jueves, 15 de agosto de 2013

Gracias por estar ahí


Escribir tiene una recompensa rápida, inmediata: el texto. Darlo por bueno es acercarte un poco más a ese lugar que buscas y que sabes nunca alcanzarás, es aliviar esa comezón que todos tenemos. Me gusta una frase de Juan José Millas: "Escribo por las mismas razones por las que leo, porque no me encuentro bien".  Empecé de forma tímida, contando de deporte, pero a estas altura escribir forma parte de mí, es algo de lo que ya no puedo prescindir. El tema o la forma no importan demasiado. Escribir, escribir lo que sea, todo tiene posibilidades. Al tiempo una accesible y costosa vía de escape en situaciones difíciles, que me ayuda a conocerme y entender todo lo que me rodea. Esa es recompensa suficiente.

Hoy que todo son prisas, que no hay tiempo para profundizar en nada, que haya un puñado de personas que tengan diez, quince minutos para leer algo mío, para mí no puede ser más que un privilegio. Me bastaría el milagro de una sola persona al otro lado, en su habitación. Esa sería recompensa suficiente.

Una de las acepciones de "recompensar" de la RAE es "premiar un mérito". Si lo que para mí ya estaba de sobra pagado, se le une una recompensa de libro, no puedo más que sentirme sinceramente honrado. Aunque estoy a acostumbrado a que la gente me diga que le gusta lo que escribo -algo que nunca cansa y siempre reconforta-, el hecho de recibir un premio, leer tu relato en público y recibir la limpia y sincera enhorabuena de personas que sientes disfrutaron con tus palabras, te hace sentir extraño, te hace sonreír feliz.


Gracias a la Asociación Cultural Los Boliches de la Torre y al pueblo de Aldea del Obispo, un pueblo que para mí ya tendrá siempre un valor especial. Gracias a todos los demás por seguir ahí.

P.S. Susana, mi norte, no es un lector que digamos imparcial ya que todo lo que escribo, le parece extraordinario; cuando leyó el relato, me dijo que iba a ganar seguro. Francamente nunca lo creí pero en secreto albergaba esa íntima esperanza que me hizo decidir, en la forma en la que imaginas qué harías si te tocara la lotería, que si ganaba, con los 300 euros de premio,  me apuntaría al Iberman el 5 de octubre, mi regreso a la malograda aventura Ironman, otra de esas deudas pendientes con las que durante 2013, voy ajustando cuentas. El relato lo incluiré en un libro que presentaré en menos de un mes y que anunciaré a su tiempo.

Vale.

Un título que resume lo que viene siendo 2013

14 comentarios:

Dani dijo...

Muchas felicidades. Era cuestión de tiempo que un desastre de estos te ocurriera. Espero leer pronto el relato.

Bonita forma de acabar el post, Cervantes ;)

Abrazos

Michel dijo...

Enhorabuena Abel!!!

Me alegro por ese merecido premio, los que pasamos por aquí sabemos y disfrutamos de tus letras.

Buen uso veo que le vas a dar al premio. Inscríbete ya antes de que el Sr. Montoro se entere y te quite la parte correspondiente.

Un abrazo y enhorabuena.

Jumento Acera dijo...

Casi tienes un libro...

vete a plantar un pino a la peña...

y para hacer el churumbel no creo que deba darte ningún consejo...

Llego el 9, ya tenemos otra cosa que celebrar ;))

Xocas dijo...

Felicidades Abel. Te lo tienes más que merecido.

Anónimo dijo...

Que grande eres ABEL,aunque en picos todo será inmenso a lado tuyo.Nos vemos la semana que viene.

robertin dijo...

Muchas felicidades !!!
Tenía que llegar el momento de un reconocimiento....Disfrútalo con esa vuelta.

CiegoSabino dijo...

Joer haber avisado. Bueno, digo yo que nos harás un "pase privado".

En cuanto al premio ya puedes darle un "digno" uso, y no me refiero a que lo hayas empleado para apuntarte, sino en que ahora hay que rematar la faena.

Tania dijo...

Muchas felicidades!!! un reconocimiento a lo que haces y te apasiona es lo más!
bss
Tania

Atalanta dijo...

DAni, muchas gracias, compañero. Es una fórmula antigua que me gusta mucho y que utilizo a menudo -cuando me acuerdo- y con la que efectivamente acaba el Quijote.

Michel, muchas gracias. Precisamente ando estudiando en Fiscal esos temas y ya lo miré. Cuidado con Montoro, que el tío es implacable.

Felipe, ¡¡¡¡¡BIIIEEEENNNN!!!!! Ya irás avisando que hay que fijar la fecha de la fiesta de bienvenida a los Popis. En todo lo que cuentas, andamos. A ver cómo se va dando :)

Xocas, gracias, de verdad.

Anónimo -a ver cuál eres de todos :)-. Esa aventura sí que merecerá crónica de altura. El reto lo merece. Qué ganas de veros y compartirlo.

Robertín, agradecido y contento. Cuando es inesperado, más se valora. Ahora disfruto mucho de todo, hasta de las cosas pequeñitas.

Ciego, tampoco era la cosa para tanto. Ay, madre, eso pensaba yo esta mañana cuando venía de Salamanca con toda la solanera. Si con 90 contra el aire he acabado hartito, imagínate con lo que queda. Habrá que seguir trabajando.

Tania, ¡gracias!! Precisamente lo que dices. Cómo es algo que me gusta tanto y que haría igual, el reconocimiento es ese plus que no necesitaba pero que estimula aún más y que agradezco de verdad.


CiegoSabino dijo...

Por cierto, ahora que hablas de esa especila relación con Aldea del Obispo habrá que retomar el "Fuerte de fuertes" o como lo queramos llamar, jejeje.

Joserra Rodrigo dijo...

Millones de felicitaciones westman.
Esa camiseta para las grandes ocasiones. Miss you, este verano no vamos a Portugal sino hubieramos parado a veros , seguro.Saudades!

afca dijo...

te sigo leyendo, vale lo que vale!

Anónimo dijo...

Enhorabuena!!! grande en tos lus frentis...

Lo del libro es algo que muchos pensamos que deberías hacer,esperamos noticias.

Un abrazo, Arturo.

Atalanta dijo...

Ciego, ya sabes cómo funciona esto. Tú propón, propón... que nosotros te seguimos.

Joserra, sabía que te gustaría, ja, ja. Para otro año no te escapas.

Agostinho, y yo que lo agradezco. Ya verás cuando empiece con el portugués en septiembre. Practicaré contigo :)

Arturo, muchas gracias, amigo. Por ahora poco más que retales que quería recopilar pero ya tengo muchos proyectos. Aunque ya te cuento, la mejor recompensa es mismamente escribir.