viernes, 11 de septiembre de 2009

A punto de perder la fe


La foto es de la medalla del Powerman de Zofingen y de la camiseta del Ultra Trail del Mont Blanc.
El texto es sobre las sensaciones que nos inundan cuando las cosas salen bien o salen mal. Hace poco, muy poco tiempo, después de Niza, todo lo veía negro, me veía incapaz de cualquier reto de entidad y me encontraba inmerso en un dinámica de falta de ganas, de falta de entrenos. A pesar de estar inscrito en el Jabalíman, ni siquiera me decidí a marchar por falta de decisión, por inseguridad.
Sin embargo, después de esta semana, después de cumplir mis ambiciosos objetivos, me siento fuerte, me siento seguro, simplemente me siento bien.

Creo que, a poco que nos paremos a pensar, todos somos conscientes de que tanto en los buenos como en los malos momentos, en el deporte o en la vida, deberíamos ser capaces de distanciarnos, de relativizar nuestros logros o fracasos, de analizar con mayor frialdad todo lo que sucede a nuestro alrededor. Pero claro, somos seres esencialmente emocionales y resulta utópico intentar observar nuestra vida desde el punto de vista adecuado. Tal vez si tuviéramos la posibilidad de visionar nuestra vida en una pantalla o gozáramos de la opción ensayo-error, todo sería más sencillo

Cada uno tiene su temple para encajar los reveses. Hoy ha sucedido algo extraño en un pueblo vecino, una desgracia, una persona de mi edad, con mujer y dos niños pequeños y sin aparentes problemas graves de ningún tipo, se ha suicidado. Son noticias que te afectan, sobre las que piensas a lo largo del día. No sé que puede llevar a una persona a cometer un acto así. Por otro lado todos conocemos personas que golpeadas por sucesos terribles, por avatares insoportables, le echan un coraje tremendo a la vida y luchan contra un cáncer o contra la pérdida del ser más querido sin tregua, sin desánimo, hasta el final.

Quizá todo sea cuestión de intentar mantener la fe en uno mismo y trabajar con ahínco para seguir adelante. Quizá el domingo o en el próximo Ironman me vuelva a estrellar, quizá la vida me tenga reservadas unas buenas hostias pero espero ser capaz siempre de seguir adelante y de luchar por mis sueños.

Ya decía Boecio que la mutabilidad del ser humano es su tragedia y su esperanza. Tanto lo bueno como lo malo, acaba pasando.

Hace bastante que no dejo un poema. Hoy no arriesgo. Dejo un pata negra, una de las cumbres del castellano, equiparable al monólogo de Hamlet más famoso de la escena mundial. Es Calderón, es Segismundo. No estaría de más releerlo de vez en cuando. En esas pocas líneas se puede resumir nuestra vida. No hay para tanto. Ni lo bueno, ni lo malo.




Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplasuo, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?


Sueña el rico con su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñas lo que son,
aunque ninguno lo entiende.



Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Y para terminar, aprovechando que el verano se cierra y los jaramugos, desde que se nos murió el amigo hace unos años, celebramos la despedida oficial del verano con "La noche de Johnny Cash" en la cual nos bebemos unas botellas de vino mientras escuchamos los discos más tristes del maestro, ahí os dejo una canción de la que ya hablé en su día, el escalofriante espiritual donde él se enfrenta a la muerte y le suplica que no quiere morir solo. Esto hay que oirlo a oscuras. Sobrecogedor. Parece que le está hablando a Jesús realmente. La fotos retratan su vida junto a June Carter, una verdadera historia de amor, de las de toda una vida. Ella marchó unos meses antes que él. Al final sí murió solo.


16 comentarios:

davidiego dijo...

bienvenido a la aceptación de uno mismo, a la fe, a seguir mutando y seguir perseverando en conquistarlo todo, pues el mayor bien es pequeño y todo se quiere.

Ramón Doval dijo...

¡Ha vuelto Esparsaco! Gran entrada, aderezada con dos genialidades (por cierto, que se ve que este Calderón se aburre en Toronto y ha descubierto su verdadera vocación...).

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Ufff... La vida es sueño, y como tal, a veces se convierte en pesadilla. Ya conoces mi opinión sobre el suicidio; para mí es una acto de valentía supremo, y no espero que nadie comparta mi opinión.

