martes, 10 de abril de 2012

Santiago y cierra España



"Piedad" de Botticelli a la altura del "Descendimiento" de Van der Weyden que siempre viste este blog.

El seguimiento masivo y desmesurado de la Semana Santa, todas esas manifiestaciones de fervor religioso desmedido e irracional -evidentemente no podría ser de otra forma tratándose de asuntos de fe-, provocaron unas reflexiones que antes de que se esfumen como tantos otros borradores mentales, publico. 

Dejando de lado el largo y exhaustivo minutaje que se le dedica en informativos a estos y otros temas de carácter estacional -que da para otro post-, me hace preguntar sobre el estado de las inquietudes religiosas en una sociedad como la española. A primera vista, la de un foráneo de visita por el país, parecería que la salud de las creencias en España, sería de la solidez del hormigón. Sin embargo, todos sabemos que el decorado es simple cartón piedra, los personajes de la escena se disfrazan por un par de días de devotos cofrades o emocionados asistentes a procesiones.

Los habituales ya sabéis que, por principio, no tengo nada en contra de estas manifestaciones. Soy un gran enamorado del arte religioso, del ambiente, de los olores, de la puesta en escena de todo el tinglado, perfecto para impresionar y conseguir el efecto buscado. Una experiencia estética de primer nivel. Por otra parte, ya con carácter más anecdótico, abogo por mantener las películas de romanas en Viernes Santo aunque esto creo que procede de ese componente romántico que arrastra la nostalgia de la infancia. 

Respeto profundamente a las personas creyentes. Sin embargo, no puedo negar que me moleta esa superficialidad que tiñe el ambiente, utilizar lo que deberían ser convicciones profundas a modo de supercherías y supersticiones absurdas, encarnadas en comportamientos y declaraciones pintorescas que se me antojan como de hace dos siglos. Creo que todo esa celebración, a veces de tintes ciertamente carnavalescos,  poco tiene que ver con el hecho religioso que transforma y sirve de guía para la forma de vida de una persona. Supongo que es la misma reacción que me provocan los fastos de las comuniones o bodas o la celebración masiva de cierta Navidad. Tal vez sólo sea que los años me convierten lenta e inexorablemente en un viejo gruñón.

No entiendo el papel que juega la Iglesia en el fomento y cuidado de cierto tipo de prácticas que se quedan en eso, en simples usos sin mayor alcance. Recibí una formación católica y no reniego de ello, ya lo he mencionado en alguna ocasión. Aunque creo que la única educación pública posible es una educación completamente laica, creo que es responsable de parte de lo mejor que atesoro en mi interior. Y por ello, por cómo interioricé un mensaje que en esencia y sin adornos o accesorios impostados, me parece profundamente subversivo, me sorprenden las directrices de los responsables de esa gigantesca organización de poder. Entiendo que aquellos valores que yo aprendí, en poco o nada sintonizan con la imagen difundida por una rancia organización jerárquica con olor a naftalina. Me ocurre algo parecido con los sindicatos, tengo la impresión de que todos esos entes viven encerrados en su propia mundo de hace mil años completamente desconectados de la realidad. Ambos deberían imaginar nuevas formas de penetrar en la sociedad. Difícil de llevar a la práctica teniendo en cuenta antecedentes en los que, desde un inmovilismo pétreo,  se torpedean tentativas de vías revolucionarias o tímidamente aperturistas abanderadas por asociaciones seglares, teólogos díscolos o esos entrañables curas "comunistas" que trabajan a pie de obra; por no hablar del exterminio de movimientos como el de la Teología de la Liberación. 

Desde el punto de vista de un observador con curiosidad por el mundo que le rodea, creo que deberían encargar una especie de estudios de mercado o estadísticas para ser conscientes de su influencia real  en la sociedad, de la progresiva impermeabillización de ese feligrés registrado y con número Aunque tal vez simplemente se haya escogido el camino de asumir esa superficialidad  rampante como la gran seña de identidad de nuestro tiempo que es y no se necesite mucho más que llenar las calles de las ciudades de Castilla y Andalucía un par de días al año.

Nunca más sentido que hoy tiene la afirmación de Unamuno: "Hay que descatolizar España para cristianizarla".

Música. El brutal "crescendo" de Nick Cave en "Oh My Lord". Como sus maestros, nunca renegó del tema.

Vale.


