lunes, 24 de diciembre de 2012

Sobre tantos expulsados de nuestra Navidad



Siguiendo el ejemplo de otras ciudades en España, hace unos días se constituyó en Ciudad Rodrigo una Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Desde el punto de vista del apoltronado que jamás mueve un dedo, artículo a cuenta de. 

Lo mejor del movimiento de los Indignados fue su esencia, precisamente aquello que se le reprochó desde tantos medios: su carácter näif, anárquico, inoperativo. Su papel fue el de un fogonazo, el de  una llama instantánea iluminando por un instante la escena, por apenas un mes España.Una llamada, un toque de atención. Con una composición mucho más heterogénea de lo que el interesado retrato de algunos medios nos quiso presentar,  puede que en su debe se anote que se exigiera utopía. Sin embargo, lo verdaderamente preocupante es que nuestra sociedad tachara de excesivamente audaces, reclamaciones que todos deberíamos tener por justas y de sentido común. Entonces el diagnóstico es más grave de lo que parece, con un  tratamiento más complejo que la mera y puntal legislación sobre cada asunto. Se trata de una sociedad con sus raíces éticas en entredicho.

El 15M  fue el germen de este tipo de asociaciones de defensa de los atrapados en esa castrante situación que no puede ser más que un desahucio. Su iniciativa y valentía no solo han conseguido paralizar muchos desahucios sino que colocaron el tema en el sumario de los grandes medios y la agenda de los partidos, aunque únicamente fuera para iniciativas más estéticas que de calado real. El reciente Decreto Ley no es más que un amago legislado a golpe de urgencia mediática para calmar esa opinión pública de frágil memoria. Moratoria de dos años de muy reducida aplicación en la que no se paraliza la generación de los brutales gastos e intereses. Se volverá sobre el tema aunque espero que no sea al ritmo de los latidos que marquen situaciones irreparables como las de los recientes suicidios.

En el tema hipotecario se parte de ficciones. Libertad e igualdad de las partes, información sobre las operaciones y contratos. Si se analiza caso por caso, se pueden llegar a descubrir operaciones sin pies ni cabeza, por no hablar de la inexistencia de conocimiento de las partes sobre los términos  reales de cada contrato.

Tal y como está planeado el sistema, las malas rachas no existen. Si tienes mala suerte, tu vida no será más que racha mala hasta el final. Cuando ante la falta de pago, la deuda comience a desbordarse de forma desbocada, nadie puede asumir lo inasumible. Cuando te veas completamente superado por la puesta en marcha de la maquinaria judicial, sin posibilidad de soluciones alternativas, no tendrás oportunidad de enderezarte jamás . Y si además se sigue tolerando la  esclavitud que es  no permitir la dación en pago,nunca te librarás de las cadenas para volver a  empezar. Arrebatarte tu casa y condenarte al pago sin final de una deuda, simplemente te convierte en muerto en vida con la mirada del derrotado, del expulsado de aquella promesa de vida que, por otra parte, te convencieron como la única posible.

Vale

Cambiando de tema, ¡¡FELIZ NAVIDAD!! para todos los que pasáis por aquí. Sí, me gusta la Navidad. No sé si debo disculparme.


 

5 comentarios:

Phaeton dijo...

Pues a mi no me gusta la navidad, la veo demasiado restrictiva, no sé porqué hay que esperar a últimos de octubre para lanzarse a esta orgía consumista.

Johnny dijo...

Totalmente de acuerdo en todo y perfectamente expuesto. Felices fiestas, amigo.

Suso dijo...

A mi la Navidad me empieza a resultar demasiado cargante porque... Pasa el tiempo tan rápido.
Aún no he acabado de recoger la mesa y ya hay que comprar otra vez la lotería.
Creo que me estoy haciendo viejo.
Un abrazo.

Atalanta dijo...

Phaeton, me da que la imposibilidad de tantos para lanzarse a la orgía, le sentará hasta bien al "espíritu navideño".

Johnny, sentido común. Poco más. Feliz Navidad y 2013 para ti y los tuyos también.

Suso, es cierto. El asunto a veces, parece demasiado estresante :) Supongo que será cómo se lo tome uno. Feliz Navidad y un 2013 lleno de retos y menos accidentado.

gorka dijo...

Estoy de acuerdo, la monotonía se hace pesada y más cuando todo parece forzarse, nos martillean, por narices tienes que ser feliz. La felicidad que nos plantean es el CONSUMO.

Cada día me gusta mas tu blog Atalanta. Un abrazo, de Gorka laultimaresidencia.blogspot.com