martes, 3 de agosto de 2010

Ultramaratona Atlántica, uma praia infinita

Esta carrera la descubrí en Febrero, en la feria del Maratón de Sevilla. Un maratón por la playa. Instantes después de leer el folleto, ya había decidido que salvo fuerza mayor, estaría en esa línea de salida. Me gusta probar cosas nuevas, diferentes. En mi fuero interno, siempre pensé que habría tramos de playa pero que probablemente existirían kilómetros más fáciles de gestionar. Eso de correr un maratón completo sobre arena de playa parecía demasiado salvaje. Bien, me equivoqué. Éste sí que es un maratón fácil de señalizar. Desde la playa de Melides, sigues la costa hasta la playa de Troia, siempre hacia el norte. No tiene pérdida.

He conseguido alguna foto de la edición anterior para que os hagáis una idea.

Por primera vez este año, me presentaba entrenado de verdad y seguro de que disponía fondo y el armamento adecuado para la empresa que tenía entre manos. Después de dos meses de competiciones y un mes de entrenos propiamente dicho –aunque sin carácter sistemático alguno, haciendo lo que me apetece-, me encuentro bien, casi , casi como nunca, casi, casi, como cuando hace dos años, marché a Roth. Lo que sí tengo claro es que fue un acierto no entrenar por arena. Si se me llega a ocurrir marchar a la playa de Aveiro a hacerme diez o quince kilómetros para probar, me da que hubiera descartado la carrera por imposible. Sin embargo, cuando ya estás metido en faena, no te queda otra que seguir adelante.
La noche anterior la pasé al raso, en una playa de Troia. Ya sabéis que para esto soy un poco “indio”. Troia no es una ciudad, es un complejo turístico moderno, orientado hacia la gente de Setubal, que llega en continuos barcos. Sin rastro del encanto del auténtico Portugal que amamos. La ventaja es que el paraje es bastante tranquilo así que me animé a pasar la noche en saco bajo los estrellas, acunado por el sonido del mar.Todo está enfocado a Septiembre, todo el entrenamiento está pensado paraTor de Géants. Allí dormiré poco y mal así que me lo tomaba como otra forma de endurecer el cuerpo y el espíritu. A ello se une que el libro con el que estoy ahora y que me dejó Alicia,"Hacia rutas salvajes" de Krakauer, es el retrato de un chico de buena familia que, recién licenciado, renunció a todas las comodidades para vivir por sus propios medios... hasta que murió de hambre en los bosques de Alaska -próximo post-

214 atletas en la salida. Nada más comenzar, no llevamos ni diez minutos, no hemos corrido ni un kilómetro y ya todo aquello me parece un disparate sin sentido. La playa que quizá yo imaginé algo más transitable no es más que un montón de arena (¿Qué esperabas?) en el que te hundes y cuesta horrores avanzar. A pesar de salir una mañana fresquita y con una agradable niebla, en menos de un cuarto hora estoy sudando a chorro con un extraño dolor en la parte izquierda de la zona lumbar. Afortunadamente éste desaparece poco después. Donde fueres, haz lo que vieres. Como siempre en Portugal, todos los corredores salen disparados. El problema es que no todos los atletas adoptan las mismas soluciones para marchar por la arena. Unos van por la parte más alta, otros pegados al agua, mojándose las zapatillas desde el comienzo. Prueba una forma, pruebo la otra pero ninguna me convence. Tampoco me acerco demasiado al agua. Me parece demasiado pronto para correr con los pies mojados. Hay atletas que van descalzos cargando con las zapatillas en la mochila, otros lucen una especie de escarpines con suela aunque la mayoría llevan zapatillas de asfalto con guetres. No hay nada como enfrentarte a una situación especialmente exigente para aprender a moverte. En menos de una hora recibo una clinic acelerado sobre correr sobre arena. No sé por qué comencé a correr yendo por las zonas que me parecían más sólidas, sin marcar demasiado. Poco a poco me doy cuenta que la mejor manera es seguir las marcas de los que han pasado y aunque sufriendo, consigo mantener un ritmo. Primer punto kilométrico, 5,5. Al loro, estoy corriendo a más de siete minutos y con muchos problemas. Ya tengo claro que esto va a ser un triunfo si consigo hacer la prueba entera sin caminar, lo que a estas alturas me parece altamente improbable.

