miércoles, 21 de junio de 2017

El lugar de las cosas


EL LUGAR DE LAS COSAS

Me gustan las palabras exactas, las que aciertan
el centro de las cosas, y cuando las hallo
es como si las cosas salieran de su interior

Esas palabras son duras como los objetos
que designan, piedra, tronco, hierro, el cristal
de espejos rotos al calor de la tarde.

Intento incendiarlas cuando escribo, como si
el fuego saliese de la frase, y se extendiera
por el campo de la página en una devastación de sílabas.

Echo, entonces, más palabras a las palabras,
agua, polvo, tierra, el aire seco del verano, para que la voz
no se queme en este paisaje sombrío.

Recojo los restos, los adjetivos, los adverbios,
artículos, preposiciones, para que sólo las palabras que indican
cosas queden en el lugar que ya tenían.

Poco importa que las frases pierdan su sentido. Lo
que queda son los nombres de las cosas, para que las cosas salgan
de su interior y las podamos ver en su sitio.

(NUNO JÚDICE)

No hay comentarios: