miércoles, 23 de julio de 2014

GP Canal de Castilla, la yihad ciclista contra la dictadura de la maneta integrada


Supe de esta prueba hace un par de años. Más de doscientos kms., más de cincuenta de caminos, tomando como eje o motivo central de la prueba el Canal de Castilla y un reclamo: LA ROUBAIX CASTELLANA. 

Ese párrafo es droga dura  para un jaramugo en periodo de desintoxicación, más si el festejo es cerca de casa, una de las condiciones que más valoro últimamente.

Había que probar y tratar de encontrar algo de lo que se prometía; buscar algo de la esencia del deporte popular que muchos anhelamos, y que a menudo nos defrauda por el exceso de afán por la competición dentro de un mundo en el que, excepto cuatro figuras, todos somos una banda de aficionadillos, aunque a alguno le cueste admitirlo. 

Respecto al ciclismo, supongo que algún año volveré  a alguna marcha cerca de casa en el Sierra de Béjar o la Estrella, pero hay mucho dentro de ese mundillo que no me acaba de convencer, sobre todo en el tema actitud. Por ejemplo, tengo muy claro que nunca volveré a una Quebrantahuesos, aunque una de las cosas más bonitas que se pueden hacer sobre una bici es la ascensión al Portalet; a día de hoy preferiría hacerla en solitario, con amigos, o con futuros amigos. 

Pero, como iba contando, por la información y fama que me llegaba de la carrera, además de alguna referencia muy válida, GP Canal de Castilla parecía diferente, unido además el estímulo de conocer una zona cercana para mí desconocida.

Y he aquí, que todas mis expectativas fueron ampliamente superadas. 

Ya el ambiente me pareció diferente de entrada, cuando llegamos a primera hora  acompañados de otros miembros del equipo Biciteca: Sergio, Hugo, Manu y Dori Ruano; un honor compartir maillot con toda una campeona del mundo y España.

Manu, ya en vías de convertirse en una suerte de  iluminado gurú en el mundo del pedal –tiene hasta las trazas-,  traba conversación con unos y otros y me van llegando primeros retazos de conversaciones sobre ciclismo, que más tarde, durante el desarrollo de la carrera, me confirmarán el curioso pelaje de muchos de los ciclistas que hoy parten de Medina de Rioseco. 

Separo dos grupos a los participantes. Por un lado los de siempre, los de  la bici de carbono y el mucho correr –yo soy de los primeros, no de los segundos-,  por otro, unos tipos raros a los que cariñosamente rápidamente identifico como talibanes que son fácilmente reconocibles antes de escucharlos por su montura o  atuendo, resumible en una lista no cerrada de caracteres básicos: uso de bicis antiguas; muchos de esos hierros pesan el doble que mi bici, algunos de ellos cargados además con guardabarros, portabultos, alguna alforja, incluso algún curioso portabotes en el manillar, con ligero bote de metal claro. El verdadero talibán suele llevar un maillot antiguo, que recuerda a míticas fotos en blanco y negro en ascensiones de tierra, lo menos transpirable y más alejado del tejido técnico posible. Algunos no llevan culottes sino pantalones cortos más bien de calle –no sé si con badana-, incluso zapatillas de caminar normales. A estas alturas de la descripción, ya resultará obvio, pero efectivamente, un talibán no se depila. Por otro lado, sus conversaciones giran sobre  marchas y concentraciones ciclistas fuera de las comunes,  sino de un circuito paralelo de bicis clásicas. Como una pareja que llevo al lado va charlando de pruebas en Europa, le pregunto a uno de ellos si han corrido la “París-Roubaix” y me responde que no, que no existe de bicis antiguas, que sí ha hecho el Tour de Flandes con el trasto sobre el que pedalea, lo que me causa bastante más admiración que un “Top Ten” en Quebrantahuesos.

En cambio mi bici llama la atención por el lado malo, por lo buena que es. Una Cervelo P2 resulta demasiado ligera, vistosa y hasta cara para el cariz de la prueba. Además la llevo tal cual, sin ninguna modificación para adaptarme a las especiales características del recorrido, salvo cinta aislante cubriendo parte del cuadro para prevenir el daño que puedan hacer las piedras que salten del camino. Ni siquiera he puesto ruedas un poco más anchas o con algo de dibujo.