"Oh My Lord"

I thought i'd take a walk today
it's a mistake i sometimes make
my children lay asleep in bed
my wife lay wide-awake
i kissed her softly on the brow
i tried not to make a sound
but with stony eyes she looked at me
and gently squeezed my hand
call it a pr閙onition, call it a crazy vision
call it intuition, something learned from mother
but when she looked up at me, i could clearly see
the sword of damocles hanging directly above her
oh lord oh my lord
oh lord
how have i offended thee?
wrap your tender arms around me
oh lord oh lord
oh my lord
They called at me through the fence
they were not making any sense
they claimed that i had lost the plot
kept saying that i was not
the man i used to be
they held their babes aloft
threw marsh mellows at the security
and said that i'd grown soft
Call it intuition, call it a creeping suspicion,
but their words of derision meant they hardly knew me
for even i could see in the way they looked at me
the spear of destiny sticking right through me
oh lord oh my lord
oh lord
how have i offended thee?
wrap your tender arms round me
oh lord oh lord
oh my lord
Now l'm at the hairdressers
people watch me as they move past
a guy wearing plastic antlers
presses his bum against the glass
now l'm down on my hands and knees
and it's so fucking hot!
someone cries, "what are you looking for?"
i scream, "the plot, the plot!"
i grab my telephone, i call my wife at home
she screams, "leave us alone!" i say, "hey, it's only me"
the hairdresser with his scissors, he holds up the mirror
i look back and shiver; i can't even believe what i can see
be mindful of the prayers you send
pray hard but pray with care
for the tears that you are crying now
are just your answered prayers
the ladders of life that we scale merrily
move mysteriously around
so that when you think you're climbing up, man
in fact you're climbing down
into the hollows of glamour, where with spikes and hammer
with telescopic camera, they chose to turn the screw
oh i hate them, ma! oh i hate them, pa!
oh i hate them all for what they went and done to you
oh lord oh my lord
oh lord
how have i offended thee?
wrap your tender arms round me
oh lord oh lord
oh my lord

8 comentarios:

Michel dijo...

No me hables, Abel, lo que más me repatea esos días es ver a ateos confesos ponerse el hábito y capirote y salir a procesionar.

Curioso el paralelismo que haces entre la Iglesia y los Sindicatos, pensándolo bien es verdad. En los dos entes hay una cantidad de vividores y paniaguados increibles.

Hoy haciendo la declaración volví a ver la casilla para la Iglesia, la cual por supuesto quedó en blanco.

Un abrazo, dagal.

P.D.: Si el próximo año alguien no enmudece al pesao del cura del megáfono en el Ayuntamiento en las procesiones de Ciudad Rodrigo no respondo de mis actos.

plato53 dijo...

Las organizaciones administrativa en cualquier ámbito dejan de ser un medio para alcanzar un objetivo y se convierten en un fin en sí mismo. Su objetivo es su mantenimiento, perpetuación y crecimiento y a ese fin se sacrifica todo lo demás.
Respecto a las fiestas religiosas, si todavía perviven tras siglos de secularización, es lógico que se hayan adaptado a las nuevas formas de vida. Quizá su transformación en tradiciones de carácter lúdico sea su final.
La sociedad de consumo lo engulle todo y para digerirlo lo transforma en producto de consumo.

Phaeton dijo...

Hace tiempo que Dios se ausentó (no se si la concordancia deba hacerse en singular o en plural) tanto de la Navidad como de la Semana Santa. Lo primero es hoy un festival de compras y lo segundo unas minivacaciones de primavera con cabalgatas, algunas espléndidas y que se autojustifican en su propio esplendor, quiero decir que no hace falta que Dios exista ni que la Virgen sea su madre para justificar la procesión de la Mararena o la Esperanza de Triana.

Por cierto permíteme que ponga una pequeña pega a tu título. La expresión "Santiago y cierra España" nada tiene que ver con el fervor religioso sino más bien con el ardor bélico. En este sentido "cierra" debe interpretarse como "ataca" o "carga" pues este era el tradicional grito de ataque o carga de la caballería española, que viene de la época de la reconquista cuando los cristianos se encomendaban a Santiago en sus guerras contra el moro.

col dijo...

La Iglesia consciente, del bajo poder de persuasión de su Contenido o mensaje hoy en día, y en cambio del poder de atracción de su Continente, véase como bien dices tú estas teatrales manifestaciones temporales y/o sus tesoros arquitectónicos y artísticos, han apostado por estos últimos como anzuelo para llegar a la mayoría de nosotros. Sin importarles lo mas mínimo la forma en la que se desvirtuan sus mensajes.

