viernes, 22 de marzo de 2013

La tramoya de la Feria de Teatro de Ciudad Rodrigo


La Fundación Ciudad Rodrigo 2006, continuando con una magnífica iniciativa, organiza un ciclo de tertulias sobre el mundo del teatro para analizarlo desde diferentes puntos de vista. Ayer se celebró la primera: "El Teatro... desde la gestión". Otros días se tocarán  temas como actores, dirección, público o difusión.

La charla a cargo de Manuel Jesús González, Presidente de Civitas, vino a ser la celebración de un logro que luce en pie desde hace ya quince años. Abrir en canal la Feria de Teatro de Castilla y León solo puede aproximarnos al ingente trabajo y acuciante responsabilidad que durante muchos meses supone manejar de forma  ilusionada pero también profesional, tantos recursos y expectativas y cuya culminación estalla y se esfuma en un clímax de apenas cinco días de fiesta.

Transitamos tiempos extraños, habituados a convivir entre la decepción y la resignación, no está de más que alguien te recuerde que algo puede funcionar simplemente bien, que por mucho que busques, no encontrarás el lado negativo del asunto. Partir de un principio tirando de principios para conseguir unas metas lejanas y complicadas por lo difusas, no tiene por qué resultar quimérico.  Sin olvidar el necesario ánimo perfeccionista por mejorar, sólidas razones para salirse del guion al uso y felicitarse, para sentir lo reconfortante que es conseguir los objetivos construidos por unas pocas mentes preclaras y lúcidas a la cabeza de las cuales se encontraba  la prematuramente desaparecida Rosa María García Cano, en memoria de la cual se celebra este ciclo. 

Todas las cifras y el retrato del modo de operar de la organización son interesantes pero más allá de los logros medibles, brilla aquello que no se puede reflejar en un diagrama estadístico, haber convertido Ciudad Rodrigo en una comunidad implicada con una manifestación artística que a la mayoría le resultaba tan ajena en los inicios de la aventura y sobre todo seguir construyendo y formando adeptos a la causa con ese milagro llamado "Divierteatro"

Y es que el nombre de Ciudad Rodrigo es conocido un poco más por una razón más, por su Feria de Teatro. Ciudad Rodrigo también es Teatro.  En los comienzos se partía de utilizar el escenario histórico que disfrutamos a diario como ilustre cimiento para relanzar nuestro patrimonio cultural. LLega un momento que la propia Feria es parte importante de este patrimonio.

Gran enhorabuena a todos los que en mayor o menos parte, formaron y forman parte de la gran empresa.