martes, 22 de septiembre de 2015

La montaña y sus razones


Lo aprovechable de una película como"Everest" es preguntarse en qué se ha convertido la, en principio, una de las mayores aventuras que puede acometer un hombre sobre la tierra, conquistar la cima del mundo. Aunque la película se desarrolla en 1996, el fenómeno que subyace no ha podido más que empeorar, acercándose peligrosamente a un peculiar parque temático, incluidas sus colas para montar en la atracción.

A la empresa de conquistar el Everest necesariamente le ha de acompañar el riesgo de perder la vida, hasta para los que, por selección natural, son los más duros, los más preparados o experimentados. Ahora se trata de que si tienes tiempo y dinero, y unas condiciones mínimas, te pueden conducir, casi arrastrarte hasta la cima -todos hemos leído disparatados artículos-, hacerte la foto y volver para decir que estuviste en la cima del Everest, pervirtiendo el espíritu del verdadero montañero.

Nadie mejor que la lúcida mirada de Jon Krakauer, montañero escritor o escritor montañero, especialmente querido en este blog, que aparece como personaje en la película, para tratar de entender qué es mucho del alpinismo hoy.