domingo, 15 de abril de 2012

La agonía del parte


A los que tenéis una edad seguro que vuestro padre más de una vez os mandó callar durante la comida porque quería oír "el parte". El telediario, para los no iniciados. Ahora el término cayó en desuso, ni mi padre lo utiliza. Como ya contaba en el anterior artículo, viendo el seguimiento de la Semana Santa por el telediario, se me ocurrió escribir sobre el tema.

No sé si me pasa sólo a mí pero tengo la impresión de que los noticiarios diarios cada vez tienen menos interés. La cosa progresivamente se va reduciendo a unos elementos comunes que se repiten y pierden valor real cada año. Los periodistas parecen meros peones con funciones administrativas sin nada que aportar a pesar de muchos años de formación.

Los puntos cardinales de un telediario en la actualidad:


- Política. Aquí tenemos a los políticos con sus declaraciones para medios. Claras, cortas, concisas. El mensaje siempre simple. En estos tiempos básicamente transmiten miedo. Virgencita, virgencita.


- Deporte. Quince minutos y subiendo de fútbol, mejor sería decir. Tratamiento poco serio, frívolo, infantil, patriotero. Harto de himnos, banderas y drogas.

- Sucesos y vídeos varios. No puede faltar el vecino contando que parecía una persona muy normal.  Depende de la cadena, unas disfrutan más que otras con el morbo y el olor a sangre. Las hay que tiran más del vídeo  curioso, tierno o simplemente idiota que en esos momentos circule por la red. Un filón.

- El tiempo antes del tiempo se lleva sus más de cinco minutos. En verano avisos por el calor. Rostros de gente achicharrada en Sevilla mientras escuchas consejos para que bebas agua y te pongas a la sombra. En invierno, declaraciones de conductores  parados en una autopista y gente contándote que hace un frío de la hostia. Tampoco puede faltar un clásico, abuelos bañándose en La Concha.

Progresivamente se asienta la idea de que la única función del informante es la de entretener un rato al país. Opiniones hay muchas, incluso actitudes peligrosas pero análisis serios de una noticia o fenómeno no lo veo por ningún lado. 

Partiendo de que cada siervo sirve a su amo, al grupo mediático que paga vinculado a un determinado color político, cada espectador gusta de escuchar al vocero que le confirme en su ideología o posición. La pregunta es si eso tiene algún sentido o realmente sirve para algo y no merecería más la pena simplemente apagar el televisor.

Si estoy en casa los sábados por la noche, suelo ver el clásico entre clásicos de Televisión Española que es "Informe Semanal". Desde crío me gustaban sus reportajes. Todavía me siguen pareciendo buenos. Tratamiento serio que da que pensar y baja a pie de obra. Eso es lo que yo entiendo por periodismo y eso es lo que ahora no encuentro por ningún lado.

"My Back Pages, un incunable dylanita en la preciosa versión de los Byrds, más valioso cuanto más viejo.


17 comentarios:

davidiego dijo...

Antes el parte duraba 25' y era màs serio. Ahora las noticias parecen un preludio de lo que importa, el fútbol, la publicidas y el hombre del tiempo. Los telediarios de ahora se alargan y alargan a base de chorradas.

Fui muy de tele, cada vez la veo menos aunque sigo aficionado, pero ahora, internet y la radio me larecen màs inmediatas y plurales.

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Aquí otro fiel a "Informe Semanal", y ultimamente "La Sexta Columna". En mi casa "el parte" sigue siendo lo más visto, y ahora además con los distintos horarios de las diferentes cadenas, vemos hasta tres por sesión. Jejejeje...

Félix dijo...

Amigos.
Los informativos de TV y radio, los periódicos y las agencias efectivamente sirven a sus amos y para ello nada mejor que hacer noticias que aterroricen al personal para luego justificar todas las barbaridades que nos están haciendo (vacas locas y gripe A con miles de millones malgastados en farmeceútica, poner a parir los servicios públicos para luego privatizarlos y forrarse los de siempre, hundir la economía para acabar con los derechos de los trabajadores, que como todos sabemos son los culpables de todo).
Lo malo es que la alternativa, internet está repleta de zumbados.

ser13gio dijo...

El periodismo está en coma y la televisión, muerta. No hay por donde coger ni lo uno ni lo otro (vale, hay excepciones, pero el 99,99% es como para afirmar con cierta seguridad).

Una entrevista interesante, por si tienes un rato: http://www.jotdown.es/2012/04/enrique-meneses-el-futuro-son-los-bloggers/
s

Suso dijo...

