domingo, 16 de octubre de 2016

El auto de la Universidad


Como sabréis porque supongo se habrá mencionado en todos los medios, ochenta años ya desde el famoso incidente del paraninfo de la Universidad de Salamanca entre Unamuno y Millán Astray.

Hace muchos años  leí una voluminosa biografía de Unamuno y si no recuerdo mal, aquella misma noche fue al Casino, como hacía habitualmente, y tuvo que salir de allí acosado por los insultos y gritos de muchos de los exaltados asistentes,  endiosados pobres diablos. A partir de ahí, Don Miguel apenas salió de casa hasta morir el último día de 1936.

Puede parecer un triste final inmerecido para un autor de talla descomunal, como los de tantos otros en aquellos tiempos convulsos, pero creo que la escena de la Universidad es un maravilloso epílogo para su existencia, en el escenario más propicio -"templo de la inteligencia"- para la representación de una suerte de auto alegórico, combate entre lo mejor y lo peor que atesora o puede a llegar a encarnar el ser humano. Precioso testimonio en el recuerdo para entender lo que fue y, a pesar de todo, sigue siento este doloroso y doliente país.