tocar a volver retirarte.... Bueno, la bici hay que acabarla como sea. Bodenberg se me atraganta de mala manera. Debo ser el único triatleta que tengo tres platos. El plato pequeño de 30 dientes lo uso un par de veces al año, en puertos como La Covatilla o Marie Blanque. Bueno, pues aquí, en los tramos duros, me salva la vida. Encaro meta raro, sin saber qué voy a hacer.

Entro en T2 pensando en una barra de turrón que tengo preparada. Está en una mochila y sin embargo un ejército de hormigas se han abierto paso hasta la misma. Empiezo a retirarlas para devorar la barra. Me acuerdo de “El último superviviente” y me digo nada, para dentro todo.

Comienzo a correr pendiente de mis sensaciones. Cuando me bajé de la bici estaba derrotado. Sin embargo comienzo a trotar y ... coño... voy bien. Casi tres kilómetros cuesta arriba.... ¡pero este circuito es de locos! Al llegar arriba hay un sube-baja continuo por pistas. Se trata más de un circuito de carrera de montaña que el de un duatlón de carretera.

Voy feliz. En un medio ironman intentaría correr rápido. Aquí simplemente quiero acabar. Voy corriendo, disfrutando. Paso el km. 10. No me duele el estómago. Voy sonriendo, disfrutando. Esa meta no me la va a quitar nadie. Al pasar por meta e iniciar la segunda vuelta, noto que me estoy quedando vacío. Tanto disfrutar, tanto disfrutar y no me he preocupado ni de comer. Me tomo un gel y los primeros tramos de subida los hago caminando deprisa intentado imitar la gente que sabe andar y subir en ultrafondo.
Poco a poco voy notando que mi cuerpo asimila el gel y puedo volver a trotar. Sigo para adelante con ánimos. La gasolina no me dura ni media hora. Vuelvo a notar desfallecer. Otro gel y al poco tiempo puedo volver a darle al tema hasta la entrada en meta. Subidón. Diferente pero igual de bueno al de hace siete días en Chamonix. Pufff... ahora sé porqué me dedico a esto.

Lo necesitaba, necesitaba conocer mi cuerpo, controlarlo, no tener problemas de estómago. Espero haber aprendido lecciones cara a la meta del ironman. Es un verdadero placer no tener ganas de vomitar y notar cómo asimilas cada alimento que tomas.

Al final 9:40. Estoy en el camino.

14 comentarios:

davidiego dijo...

Felicidades Dagal!

(vas a sentar la cabeza?)

Atalanta dijo...

Por lo pronto tenía pensado descansar, estaba en lista de espera en el Medio de Sanabria, pero acabo de ver que voy para dentro, así que el domingo otra buena cita.

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Alaaaaaaa, asesino!!! Resulta que la clave para tí va a ser zamparte algún animalito vivo entre gel y gel. ENhorabuena. Lástima lo de Sanabria. Esta tarde te envío de vuelta la ruedaca con mi hermano para que la luzcas el domingo.

Popi dijo...

que pa' ahí hay muchas especies protegidas!!! Lo mismo has merendado algún ejemplar valiosísimo...

Me quedo con una frase: "Es un verdadero placer no tener ganas de vomitar". Suena como si te levantaras por la mañana regurgitando la cena.

Otro pa' la saca. Después del UTMB normal que esto te pareciera cosa de niños.

Un abrazo y ánimo pa' Sanabria (que bonita que es la zona!!!)

Ramón Doval dijo...

¡Eres mi héroe!

Furacán dijo...

Enhorabuena por encontrarle el placer a no vomitar. Seguro que poco a poco le vas cogiendo el truco y empiezas a acabar IM como rosquillas :-)

davidiego dijo...

si te pasa algo estoy de guardia ;P
(si no allí estaba)

voy pidiendo interconsulta a psiquiatría??

Atalanta dijo...

Cachis, DAvid, me hubiera gustado competir contigo. Para otra vez.
El lunes te digo lo del psiquiatra. Después ya aflojo con las medias de Valladolid y Balbilafuente. ¿A alguna te animarás?

Atalanta dijo...

Iron, ya te iba a pedir la ruedaca. No creo que lleve la cabra. NO estoy hecho todavía. Oye, habrá que ir pensando algún viernes para "La noche de JOhnny Cash" u clausurar oficialmente el verano.

Furi y Popi, lo del vómito ha quedado muy así pero es verdad... toda una alegría.

Ramón, el desaparecido. Me alegro que estés de vuelta. ¿SAbes una cosa? Tanto mirar al MOnt Blanc y se te mete en la cabeza ideas tontas como que un día hay que subir ahí...

irotante dijo...

Je,je....la proteína con el turrón,pues habrá que patentar esas choco latinas nuevas.
Te portar tes como un IM y ni se te pase la proxima vez de abandonar aunque sea arrastroooooooooo
Enhorabuena Campeón

akela-mae dijo...

Oé, oé, oé lo has conseguido!!! además de la meta las buenas sensaciones, ves, todo llega en esta vida. PUes ahora a ponerlo en práctica pero cuidadín que no te noto yo muy bien del "coco" oara un poca chavalín, lo de relájate y disfruta ¿cómo lo llevas?

¡¡ENHORABUENA!!! y para Sanabría pues pa'lante.

Besicos

Xocas dijo...

Oye que tiene razón Irotante, así empezaron los de PowerBar y fíjate tú. Si es necesario darle un mejor aspecto envolvemos las barritas con unos grelos y a correr!

¡Enhorabuena! Eres un fenómeno y es que después del UTMB parece como si no te hubiese costado (total, sólo unos desfallecimientos de nada de vez en cuando).

Talin dijo...

El día que no te olvides de meter el alpiste para el cuerpo, te vas a salir.

ENHORABUENA y FELICIDADES de neuvo!!!

Atalanta dijo...

Irontante, eso digo yo, a ver si es verdad que no vuelvo a retirarme de un Ironman.

Gracias, Akela, eso es lo que quiero, disfrutar de cada carrera.

Gracias, Xocas. No te creas, Zofingen me costó un huevo. No sé las hormigas, pero al turrón sí vuelvo...

A ver si es verdad, Talín. Sí voy más confiado.