Alarmado, le pregunto a unos portugueses si toda la carrera es así. Me responden que a partir del diez cambia, mejora. En ello creí entender que nos sacarían de la playa y nos llevarían por alguna sólida y maravillosa pista. Llegando al kilómetro diez, la niebla se va levantando y se observa una playa infinita por donde a lo lejos, se ve transitar corredores. Descorazonado, constato que esto no tiene ninguna pinta de salir de las lindes del mar.

A partir del kilómetro 12 la arena es algo más sólida aunque sigue siendo muy complicado correr. En meta se comentaba que otros años, al bajar la marea, había quedado una superficie más dura. A medida que caen los kilómetros, corro con algo más de marcha y animado. LLegando al kilómetro veinte, me noto que voy bastante bien, empiezo a adelantar atletas con síntomas de agotamiento.

La carrera es en autosuficiencia. Te proporcionan un litro y medio de agua en la salida que llevas en el camelback. Sólo hay otro avituallamiento en el 28, donde te darán otro litro de agua más. Cuando llego, me bebo medio litro de un trago y el otro lo guardo. En meta entraré sediento y sin líquido.

Nunca se ve el final. Hay que rodear la península pero el contorno de la misma siempre se intuye inalcanzable entra la bruma. Ahora sí voy enchufado. Comienzo a ver atletas en lontananza. Empiezo a contar a los que voy adelantando, algunos con muchos problemas. Desde los quince kilómetros aproximadamente, corro por el borde del mar. Aunque me he pasado la carrera corriendo inclinado, me parece el sitio más correcto. Por supuesto los pies los llevo empapados por las olas pero no me importa demasiado.

Poco más allá del treinta, la arena torna más dura. Ahora sí, ahora, si llegas con fuerza, después del calvario anterior, te da la impresión de que te nacieron diminutas alas en los pies. Yo sigo a lo mío, adelantando y gozando hasta meta, donde llego con un tiempo de 5:09. Puesto 52. Después piensas que quizás podías haber apretado al principio pero hay que ser realista, cuando al principio sólo pensabas en sobrevivir, se antoja quimérico pensar en acelerar.

Por ahora no tengo fotos. Estoy esperando que me pase "El chino" las que nos hicimos en meta, después de charlar un buen rato con uno de los ilustres del trail que ha competido en todos los continentes. Algo que comentábamos y que también pensaba mientras corría era que por este año, con un día, he quedado "jartito" de playa. El fin de semana que viene a la montaña. Una cosa sí os digo, de los 39 maratones que llevo en las piernas, probablemente sea del que guarde un recuerdo más especial. Prueba recomendable para los sinceros amantes del fondo, para los talibanes, para los de paso tras paso sin más meta que el horizonte inalcanzable allá a lo lejos.

De música, dejo dos piezas. Algo muy obvio, "Carros de fuego" de Vangelis pero es que retrata exactamente cómo me sentía los últimos kilómetros cuando corría con la extraña e inexplicable alegría del final de un maratón bien corrido, cuando atravesaba las playas con tiempo para apreciar la belleza de las dagalas tiradas al sol, mientras tú ibas "sufriendo a gusto".

Aparte buscaba algo con el sonido del mar que nos acompañó durante todo el recorrido y me acordé de una canción de mi juventud, la versión de Loquillo y Sabino de la música de "Hawai 5-0", si mal no recuerdo banda sonora de una serie de televisión aunque para mí está mas unida a un mítico programa iniciático de Radio 3.

"¡¡YO SOY ESPARTACO!!"




30 comentarios:

ser13gio dijo...

Gran crónica, ha molado leerla sin padecer. Están locos estos portugueses.

Jon no dice que muriera de hambre; pero bueno, no lo detripo. Espero que pongas la banda sonora de Eddie El Grande.

Saludos,
s

El crusti dijo...

Muy bueno todo.
1- La carrera y su crónica, no exenta de un tono épico que me ha gustado mucho.
2- Acordarte de Hawai 5.0. Una serie de TV que ponían los sábados en la 2 como a la hora de comer, hace tantos años que no la recuerdo. Me gustaba muchísimo, sobre todo la banda sonora, así como el 5 naciones de rugby narrado por Trecet, que solía ser también de sobremesa. Gracias
3- Y si te acuerdas de Hawai 5.0, mejor aún engancharlo a la versión musical que nos regalas.

