martes, 22 de mayo de 2012

Ultratrail de los 10000 del Soplao, excusas


Salí del avituallamiento de Bárcena Mayor (Km. 87), comencé la ascensión de El Moral, llegué al Km. 88, permanecí un minuto apoyado en un árbol meditando y decidí darme la vuelta de nuevo hacia el punto de partida. Cuando le dije a la organización que me retiraba, me contestaron que la carrera había sido suspendida por el mal tiempo.

Honestamente pienso que no había razón para tomar esta drástica decisión. Las condiciones fueron adversas, es cierto, pero creo que no había peligro serio para los participantes aunque parece ser que se produjeron bastantes hipotermias. En peores nos las hemos visto. Sí, cuando estás en carrera, las horas transcurren muy despacio bajo la lluvia, sobre todo si es de noche y no hay chaqueta que aguante e impida que sientas estar desnudo bajo una ducha. Sí, hacía frío. De hecho, no es que tuviera que prestarle los guantes a un compañero, es que incluso se los tuve que poner dedo a dedo porque el chaval no era capaz de colocárselos. Sí, había barro por doquier, pero a eso hay que encontrarle la gracia, ser duro y saber mantener la convicción para seguir a pesar de las complicaciones. Tampoco hay que olvidar que el ochenta por ciento de este ultratrail es terreno muy fácil, infinitos kilómetros de pista. Sin embargo, creo que en ningún momento hubo riesgo real de daño irreparable para ninguno de nosotros aunque es fácil argumentar sin sentir el peso de la responsabilidad de la seguridad de tantos atletas perdidos por el monte.

En fin, la cuestión: ¿Por qué me retiré yo?

Sí, estaba agotado, tenía frío y sueño. Tras una diminuta ventana de buen tiempo a mediodía del sábado, las nubes negras de nuevo auguraban largas horas de chaparrones, pero no es excusa. En otras ocasiones me he sentido peor y he seguido adelante en condiciones aún más lamentables. Simplemente estaba fuera de carrera, desmotivado y sin encontrarle demasiado sentido a lo que estaba haciendo. Tal vez si el recorrido hubiera tenido los 112 kilómetros que indicaba el rutómetro y no los más de 123 que nos confirmó la organización por un error de medición, me hubiera atrevido con ello, pero los 37 kilómetros que me anunciaron que restaban hasta meta desde el avituallamiento, además de las dos ascensiones de alta dificultad  para hacer sin bastones por el estado del terreno, influyeron en mi decisión final. Tal vez también la paliza previa a la carrera, dormir mal el jueves, trabajar el viernes por la mañana, un viaje de casi cinco horas para enlazar con la salida a las once de la noche. ¿Quién sabe? El hecho de que no tomara ni un gel durante la prueba da idea de mi actitud, como si ni siquiera intentara enderezarme cuando  el agotamiento asomaba  y la aventura se torcía.

Sí hay algo en lo que he cambiado. Me cuesta arrastrarme. Creo que puedo hacerlo mucho mejor y me jode ir penando a un ritmo patético. Cuando ya no puedo correr (Km. 70), me parece que allí ya no pinto nada, que puedo hacerlo mucho mejor y que debería entrenar para moverme con más soltura y suficiencia, que tengo condiciones para ello. Mi primer día de montaña fue el Trail Oh Meu Deus de hace quince días. Mi segundo día de monte fue este y claro, con estas alforjas, el viaje no puede ser muy largo. Ya estoy corriendo con regularidad pero dispongo de poco tiempo y se trata de lentamente ir creciendo. El palizón de este fin de semana fue otro escalón.

Por otro lado, tengo la cabeza en otras cosas. Por un lado preocupaciones, por otro esperanzas y me apetece dedicar fines de semana a placeres más sencillos, sin cronómetros, distancias o normas. A veces pienso en el cambio de Nacho, en que tal vez no me vendría mal una especie de periodo sabático donde me dedique  sólo a entrenar y a disfrutar de la actividad física en sí misma, sin dorsales por medio. Aunque en el anterior post anhelaba guerra para evadirme, reconozco que prefiero la vía de escape de su vientre.  Las carreras puede que vuelvan o pueden que se queden ahí para siempre, como entrañable recuerdo.
Ahora mismo busco otros retos en mi vida. Llegó el día en que dejé de ser Espartaco. Supongo que serán ciclos y todo volverá a su lugar dentro de un orden. Lo que tengo claro es que voy a competir menos, entrenar más y dedicar más atención a otros aspectos de mi vida que, en este momento, me ilusionan más. Estoy apuntado a la Media de Cuatro Calzadas del próximo domingo porque está al lado de casa pero francamente me apetece más el concierto de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León del sábado por la tarde. 

