lunes, 28 de noviembre de 2011

Maratón de San Sebastián, gracias Angus

A la expedición mirobrigense no se le auguraba nada bueno en Donostia. Dadas las circunstancias, el balance no puede ser más que positivo. Para mi sorpresa, CiegoSabino completó el maratón en 3:33 sin que su gemelo se resintiera, yo hice 3:24 (Creo que puesto 1080 de algo más de 2.200 atletas que completaron la prueba) con unas sensaciones malísimas pero con mi gemelo aparentemente entero cara a las tres semanas que me restan para los cien kilómetros de Barcelona y sobre todo Sole quedó encantada de su primera experiencia atlética, completando la carrera de 10 kms. en 54 minutos.


Poco que contar. Los habituales ya sabéis que desde Oporto (Mejor marca personal – 2:58), no había entrenado nada por una lesión de gemelo que sufrí unos días después. Prácticamente tres semanas sentado. De 100 a 0 en veinte días. Tengo un recuerdo de Oporto de una carrera rápida, sin problemas, sin agobios, fácil. La de ayer fue una carrera complicada, trabada, larga, llena de dolores y de sacar fuerzas de donde no  había.



Me he movido en los ritmos que pretendía –algo menos de cinco minutos el kilómetro-, durante prácticamente toda la carrera pero sobre todo la segunda media la he gestionado a base de coraje porque no tenía más que ofrecer.

El gemelo me empezó a molestar en el km. 7. Pensé que el dolor iba a seguir incrementándose hasta que no pudiera correr, tal y como sucedió en la Casa de Campo. Sabía que si me volvía a romper, no podría correr en Barcelona así que durante varios kilómetros medité si merecía la pena continuar y arriesgar o trabajar a más largo plazo. En el Km. 11, cuando pasaba delante de la Concha,  llegué a ponerme a caminar pensando en darme un baño en la playa y después marchar caminando a meta. Un espectador me animó a que siguiera. Le hice caso. Un poco más y decidiría.

Llegando al km. 17 tenian instalados unos bafles con música a todo trapo. Muchos de los que pasáis por aquí sois corredores y conocéis las sensaciones. En el fondo de verdad, el cercano al maratón, cuando vas bien "tostado", se dan sensaciones comunes. A veces parece que la sangre no te riega bien el cerebro –un día escribo un post sobre algunas curiosidades que me han sucedido durante mi carrera globeril- y te encuentras especialmente sensible a estímulos, bien puede ser un recuerdo, un pensamiento motivante o una simple canción.

Como contaba, al acercarme al punto de vuelta en la parte más alejada de meta, escuché el amenazador inicio de “You shook all night long” de ACDC. Literalmente se me eriza el vello, un escalofrío me azota la espalda, sonrío y  me digo que este maratón se va al bote como me llamo Atalanta. Ése fue el momento clave, ése en el que se unieron dos de mis grandes pasiones, el deporte y la música.

A partir de ahí, a partir de de la media que pasé en 1:40, todo fue  penar. Eran tantos los dolores que llevaba en las piernas, consecuencia de la falta de entrenamiento, que apenas notaba el del gemelo. No me sentía corredor, no tenía fuerza para mover las piernas. Ya me lo notaba en casa y las fotos me lo han confirmado, que efectivamente he perdido masa muscular estas semanas. Me dije a mí mismo que Oporto fue muy fácil, que éstos son los momentos en que un verdadero ultrafondista descubre su temple, si tiene o no carácter para aguantar el chaparrón y seguir adelante.  Lo que me sorprende es que a pesar de ir hecho una piltrafa es difícil que borre la sonrisa de mi cara. ¿Me estaré convirtiendo en un "jonkie" de las endorfinas? En mucho peores me las he visto y me las veré en el futuro así que un maratón llano de asfalto simplemente es otra lección, más cursos, másters en pos de la graduación cum laude. Así que así, piano, piano y tirando de la tercera “c” llegué a mete en 3:24.41. Buen entreno para los cien de Barcelona. Ahora a recuperar porque tengo unas agujetas TE RRI BLES, todas las que no tuve tras Oporto. 

Una lástima no poder aprovehar un maratón perfecto para hacer una gran marca. Perfil plano como un balsa y temperatura ideal. Salimos a seis grados y poco más se incrementó la temperatura durante la carrera.



Lo mejor del fin de semana no ha sido la carrera, ha sido compartir San Sebastián. En el mundo hay mucho "joputa", hay buena gente y hay muy buena gente. De éstos últimos he conocido unos cuantos en este extraño mundo entre bloguero y atlético.  Asís y Silvia son de lo mejorcito Nos acogieron y ejercieron de guía por su ciudad y sobre todo nos permitieron disfrutar de su compañía. Una abrazo muy fuerte. Ya sabéis que quedáis emplazados para una visita a Ciudad Rodrigo.


Algunas fotos del fin de semana. Unos minutos antes parecia que aquello no estaba para mucho baño.


Pero una preciosa de luz de tempraña mañana inundó la Concha y nos decidimos a acompañar a los habituales. No hay que ser muy valiente, el agua no estaba especialmente fría.



Ambientazo el sábado por la mañana en La Concha llena de niños jugando al fútbol. 


A los mirobrigenses, esto les resultará familiar.

