martes, 16 de diciembre de 2008

El guateque

Cada viernes con Público regalan una película. Iba a llamarlo periódico pero creo que la palabra le viene grande. Aunque me identifique con muchos de los valores que esa publicación reivindica, los panfletos llenos de consignas me cargan. Me jode que me traten como a un imbécil. Bueno, a lo que iba, suelen regalar buenas películas. El viernes pasado fue “Llámame Peter” sobre la vida del genial cómico Peter Sellers. Aunque los “biopics” en general suelen resultar fallidos, la peli es buena. Consigue plenamente lo que pretende. Parece ser que el amigo era un imbécil integral, un egomaníaco enfermizo además de un tipo con graves taras mentales para nada cómicas. Vamos un señor insoportable lo que no deja de llamar la atención. Personaje y persona real nunca fueron tan distantes.

Pero bueno, ni voy a hablar otra vez de pelis ni de Peter Sellers. Después me he quedado pensando en que “El Guateque”, creo que de Blake Edwards, es quizá una de las primeras películas de las que tengo recuerdo. Una casa en Valencia y a un atalanta monicaco desternillándose de risa sentado a lo largo en un sillón orejero, con la cabeza en un brazo y las piernas colgando en el otro. Y me he quedado pensando en qué otras películas recuerdo de niño, niño e inevitablemente me vienen a la cabeza dos películas que literalmente me acojonaron: “Los crímenes del museo de cera” y “El fantasma de la ópera”. Muchas cosas han cambiado pero la magia y el engaño siguen existiendo ya que una buena película de miedo me sigue causando pavor. La última que me dio miedo de verdad fue “La señal”, la versión yanqui de la película japonesa con mi adorada Naomi Wattss.

Supongo que este texto lo ha motivado tanto Peter Sellers como la entrada de Edecast sobre el scalextric. ¿Es tanto o es tan poco el tiempo transcurrido desde entonces? Me ha hecho pensar que si fuéramos capaces de volver atrás en el tiempo, todos replantearíamos nuestra vida de otra forma en muchos aspectos. Quizá debamos pensar que igualmente en el futuro probablemente nos gustaría estar justo en este instante, el 16 de Diciembre de 2008 para poder tomar las decisiones correctas. Supongo que cada mañana, todos tenemos la posibilidad de de decidir qué clase de personas queremos ser.

Aquí os dejo uno de los episodios más descacharrantes del guateque, el del zapato. Tanto con diez años, como con treinta y ocho, me parto. Eso sí que no ha cambiado.

9 comentarios:

davidiego dijo...

pues ya me has "amargado" un poco el día, tendré que reflexionar en cada pequeña acción, que repercutirá en el resto de mi vida...

de mi vida de monicaco lo repetiría todo, menos un par, contado, de cosas.

Phaeton dijo...

El hecho de pagar un euro te da derecho a tener el DVD pero no te crea la obligación de leerlo, yo en realidad no creo que sirva ni siquiera para envolver el bocadillo, que vendan el DVD y se ahorren el papel, además en geneeral los periódicos de papel deberían desaparecer y desaparecerán.

¿Porqué si queremos películas compramos periódicos y si queremos cacerolas llevamos dinero al BBV?

Ramón Doval dijo...

Genial el acento indio en la versión original. No te extrañe que los grandes cómicos tengas muy mala leche, creo que pasa muy amenudo. Yo, que tuve una infancia muy fácil, acomodada y llena de paz y amor, creo que no volvería atrás. Creo que tengo muchas más cosas ahora, que cuando tenía 10/20/30 tacos. Ahora tengo hasta artrosis, que ya es decir.

edecast dijo...

Cuanto razón tienes en lo que "quizá debamos pensar que igualmente en el futuro probablemente nos gustaría estar justo en este instante, el 16 de Diciembre de 2008 para poder tomar las decisiones correctas. Supongo que cada mañana, todos tenemos la posibilidad de de decidir qué clase de personas queremos ser"
Lástima que los humanos no hagamos ese acto cosciente cada mañana que nos ayudaría a ser mejores personas, más felices, y también hariamos más felices a los que nos rodean. Lástima que muchas veces la "rutina", u otras cosas, nos arrastran día a día, y cuando nos queremos dar cuenta, años adelantem puede que pensemos que hemos aprovechado poco el tiempo...
La vida es muy corta, por desgracia.
Saludetes.

davidiego dijo...

una peli por un euro es una peli por un euro, y además tienes la programación de la tele, sudoku, etc...
a los bancos ni agua (una prima montó su casa con los edredones, cacerolas, vajilla, cubertería de una entidad financiera... yo prefiero ingresar mis dineros en la tienda correspondiente)

ramón llorón, yo también fui muy feliz en cualquier tiempo pasado, excepto la carrera, y ahora mucho, qué vendrá?

perdona atalanta que me apropio de tu blog como ya hice con el de A.

ATALANTA dijo...

Venga, David, me da que tú ya lo tienes todo muy meditado y siempre tienes claro qué quieres hacer. Y un placer que el blogero de oro entre a cascar en mi casa.

Phaeton, ya sabía que yo que tú aparecías por aquí. Al "Público" si que te imagino cogiéndolo con pinzas... y éste con razón.

Como que tienes a tu diosa y tus cuatro canijos. Oye, ¿cómo va elrecién llegado jetlagman junior?
Tú al médico chino de "tú mucho viejo para correl" ni caso. Yo llevo quince días sin hacer nada. Ayer salí a correr y es que estaba como oxidado. No hacer deporte no puede ser bueno.

Propósitos, intenciones... Edecast. Nunca se puede llegar a la meta pero tender a ella siempre es bueno. Un saludo y bienvenido.

Nacho Cembellín dijo...

Cuánta razón tienes amigo. Me consuela pensar que si no cambio ahora mismo mi vida es porque quizás no sea el momento y porque tampoco me va tan mal. Lo único que quisiera es tener aun más tiempo y algo más de dinero para viajar y viajar.

Phaeton dijo...

Por cierto que como el comentario esta mañana lo hice desde donde voy a a trabajar, y alí no puedo ver youtubes no me acordaba de la película, y ahora que lo veo si que me acuerdo y la verdad es que es graciosa.

Nico dijo...

Muy buena pelicula...... buenisima eleccion.