Enhorabuena y esperamos el post del libro.

P.D. Se me caen las lágrimas!!!

Un abrazo

Santi

afcavasco dijo...

tienes razón sobre tróia pero deberias guardar las fuerzas y seguir para bajo en dirección a sines y empezar a admirar toda la cuesta litoral, se no la conoces ya ..claro,
te divertiste entonces por tierras lusas, aún pensé que pasarias por coimbra...
abrazo

Michel dijo...

Bah, me rindo, no encuentro calificativos.

Solo los que alguna vez hemos terminado un maratón (de asfalto) por supuesto. Solo los que alguna vez cuando hemos ido de vacaciones a la playa y hemos trotado por la orilla unos kms., solo esos podemos hacernos una LIGERÍSIMA idea de la épica de esta prueba y de lo que significa el acabarla, y no te digo ya nada en poco más de 5 horas.

Yo también estaba seguro cuando te comenté en Sevilla alla por febrero esta prueba, que uno de los participantes serías tu.

Supongo que os darían medalla, hazle un hueco muy especial, se lo merece.

El viernes voy 10 días a Miróbriga, a ver si nos vemos y tomamos unas birras, por que yo contigo en el estado que estás no entreno ni de coña.

Un abrazo, dagal.

davidiego dijo...

cómo se me puede anticipar un ultra de correr gayer al recomendarte la peli, su banda sonora y no destriparte el final??

si me estoy haciendo lento, pero sigo leyéndote con constancia es que me estoy jaramuguizando a pasos agigantados..

Rachel dijo...

ufff no me lo quiero ni imaginar, correr por la playa es...cansino, lo veo algo imposible esa cantidad de km., enhorabuena!;)

Furacán dijo...

Olé! A mi también me atraía mucho esa prueba, me dieron un folleto en la Geira y al llegar a casa fui buscar donde quedaba Troia... lo descarté por tener que atravesar la península y porque ahora no estoy para plantearme esos viajes.
Me gustó mucho la crónica Atalanta Supertramp (no lo leí pero la peli me gustó ;-))

Xocas dijo...

Espectacular. Qué bárbaro. Me gusta leer que te sales, además, con estas crónicas y recordando que el gran objetivo está por llegar, hasta creas un suspense.
Por cierto, lo de dormir al raso me ha parecido una gran idea.
Espero con especial interés la próxima entrada.

CiegoSabino dijo...

¿Qué, entoncer era "ultra" o sólo era un poco más que una maratona?, jajaja.

Pues habrá que hacer otra jaramugada: Aveiro-Figueira o Figueira-Nazaré, seguro que también se puede, kilómetros y kilómetros de arena....

TSI-NA-PAH dijo...

Gran post, estuve viendo los campeonatos de Europa y me acorde de mi blog amigo Atalanta!
un abrazo

Atalanta dijo...

Sergio, gracias, dagal. Pero locos de verdad..:). El domingo no volvía ni de coña. Ahora no lo tengo tan claro. Anímate un año. Del libro ya te contaré. Lo decía por lo que se intuye cuando encuentran el cadáver. Lo dicho, aplazado queda.

Santi, el tono no está buscado. Supongo que me sale así... para disgusto de un amiguete que yo me sé. De la serie no tengo recuerdos. Yo la asocio al Diario Pop. Ánimo, a ver si nos vemos en Bascones.

Afcavasco, todas mis excursiones son relámpago. No tengo vacaciones y no me da tiempo a más. En Coimbra en esa carrera seguro que aparezco antes o después. Seguro que en esa de Febrero que me comentaste.

Michel, gracias, hombre pero de verdad que no es para tanto. Me acuerdo perfectamente de la tarde en Sevilla, en la tetería con Susana y las niñas, cuando me comentaste esta carrera y yo te dije muy serio que iba a correrla seguro. Amor a primera vista. De medalla nada, una camiseta cutre salchichera que pone "Eu participe". Cuando vengas quedamos para esas birras y para correr... si en Guarda los primeros kilómetros me llevabas con el gancho.

