viernes, 25 de noviembre de 2011

A vueltas con la crisis


Hace unas semanas escribí sobre “Margin Call”, una película que se centraba en el día que  comúnmente se considera el  pistoletazo de salida de la crisis, el día que quebró Lehman Brothers, el 15 de Septiembre de 2008. Grandes actores atrapados en la tela de araña de una empresa a punto de estallar arrastrando en su deflagración el mundo que conocíamos. 24 horas que cambiaron el mundo.El post lo titulé “Realidad Inventada”. Estos días he visto “Inside Job”. Esto fue la realidad.  Un documental exhaustivo y didáctico sobre el origen y consecuencias de la crisis.

Al terminar de verlo, te queda la sensación de que tantas personas estaban al corriente de que se trataba de una “Crónica de una muerte anunciada” que sorprende e indigna. Hubo avisos y alarmas que se descartaron y no se adoptó ninguna medida. No es que se jugara con fuego es que quemarse era cuestión de tiempo. La frase que pronunciaba Jeremy Irons en la película la dijo una ejecutivo de un gran banco americano: “Seguiremos bailando mientras todavía suene la música”.

A grandes rasgos, la causa última y principal fue la deserregularización del mercado financiero durante los últimos años, apoyada por gobiernos de distinto singo en Estados Unidos. Básicamente se trataba de mover dinero para obtener, con cada operación, el mayor beneficio posible sin importar las consecuencias. Lo único que hay detrás es simple avaricia, nada más complicado o trascendental.  Ejecutivos con sueldos desmedidos para mantener un tren de vida indecente y hasta hortera. Cuando un ingeniero financiero llega a ganar cien veces que un ingeniero de obras reales, es que algo anda mal.

Temas delicados como las ahora archiconocidas agencias de calificación que salen muy mal paradas. En las posteriores comisiones de investigación, se recogen las declaraciones de sus empleados. Se les pregunta por qué mantenían la máxima calificación de bancos o instituciones que de un día para otro eran basura. Alegan con descaro que sus dictámenes son simples opiniones. De verdad que estos agentes son los que más me llaman la atención dentro de la vorágine de la crisis y que casi nos obliga a hacer cursos de economía para entender los telediarios. Su poder es inmenso y totalmente fuera de control.

Apartado para los economistas, esas mentes preclaras, esos de los que leemos sesudos artículos incontestables ,  y que  respaldan según qué tipo de medidas, beneficiosos para según qué intereses, cuya ecuanimidad se ve seriamente comprometida por su vinculación con importantes corporaciones que les pagan. El prestigio de las  Universidades queda en entredicho.

Aspectos sorprendentes y de sentido común como que la ratio depósito –crédito estaba totalmente fuera de control. El negocia de la banca no es el de los viejos tiempos donde se tenía un porcentaje en depósito para utilizar el resto e ir prestando. Todos sabían que era caminar sobre el alambre. Además los gobiernos relajaron las normas que les exigían el mantenimiento de un determinado porcentaje de capital.




Po otro lado he leído el “Manifiesto de los economistas franceses aterrados” donde se pone en tela de juicio las medidas que últimamente se consideran como la única vía posible. La austeridad y la reducción del déficit que provocará la contracción de la economía..

El gran responsable del origen de la crisis procede del movimiento especulativo de capitales.
Partiendo de una serie de afirmaciones que se considera verdades absolutas,  proponen debatir otra serie de medidas alternativas como son
- El control de estos movimientos así como limitar la remuneración de los “traders”.
- Potenciar las funciones fiscales del Banco central Europeo.
- La actividad de las agencias de calificación se debería reglamentar exigiendo que las notas resulten de cálculos transparentes
- Aumentar el esfuerzo presupuestario en materia de educación, de investigación, de inversión en reconversión ecológica para establecer las condiciones de un crecimiento sostenible
- Autorizar al Banco Central Europeo a financiar directamente a los Estados a bajo interés, aflojando el lastre con el que los traban los mercados financieros.

Ahí lo dejo. Ya lo he comentado. Me siento un ignorante. No me siento capacitado par emitir una opinión seria sobre este asunto. Los economistas son expertos en explicar qué ha pasado, no el porvenir. Si ellos no se ponen de acuerdo, qué voy a decir yo. Sí tengo claro que no se debería volver a una crisis financiera como la de 2008. Se pudo y se debió evitar pero no hubo voluntad política, demasiado mediatizada por los intereses económicos. De hecho y eso sí duele, gran parte de los mayores responsables que no supieron poner freno a la situación, siguen estando muy próximos al poder. Es la vida. Es la Historia que no cambia.

7 comentarios:

davidiego dijo...

Inside Job es una película fallida para mi, 3 veces la he intentado ir a ver y la conspiración de los poderes de mercado me lo ha impedido.

Buena entrada, no entiendo por qué los Estados dan dinero a los bancos para que éstos lo presten, con usura,a ciudadanos y empresas, no sería que lo prestara directamente el Estado con un interés mínimo?

plato53 dijo...

La solución de la austeridad parece la última vuelta de tuerca de los conservadores económicos que a río revuelto siguen obteniendo grandes ganancias. Adelgazar el Estado siempre ha sido su principio fundamental. La contracción de la economía en esta última parte del año y la que se anuncia para el próximo, según dicen, es una consecuencia directa de la austeridad de los Estados.
De todas formas, sigue pareciendo irracional pretender que la economía se expanda mediante el crecimiento del consumo, cuando sabemos que eso se basa en el despilfarro y es insostenible.

Phaeton dijo...

¡Ay Keynes!

La demanda agregada...

Pero la demanda ¿de qué?

Da igual, la demanda.

¡Cuanto daño!

El crusti dijo...

Phaeton, ahí l'has dao (¿la Demanda no es un puerto de montaña? :p ?). El tema de la austeridad no es malo de por sí. La política keynesiana de gasto público desmesurado ya hemos visto donde nos ha llevado. La austeridad contrae en el corto plazo, ciertamente, pero tenemos que mirar más adelante. El problema es que los políticos, que sólo gobiernan para ellos y para conseguir votos, suelen ser cortoplacistas.
Veremos que pasa.
Santa Merkel, ora pro nobis.
Un abrazo

Santi

Xocas dijo...

Living in a pirate's world...

Atalanta dijo...

DAvid, a mí la peli sí me pilló y sobre todo me causó estupor. Es otra de las opciones que se planteas, la de la banca pública.

Plato, te cuentan que esa contracción es temporal, para luego volver a las andadas. Crecimiento sostenido ad infinitum, consumo sin freno hasta que todo quiebre, hasta que no haya recursos. Con la que está cayendo no pidas soluciones sostenibles. Las generaciones futuras lo tienen aún peor.

Phaeton,lo que ves es que detrás no hay nada que justifique los movimientos. Sólo se trata de ganar.

Santi, supongo que tendrán razón. No nos queda otra que aguantar el chaparrón. Deberíamos aprender para corregir los errores del sistema y cambiar modelos.

Xocas, es exactamente lo que se retrata.

Plantígrado dijo...

Para sacarle hierro "Inside" J.O.B : http://www.youtube.com/watch?v=xQDy_DKWObY