martes, 16 de marzo de 2010

Entre afrancesados

Desde que de dagal conocí el término y sus connotaciones, siempre simpatícé con los afrancesados. Personas que comprendían los males de una tierra rancia y oscura, mezquina y ceporra, de sotana y muleta, que buscaban que el país avanzara, se abriera a otras ideas, a esa nueva y a veces tramposa luz de la razón que ellos entendían no podía traer más que bien a nuestra siniestra España. Entiendo lo difícil que debió ser para unos cuantos lúcidos personajes, comprobar que los derechos y la ilustración cruzaban los pirineos no en libros sino a los lomos de caballos del ejército de un emperador egomaníaco, hambriento de gloria que en poco se diferenciaba de todos los grandes tiranos de la historia. Triste destino enfrentarte a la verdad y a la incomprensión de un pueblo que irracional y estúpidamente sólo anhelaba la vuelta de nuestro gobernante más hi de puta e incompetente, "el deseado" Fernando VII, al que poco tiempo le faltó para enterrar la "La Pepa" y dedicarse a sus fechorías.


Ahora bien, nunca creí que participaría en una suerte de homenaje a una batalla de la Guerra de la Independencia en la que vencieron precisamente los franceses, se trata de la Batalla de Somosierra, la única en la península ibérica en que Napoléon ejerció el mando directo sobre las tropas. Acto heroico de la caballería polaca, su mayor éxito a lo largo de la historia. En una carga suicida, ciento veinte húsares consiguieron tomar las baterías españolas que custodiaban el puerto.

Un carga suicida es lo que nos planteó unos meses ha, Spanjaard, la Napoleonienne. ¿Y por qué no? No podía faltar un jaramugo. Allá que nos plantamos la mañana del sábado, 13 de Marzo, cual soldadesca imperial, cinco aguerridos jinetes para recorrer el camino que a Napoleón le llevó tres dias, desde el Puerto de Somosierra hasta el Cuartel de Chamartín.

Mientras mis cuatro compañeros ejercían de soldados regulares de la Grande Armée, amigos curtidos en otras batallas de semejante jaez, yo asumía el papel de mercenario polaco, ya que los conocí personalmente aquella mañana. A fe mía, peculiar forma de encuentro.

Tras inclemente invierno, esa mañana lucía el sol y un espléndido día acogía nuestra temeraria empresa. Los temibles seis grados bajo cero previstos tornaron en unos "cálidos" tres bajo cero a las siete y media de la mañana, hora de comienzo de la expedición. Y algo fundamental, una delicia de aire de espaldas, una bendición que sabíamos nos acompañaría hasta el final del trayecto.
Por la correspondencia previa, confirmado ya en el breve trayecto en coche hasta el puerto, ya sospechaba que estas gentes gustaban de extraño sentido del humor, brillante y pedestre, donde se mezcla lo culto con lo soez con magistral naturalidad, la que se adivina conseguida tras muchas horas de ejercicio. Entre tanta puya y disparate, no puedo más que decir que pocas veces habré reído más a lo largo de un día.

Comenzamos con buen humor y animados, tras las huellas de nuestro Emperador Luis Spanjaard, dando vivas a la France y entonando la Marsellesa, mientras Andrés acomete la que después tornará familiar letanía: "Shoo no estoy bien" (léase con acento argentino...vos sabés). Es lo normal, no hay problema. Al mismo tiempo, Guille se apresta a leernos unos legajos que nos relatan el desarrollo de la campaña además de la correspondencia entre Napoleón y su hermano José. Atención, dato de interés: el tatarabuelo de Guillermo tuvo un destacado papel en el levantamiento popular que originó el Guerra de la Independencia, aunque después salió trasquilado por nuestro amigo Fernando. Si hasta tiene una estación de metro dedicada... aunque es de la línea 6, de la circular.

Guishe casi no habla....la tropa acelera para hacerlo callar. Primera parada, Buitrago (Km. 20).Aquí hizo noche el Bonaparte, aquí desayunamos caliente en un bar del pueblo.