Respecto a la carrera, se conoce que la organización se ha vuelto más sensata y va sentando la cabeza lo que no sé si es buen o mal síntoma. Los 230 kilómetros originales se han transformado en 162, con algo más de 50 de caminos, con los que ya se queda uno a gusto, eso sí.

Llevaba algo más de un mes sin montar en bici, desde el Ironman, así que tenía muy claro que saldría tranquilo, a la expectativa de cómo respondía mi cuerpo y cómo me veía en los tramos de tierra con la bicicleta, sin descartar retirarme si veía que no me desenvolvía como debiera.

A pesar de que los primeros cuarenta kilómetros se desarrollan como marcha neutralizada, me sorprendió que, para mi gusto, quizá se iba algo más rápido de lo que yo deseaba, sobre todo a la vista de mi inseguro estado de forma, así que decidí integrarme en un grupo trasera que me llevaba como yo quería. 

Tuvimos suerte con el tiempo ya que amaneció nublado y no hizo nada de calor. En general, el recorrido de carreteras discurre entre dorados y agostados campos de cereal castellano, salpicados de pequeños bosques de galería junto a cursos de agua,  del ocasional amarillo del girasol, del morado del tomillo. Hechizados por las espectaculares montañas de fácil atracción, me llama la atención cómo me costó encontrar la fascinación por el punto de fuga de una carretera infinita, por el horizonte limpio de  la inclemente meseta, por esos duros y pequeños pueblos reacios a desaparecer,  reunidos junto a sus viejas iglesias, recios y resistentes como sus habitantes, hechos al viento, al sol y al hielo. Hoy más que nunca me siento hijo de Castilla, pero me costó encontrar mis señas de identidad. 

Alrededor del kilómetro noventa entramos en el primer tramo de caminos. Durante la marcha me explicaron que lo que llaman sirgas son los caminos que discurren junto al canal, que en origen fueron utilizados por las gentes  para transportar mercancías en burros y mulos. 

Sé que la primera toma de contacto con los caminos es importante. Entramos con precaución y circulamos despacio. Tal y como recomendaba la organización, llevamos muy hinchadas las ruedas para prevenir pinchazos, aunque con tanta piedra, parece imposible librarte. De hecho, empezamos a adelantar a ciclistas reparando. Con el tiempo, nos comienzan a adelantar a toda velocidad participantes más bregados en el asunto, con  peores bicis, pero mejor preparadas. Y como el que no quiere la cosa, comenzamos a acelerar, llegando una velocidad bastante digna. Especialmente en el segundo tramo importante, de casi quince kilómetros, acabo detrás de Manu circulando a en torno los treinta kilómetros por hora, hecho ya al tembleque, pendiente siempre de los baches más pronunciados, doloridos los brazos y agradeciendo ser de los que llevan dos cintas en el manillar. Salimos al asfalto excitados,  con una gran sonrisa en la cara comentando lo alucinante de la inesperada experiencia. 

Alrededor del Km. 100 subimos en grupo el Alto de Autilla, una pequeña tachuela con buen asfalto que se hace algo de más de dura por el molesto aire en contra que, excepto en los tramos de tierra, nos seguirá castigando hasta meta.

Arriba esperamos a Sergio, que ha tenido que hacer una inaplazable parada “técnica”. Sergio es montañero y nunca ha hecho esta distancia en bici; valiente, no ha elegido mala cita para debutar. Desde aquí hasta meta le echará coraje para terminar.

Hugo es el más fuerte de todos y se encarga de conducirnos en esa dura tarea que es bregar con los interminables kilómetros de las rectas de carretera castellanas contra el viento. Me empiezo a notar cansado, renuncio a dar más relevos y tiro de mi primer gel. En esta última parte es cuando se concentran la mayor parte de caminos A medida que nos acercamos a meta, la lluvia que ya había aparecido esporádicamente, comienza a arreciar. 

Ya hace tiempo que los tramos de tierra los afrontamos con seguridad y convicción, pero el agua va deteriorando el estado de los caminos y hay que ir con tiento. La carrera se convierte en algo muy distinto  en un tramo con repechos de tierra arcillosa de unos ocho kilómetros. La bici patina continuamente, las ruedas se bloquean por la acumulación de tierra junto al cuadro y la horquilla, el emisor del cuentakilómetros queda sellado por el barro, no consigo enganchar las calas, tengo mi primer y único pinchazo. En fin, una batalla de las de contar, sobre todo por ir con una bici de carretera.