Iremos contando.

Me pregunto por qué. "Wonder Why", una de las canciones más bonitas de 2011 a cargo de Vetiver. 


18 comentarios:

spanjaard dijo...

Dagal, pues quizá ahí radique la gracia del ser humano. Su humanidad es su imprevisibilidad. Hay excepciones que llenan portadas pero es posible que hayamos dado con la llave del conocimiento sobre nosotros mismos: somos como somos.

Mi herramienta para sobreponerme a esos vaivenes es ir dejándolo correr. Nada importa tanto. Tu me entiendes, que para eso me has aguantado durante 15 horas sin parar.

Saludos de otro no-Soplao.

SPJ

davidiego dijo...

La felicidad, lo que nos llena, no siempre está en el mismo sitio.

Que la sigas encontrando.

Espero seguir compartiendo entrenos.

Un abrazo.

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Ciclos, etapas... Cambios para volver a ser el mismo, pero mejor.
Ànimo y enhorabuena por los 88km. Los que conozco que han ído lo describen bastante peor que tú.
Nos vemos en La Pesquera cualquier tarde y echamos unas risas!

Pdta: ¿Hace una escapada a Gredos?

Suso dijo...

Ánimo, Abel.
Un abrazo.

Nacho Cembellín dijo...

Justo me nombras y.... llevo todo el invierno subiendo a correr al menos una vez por semana a la sierra. Algunos días diez, otros quince o veinte e incluso hubo un día de 30 en tres horas!!!!. En mi mente se ha ido dibujando un reto, un reto sin dorsal, un reto personal. Atravesar la sierra de Guadarrama de lado a lado, desde Peguerinos en Avila, hasta el puerto de Somosierra. Quizás en Julio, un fin de semana intente el reto en menos de 24 h, quizás!.

Hace quince días, un buen amigo me sugirió correr los 50 k de Lozoya q otro amigo organiza, Antonio de la Rosa. Finalmente me ha convencido y el día dos los corro junto al Brother, mi mejor compañero de raid de aventura. Pero como es una fiesta y una carrera pequeñita, aunque larga, en unas montañas preciosas, he liado a más amigos. Raquel, mi niña, Diego, Pablo, Gustavo e incluso el jefe de Raquel correran los 20 km, pues tb hay una media... incluso he invitado al doc, no te digo más: http://www.festivaldeaventura.com/

Atalanta dijo...

Luis, gracias. Estoy perfectamente. Es un cambio que iba viendo venir. Yo me conozco. Ya no me apetece ir a las carreras para sólo cumplir. Me gustaría hacerlo mejor y este año, por lesiones y falta de tiempo no he podido apenas entrenar. Llevo un par de semanas en ello y me gusta y con eso por ahora me basta. En el aspecto de que tienes otras aficiones y gustos eres como yo y por ahora, me llenan más otras cosas. Deporte a diario no puedo dejar de hacer pero trataré de ser mucho más selectivo.

David, tú también lo sabes de sobra, que está en muchas cosas y personas que nos rodean. Por supuesto que seguiremos corriendo juntos. El deporte casi diario jamás podrá salir de mi vida.

Manu, de eso se trata, de construir de otra forma. Analizar o abandonar cosas que ya no me llenan como cuando dejé de ver tele o retransmisiones deportivas y me refiero a una forma de hacer deporte absurda. Intentaré disfrutar de otra forma. Pesquera y Gredos. Ya sabes que siempre dispuesto.

Suso, gracias. Estoy contento. Lo que ocurre es que todo lo que escribo me sale demasiado sentío. Me lo tengo que mirar :)

Nacho, sé perfectamente que haces deporte pero abandonaste una forma, que no tiene nada que ver con la mía. Todo lo contrario. La tuya era demasiado seria. La mía demasiado anárquica e imprudente aunque me ha servido para conseguir logros que jamás hubiera soñado. Quizá ambos buscamos el término medio. Si te apetece, cuando te animes a la integral de Guadarrama, te acompaño. Ya sabes que yo soy más de largas distancias.

