viernes, 1 de julio de 2016

Strawhisky


Supongo que a estas alturas todo el mundo sabe o debería saber que esas citas más o menos bellas o inspiradoras que circulan en internet, probablemente no sean del autor al que se  atribuyen. Bien, pues hay que andar con tiendo casi con cualquier cosa ya que a todos resulta evidente que hasta los medios supuestamente serios, dada su dependencia económica, hoy son poco más que  perros de cada amo. 

A lo que iba: como en el último artículo hice mención a Stravinsky, se me ocurrió enlazar con un suceso que siempre había creído cierto -que supongo habría leído en esta bendita internet-, y que ahora, justo cuando me pongo a buscar alguna foto, descubro que no fue cierto. Me refiero a la detención del músico en Estados Unidos por una interpretación del himno  heterodoxa o poco respetuosa. Bien, pues no es más que un cuento; sí, existió la composición algo extraña y no, no sentó bien, incluso se le amenazó con un multa, pero no se le llegó a detener. La foto tan apropiada que acompaña estas líneas, en realidad fue tomada para trámites relativos a su renovación de permiso de residencia.

No creo que sea aventurarse demasiado afirmar que, conociendo el cariz del personaje, estuviera encantado con el pequeño escándalo y con el posterior equívoco. Aquí el amigo, gustaba de llamarse a sí mismo "Strawhisky" -fácil imaginarse por qué-, y según contaba Martín LLade en Radio Clásica, aparte del apodo que os decía hace unos días sobre Wagner, tenía otros como el de Verdi "La, la la" o su  juicio sobre la música de Vivaldi, que según el ruso, escribió quientas veces el mismo concierto. También relataba Martín como tras la muerte del padrecito Stalin, en un encuentro en Rusia del exiliado Stravinsky y el "domesticado" Shostakovich, el único tema de conversación que disfrutaron en común fue atizarle bien a Puccini, por banal y sentimental.

Ya de puestos, comparto ese otro himno sui generis que todos conoceréis, el de otro genio, que al igual que Stravinsky con su "Consagración de la primavera", fue un rompedor -no me refiero a que rompiera guitarras-, el Jimi Hendrix de Woodstock 1969