sábado, 10 de septiembre de 2011

El peso de una relación



Mantener una relación con buena salud siempre es  difícil. Además sé que soy una pareja complicada. Llevamos siete años juntos. La sigo queriendo como el primer día pero el amor no basta. Ella me pide que trabaje, que luche por ella, que intente merecerla. Yo la escucho y cada día formulo buenos propósitos que casi nunca cumplo. Ella me mira, frunce el ceño, ladea la cabeza decepcionada y me vuelve a dar otra oportunidad. Ella entregó  su ser entero para que fuéramos felices  y me ha llevado más lejos que ninguna de mis otras chicas. Claro, me hizo sufrir pero casi siempre me dio lo que esperaba, a veces mucho más.  Hemos pasado malos momentos, algunos de los peores fueron en  esos tramos, esas etapas de la vida en que todo marcha mal, en que la carretera  enfila hacia abajo sin una curva o fin a la vista. Todos sabemos que hay que saber encarar y superar las dificultades. Sin embargo, cuando el viento era fuerte y soplaba en nuestra contra, no éramos capaces de soportar las adversidades y varias veces estuvo a punto de echarme violentamente de su lado.




De hecho hace un par de meses estuve a punto de abandonarla. Por sorpresa, sin hablarlo con ella, en un arrebato, se la presenté a un amigo por si le interesaba para así poder centrarme en mi otra pareja. Se me rompía el corazón pero creía que era lo mejor para los dos. Sin embargo lo pensé mejor. Demasiados recuerdos unidos. Ya no puedo separarme de ella.  Siempre la echaría de menos. Ahora estoy convencido de que seguiremos juntos  hasta el final.

Reconozco que he vuelto a defraudarla, que no me he portado como debía, que descuidé mis deberes y responsabilidades. Sin embargo, una vez más le ruego que me ayude a estar a su altura, que me lleve  junto a ella y no se avergüence de mí. Será la última vez. Lo prometo.  Entre abochornado y suplicante,  le pido una nueva oportunidad, que el sábado me lleve a lo más alto y que el domingo me acompañe con dignidad en mi seguro sufrimiento. Una última vez. La próxima yo pondré la mayor parte, yo llevaré el peso de la relación con la vista puesta en un feliz  futuro en común.

El lunes os cuento si me perdonó.




14 comentarios:

Chals dijo...

je je je, por un momento he pensado que tu bici era tu chica. Cuando has llegado a la parte 'Por sorpresa, sin hablarlo con ella, en un arrebato, se la presenté a un amigo por si le interesaba para así poder centrarme en mi otra pareja. Se me rompía el corazón pero creía que era lo mejor para los dos.' me he quedado de piedra, muy bueno.
Saludos Atalanta, no te canses mucho.

PABLOSKIM dijo...

Esas relaciones son duras amigo, te comprendo, ja, ja...
Pero siempre acabamos volviendo...
Pero ella nunca nos dejara tirados... o si...
Muy bueno el post, yo tambien habia picado.
Dale duro que es lo que les gusta.
Saludos compañero..

Clemente Alonso McKernan dijo...

Márcate un detalle y regálale un sillin decente (specialized phenom sería mi elección), ;D

Balti dijo...

Me suena esa historia.....
Un saludo Amigo!!!!!

Xocas dijo...

No sé como puedes ser tan poco cariñoso con una chica como esa. Se merece lo mejor (y tú se lo puedes dar, pillín). ¡Suerte!

davidiego dijo...

Con esas palabras que gastas, la tienes a tus pies.

Furacán dijo...

jejeje creo que llevamos historias paralelas pero a ti te trata mejor. Mucha suerte y saluda a mis compis en Laviana!

Atalanta dijo...

Chals, bueno, hay que reconocer que las relaciones reales son bastante similares. Cansarme, me cansé y mucho. Esta noche escribo algo.

Pablo, gracias. Ésta es una chica dura que por mal que la trate, lucha por mí :)

Clemente, otro que tal baila. Si me hubieran dado un euro por cada uno que me ha dicho que el duopower es espantoso...Somos pocos y en ambientes triatléticos menos. A ver si me patrocinan. Mi culo ya no quiere otra cosa :)

BAlti :)

Xocas, tienes toda la razón.

DAvid, es para enamorarla. Hay que reconocer que la flecha se portó el fin de semana. El indio no tanto.

Furacán, propósito de montar algo más. SAludados quedaron, claro que pregunté por ti. TE tenías que haber animado. Muy duro y en familia.

El crusti dijo...

Bicifilia?? Vivan las parafilias si son como ésta!!!

Un abrazo

Santi

Greta dijo...

Curioso que te resulte más fácil hablar de una bici que de una persona, curioso que le adjudiques emociones, sentimientos y sensaciones... curioso que aprecies facilmente cualidades en un ser inanimado y, quizás, las obvies en los seres animados. Curioso.

te lo digo con todo mi cariño de persona!! :-)))

(y la palabrita: mutter... hale: ahí es nada!!!!)

CiegoSabino dijo...

Declarado el amor y conseguido el perdón por su parte ahora sólo falta que le prestes algo más de atención, esos pequeños detalles que siempre vienen bien: un manguerazo de vez en cuando, un poquito de aceite "lubricante", ajustar un tornillito en caso necesario... ya sabes que se conforma con poco.

Popi dijo...

simplemente preciosa Suzanne...

Mildolores dijo...

¡Seguro que sí! Eso sí, no te olvides de tratarla con el máximo respeto.
suerte.

Atalanta dijo...

SAnti, a veces es un poco fría :)

Raquel, eso es lo que tú no sabes. El post es una broma. Evidentemente no voy a contar aquí mis poblemas de relación de pareja.

Ciego, qué razón tienes.

Popi, la bici y la canción.

Mildo, si yo el propósito lo tengo...