Recomenzamos la marcha con algún que otro problema de orientación por parte de Luis que soporta con entereza los escarnios de sus subordinados que ya amenezan motín. Sin embargo seguimos adelante hasta Pedrezuela donde ya, con cuarenta kilómetros en las piernas, comemos unas buenas lonchas de jamón con cerveza. Hasta ahora hemos marchado de acuerdo a lo previsto. Trote continuo excepto en las cuestas arriba donde se camina a buen paso -primer mandamiento del ultrafondista-.

Continuamos por caminos y carreteras, marchando con dignidad ya con el objetivo de San Agustín de Guadalix en el punto de mira (Km. 62), donde a Guille le espera Sofía, su esposa, en una concurrida merendola que invita a sentarse, comer plácidamente el chuletón con el que hace horas nos atormenta Guillermo y echarse al coleto un gin tonic. Resistimos la tentación. A mí hace rato que los cuadriceps me arden. No tengo hecho el cuerpo a tiradas largas y cuando comienzo a caminar o correr, veo las estrellas, pero sé que esos dolores no son de los malos. Se pasan corriendo. A la prevista baja de Guillermo se nos une la de Andrés que el anterior domingo ha corrido el Maratón de Barcelona y que aunque ha marchado tocado los últimos kms., le ha echado un coraje tremendo para continuar con el ritmo. Por los servicios prestados, no fusilamos a los desertores y seguimos adelante.
Ya sólo somos tres, Eduardo, Bonaparte y yo. Sabemos que debido algún que otro error de cálculo y alguna rectificación, nos vamos a ir a unos cuantos kilómetros más de los 92 inicialmente previstos. La tarde está estupenda. Corremos por caminos de los "100 kms. del Corricolari" a buen ritmo sin parar de charlar, hasta llegar, ya de noche, a SAn Sebastián de los Reyes y Alcobendas, donde hacemos la última parada en el coche de Eduardo para comer y cambiarnos de ropa. Hace unas horas, nos tentaba la idea de terminar nuestra aventura aquí pero en estos momentos, a cerca de diez kilómetros del final, la moral está alta y ni se plantea la rendición. Después de ya haber pasado por alguna de las urbanizaciones más "in" de Madrid, acometemos la última, la "Moraleja". Yo ya me siento justito y con dolores por todos lados pero la meta y la charla me animan.

Hace tiempo que vemos cerca las "cuatro poyas" de Madrid, referencia cercana a nuestra meta. Después de alrededor de 97 kms -la batería del Garmin feneció- y catorce horas y diez minutos, llegamos a Madrid, bien jodidos pero contentos. Olvido importante fue no llevar bandera gala para la histórica foto. En fin, para la próxima. Y me pregunto yo, ¿cómo acabando tan roto, puedes terminar tan satisfecho y tener un recuerdo tan bonito de esta extraña experiencia? Los misterios de la larga distancia.


No suelo hacer largas crónicas de carreras pero esta aventurilla lo merecía, sobre todo porque he conocido a esta enorme gente a la que seguro pronto volveré a encontrar -al loro, todos responsables padres de familia-. Por lo pronto, ya estáis contando conmigo para "la peor maratón del mundo" (42 kms. por los barrios y las zonas más "arrastraíllas" de Madrid). Bendita internet.


Ale, me voy a la cama. Para mañana, la crónica del día después o cómo ir de cultureta un domingo entero por Madrid sin que haya una parte de tu cuerpo que no te duela.

22 comentarios:

spanjaard dijo...

Un placer habernos dado de morros con un semejante así. Nos veamos o no en el Gran Trail de Peñalara, estás más que fichado. La lástima es que no termináramos de borrachera porque el cuarteto de Bilbao ahora sería el Quinteto du Telegraph.

Fdo Le General Empereur

Anónimo dijo...

Sr. Atalanta, todo un placer haber compartido risas y kms. con ud., anímese al GTP que será la continuación.

