martes, 26 de julio de 2011

Concentración jaramuguil, perdiendo la identidad



Muchos años llevamos celebrando la jornada "¡En todus lus frentis!" durante Julio en El Maíllo, a los pies de La Peña de Francia. Ya sabéis que el asunto consiste en que cada uno hace el entrenamiento que Dios le da a entender para ganarse el copioso ágape de carne asada.



Este año a mí me tocó algo de bici -al final, con la vuelta, 76 kms.- y los 14 kilómetros de ascenso y descenso por sendero a La peña junto a Michel.




El día estuvo perfecto, sin mucho calor y con un cielo, con una luz casi portuguesa y unas espectaculares vistas desde la cima de las que dan fe las fotos. Uno de mis lugares favoritos desde dagalín, ideal para mis entrenamientos ciclistas y de montaña.





Un buen entreno en buena compañía y una comida aún mejor. Lástima de fotos de la comida. Os dejo alguna hecha a última hora antes de regresar. Los jaramugos ya no son lo que eran. En tiempos nos agarrábamos una buena castaña por la tarde. Este año a las once estaba en la cama. Creo que todavía arrastraba sueño de la Ehunmilak. El fin de semana pasado vi amanecer el sábado y el domingo entre las montañas vascas. Esta semana, el lunes también, aunque por muy distintas razones. Salir de fiesta hace tiempo que dejó de ser una de mis prioridades pero a veces la cosa surge y no está mal, sobre todo si ya no estás en los bares. Tomando la vida tal y como viene.





Se echaron de menos a unos cuantos ilustres jaramugos imposibilitados por otros compromisos aunque también tuvimos nuevas incorporaciones, hasta la de algún atleta serio como Rubén.





La próxima "jaramugada" el día 13 de Agosto, "II Travesía Mirriobrigense", 4,5 kms desde el "Risco de Martiago" hasta el pantano. Se está barajando la posibilidad de, tras nadar, correr los diez kilómetros hasta Ciudad Rodrigo. Por la noche cena en el río para todos los participantes y acompañantes y el que le apetezca.





Hoy había que hacer mención a Amy. Qué pena. En esta niña tenía yo depositadas muchas esperanzas y realmente pensaba que si conseguía apartar sus demonios, nos ofrecería una carrera de mucho lustre y lucir como una de las grandes. Aunque en su éxito fue decisiva la labor de Mark Ronson, el talento le sobraba por arrobas. Voz, presencia, personalidad, actitud. Lo tenía todo. Misterios para mí desconocidos los de la búsqueda de la evasión continua. El rock and roll y no digamos la música negra, siempre han estado unidas a comportamientos autodestructivos. Supongo que lo que diferencia a los supervivientes es la fuerza de su carácter o el temple para emerger del infierno. Nos quedará su música. Descanse en paz.


9 comentarios:

CiegoSabino dijo...

Sí, lo de lus frentis ha pasado casi casi a una ingesta alcohólica "meramente residual". En fin todo sea por una saludable vida deportiva.

¿Amanecer el lunes???????. Juer.

Nacho Cembellín dijo...

Como me he acordado de ti este fin de semana ;-)

JetlagMan dijo...

Como el Nachete, yo también me acuerdo de ti. A ver si un día te cuento mis 167 clubes en Nashville, o mis grabaciones con el Sonar, o el pop que vengo comprando por tu culpa...
Te leo, pero después de tanto tiempo no sé a cuál de tus entradas referirme.
Un abrazo

El crusti dijo...

menos ingesta...¿será por la edad?
Lamentable imagen de la tripa de Michel en primer plano, por favor despide al fotógrafo por ofena a la vista ajena. Iré al oftalmólogo después de esta agresión, jejeje
Bonito homenaje a Amy. Legó poco pero de mucho nivel.
Y como gustan los mitos que acaban así "walking on the wild side..."
Un abrazo
Santi

Furacán dijo...

Vivan los jaramugos! los jaramugos no pierden identidad, maduran :-D

Atalanta dijo...

Ciego, siempre dije que yo me iba a empezar a cuidar cuando llegara a veterano pero no me hacíais caso. Esta vida deportiva no tiene nada de saludable, ya te lo digo yo.

Nacho, ya te sabía con ganas y te lo leí en el fb. Estás perdido, has probado droga más dura que el tri. Enhorabuena para los dos. A ver si nos vemos en alguna carrerilla.

Hooombreee, Ramón, que alegría verte por aquí. Te imagino de vacaciones, con tiempo para visitarnos. Ahora yo tampoco lo tengo para leer otros blogs. Me limito a escribir. Échale un ojo a los posts. Seguro que encuentras algo interesante de música. Prueba en el Spoty. Con los años me voy acercando más a ti, más clásico o más viejuno, según se mire. Aunque siempre con ganas de encontrar cosas nuevas. Espero que todo marche bien. A ver si nos cuentas algo. Una abrazo muy fuerte.

Santi, sí, sí, la madurez o es que simplemente vamos perdiendo energía con los años. Hay que aceptarlo. Lo bueno o lo malo es que me gusta. Lo de Michel es la camiseta, un efecto óptico que no está tan fondón. Lo de Amy, más que nada, me cabrea. Todo parece muy estúpido. Una pena.

Furacán, que no, que ya estamos en las últimas... la energía la guardamos para sufrir en esto del deporte. No tenemos para más.

Michel dijo...

Que buen día pasamos, ¿eh?.

Gracias por la foto del merendero en primer plano, desde este mismo momento empiezo dieta estricta YAAA!!! Tiene razón Santiago, lamentable. :))

Lo mejor las declaraciones de Contador en el bar: "Yo ni entro ni dejo de entrar". El verbo salir en Pinto no se usa.


Un abrazo.

Anónimo dijo...

Muy satisfecho con la jornada porque hacía que no montaba en bici desde el año pasado, me encontré bastante bien en la subida por el sendero aunque controlando por si me entraba la pájara aunque lo mejor la comida y sobremesa en buenísima compañía (se echó en falta a algún jaramugo más). Impresionante el Ciego con sus 91 km en bici, Michel que le va cogiendo el gusanillo al monte, efedexdx y Rubén como motos, y tú que estás a otro nivel.

Arturo

Atalanta dijo...

Michel y Arturo, buen rato pasamos, vaya que sí, en el monte y en la mesa. Hay que repetirlo. Arturo, como decía el Sr. Lobo: "No empecemos a chuparnos las pollas todavía" :)