Al final, todos conseguimos salir vivos y encaramos el último tramo de trece kilómetros y medio hasta meta junto al canal, con más piedras, muchos charcos pero piso más estable. Superamos los charcos a toda velocidad, rezando para que en alguno de ellos no haya un hueco u obstáculo demasiado grande y alguno clavemos la rueda. En una de ellos, Hugo se va al suelo por la acumulación de barro. Bueno, en GP Castilla, al menos había que tener un pinchazo y una caída y ya hemos cumplido.

El Canal de Castilla es una obra de ingeniería promovida por ilustrados españoles en el S XVIII para ser utilizada como vía de comunicación y transporte entre la meseta castellana y leonesa. Tratando de fomentar el desarrollo de la zona, fue utilizada para la navegación, el regadío, la pesca o como fuerza hidráulica. No conocía nada del paraje y de verdad que estos últimos kilómetros, bajo los árboles de su ribera, castigados por una lluvia torrencial que proporcionaba a la estampa un halo aún más romántico, con unos locos ciclistas en el papel de intrusos. Me sorprendió la belleza del paseo junto a la vía de agua jalonada de esclusas. Como que ya he decidido organizar alguna jaramugada para recorrerlo corriendo en algún reto que se irá definiendo con algo de información. 

Magnífico final para una prueba de la que me gustó todo, hasta el hecho de que no haya clasificaciones ni premios. Tras esperar a Sergio en meta, entramos en meta sonriendo, como no podía ser menos y pensando en volver, aunque esta vez con mi vieja Razesa, con mi abandonado maillot del Ariostea.

“¡¡YO SOY ESPARTACO!!”
















16 comentarios:

Phaeton dijo...

Dejando claro el hecho de que no entiendo muy bien porqué a nadie le parece mal que las carreras a pie la gente se las tome como carreras y por el contrario no pueda pasar lo mismo con las marchas ciclistas, si lo único que cambia es el nombre, reconozco que hay cosas "curiosas" en el mundillo ciclístico. Aunque con solo hacer un pequeño ejercicio de... en vez de mosquearme me hacen gracia. La última y más graciosa y que no había visto nunca hasta ahora es un tío, más bien un chaval, metido ya en la salida y calentando con un rodillo. Tal prodigio lo pude observar el pasado Sábado en Seia mientras buscaba mi lugar para la salida de la Skyroad Serra da Estrela. Ciertamente hay otras tonterías que gracia no tienen ninguna y mosquean bastante como es la de los cerdos que se dedican a tirar envoltorios y toda la mierda que les cuadra en cualquier sitio, aunque sea en un parque natural como era el caso de este fin de semana.

Phaeton dijo...

Respecto a la GP Canal de Castilla yo estuve a punto de inscribirme en la primera edición que se proyectó hace quizá tres años pero que si no recuerdo mal luego por diversas razones no llegó a hacerse. Luego me fui desinteresando del tema y la verdad es que ahora no me veo, el llano me aburre, puede que con esta gymkana de la tierra y los charcos la cosa resulte más entretenida pero me parece mucho maltrato para el material, tendría que ir con la GAC pero despues de arreglarla hacerle esto me parecería tambien criminal, además que no se si algunas partes aguantarian.

RAFAGAS dijo...

Para correr por allí tienes el maratón de Palencia que se hizo este año por primera vez. Todo el recorrido es por el canal y casi todo pista. El principio me gustó, luego es un poco monótono, será que yo no me siento muy castellano, jejeje

CiegoSabino dijo...

Siguiendo con la terminología "radical-islamista" talibanes del ciclo-turismo.

En efecto Rafagas, un poco pesado ya tanto camino de sirga. Abel, maratón de Gabriel, ya sabes, jajaja.

Por cierto, aunque no sería muy costoso informarse ahora no me apetece, pero creo que los caminos de sirga no eran para transitar con mulos y otras caballerías con mercancías, sino para que las caballerías tirasen con cuerdas arrastrando a las barcazas que navegaban por el canal, que evidentemente no podían navegar a vela ni con otra propulsión.

Phaeton dijo...

Efectivamente las sirgas eran para las mulas que arrastraban las barcazas.

CiegoSabino dijo...

