miércoles, 21 de septiembre de 2011

El árbol de la vida


Si tres días después de ver una película, sigues recordándola y reflexionando sobre su mensaje, no es mala señal. Me es complicado escribir sobre ella. Precisamente por eso, se merece un post.

Es una película arriesgada. Hay que tener un par de huevos para decidir contar una historia de este modo. Me pregunto si el autor, a lo largo del proceso creativo, no albergaría dudas, no se preguntaría si por ambicioso, no estaría pariendo un pastiche críptico y pretencioso. Hay que estar muy seguro o llamarse Terrence Malick.

Malick es un tipo raro. Hace muy pocas películas, casi no hay fotos de él, no concede entrevistas. Gasta aura de genio y todos quieren trabajar con él. Filósofo de vocación y profesión a la búsqueda de respuestas. Siembre a la caza de esa dimensión espiritual que supuestamente nos rodea y que tan bien retrata en las dos películas suyas que he visto: “Malas tierras” (de la que ya escribí algo) y “La delgada línea roja”.

La película se desarrolla en dos planos. Uno general que trata el origen de la vida en el mundo. Otro a ras de suelo, colocando el foco en una pequeña chispa de esa vida que nació hace millones de años, en las miserias de un autoritario padre de familia americano de mediados del siglo XX y la complicada relación con su hijo. Tan lejos y tan cerca. El mismo hálito, el que compartimos todos los seres de este planeta, la misma fuerza vital, la del árbol que crece frente a su casa y la que alimenta al lector de estas líneas.

Visualmente es un verdadero espectáculo. Las imágenes de la formación del planeta y del nacimiento de la vida junto al uso de la música clásica son tremendamente efectivas a lo largo de todo el metraje. Los planos más pedestres, los de la naturaleza y la familia están enfermizamente mimados. En muchos sentidos me recuerda al tratamiento de Jane Campion en “Bright Eyes” de la que ya hablé el año pasado. La película es pura poesía.

Es un canto a la naturaleza, a la vida. Sí, aquí también está la muerte, el fin y el dolor pero vence la capacidad de asombro ante el cotidiano milagro de la vida. Hay que ser un tipo duro para utilizar una voz en “off” casi al final de la película para soltar algo así como “ama, sorpréndete, ten esperanza” sin sonrojarte. Pocos lo podrían hacer sin que pareciera ridículo.

También es verdad que me he encontrado con esta película en el momento oportuno en mi vida, aquél en que precisamente trato de encontrar todo lo bueno que hay alrededor.

Aviso para navegantes. Sí, sí, Palma de Oro en Cannes y lo que quieras pero a estas películas hay que ir predispuesto –no todos los días apetece ver “2001” por muy buena que sea-. A muchísima gente le parecerá aburrida. De hecho, la mujer que tenía a mi lado se quedó dormida.

10 comentarios:

MAE dijo...

¡¡¡¡¡qué ganas tengo de verla!!!! pensé que aún n o la habían estrenado, y si encima la recomiendas en cuanto la vea que cuetno que tal.

Besicos guapo

Unai dijo...

Una película muy especial.

davidiego dijo...

Sin verla coincido contigo y por eso ya estoy dispuesto para mañana, antes de ayer calentamos motores con Stella, este vez me has adelantado.

TSI-NA-PAH dijo...

A mi me gusto mucho, no tanto como sus anteriores!Sobre todo "The Thin Red Line".Eramos un sabado 5 en el cine y tres dormian al cabo de media hora!!!
la pelicula es poesia pura y es para eflexionar muchos dias en ella. Es algo mas alla que cine, es filosofia en imagenes!
Un abrazo

Atalanta dijo...

Mae, piénsate bien si es tu estilo. Luego no te me quejes :). Bs. Me gusta verte por aquí.

Unai, diferente, ¿verdad? Se echa de menos algo de riesgo en las pantallas. No sé quién será el productor, el que pone la pasta aunque Malick tiene un prestigio y me imagino que una recaudación fija de entusiastas.Eso sí, no creo que en Salamanca dure mucho.

DAvid, el sábado tarde para recuperarme de la paliza. Ya me contarás. Recomiéndame algo para el fin de semana que estoy en Salamanca. Oye, me voy el viernes tarde en bici, por si andas por ahí y te apetece salir el encuentro. La gaita es que tengo que ir con la mochila con la ropa.

Tsi,toda la razón. Más que cine. Donde unos ven negocio, aquí hay arte. Ya veo que también te llegó. Si es que eres un raro :)Por eso me da miedo recomendarla. Alguno me mata.

El crusti dijo...

He leído cosas buenas y malas. Desde luego la tengo en mente aunque eso del cine para mí ya dejó de existir...
Auqnue después de ver la serie de pelis de karate en la Sexta los lunes, estoy motivadísimo. Tras ver "Kárate a muerte en Bangkok" hace dos semanas; el pasado lunes..."El furor del dragón", Bruce Lee contra Chuck Norris, OH MY GOD (pronunciese con entrecortada voz orgásmica)
Los que son de mi generación deberían entenderlo.
Viva el cine!!

Un abrazo

Santi

Popi dijo...

La Delgada Linea Roja me impresionó y allí, sin decir una palabra, todo en imágenes, ya ponía en contrapunto la exuberancia del orden natural de las cosas con las barbaridades que hacemos los hombres... me da a mi que es algo que le tiene loco al Malick. Ésta es impeninable, oiga!!!

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Una obra maestra absoluta, llevo días pensando en ella. "La delgada línea roja", otra película extraordinaria, todavía mantenía un hilo argumental. Aquí, incluso en la parte narrativa, Malick ha optado por la desestructuración, las sensaciones se lo comen todo. Quizá la mejor película que he visto desde "Dogville".

Saludos.

Atalanta dijo...

SAnti, venga, yo creo que te va a gustar. Una pena, porque esta es una peli para ver en sala de cine, en pantalla grande. No, si ya decía yo, es que era un ciclo. Me daba la impresión de que anunciaban muchas pelis de mamporros. Ya no me gustaban de dagal, imagínate ahora. Mucha, mucha suerte en Berlín.

Popi, sí, sí La delgada es una peli del mismo palo, más redonda creo yo. Allí los pensamientos del Caviezel no parecen tan postizos como resultan aquí a veces. Pero me llega, me gusta la última. No lo puedo evitar. Hay momentos sublimes

Gonzalo, sí a veces es una exposición de planos en los que se busca que el espectador vea, sienta lo que hay alrededor. Y si le predisposición es adecuado, lo consigue. Échale un ojo a "Brigh Eyes" que también tenía la misma miga.

robertin dijo...

Coincido en que hay q estar preparado y elegir el momento. Yo elegí uno malo y luego fuí capaz de rectificar mejorando la prespectiva. Me gusta ese aviso.