David, la película de Sean Penn la tengo pendiente para cuando acabe el libro. El domingo hablamos con calma. Hasta te voy a llevar unas cuantas mochilas. Aunque no lo creas, tú siempre fuiste un poco jaramugo :)

Rachel, eso mismo pensaba yo. Menos mal que fui entrenado. Aquí se puede pasar muy mal. Cuando ves el límite de 8 horas te asustas. Es un reto diferente, especial. Lo pasé muy mal la primera mitad pero me gustó.

Furacán, no te creas, si hasta a mí ma cae lejos (480 kms). Imagínate para después del maratón. De un tirón. En eso sí que soy un pánzer. En casita para cenar. Algún día te la tienes que plantear.Seguro que te gusta. Ya lo he puesto. La peli pendiente. Cuando lo vea todo, post al canto.

Xocas, en ese suspense, a veces mi tensión interna me sube que no veas, cada vez más según se acerca el objetivo. A veces pienso que no se puede hacer, que no serás capaz de recuperar. Se hará lo que se pueda. Por lo menos hay que llegar a los 200 kms.

CiegoSabino, ya lo hablamos, que lo suyo es que se llamara maratona, que ponerle un kilómetro más es un poco chorra. El Chino era de la misma opinión. No tengo problemas para plantear y acometer jaramugadas pero una sobre arena no te creas que me apetecería mucho. Esto en carrera y cuidao. Yo hasta el año que viene, no piso otra playa : )

Tsi, gracias, hombre. Pues yo, a pesar de ser corredor, no he visto ni cinco minutos de los campeonatos. Me gusta hacer deporte, verlo cada vez menos. Como que ayer me enteré que Chema había sido subcampeón en maratón. Me alegro que te acordaras de mí.

Gracias a todos por vuestros comentarios. En esta época siempre ando muy liado y apenas puedo leeros. Un abrazo.

jesambe dijo...

juer, estás hecho un crack chaval, una maratón entera por la playa!!! se pone servidor al asunto y los cien metros lisos ya se me harían eternos!! muy chulo tu relato, consigues que los que ni sabemos dónde queda el lugar tengamos la sensación de haberlo recorrido también!! juer, 39 maratones ya!!! pues ná tío, a por la cincuentena!! saludos paraguayos

JAUME TERES Y XESC TERES dijo...

Eiii Taliban, gran crónica y mejor carrera , te leo muy bien coguiendo la onda para la Tor, fino como nunca, con ganas y lo mejor paciente supiste aguantar y el premio al final aun es más especial.
Solo pensar en la Tor se me pone dura , luego miro el desnivel y se me aberroncha de golpe, jaja.

Un abrazo.

Jaume Terés

JAUME TERES Y XESC TERES dijo...

Por cierto estas leyendo uno de mis libros , que tengo en el baul ,me encanto.Al loro con Chris mc Candels, supertamp que una vez acabas el libro, te sacude los cimientos.

Madre mia cuanto peligro junto en la Tor.

Jaume

El rey lagarto dijo...

Menuda salvajada, eres un crack. Yo con correr una horita ya tengo bastante.

ser13gio dijo...

¿Aberroncha? Grandioso, macho.

Yo me lo leí en Mongolia, cruzando medio país en bici, con mi remolquito y mis cositas; y flipaba, es cojonudo el libro y pensaba que qué de puta madre se lo montaba el tío. El final ya me gustó menos y un día con una tormenta eléctrica tremenda pensé que lo mismo me convertía yo en un McCandels de pacotilla.

Saludos,
s

Joserra Rodrigo dijo...

Proeza en Portugal...Dios con lo que cansa correr por la arena...
Diario Pop...qué pedazo de programa: toda la época de la movida y post-movida con el Jesús Ordovás al mando.
Y pedazo entrada con esos aires lusos que tantas ganas tengo de respirar ya.
Meet you on Sunday.

Dani dijo...

FE-LI-CI-DA-DES

Cachaira dijo...

Muy bonita crónica parece un relato de novela de aventuras,dura pero bonita maratón,vas cogiendo experiencia para "Maratón des Sables"

Atalanta dijo...

Jesús, ¿qué tal? ¿Pasando frío? No te creas, que hasta el domingo, eso mismo podía pensar yo. Me alegro que te haya gustado aunque debes pensar que estamos bastante pirados :) En 2011 a tiro fijo a por las cincuenta maratones, uno de los objetivos del año. Clarísimo. Rdos para la familia, sobre todo para SuperRodri.