Me consta que la verdadera autocrítica por parte de esta gigantesca institución es imposible. ¿Por dónde empiezan? Hacen por tantos sitios agua.

Ahora si me permites, en un plano mas terrenal; todavía quedan entradas para acompañarnos a Joserra y a mí a ver a Mr. Vernon, ese día 22. Termina ese super reto de la Transpi y todavía con la emoción de la llegada te recojo, con pala si es necesario, jejeje, en Hondarribi y nos vamos a Bilbo a mantener ese punto de emoción.
Creo que el evento lo merece.

Y cuída esas patas, que por lo que te leo las tienes abandonadas. No así, tu poética cabeza.
Un abrazo y muxus.

Atalanta dijo...

Michel, aunque a veces me da pena, en el pueblo hace un par de años que no subo por allí porque esa fiebre cofrade me toca un poco los huevos, sobre todo entre la gente bien. Me parece un poco una moda aunque por supuesto respeto a los que lo sienten de verdad, no sólo jueves y viernes santo. Los sindicatos, en estos momentos, me parecen más necesarios que nunca, pero creo que deben intentar buscar otras fórmulas y sobre todo intentar que su mensaje llegue a la gente, que crea en ellos, no los mire con escepticismo. Deben dar ejemplo. No me digas que todavía tienen el speaker de toda la vida en la plaza, ja, ja.

Plato, es cierto, no hay más. La savia nueva y los intentos de renovación son descartados. Virgencita.. Casi más relacionado con el mundo de la moda. Pasarela cofrade. ¿Para cuando un Parque TEmático de la Macarena? No creo que se diferencia demasiado de la Feria de Abril.

Phaeton, ya sabes que en la admiración por el arte religioso coincidimos. Para mí hay pocos sitios, ¿alguno? que te pueda hacer sentir como el interior de una Iglesia, una catedral (vacía, por favor). Supongo que me estorba la impostura y esas declaraciones o gestos totalmente fuera de lugar. Conozco quién y cuando se utillizaba la expresión. La he usado porque imaginaba que pedían amparo y protección al Santo cuando combatían. Siglos han pasado y seguimos en las mismas. Eso era lo que quería expresar. Somos así, España. ¿Recuerdas cuando Hitler se mosqueaba porque Franco daba gracias a la Virgen por vencer en una batalla? Hitler espetaba que fueron sus tropas las que le dieron la victoria.

Asís, conozco amigos que pretenden que se cuide el mensaje, que se cambie y se transmita otra imagen. Debería ser lo único que importa pero me da que seguirán en sus trece hasta que la mayoría los aparte de sus vidas, excepto tres días al año. Además dan la impresión de ser cada día más integristas.
Joder, que me pones los dientes largos de una manera que no sabes, unas cañitas con vosotros, concierto de Justin y además seguro que yendo con Joserra, acabamos saludándolo. Uno de los conciertos que a día de hoy más me gustaría ver y para acabar comentar la jugada con vosotros. Lo miraré, lo miraré.... a lo mejor te doy una sorpresa un día de estos.

Un abrazo para todos.

Suso dijo...

Los símbolos se prohíben en las aulas, pero no en los medios, en la calle y en los grandes almacenes.
Se prohíben allí donde no generan valor añadido alguno, pero que a nadie se le ocurra disolver a los miembros de un belén en la quinta planta del Corte Inglés.
En cuanto a la semiología periódica y estacional... ESTOY HASTA LOS HUE... de que todos los años me vendan como noticia que ha terminado el invierno y ha llegado la primavera, que mañana se queman las hogueras de San Juan...
Toca este tema cuando puedas, para que me pueda desfogar.

Suso dijo...

Que nadie piense que la puesta en escena de Sables o cualquier otra famosa carrera se diferencia mucho de una procesión: dolor, flagelación, pasión, emoción sentida o no, dinero (hay que esperar y pagar una pasta para poder portear)...

Atalanta dijo...

Es el signo de los tiempos, el de la superficialidad y la velocidad. La era en la que detrás de los símbolos no hay nada. El post de los informativos está escrito. Me da que te va a gustar :). Para el domingo. No sólo Sables, en esta mundillo todos somos cofrades.