Abrazo para todos. Insisto, estoy feliz. Sólo son reflexiones. Esto no es tan importante en la vida y deporte haré hasta que me muera, eso no me lo quita nadie.

ser13gio dijo...

En mi parón obligatorio le he dado alguna vuelta al tema este del correr y la competición. Antes de cascarme ya había llegado a una conclusión relativamente válida, no me apetece desgastarme en carreras "menores" (dicho con todo el respeto): los últimos diez años hacía una carrera al año, pero me llenaba como 20, vivía el entrenamiento más, el viaje, leía, me metía en la carrera y el viaje a otra cultura, no solo la parte deportiva y competitiva. Espero volver a correr y creo que será por ese camino, cosas que de verdad me llenen, y casi solo esas. Pero bueno, ya veremos.

Otro que tiene ganas de hacer Guadarrama entero, no sé si desde Somosierra o más lejos, y tampoco sé dónde acabarlo, lleva rondando la cabeza bastante tiempo.

A cuidarse y a hacer lo que te pida el cuerpo,
s

Suso dijo...

Espero que lo ocurrido no influya para nada en nuestra Transpirenaica, ya que está demasiado cerca el proyecto.
A mí, por lo memos, me ha servido para tomar una decisión sobre los calcetines que me llevaré a la cordillera esa.
Los Injinji con dedos no me han producido ni un solo roce, y eso que los pies estuvieron siempre mojados.
Un abrazo.

Michel dijo...

Hagas lo que hagas siempre estará muy bien, el caso es que seas feliz y disfrutes de ello.

La vida son etapas, cambios y a veces muy duros.

Un abrazo y cuenta conmigo para lo que pueda ayudarte.

PD: Se acaban de abrir las inscripciones para la Transvulcania 2013 el 11 de mayo en la isla de La Palma.
Sólo a título informativo.

Michel dijo...

Hagas lo que hagas siempre estará muy bien, el caso es que seas feliz y disfrutes de ello.

La vida son etapas, cambios y a veces muy duros.

Un abrazo y cuenta conmigo para lo que pueda ayudarte.

PD: Se acaban de abrir las inscripciones para la Transvulcania 2013 el 11 de mayo en la isla de La Palma.
Sólo a título informativo.

col dijo...

Son ciclos. De más o menos duración. Sin más.

Busca un par de días para cargar las pilas, para desconectar, para reencontrarte con las buenas sensaciones y sobretodo, con gente que te aprecia...El Anillo Vindio es una buena oportunidad :)

Vamos, creo que tienes motivos para estar contento, feliz e ilusionado.

Abrazos. Y cuando queráis os recibimos en Donosti.

Anónimo dijo...

Lo importante es disfrutar con lo que estés haciendo en cada momento.
A estas alturas ya no tienes que demostrar nada a nadie, así que si no te apetece competir pues a otras cosas, siempre nos quedará la verracada, en tos lus frentis y jaramugadas múltiples...

Espartaco :)
Arturo

CiegoSabino dijo...

Bueno, que te has convertido en un flojeras, quieres decir,¿no?, jajaja.

Pues nada hombre, cuando tengas ganas de volver a otra te apuntas y listo, por aquí estaremos.

¿Y si le das un poco de caña al tri?. Te da tiempo para Ponferrada. Además eso va a ser una competición casi sin competidores, vamos como una jaramugada.

yonhey dijo...

Vaya matao, te retiraste con solo 87 km., je je, ya muchos los quisieran aunque fueran arrastrándose.
Lo cierto es que estan cosas van por etapas, unas veces apetecen unas cosas y otras te dan desidia, con el tiempo, antes o después vuelven. Es algo normal.
También se puede asistir a carreras, donde siempre tienes una organización, a diferencia de los entrenamientos personales, pero sin reloj ni presión, para disfrutar a un ritmo cómodo sin más.
Haz lo que el cuerpo y la mente te pidan. Salu2

Efedexdx dijo...

Yo soy más radical: Haz lo que te salga de los ...
No tienes que dar explicaciones a nadie más que a tí mismo.
Como dice el gran Tato: "Sé feliz"

Txero dijo...