Criticar a los Medios por sus contenidos es bastante ingenuo y peregrino, un análisis simplón que no aborda la realidad que intentan esconder: su propia muerte. El problema no es que nos digan la mentira o la verdad... conceptos arcaicos y casi prehistóricos. El verdadero problema es que se han cargado la "noticia" desde hace mucho tiempo... y no saben cómo ocultarlo.
Yo como en la mesa mirando al frente en mi cocina. El televisor queda a mi izquierda. Me da igual que un terremoto se cargue a 44.000 personas o que un niño hambriento me pida llorando un plato de comida.
Incluso la cercanía geográfica ya no me afecta: me da igual que en un tunel de Madrid se mueran de hambre medio centenar de rumanos o que atraquen la gasolinera de mi pueblo.
Últimamente están viviendo de la crisis y la miseria de los demás. Los tertulianos debaten hasta las 2 de la madrugada cobrando por ello primas astronómicas. Pero pronto se les acabará el chollo... a ellos y a los medios que les pagan.
Se están cargando la gallina de los huevos de oro... no saben que el filón se acabará.
Una información se convierte en noticia cuando, dicho de forma rápida, un acontecimiento es muy improbable e inusual... Pongo un ejemplo muy sencillo. Sería un bombazo que este año no se vendiera ni un solo décimo de lotería, un bombazo mucho mayor que la caída de otro par de Torres Gemelas.
No sé si me explico.
Vengo a decir simplemente que la saturación informativa se ha cargado a la propia información, es decir, que nos están vendiendo aire por sucesos, gato por liebre.
Un saludo.

Suso dijo...

Vendernos gato por liebre es intentar hacernos creer que un telediario está lleno de noticias.
Algo similar intentan los Poderes y los Estados. Aprovechan las revoluciones cíclicas y las crisis para reconvertirse y ocultar que hace mucho tiempo que también están muertos, como las noticias.
Ahí tenemos el caso de los países del norte del Magreb... el vivo ejemplo de cómo las estructuras del poder nunca se suicidan, sino que integran y canalizan la energía para crear un Estado más justo, más democrático e igualitario... en definitiva, un Estado renovado, fortalecido y legitimado, en el que alternarán el centro, la izquierda, la derecha, o una nueva hornada de ecologistas, o de nacionalistas...
Cuando un telediario nocturno nos recuerda que el día siguiente es el día de los Santos Inocentes, nos está engañando al manipular los conceptos de la "mentira" o la "verdad" en su propio beneficio: la información siempre es objetiva, y los Santos Inocenetes son la excepción que confirma la regla.
Una cosa que ha dejado de existir no es subjetiva ni objetiva, no es buena ni mala, no es mentira ni es verdad...

Suso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Suso dijo...

Y ya termino.
De la misma manera que las estructuras políticas no se suicidan, sino que se fortalecen bebiendo la propia sangre que les sale de sus venas, los medios de comunicación tampoco lo hacen... más bien apuran hasta el final los soportes, como lo ha hecho la industria del automóvil con los combustibles fósiles... no queman el papel hasta que arde por sí mismo una vez que han llegado los nuevos monstruos tecnológicos.
Actualmente no se consume información, sino los objetos del deseo que a veces la anulan y por la que un niño estaría dispuesto a matar en un suburbio de cualquier ciudad.
En cuanto a los nuevos géneros... todo esto que ahora está tanto de moda en la red, también tiene los días contados, porque está a merced de la industria y de la moda.
Intentarán vendernos de nuevo el papel, como el Escarabajo, o la máquina de escribir... aquellos que tengan la suya guardada se habrán ahorrado un gran rodeo y un extenuante viaje... y no tendrán la casa llena de cacharros.

Suso dijo...

Me vas a matar, Abel.
Con la escusa de la inmediatez de los nuevos medios y la democratización de la información nos están llevando a veces por mal camino. De entrada nos quieren hacer creer que todo lo hacen por nuestro bien y que no subirse al tiovivo tecnológicomunicativo es quedar al márgen del progreso y del futuro.La inmediatez a veces se carga la poesía de otros medios... Pero ya no estamos dispuestos a esperar por una carta de amor en el buzón, lo más aberrante para el sistema, poco eficiente, improductivo, arcaico...
Soy torpe a más no poder con el manejo de los nuevos medios. Me hago un lío con las contraseñas... Mi complejo de inferioridad y culpabilidad avanza al ver que soy incapaz de actualizar el feisbuk o el tuiter, o mi propio blog, o este tema que me apasiona.
Lo que nos debería producir placer acaba produciendo insatisfacción y estrés... Lo queremos abarcar todo y estar en todos los sitios como si fuéramos divinos. Comentamos de forma superficial en los blogs, igual que hacemos el amor, a veces por inercia y obligación...
Por eso no entiendo como puedes afrontar diariamente tu abultada agenda de compromisos y carreras y hacerlo al mismo tiempo de una forma sincera, sentida y honesta.

plato53 dijo...