Jaume, ya te digo, allí nos vamos a juntar lo mejor de cada casa : ). Los que dais miedo sois vosotros con un ultra cada fin de semana, como el que sale a entrenar el sábado por la tarde. A mí hace tiempo que se me aberronchó, ja, ja,... y cuanto más se acerca, peor. Ya me habéis metido ganas de acabar el libro.

Rey Lagarto, me tenías que haber oido a mi hace años cuando decía que correr era la actividad más aburrida del planeta, que era inexplicable que eso le pudiera gustar a la gente.

Sergio, ¿Mongolia en bici? Mosquis, vaya aventura más chula. Esos temores que tenías tú de vez en cuando se me pasan a mí por la cabeza, pero al fin y al cabo disfrutamos de lo que nos gusta, hasta que se nos aberroncha :)

Joserra, no te creas, éste no era "nuestro Portugal". Era una cosa más hispánica con torres de hormigón muy ordenadas, muy limpitas, sin personalidad. El Diario Pop fue uno de los responsables de que me enamorara de verdad de la música. Tengo ganas de veros el domingo.

Daniel, gracias, ironman.

Cachaira, bienvenido. Me alegro que te haya gustado. Sables, por ahora es un sueño... por ahora.

Pablo dijo...

Enhorabuena por finalizar esta prueba de mas de 40 km y por la arena en esas condiciones que nos encontramos el domingo .
Decirte que para mi lo mas difícil fue esperar hasta el km 28,5 por el avituallamiento pues parecía que no llegaba nunca y como bien dices ya es un logro acabar esta prueba sin andar .Aunque creo que pague la carrera del sabado anterior del Reino Astur,pero bueno .

Alicia Tantata Chan dijo...

Ayer vi la publicación, pero no la leí con calma (mañana de Martes Mayor y mi padre deseando salir de casa metiéndome prisa...).
Acabo de leerla de nuevo... el texto te envuelve, lo he disfrutado mucho.

Elage dijo...

Enhorabuena Abel, estás que te sales, si sigues así quizás se te quede corto el TDG.Bonita crónica.
Respecto al libro, me gustó bastante; un cuerdo entre los locos (o al revés).

Un abrazo.

Elage.

Atalanta dijo...

Pablo, bienvenido. Fuiste otros de los pocos españoles que anduvimos por allí. A mí los primeros kilómetros se me hicieron muy duros. Pasando la media parece que restas más que sumas. De todas formas es una carrera especial, con encanto. Debería hacerse más grande.

Alicia, me alegro que te gustara, aunque debes pensar que estamos fatal. Aunque si quieres subir a Gredos, te tienes que poner un poco en forma :)

Eduardo, ahora sí, ahora me noto yo bien. Que el TDG se me haga corto, me da que no, :). A ver si soy capaz de cruzar esa meta. Hoy en día, todos los diferentes están "locos".

Alicia Tantata Chan dijo...

Sí, y dejar de fumar y trasnochar... Bueno, esto último estoy en ello, jeje...

¿De verdad soportarías a un lastre como yo? No sabes dónde te metes, chaval.

No pienso que estéis fatal, al contrario, me ofrecéis cordura en exceso, y eso me encanta.

MANUsanctis dijo...

enhorabuena abel!!! eres una maquina!!! finalmente el domingo vamos a san martin en vez de la subida a los hermanitos!!! abrazos

Atalanta dijo...

Alicia, una chica que renuncia al verano para trabajar "por principios" me parece muy cuerda.

Manu, gracias. Una pena, creí que nos veíamos el domingo.

Balti dijo...

Felicidades por terminarlo!!!!! a mi se me atragantan los "x"metros que hay que correr desde la orilla hasta los boxes en cualquier tri. Lo dicho, felicidades

Alicia Tantata Chan dijo...

Oye, pues con la chicha que me están metiendo en el tajo me veo capaz de subir a Gredos hasta corriendo, jajajaja...
No veas qué turnos de 9 y 11 horas me estoy haciendo, y sin comer ni descansar. En cuanto deje el curro en octubre me llevas de ruta.

Atalanta dijo...

Gracias, Balti, lo gracioso es que yo, hasta ese domingo, era de tu misma opinión.

Alicia, mucho ánimo, pequeña. Ya te queda menos. Prometido. Te va a encantar.