Nos dejó con la boca abierta su historia del UTMB.

Elage.

Mildolores dijo...

El amigo Guille siempre se anda apuntando a estas historias, como lo de la Peor Maratón del Mundo. El caso es que como ya le conocemos y es cierto que es un hombre que apenas habla, no le hacemos mucho caso, pero me temo que nos perdemos jornadas épicas como esta.

artu dijo...

Qué envidia!!!

Padres responsables??? cuando encaje en esa categoría...

Guille dijo...

¡Hay que ver, hay que ver! Buen relato, te pongo en mi blog a ver si te leo de vez en cuando.
Encantado de compartir contigo kilómetros y risas.

davidiego dijo...

con soldadesca como vosotros el Sol seguiría sin ponerse en nuestro país.

(puntito de envidia)

ser13gio dijo...

Gran crónica. Mal grupo. Las autoridades competentes deberían tomar cartas en el asunto.

Enhorabuena.
s

Xavi Garcia dijo...

Vaya tela...increíble ¨armada invencible¨!!

Saludos desde Hong Kong!

¨XTB¨Xavi.

akela-mae dijo...

Ahora tengo más rabia aún de no habernos visto ¡¡¡jolín pasaste al lado de casa!! verte en faena habría sido la bomba, yo en el cine y tu correteando por los alrededores...bueno otra vez lo organizamos mejor, me hubiera encantado ir a vuestro encuentro en algún punto, eso si repetís claro.

Supngo que de las agujetas ni rastro en tu cuerpazo jejeje.

Besicos

Michel dijo...

Allons enfants de la Patrie,
Le jour de gloire est arrivé!
Contre nous de la tyrannie...

Este fin de semana, y sin que sirva de precedente la portada de L'equipe, eran dos fotos de Alberto Contandor ganador de la París-Niza y Fernando Alonso.

Supongo que también habría algún Viva España!!!!!.

Como diría Calleja Desafio extremo conseguido.

Esto si que es una jaramugada en toda regla, enhorabuena máquina.

Vaya pasada que os habéis marcado.

Como dice artu. Padres responsables???????, ¿Qué es eso?.

Hoy más que nunca enhorabuena Dagal.

P.D.: El otro día en París: Francia 0- España 2.

inma dijo...

vaya aventura... si señor.. me quito el sombrero

un besote (alex en cama desde el domingo=grastronteritis...)

Popi dijo...

moskis que goce...

Atalanta dijo...

A sus órdenes, mi general. Me pensaré lo de Peñalara -si hay plazas- pero depende más de las opos que de mí. Ya se verá. Si no, seguro que en alguna otra carrera oficial o de las otras nos vemos. Y lo que ya no perdonamos es un "afterace" como Dios manda.

Eduardo, el placer fue enteramente mío. Ya se verá lo del GTP. No mientas, que a vosotros lo que os impresionó de verdad fueron las 17 horas de coche desde Zurich tras la dupla UTMB-Zofingen. Aquí te dejo la crónica de UTMB que sé yo te va a gustar...aunque avisado quedas de que cuando la leas vas a querer estar en esa salida sin remedio.
http://atalanta77.blogspot.com/2009/09/una-extrana-cronica-del-utmb.html

Mildo, pues ya sabes... a la próxima sin pensar. Deportes y unas risas. Para qué más.

Arturo, me acordé de ti. Aquí sí que tú hubieras gozado. Para cuando te reincorpores a la ruta. ¿Te animas a la Verracada Nui!! el 10 de Abril?

Guillermo, lo mismo digo. Ya no te perderé la pista, amigo.

David, no creas que se me olvidó. Ya te reclutaremos para esta peculiar tropa en alguna aventura más corta y te vayas introduciendo en el peligroso mundo ultrafondista montañero.

Gracias, Sergio. Qué razón tienes, mala, mala gente...No hay mayor verdad: Dios los cría...

