domingo, 20 de marzo de 2016

Una de pelis

"Los odiosos ocho". Cuando el cimiento de tu estilo es la continua referencia, qué nos queda al convertise tu obra solo en auotrreferencia. He de reconocer que tenía pendiente este diagnóstico para su anterior película pero "Django desencadenado", a la que ya estaba esperando con el palo, me pareció brillante, así que seguiremos confiando en el próximo giro de Tarantino.



"La gran apuesta". Hace tiempo que pienso que una buena forma de entender qué fue la gran crisis con la que comenzamos el siglo, ese gran vendaval que aún soportamos y cuyas consecuencias me temo ya nunca acabaremos de superar, es combinar un documental, "Inside Job" y una película de ficción, "Margin Call". Bien, aquí tenemos el producto intermedio, esta ficción dramatizada basada en personajes y hechos reales. A veces muy técnica, resulta interesante si te atrae el tema, dejando a salvo que todo no será como exactamente se cuenta, claro. Muestra una vez más las vergüenzas de los inoperativos, por dolo o por culpa, organismos encargados del control, allí la Reserva Federal, aquí el Banco de España y la CNMV, por no hablar del bochornoso papel de las agencias de calificación.

Si quieres saber qué pasó realmente en la variante española, yo recomiendo una de las mejores novelas que he leído: "En la orilla" de Rafael Chirbes, o también puedes ver algún vídeo de Españistán.


"Spotlight". Gran cine, sí señor, conectado a una de mis épocas de la historia del cine favoritas, la de las películas de los setenta americanas en su revisión del género negro con componente político. El tema es lo de menos, el acto reflejo de defensa de las organizaciones de poder que responden a los ataques -aunque se sepan justificados- con la negación primero y la ocultación después. Lo seguirmos viendo cada día en nuestros maravillosos partidos políticos, hasta que llega la inevitable aceptación de la verdad, dejando por medio el inevitable reguero de dolor e indignación. Pero insisto, lo que la hace una gran película es la forma de contarlo. La mejor prueba es otra película coetánea, "La verdad duele", sobre otro tema tremendamente polémico en Estados Unidos, el peligro para la salud de los practicantes del fútbol americano. Parten de una premisa similar para hacer un producto rápidamente olvidable con el  previsible lastre sentimental de todas las películas de Will Smith.
 

"El renacido". No sé si influyó el hecho de que me metí en el cine en Salamanca después de estudiar nueve horas un sábado de Carnaval, pero el caso es que creo que sí desconecté durante la proyección, lo que me sorprendió porque la esperaba con ganas y me interesa el tema desde un punto de vista humano y hasta histórico. Tengo que volver a verla. El gran cine está ahí porque es tremendamente espectacular, con una fotografía sorprendente desde el inicio en el combate con los indios. Además, solo por la escena del oso -una de las cosas más alucinantes que yo he visto en un cine-, merece la pena; y no, no quiero saber cómo se consigue grabar esa escena. Pendiente de juicio definitivo.


"Carol". La mejor todas. Sucede mucho sin apenas pasar casi nada. Reflejo del interior de personajes sacudidos, más que por una pasión sincera, por sus consecuencias o el temor a sus consecuencias . Puede que no sea cine para todo el mundo, pero esta película es pura poesía en cada plano, arte con mayúsculas de gran autor.


"Mad Max. Fury Road". De chaval la hubiera visto, ahora no. Sin embargo, algo me hizo cambiar de opinión: el hecho de que en el Rock de Lux la eligieran mejor película del año. Bien, mis otrora amigos indies siguen en las mismas, con esas boutades marca de la casa, en la misma onda de elegir el "Roots" de Sepultura o "Ys" de Joann Newsom como mejor disco del año, no porque no puedan serlo, sino porque no me creo que a ellos se lo parezca, más que por cierto estúpido afán de epatar a la devota parroquia. La película es espectacular pero previsible y a mí, a estas alturas, me aburre tanta acción. La historia es una refrito que sobre todo tira de la mitología, de la clásica y de la de hoy, la cinematográfica.

3 comentarios:

Lou Rambler dijo...

Hola Abel, te comento sobre las que he visto:

Tarantino: Django me decepcionó un poco, pero esta última directamente me ha parecido MALA.

El Renacido: Impresionante, no creo que sea una obra maestra, pero es un espectáculo que merece la pena ver (por cierto, yo no le hubiera dado el oscar a Leo por esta, sino por El Lobo de Wall Street).

Carol: Me gusta Patricia Highsmith y me encantan los melodramas de Douglas Sirk, pero esta peli la encuentro floja.

Mad Max: NO esperaba nada de ella, es más, al ver la porquería de tráiler decidí no ir a verla... pero después lo hice... y me encantó. Muy buena (y Charlize, como siempre, se come la pantalla).

Spotlight: la tengo pendiente. Me parece de verdad que debe de ser la mejor de todas. También soy amante de ese cine americano de periodismo con connotaciones políticas tipo Todos Los Hombres del Presidente.

Por cierto, el otro día vi Ex Machina... Curiosa, a ratos interesante.

Saludos

Johnny JotaJota dijo...

Spotlight es un peliculón impresionante a la que le dediqué unas líneas, cosa que no hago habitualmente sobre cine. Me pareció valiente y muy bien acabada. Abrazos, my friend.

Atalanta dijo...

Hola, Lou, qué tal. De "Django" sí pienso que se le va la mano con la duración, no sé a cuento de qué extender tanto las películas últimamente. A "El renacido" volveré, seguro, más con ese entusiasmo, y os contaré."Carol" es rara, arriesgada, pero a mí de verdad que me entusiasmó sobre todo por todo lo que contaba sin contarlo directamente, todo lo que sugiere. "Mad Max" no es lo mío, o ya no es lo mío, ya no soporto estridencias, velocidad, explosiones y esas cosas. Salvo el género bélico, me aburro porque no me creo nada, no entro en la película."Spotlight" es una peli seca, cuenta lo que hay que contar y punto, me pareció muy bueno. Me faltaba el doblaje de las veces que hay entodas las pelis de los setenta, cuando era chaval, y hubiera sido ya perfecta. De "Ex machina", algo leí -bueno, leo todas las críticas de los estrenos semanales, pero no lo recuerdo muy bien. La buscaré.

Te lo leí, Johnny, lo dicho, peliculón simple y contundente, no te bajas de la trama en ningún momento. Lo que contaba, podían haber hecho algo pretendidamente grande, pero que se queda en olvidadble como "La verdad duele", pero no, lo hicieron bien, como debe ser. Abrazo para los dos.