Bueno, ya de puestos completo información, me sonaba lo de la sirga (la sirga es la maroma) de derecho, esto debías saberlo, jeje
http://derecho.laguia2000.com/parte-general/camino-de-sirga

Otra cosa para que puedas disfrutar de esos terrenos en el futuro: creo que el fin de semana anterior ha habido un Tri Olímpico sin drafting en Medina de Rioseco, lo hice un año, y a mediados de agosto hay un 1/2 Im nuevo este año, ya no hay plazas, como estábamos pendientes de otros planes no me apunté si no seguro que habría ido.

En el aspecto de "jaramugadas" me suena que los Tripis han hecho buena parte del canal en plan tri: nadando, bici, carrera. Y este año Emilio Comunero lo ha hecho corriendo desde su origen en Alar del Rey hasta Valladolid.

Atalanta dijo...

Phaeton, no hombre, tampoco es que me cabree, no llego a eso y equiparo mucho de lo que veo en el atletismo popular de asfalto con el ciclismo, aunque en este último siempre habrá muchos más piques por lo de aprovecharse del trabajo del otro, pero es mi punto de vista; Simplemente son mundos que conozco a fondo y de los que hoy decido prescindir, porque hay otras opciones más acordes a como hoy yo entiendo el deporte. Oye, lo del fulano en el rodillo es difícil de superar, ja, ja. Y tienes razón, cuando vuelva a GP Canal de CAstilla, lo suyo es ir con una bici vieja y disfrutarlo de otra forma. No te creas, no es tan llano como parece.

Rafa, viniendo de Gabriel, otro talibán, hasta a lo mejor algún año me lo planteo, aunque me llama más un reto en solitario.

Agus, me lo explicarían bien lo de la sirga así pero lo entendería yo mal; El triatlón se celebró el sábado por la tarde. Cuando yo me venía para casa, estaban compitiendo. También es raro que no repartan más actividades parecidas. Aunque lo que más me llamaría hacer y probablemente algún año os sorprenda, sería hacerlo como Emilio.

ramonet dijo...

Me encanta la distinción entre yihadistas y los de la maneta integrada. Yo no hago bici, pero creo que ese tipo de distinción es válida también al correr. Cuantos futbolistas con zapatillas kalenji me han pasado como balas en los crosses a un ritmo por debajo de 4´, yo que he sufrido como un condenado en el tartán para arrimarme a esos ritmos.
Gracias por tus crónicas, disfruto muchíiisimo con ellas

HMM dijo...

Estupenda crónica, Abel. Fue una jornada gloriosa e inolvidable.
Hugo

Atalanta dijo...

Ciego, por lo del cicloturismo... cuidao, que esta gente no va de paseo. Con alguno de esos trastos, nos daban a ti y a mi. Admirable. Me imagino que en distancias más largas, irán más tranquilos.

Ramonet, somos humanos y la tentación está ahí; el problema es que para cualquiera es difícil permanecer ajeno a todo el circo cuando bien sabes que para disfrutar de lo que nos gusta, realmente no se necesita gran cosa. Y gracias, siempre gusta saber que lo que escribes, gusta.

Hugo, gracias. Seguro que no será la última que compartiremos. El primer fin de semana de septiembre vamos a tu tierra a la Sierra de la Estrella a hacer 175 kms. Ya te contará Manu, por si te animas.

correresmireligion.com dijo...

Hola:

Estoy de acuerdo contigo en casi todo. Una prueba muy bonita y de llana, nada, para quien le interese. En mi caso, yo era un intermedio, bicicleta con manetas integradas, pero de aluminio y con pocos kilómetros en las piernas, así que en esos kilómetros de neutralizada iba más deprisa que luego.

Saludos.

Atalanta dijo...

Bienvenido, religioso :).El próximo año yo seré también "intermedio" con mi Razesa de acero con manetas integradas de segunda mano que compré con mucho esfuerzo y que ahora uso para moverme por el pueblo. El tiempo y sobre todo el aire endureció mucho la prueba. Yo al principio me asusté un poco porque no había entrenado casi nada, pero después disfruté y sufrí un montón.

Chuparuedis dijo...

Respondiendo al primer comentario de Phaeton:

"Dejando claro el hecho de que no entiendo muy bien porqué a nadie le parece mal que las carreras a pie la gente se las tome como carreras y por el contrario no pueda pasar lo mismo con las marchas ciclistas, si lo único que cambia es el nombre, reconozco que hay cosas "curiosas" en el mundillo ciclístico."