La agonía del parte. ¿Acaso otro pasado fue mejor para los informativos? ¿O siempre han sido un medio para adoctrinar ideológicamente o hacer publicidad? ¿Alguna vez se han acercado a ese ideal que los convierte en el cuarto poder?
El poder que limitaría a los otros poderes denunciando y criticando sus abusos, defectos, irracionalidades, injusticias...
El poder que a través de la información, es decir, del conocimiento, nos liberaría.
A pesar de la supuesta libertad de expresión, creo que estamos lejos de eso. Primero, porque es difícil encontrar medios independientes que no obedezcan a su amo ideológico o económico. Segundo, porque son incapaces de explicar el significado de los hechos, se limitan a presentarlos, pero eso no genera conocimiento.

Txero dijo...

Creo que no se deberían confundir los telediarios con las tertulias políticas. Si el telediario va más allá de presentar un hecho que ha ocurrido o está ocurriendo tal cual y objetivamente ya no es telediario. Pero el problema tampoco creo que sea ese ya que dispones de un telediario en cada cadena de TV para poder sacar tus propias conclusiones. La cuestión está en el criterio que se toma para determinar qué es noticia y qué no:
- Franco inaugura un pantano: perfecto, una noticia.
- El pantano que inaugura Franco sepulta bajo las aguas el pueblo tal: vaya, otra noticia que ocurre simultáneamente y que no se difunde en el telediario.
- Francia intensifica su colaboración con España en la lucha antiterrorista: O.K., una noticia.
- España acuerda comprar a Francia los trenes de alta velocidad como monda de cambio para que Francia colabore en la lucha antiterrorista con España: hombre mira, otra noticia que tampoco se difunde.
En mi modesta opinión los telediarios han sido y serán siempre igual. Eso sí, mi interés en los partes aumentaría si los telediarios fueran como en esa cadena rusa en la que una presentadora cañón según da las noticias se va despojando de su ropita y acaba mostrádonos todos sus encantos:
Cantemos al Señor: ¡Aleluya, aleluya! ¡Dios es grande y misericordoso!

plato53 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
rafagas dijo...

Quizás convendría matizar que el origen del Parte, viene de las noticias de la guerra y la radio, no de la televisión, aunque posteriormente con la masiva implantación de ésta, también se llamaba a los telediario Parte.

Es un medio demasiado poderoso para que los poderosos permitan que sean independientes, pero eso sí, puedes elegir quien te manipule.

plato53 dijo...

Seleccionar la información es un modo de deformar la realidad. La realidad se presenta de tal modo que el público la acepta y no la critica. A eso se le llama ideología.
Al seleccionar la información también se nos convierte en provincianos. Ves un informativo y crees que conoces el mundo, mientras que sólo conoces aquello que ha sido seleccionado desde ciertos prejuicios de los que no eres consciente.
El caso de la presentadora rusa es un ejemplo de cómo los informativos necesitan audiencias para obtener los beneficios de la publicidad. De cómo pierden independencia y tienden a causar impresión en la audiencia más que a informar.

Suso dijo...

No se debe olvidar que los informativos venden noticias (mercancías), objetos materiales que en teoría no debería preocupar que estuvieran cargados de ideología, ya que su función es que generen plusvalía.
Digo que las noticias han muerto porque su función oculta no es de tipo semiótico, sino mercantil.
Desde el momento en el que una noticia se convierte en mercancía, ya es "tendenciosa", ya que está defendiendo un modelo económico y social determinado, que no entro ahora a valorar.
Hoy, el Rey ha pedido públicamente disculpas. La noticia "vende" aunque no nos proporciona significado alguno... mercancía pura.
Lo peor es que ese producto mercantil nos desconcierta porque, en teoría, el Rey admite que la Monarquia no es buena o no ha sido buena.
¿Suicidio comunicativo?
¿Signos procedentes del sistema contra el propio sistema?
No. Más bien muerte para que pueda haber resurección o reencarnación del SISTEMA en Monarquís renovada y buena, en República, en Dictadura...