Sí, yo también estoy quemando etapas: creí que nunca lo haría pero esta misma mañana he ido a una clíncia de adelgazamiento para controlar mi ya descontrolado sobrepeso. Me dice el médico que no tome tinto. No te jode, no lo tomes tú, tío cabrón. Me dice que no es necesario que vaya al gimnasio, menos mal, por que no pensaba ir. Pero que vaya de paseo que tengo los músculos agarrotados, ¿qué músculos? le dije yo. Me dice que no pase hambre (como si la hubiera pasado alguna vez) pero que no coma nada de lo que él me prescribe: biscotes, espárragos, carnes blancas y pescados blancos, of course. Me ha caído mal ese `jo puta´ que encima no tiene ni media hostia.
Bueno, pues eso, que cada uno quema sus etapas y su grasa como buenamente puede. Además, mi señora está de nuevo embarazada. Eso, yo de dieta y una boca más que alimentar. Siempre se dijo: jodidos pero contentos.

Anónimo dijo...

Animo, mucho ánimo desde el avituallamiento de Barcena Mayor.
Yo , ya estaba un poco "grogui"(llevaba 36 h . en pie) y tal vez no te pude atender como te merecías .En cualquier caso, la decisión que tomaras siempre iba a ser la acertada.quien te va a decir lo contrario?

Atalanta dijo...

Sergio, pues estuve a punto de mencionarte en el post. Me pareces un ejemplo a seguir. Mi intención es competir menos e intentar llegar de otra forma a citas clave. Esta forma de correr, sin apenas entrenar, me parece un tanto absurda. Aunque el sábado, si hubiera seguido, hubiera sido de los pocos que habría terminado, no le veía el sentido. Me parece que puedo dar mucho más de mí. Guadarrama, te digo lo mismo que al chulo, mooola.

Suso, ahora mismo no estoy muy motivado pero se me irá pasando. Hablamos.

Michel, gracias, amigo. Esto no es un drama. Estoy perfectamente, en algunos aspectos de mi vida, mejor que nunca. Simplemente quiero tomármelo de otra forma. Etapa, bien dices. Elegiré menos carreras a más corto plazo. Transvulcania queda a trasmano. Abrazo.

Asís, toda la razón. Me sobran los motivos para estar contento. Por ahora a disfrutar del deporte en sí, sin pensarlo mucho más. La próxima semana decidimos Vindio, un par de días con amigos, eso lo mejor. En Julio nos vemos.

ARturo, de eso se trata de disfrutar con lo que hago y tal vez el sábado me di cuenta de que había perdido algo. La Verracada Nui !, eso sí es una prueba de prestigio. Que se quite UTMB. Iremos viendo con calma. Gracias, dagal.

Ciego, será eso. Simplemente creo que me aburrí compitiendo a mi manera. No tengo tu pasión por estas cosas. Tal vez lo que quiero es subir un escalón y para eso tengo que tomármelo de otra forma. Ponferrada, ya se verá. En Julio tendré más tiempo y según vaya encarando el día a día.

Yonhey, toda la razón. Seguro que vuelven las ganas de hacer carreras y jaramugadas a nuestro estilo. Disfrutar del deporte y la montaña no se me va a olvidar, te lo aseguro. También tengo demasiadas historias en la cabeza.

Efedexdx, amén. Tato es un sabio.

Txero, ja, ja, muy bueno. No me digas que ahora pagas a un fulano para que que te diga lo que tienes que comer. Dame a mí esa pasta y yo te digo lo que tienes que hacer. No te quedarás tan flaco como yo pero veinte kilos te los bajo en un año, si cumples :). Lo tuyo es anormal, tu tienes buena constitución, un chasis de Adonis, lo que ocurre es que te abandonaste de mala manera. Me alegro un montón de que esté en camino un hermanito para César. REcuerdos a Ana. Abrazote.

Anónimo, qué va, hombre. El trato de la organización fue exquisito. Se veía que eráis muy buena gente. Enhorabuena, organizar un sarao de esa envergadura tiene un gran mérito. He terminado cosas mucho más duras, simplemente estaba fuera de carrera, sin motivación. No me había ocurrido nunca pero no era nada importante. Ya os decía, Cabezón, mejor que Chamonix.

Gracias y abrazo para todos.