 


Ruta de pinchos guiados por Asís y Silvia. Nosotros os llevaremos a algo más básico, los pollos de Ivanrey.

 


Surfistas en la Playa de Gros. Mundo atractivo aunque peligroso.

 


Foto tramposa. No era una para cada uno -estamos flojos-. Ya se nos habían unido alguno más, Montse y David que también corrieron al día siguiente.

 


El domingo por la mañana, antes de la carrera, justo después de hacerle al CiegoSabino un control de alcoholemia mientras el policía nos preguntaba si habíamos consumido EPO -lástima de foto-, nos encontramos con otros dos tipos de los más grandes y queridos en el mundillo del ultrafondo, Josu y Albertxo. Siempre digo que Euskadi es mi el mejor sitio para correr. Es gracias a gente como ellos.

 


Antes de la carrera con Piera Andrea, británica nacida y residente en Barcelona, a la que reclutamos en el albergue y que ya se quedó a comer con nosotros tras el maratón.


Con el incombustible Riki, acercándose al final de su increíble aventura. Creo que hoy le toca el maratón 424 consecutivo.


La foto que mejor resume el fin de semana. Gracias, amigos.


¡¡YO SOY ESPARTACO!!

 


Claro, os voy a dejar "You shook me all night long" pero también "Jailbreak", una canción que últimamente escucho mucho en el coche. Y es que el vídeo es muy bueno, con Bon Scott aún al micro y un "proto Angus" con un uniforme más arrastraíllo. Eso sí, en "play back".

15 comentarios:

CiegoSabino dijo...

Otro al saco compadre. Y efectivamente lo mejor del fin de semana no fue la carrera.

Miguel Mij-Mij dijo...

En las condiciones que ibas esa Maratón hay que tener muchos "redaños" (como decía mi abuela) para terminarla. Eres incombustible, sobre todo en la pre y postcarrera, jeje. Felicidades Abel.

Furacán dijo...

Jaramuguísimo!!

El crusti dijo...

Enorme, Abel

por cierto esta noche subiré un post a mi blog en el que te nombro, a ver si me haces caso a la sugerencia

Un abrazo

Santi

Michel dijo...

Pero que brutito eres, que brutito.

Bien lo habéis pasado y es de lo que se trata, pedazo marca para las condiciones en las que ibas.

Sole, enhorabuena, ahora ya estás perdida, no podrás dejar las carreras.

¿Que os pusieron a soplar antes de la carrera? Que daño ha hecho la Operación Puerto al deporte. :))

Otra maratón más, que no es cualquier cosa, mi enhorabuena por ello.

Un abrazo.

javier dijo...

Gusto ver a tanta buena gente tan contenta.

yonhey dijo...

Desde luego San Sebastién es especial en todos los sentidos, y también lo es para correr. Veo que has pasado un buen finde con buena gente, que es lo importante, y encima te has metido un maratón entre pecho y espalda sin entrenar casi las semanas anteriores.
Enhorabuena, eres un monstruo. Salu2.

CiegoSabino dijo...

Ah, por cierto: de nada Anbel, jeje.

Atalanta dijo...

CiegoSabino, hay que repetirlo.

Miguel, en la parte final de la carrera ya te digo que me sentía muy, muy combustible :). Gracias, compañero.

Furacán, ya sabes, es lo que hay, más viejos, más jaramugos. Tarde para cambiar.

Santi, no tanto, no tanto. De verdad. Estaré atento.

Michel, contento con el tiempo pero te asusta ver cómo se esfuma la forma en muy pocos días. Hay que volver a ponerse al tajo. Sole sí que vino alucinada. Vaya que perdidita. Ahora ya pensando en la Sansil. Hay que convencerla para la media del pueblo en Abril.

Javier, si al final es de lo que se trata, de compartir unas buenas charlas y risas.

Yonhey, vosotros entendéis a los jaramugos mejor que nadie. Algo te guardas de Oporto para entrar medio dignamente. Es difícil no caer rendido ante el encanto de San Sebastián.

Atalanta dijo...

Joder, dagal. Que no lo pillaba...

col dijo...

Esta vez fuimos testigos "in situ" de otra gran carrera por tu parte.
Sois, como diría Bon scott, High Voltage.

Ha sido un placer poder compartir con vosotros un bonito fin de semana.
Esperamos poderlo repetir.
Un abrazo Espartaco.

Atalanta dijo...

La carrera regular, no por el tiempo sino por las sensaciones pero dadas las circunstancias, contento. Ya sabes que el gusto fue nuestro. A repetir, por supuesto. Os esperamos.Una vez más gracias y un abrazo.

Balti dijo...

Me gustan las "medicinas" (AC/DC) que tomas para mejorar, buena elección, jo también soy adicto a ellos cuando necesito "inspiración" extra....
Enhorabuena

Anónimo dijo...

Que ánimos! Nunca he estado en un Maratón tan vivo!!
Aupa!
Piera G.

Atalanta dijo...

Balti, las volveré a utilizar en caso de extrema necesidad, en los momentos más bajos de los ultras a ver si me resucitan :)

Piera....heyyyy!!!... esa chica cosmopolita. Me alegra verte por aquí. Yo siempre digo que correr en Euskadi es como correr en otro mundo. Da lo mismo la competición, el deporte, siempre de apoyan. Seguro que repetirás. Un abrazo.