Es un asunto muy interesante y bastante desconocido y es natural que te choque el asunto, y quizás tenga más que ver con un problema administrativo que de actitud dentro de los participantes en estas pruebas.

Este tipo de pruebas ciclistas están reguladas en primer lugar por la DGT, de hecho cualquier evento ciclista que no se realice en circuito o íntegramente en casco urbano está regulado por la D.G.T, que son quienes mandan y hacen y deshacen como les da la gana. Y por otro lado la federación no le apetece poner orden y regular dejando la posibilidad de ser una prueba estrictamente deportiva al tiempo que lúdica.

En este follón tenemos las carreras encubiertas que hay en las marchas y que se permita o no queda al criterio de la GC y a la relevancia de la prueba, de hecho el que se conviertan en carreras encubiertas está entre las causas de la desaparición de muchas marchas, hasta el punto de exigir en muchos casos más medios que La Vuelta a España. Yo llevo muchos años implicado en la organización de diferentes tipos de eventos ciclistas y el tema de carreras no está mucho mejor, quizás las master sean las más "fáciles" de sacar y los criterium que se han puesto de moda en los dos últimos años, también porque se suelen realizar en circuitos.

Y lo que comentas de los envoltorios terminará siendo causa de que se denieguen permisos, de hecho creo haber leído que ha ocurrido en algún maratón de montaña, o como se llamen esas pruebas a pie, soy un ignorante total de las pruebas a pie. En el G.P.C.C. es algo con lo que insistimos mucho porque los permisos para pasar por esos parajes naturales están condicionados al comportamiento de los participantes independientemente de la organización.

En serio, el tema de permisos es una autentica pesadilla, el G.P.Canal de Castilla sólo ha podido salir en dos ocasiones de CINCO por ello, asunto que nos ha perjudicado mucho.

Chuparuedis dijo...

Gracias por la crónica, y por los comentarios.

El circular por caminos de tierra con bici de carretera tiene su técnica, sobre todo si pretendes ir rápido, es algo que recordamos siempre. He circulado por las sirgas que recorre la marcha a más de 50 km/h en bici de carretera con cubiertas de 23, soy un peso pesado por encima de los 80 kg y sin problemas, pero es algo que no aconsejo si no sabes lo que haces porque te puedes pegar un tortazo monumental, desde mi punto de vista los piedrolos de la Paris-Roubaix son mucho más ariscos.

Saludos.

Atalanta dijo...

Chuparuedis... bienvenido y gracias por la detallada información. Algo sabemos, más que nada por suspensiones de triatlones a cuenta del segmento ciclista -imagina una prueba donde cientos de ciclistas no pueden chupar rueda, si ya es difícil de contralar y conseguir el visto bueno de Tráfico-. Lo de ir a 50 por los caminos me lo creo porque vi gente que iba muy muy rápido -no te digo ya los de alante-, pero conmigo con contéis... Ja, ja. Sería bonito hacer alguna vez la París Roubaix. Tal vez algun año.

Chuparuedis dijo...

No había caído que el segmento ciclista se hace muchas veces fuera de casco urbano, bueno entonces sabéis de sobra la barrera que hay, afecta a todos, incluso a las competiciones profesionales, desde mi punto de vista está haciendo mucho daño a los deportes que usan una bicicleta.

Una cosa es que se pueda ir a esa velocidad y otra es que lo aconseje, a mi este año me ha preocupado mucho las velocidades a las que va la gente para no ser una prueba competitiva, el límite de un pique debe estar en la posibilidad de que alguien se pegue un tortazo y se haga mucho daño. Yo estoy muy sensible con el tema porque he perdido así a varios compañeros, uno en una carrera sub-23 que podría entenderse hasta cierto punto que arriesguen algo porque a veces se juegan su futuro (aunque no lo comparto) y otro en una marcha ciclista,... bastante es la fatalidad de este deporte como para hacer el bestia en un evento que esta pensado para que la gente disfrute sin que corra mucho. Es algo que repetimos mucho, si fuese una carrera el recorrido sería diferente. Nosotros estamos viendo como negociamos el tema de la velocidad libre porque hemos visto que no se puede dejar al sentido común de los participantes y de la GC.