domingo, 27 de diciembre de 2015

De mis tribulaciones con las divas del pop II



Tras unos tiempos en que parecía algo agotado, Ryan Adams ha vuelto a las andadas, a ser uno de los autores más prolíficos del mundo del rock, con lo bueno y malo que eso ello conlleva. Cuando escuché "1989", su último disco, me pareció bueno y comercial, con canciones inspiradas y bonitas que seguro le volverían a colocar tras la pista del éxito masivo. Pero he aquí que una mañana escucho en la radio que este disco es una revisión completa de todas las canciones del disco homónimo de Taylor Swift. 

No pude evitar sentirme algo descolocado, con el culo torcío que decían los de la Muchachada. Como el supuesto experto en vinos al que se la cuelan y se queda con cara de tonto. Acaso será que tantos prejuicios tengo que soy incapaz de apreciar o más bien de reconocer que unas canciones que no deberían gustarme, me gustan.

 

Confieso una actitud, a la que considero ya sin remedio, entre machista y engreída, consistente en que si una tía buena explota demasiado esa condición como reclamo, efectivamente llama mi atención como tal, pero no puedo ir más allá, es decir, a valorar en serio su arte; o dicho de otro modo, todo ese mundo de coreografías y esfuerzo por almibarar o potenciar el poder de una canción. a mí se me antoja vano esfuerzo en pos de la nada.

Bien, escuché un par de canciones en su versión original, y para la tranquilidad del guerrero melómano, pleno de estúpida suficiencia, me parecieron un horror, potenciado por unos terribles videos que a los jóvenes le deben parecer lo más, pero que yo a estas alturas no me puedo tomar en serio. Los cachivaches y giros, supuestas señas de identidad de la moda de hoy, joden de mala manera unas canciones que es evidente que, aunque no sean de gran recorrido, están ahí y  son buenas.