lunes, 12 de octubre de 2015

Tertulia: las 95 tesis de Lutero


Nuevo capítulo de esa extraña tertulia literaria conmigo mismo, hoy con más razón que nunca, dado lo exótico de la propuesta. Aunque subyacen más factores en un proceso que se extendió durante décadas, las tesis que Lutero clavó en la puerta de una iglesia de Wittenberg el 31 de octubre de 1517, se consideran el inicio oficial de la Reforma Protestante, del cisma de la Iglesia de Occidente.
Debió ser algún día en el que leyendo yo sobre otro tema, apareció alguna referencia a las tesis y me di cuenta de que, aun siendo un documento histórico de primer orden, nunca me había detenido a leerlo, y ya iba siendo hora, más siendo algo que se lee en un rato.

Lo cierto es que pensé que el texto iría algo más allá de lo que siempre había escuchado o me habían contado en clase pero, en términos generales, se reduce a lo que sabía: una crítica valiente contra el mercadeo de la Iglesia con bulas o indulgencias, algo que viene a ser pagar para el perdón de los pecados, algo importante en una sociedad donde la religión ocupaba un papel capital, donde el temor a la condenación ultraterrena constituía una amenaza real para la mayoría de las personas.

Lutero parte de la naturaleza de la penitencia para expiar los pecados, que exige contricción y mortificación de la carne, negándole al Papa tal facultad a través de la compra de indulgencias, acusando directamente a la Iglesia de engañar a la gente, que acaba creyendo que pagar es el mejor método para conseguir la salvación eterna, más que las propias obras de caridad o misericordia propuestas por la doctrina cristiana.

"La verdadera contrición busca y ama las penas, pero la profusión de las indulgencias relaja y hace que las penas sean odiadas; por lo menos, da ocasión para ello" (40)

"Debe enseñarse a los cristianos que el que ve a un indigente y, sin prestarle atención, da su dinero para comprar indulgencias, lo que obtiene en verdad no son las indulgencias papales, sino la indignación de Dios". (45)

Se ha de fijar el contexto: la historia de la Iglesia ha sido en muchos aspectos la de las luchas de poder inherentes a cualquier organización o la de la pura rapiña, pero en esta época la práctica debía ser especialmente acusada, ya que se acababan de iniciar los trabajos de construcción de la basílica de San Pedro, lo que motiva el escándalo de Lutero, lo mismo que el hecho de que en los templos se dedique más tiempo a tratar sobre las indulgencias que sobre el propio Evangelio. 

Además, una reivindicación muy actual: la transparencia. 

"Los tesoros de la Iglesia, de donde el Papa distribuye las indulgencias, no son ni suficientemente mencionados ni conocidos entre el pueblo de Dios". (56)
"Por ello, los tesoros del Evangelio son redes con las cuales en otros tiempos se pescaban a hombres poseedores de bienes." (65)
"Los tesoros de las indulgencias son redes con las cuales ahora se pescan las riquezas de los hombres" (66)

Se da a entender que las críticas contra estas prácticas, contra esta especie de tributo de imposición fiscal, digamos de naturaleza sobrehumana, debían ser comunes, actuando Lutero, en su calidad de teólogo y erudito, como catalizador del sentir general, al expresar de forma ordenada, fundada y contundente la indignación ante la situación.

"¿Por qué el Papa, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construye tan sólo una basílica de San Pedro de su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?" (86)

La ruptura o tentativas de ruptura se manifestaron en una Europa especialmente convulsa, de diversas formas y con especiales características según los pueblos, como la calvinista o la anglicana. Lutero fue la chispa que antes o después había de llegar, que también dio origen a movimientos internos dentro de la Iglesia que denunciaron la relajación de costumbres, predicando la vuelta a la austeridad, muchos de ellos igualmente condenados por una Iglesia todopoderosa en una sociedad donde bien sabemos todos que la vida valía bien poco.

Para la próxima tertulia, 22 de diciembre: "Sobre la historia natural de la destrucción", una reflexión sobre los bombardeos aliados en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, más bien sobre el silencio acerca de un fenómeno no lo suficientemente claro para la mayoría, a cargo de W. G. Sebald, autor de "Austerlitz", una de los libros más brillantes que he leído últimamente, ahora que ya leo pocas novelas.