jueves, 8 de marzo de 2012

Las estrellas de Smara

Sin tiempo, sirva un entrante.

¿Sabéis que en el desierto las estrellas brillan aún más cerca que en las montañas? En las noches de Smara parecía fácil alcanzarlas de un salto. Si  serenas tu espíritu, podrás sentir su aliento protector, el que ampara un perdido campo de refugiados en lo más inhóspito del Sáhara. Si por unos días detienes tu vida, podrás escuchar el murmullo de las estrellas, el apagado espejo del sonido que llena Smara durante el día, el de las voces de cientos de niños riendo, gritando, jugando. Nunca vi gente tan feliz y como escribía Machado, en el buen sentido de la palabra, buena. Ernesto Sábato decía que nada puede el mundo contra el que canta en la miseria. Ahí radica su fuerza.

Si corres en el desierto, entonces sabes qué es el desierto. Mires donde mires no hay límites ni final. Sólo un horizonte implacable. La odisea del orgulloso pueblo saharui empezó hace más de treinta años y tampoco se nos alcanza el final. Es como una jaula sin barrotes, como correr por el desierto.  Sin embargo su esperanza es sólida como una roca y hablan del día que caminarán por las calles de un El Aaiún libre.

No diré que llevaré a la familia de Marian en mi corazón porque me parece cursi pero soy tramposo y tiro de "El collar de la paloma", aquel tratado sobre el amor que compuso Ibn Hazm, también musulmán, pero de la Córdoba del Siglo XI que gustaba hablar de cómo el amor verdadero se alojaba en las entretelas del corazón. Siempre sentiré entre las mías el ejemplo y el cariño a unas personas excepcionales que me enseñaron más en unos días que miles de páginas de libros a lo largo de una vida.

Ellos quieren que el mundo no olvide su causa. Yo mantendré vivo el recuerdo y ojalá un día pueda volver. Además, como símbolo por una vez pleno de significado, cada vez que cruce una meta "grande", portaré su bandera para dar testimonio de su resistencia, como muestra de respeto y apoyo a su lucha.

Vale.

16 comentarios:

Greta dijo...

Me alegro de ser la primera....

............

....................

...........pero no tengo palabras....

yonhey dijo...

Bonitas palabras y excepcional experiencia, seguro. Yo también he de volver algún día a aquella zona, además llevo más tiempo sin hacerlo, desde los dos años cuando volví a España tras nacer allí, en Villacisneros, actual Dajla.
Salu2

Manuel Tintoré Maluquer dijo...

Olé; me encanta leerte, Atalanta; qué bueno;

erisueno dijo...

Precioso y emocionante post,Yo tampoco tengo palabras.

Anónimo dijo...

Vale
Arturo

Miguel Mij-Mij dijo...

Como entrante....Insuperable.

Johnny dijo...

Ese detalle de portar la bandera te honra. Que suene "Lucha de gigantes". Un abrazo.

Atalanta dijo...

Muchas gracias a todos, me alegro que os gustara. De verdad.Cualquiera que haya convivido con ellos, sabe de qué hablo,.

@manu_lolo ( rincón Oeste ) dijo...

Muy emocionante ... Me gusta.
Un abrazo

Joserra Rodrigo dijo...

Ese es mi Westman, no esperaba menos! Gora Sahara Askatuta! Abrazos, gigante!

CiegoSabino dijo...

Bien, Abelín, bien. Empezamos con buen pie, a la espera de próximos capítulos.

Por cierto a los que os ha gustado, y si tenéis un rato os recomiendo también la lectura de uno de los acompañantes de Atalanta en esta aventura: está en su lista de blogs con el nombre "Quien no corre vuela. Sáhara Maratón". También desprende mucha emoción.

Suso dijo...

Palabras sinceras y un buen corazón.
Si compartimos algún día una travesía, me agradará escuchar atentamente tus historias.
Yo poco podré aportar a tu cultivado y bien abonado huerto.

col dijo...

Te leo el primer parrafo y ya me arrepiento de no haber estado.
De no haber dormido bajo ese cielo estrellado.

La calidad y dignidad de esta gente bien se merecen el respeto por su Lucha. Buena elección la de Antonio.

Te sigo.

Michel dijo...

Bonitas palabras para unos bonitos días que no olvidarás.

Se valorá ahora más todo lo que tenemos aquí, ¿verdad?. Aunque seguramente por eso no seamos tan felices como son ellos, nos sobran tantas cosas.

Un abrazo.

Michel dijo...

Bonitas palabras para unos bonitos días que no olvidarás.

Se valorá ahora más todo lo que tenemos aquí, ¿verdad?. Aunque seguramente por eso no seamos tan felices como son ellos, nos sobran tantas cosas.

Un abrazo.

Atalanta dijo...

Manu, gracias a ti por compartirlo.

Abrazo, Joserra, mucho vasco andaba por allí. Gente de tu sensibilidad lo entendería perfectamente.

Ciego, ya he visto que Rafa ha escrito. Es muy larga. La leeré con tiempo. Un gran tipo. A ver si hoy publico el de la carrera, esos que a vosotros os gustan tanto y a mí me dan pereza.

Suso, compartiremos, no lo dudes. La Trans sigue en pie. Yo es que no soy muy de comentar lo que se va a hacer. Si el trabajo no me lo impide, allí estaremos para aprender uno del otro. Seguro que antes en alguna otra.

Asís, un año tenéis que ir. Marca.

Michel, eso es clarísimo. Las cosas jamás te van a hacer feliz. Eso hay que buscarlo dentro de cada uno. Siempre está ahí, aunque a veces se nos olvide o sea ya irrecuperable.

Un abrazo para todos.