viernes, 30 de enero de 2015

DESAFÍO RUN & ROLL, un "Riki Abad" en flojo



Ricardo Abad corrió 500 maratones en 500 días consecutivos. Sin palabras. A mí, preparando los 100 de Vallecas del 8 de marzo, me vale con tratar de completar uno cada semana. Se me ocurrió disfrazar el entreno como un reto, y ya de puestos, ponerle un nombre: DESAFÍO RUN AND ROLL.  

A día de hoy, habiendo comenzado el 4 de enero, llevo cuatro; veremos si llego a los 10 que serían, incluido el del día de la prueba final. Son entrenamientos tranquilos, recorridos al trote, tratando de adaptarme a la distancia, confiando en que llegue el bendito día en que al pasar de los 30 kilómetros, no me duelan las piernas, aunque cualquiera que corra, sabe que el mayor reto es mental, de predisposición y actitud al inicio, de dureza y puro aguante al final. 

Me conviene hacerlos llanos por asfalto pero esta cabra tira al monte, y aunque aquí,  a veces no quede otra que ir caminando y el tiempo en marcha se dispare, es lo que hay, es cuando más gozo: pegado a la tierra. 

Mañana o pasado vuelvo a la carga, no tengo claro ni hora ni recorrido, sí que será saliendo del pueblo.

Seguro que compartimos más de un kilómetro, puede que más de un maratón.