Atalanta dijo...

David, en general me parece todo de tratamiento liviano y falsamente aséptico. Veo pocos, cuando como en casa de mis padres. LLegará un día que no los veré nunca. Sin interés.

Iron, pues te vas a hacer un experto en partes :). No conozco "La sexta columna", investigaré.

Félix, efectivament es el clima al que cada medio contribuye desde su parcela. El efecto paralizante es innegable. Internet da más posbilidades y acceso a otras visiones pero es cierto que hay que ser muy selectivo.

Sergio, dentro del periodismo hay muchas voces que abogan por un cambio. Leeré la entrevista este fin de semana.

Suso, ya veo que te has quedado a gusto, ja, ja. No sé por dónde empezar.
El fenómeno de la saturación es innegable. ¿Qué es noticia? Yo trataba de explicar que quizá falten más análisis donde se nos explique el trasfondo de la noticia. Un rosario de declaraciones y sucesos no me sirven de nada y es cierto que pierden su valor intrínseco de algo extraordinario, fuera de lo normal.
Todos somos manipulados por muy informados que nos creamos y atentos a muchas fuentes. Las redes sociales han jugado un importante papel en estados de opinión y protesta, en esas revoluciones pero parece que al final todo ha quedado en nada. La visión de un telediario probablemente sea nada desde el comienzo, sin ese hálito que por lo menos durante unos días alentó a la población.
Los beneficios de la publicidad en televisión se deben ver comprometidos en el futuro como ahora lo están los de la prensa. Encontrarán nuevas formas, eso seguro. De aparatos y demás, no me hables. Yo soy un tipo del Pleistoceno -cada vez más-. LLevo móvil de milagro. Ahí a mí no me pillan. Soy un clásico y sé que mis pasiones no van más allá de los dedos de una mano.
No he visto el programa de Sardá aunque imagino el percal.
El impulso de las redes sociales como el rock and roll en sus orígenes fue entendido como algo peligroso en sus orígenes pero será asumido y aprovechado por el sistema, más que nada por el montón de pasta que genera. La domesticación, sea de una u otra forma, llegará. La educación de las nuevas generaciones adocenadas, tal vez. Respecto a mi capacidad para moverme en el mundillo, no tanto, no tanto. No leo prácticamente ningún blog o de forma esporádica. Me gustaría pero no tengo tiempo y prefiero leer libros cuando puedo. Escribo porque me gusta, me ayuda a conocerme y me hace sentir bien, casi tanto como hacer deporte. Si escribo algo que me gusta, mi cuerpo debe segregar dopamina, endorfinas o algo así. No te creas que me cuesta demasido. Fb sólo lo utilizao par apublicar las entradas del blog, Twiteer par aalguna chorrada corta que se me ocurre pero nunca leo, foros idem. No es para tanto. Trabajo mucho pero apenas entreno. Y gracias por los calificativos, sí intento ser honesto en lo que escribo, sobre todo conmigo mismo.
DE acuerdo con tu último comentario. El sistema realmente nunca se cuestiona por sí mismo y margina a quien lo haga.

Atalanta dijo...

Plato, yo hace años tenía menos conocimientos y menos criterio así que tampoco lo puedo afirmar con rotundidad pero sí percibo una evolución a peor en el sentido de que todo parecen noticias para lerdos, para pasar el rato y poco más. La función del medio como limitador de poder está hoy más delicada que nunca porque cada vez se limita más la existencia de francotiradores fuera de los grandes medios. La red puede ser alternativa pero le falta fundamento. La libertad de expresión es un camelo, desde dagal te niegan la libertad de pensamiento con todos los estímulos que rodean al ser humano en esta sociedad. Seleccionar la información para transmitir una ideología es otro síntoma.

Carlos, no hablo de tertulias -ya hubo post para ello-. Creo que no cabe una presentación objetiva de los hechos. Siempre hay formas pero yo demando un análisis más serio buscando causas y consecuencias. No me negarás la sarta de chorradas que ahora entran en un telediario y que antes no asomaban. Poner una tía buena a presentar el telediario desnuda es una forma de quitarse la máscara ¿Importa a alguien la información? Hay que tener en cuenta que una minoría busca otras fuentes pero la gran mayoría, soporte de los gobiernos, no.

Ráfagas, imaginaba el origen aunque no lo aseguraba. Algunos andamos dando saltos para quedarnos, como siempre, indeciso en tierra de nadie.

Ale, abrazo y gracias por los comentarios. Me voy a dormir.