Xavi, el "hong kongnés", muchas gracias, dagal. No hay para tanto, al final, charlando, la cosa pasa rápido. Ánimo con esa rodilla.

Akela, pues no te creas que no pensé cuando pasaba por Alcobendas que sería la leche encontrarme a algún chulo. ¿Agujetas? El domingo la muerte, ayer fatal, hoy ya reguleras....habrá que ir a hacerse unos largos.

Inma, nada, que el pobre Alex se ponga bueno. Para otra vez o mejor te enseño un fin de semana Salamanca que de verdad es de juzgado de guardia que no la conozcas. Bs.

Popi, ¿a que sí? El espíritu que transmiten las fotos.

Xocas dijo...

Enhorabuena por la ¿carrera? y la crónica. Estupenda. ¡Qué envidia! No sé si sana o no, porque debisteis de acabar algo rotillos.

Michel dijo...

Ya si eso, cuando puedas me contestas el comentario.
Me has dejado chafado, que manera de pasar de mí.

Furacán dijo...

Bueno bueno, que épico, muy bonita la carrerita y la crónica.

Atalanta dijo...

¡¡Michel!!....ja, ja, el mejor bailaor sin castañuelas...perdona. Sois muchos y alguno se me cuela. Seguro que me pasa más veces. Muchas gracias.Pues no, "vivas" a España, no se nos oyó ninguno. Es que estábamos muy metidos en nuestro papel. De todas formas, ya te digo yo que a mí esto de las banderas, las fronteras y demás, no es que me motive mucho.... Muchas veces, en esto del deporte, simpatizo más con algún guiri que con el español de turno. Oye, ¿has visto cómo hoy también palmó el Sevilla? Si es que este año me da que están un poco blandos. A ver si en la copa suena la flauta. A alguna de las jaramugadas te tienes que apuntar algún día.

Gracias, Furacán. Oye, algún día te tienes que apuntar a alguna de éstas y de paso conoces el pueblo.

Atalanta dijo...

Si antes lo digo...¡Xocas!... No sé, ya te digo yo que acabas "mancao" pero satisfecho y tú tienes el espíritu. Mejor que no lo pruebes, aunque siempre hay opciones más cortas en las que te lo puedes pasar igual de bien. En estas "pruebas", como dice Kela, la única regla es que no hay reglas.

El crusti dijo...

Sin comentarios. Poco más que añadir.
Sólo apuntar que habría de tortas para ver cual fue de nuestros peores monarcas, jejejeje...
Lo bonito es que proyectos que salen de la nada, de un boceto, de una idea, de un sueño, se pueden hacer realidad. Y lo mejor es poder estar allí para verlo. Enhorabuena. Al forjador de sueños y a los valientes participantes.
Ha faltado alguna canción revindicativa!!!

Guille dijo...

Abel, amigo, me ha encantado tu relato del UTMB. Me ha despertado las ganas de intentarlo. ¿Por qué? Cómo tu dices: buscar límites, la autodestrucción, no se, hemos vivido juntos 66kms, creo el espíritu de todos nosotros está para ello, pero solo uno lo ha conseguido ... de momento.

Atalanta dijo...

Crusti, como en "Alta Fidelidad", me gustan las listas de los cinco mejores... Entre los cinco peores seguro, seguro que Fernando estaba. Mira, a mí cada vez me atraen más este tipo de historias, las veo mas "auténticas" que las carreras de verdad. Tengo ganas de hacerme una por etapas en solitario. Compatible con los dorsales. Iba a poner una canción de Delorean que me rondaba en la cabeza porque era la que llevaba en el coche antes de llegar a Madrid pero no pegaba mucho.

Ay, Guillermo, ya os avisé... estás perdido. De verdad que es una experiencia única. He hecho muchas burradas pero por ahora nada se acerca al UTMB. También influirá la belleza de los Alpes.

Anónimo dijo...

Jo.er macho, vaya crónica del UTMB, si ya la tenía en mente, ahora más todavía.

Habrá que ir madurando la idea...

Elage.