Me alegra que vuelvas a tener ganas de patearles el culo a los retos que nos propongan.

Mucha suerte el domingo.

Pdta: Ramón... ¿Tú no tendrás ascendentes británicos? Ese humor negro...

Xocas dijo...

Estoy de acuerdo. Muy, muy buena entrada. Salud y suerte.

Atalanta dijo...

Amén, doctor.

Gracias, Ramón. Con Johnny y Calderón, imposible fallar. Yo vengo del mundo del baloncesto y te digo que el otro Calderón, el extremeño, es muy grande.

Es una afirmación compleja, ésa, Iron. Allá vamos, a dar caña el domingo otra vez. El viernes que viene, la noche de JOhnny Cash.

Gracias, Xocas. Me alegro que te gustara.

Furacán dijo...

Gran entrada si señor. Todo pasa pero algunas cosas siempre quedarán contigo en forma de experiencia vital. Muchas veces lo peor no es que te venga tal o cual problema sino verse atrapado en una rutina y perder la ilusión por todo, siento lo del hombre ese, sobre todo por su familia.

Isadora dijo...

Ocurre con frecuencia que leyendo tus entradas... me emociono.

Gracias.

Me alegro mucho de tu vuelta a la ilusión y con energías renovadas.
:)

(Para Site: no sólo no te pediría explicación a tu opinión sobre el suicidio sino que la comparto absolutamente sin hacerme falta aclaraciones).

Dani dijo...

A oscuras, en el salón, cuando toda la familia duerme.

Grocio y Boecio... Todavía me suenan de hace años.

artu dijo...

Gran entrada, me alegro de que vuelvas a encontrar sensaciones que creías perdidas pero sobre todo mucho ánimo para afrontar futuros retos (no sólo deportivos).

P.D. qué grande Ramón con el comentario sobre Calderón

misstake dijo...

A seguir persiguiendo tus sueños!!

Gracias por el regalito en una mañana de guardia de sábado.

Popi dijo...

Tío gracias por la entrada! Llevo jodido un par de días, se me ha vuelto a ir de paseo la rodilla y tengo la cabeza en cualquiera lado menos sobre los hombros.

Sin sueños no somos nada y si algún día se nos terminan estamos jodidos.

vicesar dijo...

En la vida hay gente que se conforma con sobrevivir. Otros necesitamos construir sueños para mantener la ilusión y seguir caminando. Me ha gustado tu entrada que si lo piensas bien coincide con la filosofía subliminal de mi novela. Para mi las ilusiones son nuestro verdadero alimento cotidiano, pero a veces la realidad y la vida nos lo pone complicado. Enhorabuena por tus retos conseguidos, por revitalizar tus sueños y por tu entrada.

Atalanta dijo...

Gracias, Furacán. Supongo que cuando estás atrapado por los problemas, a veces es difícil intentar ver más allá.

Gracias, Isadora, de verdad que siempre alegra saber que algo que escribes "llega" a alguien. Oye, el domingo vamos a tu pueblo. Mira a ver si te apetece tomar una caña.

Dani, así es como había que leerlo y escuchar a Johnny Cash, a oscuras.

Gracias, Arturo, en ésas andamos. Nos vemos.

Gracias, Misstake. Me alegro de verdad que la entrada te distrajero un rato en esas guardias eternas que os gastáis.

Mucho ánimo, Popi. Esas lesiones son tener mucha paciencia. Te llamo.

Gracias, Vicesar. Lo que le decía a Furi, a veces es difícil, aunque a veces está muy oscuro, al final siempre escampa.

akela-mae dijo...

Aunque los sueños sueños son.... yo me quedo con que los sueños se cumplen si se persiguen y se cree en ellos, con lo cual la mayoría de las veces los "sueños sueños no son"

A serguir persiguiendo sueños y que se cumplan.

Besicos

Mildolores dijo...

Magistral entrada, maestro. Leída y releida.
Cuando es buena, es buena. Esta es lo siguiente.

Atalanta dijo...

Mae, a eso vamos, dagala. Cada uno detrás de los suyos.

Mildo, muchas gracias, hombre. Me alegro que te gustara.