martes, 7 de octubre de 2008

Un maratón de 47 kms

Marátón de Montaña "Pueblo de los Artesanos". Torrejoncillo, 5 de Octubre.
En principio esta carrera no la teníamos prevista en el calendario pero al estar al lado de casa, le hicimos un hueco. Creíamos que al anunciarse como de montaña, habría bastantes partes donde tocaría caminar, por lo que bueno, podríamos tomarlo con calma. Error, no creo que llegara ni al medio kilómetro la distancia que hice andando.
La mayor parte de la prueba se desarrolla por pistas sin zonas técnicas de dificultad. Como apenas había entrenado la carrera, salí prudente por miedo a lo que pudiera pasar y poco a poco me fui animando. Alrededor de diez kilómetros llanos a través de la dehesa hasta llegar a la primera dificultad del día, la subida al Castillo de Portezuelo que creo que fui de los pocos que hice corriendo. Me dije que podía conseguirlo y que sería un buen entrenamiento y llegué arriba echando el bofe.
Después se continúa por pistas que pican siempre hacia arriba hasta la peor ascensión de la prueba, el cortafuegos de un monte junto al "Cancho de la Silleta" y que fue el único tramo que hice caminando. LLego a la media con un buen tiempo de 1:52 en el puesto 20. No, no soy un figura. Sólo corríamos 60, je, je. Lo peor está hecho. A partir de ahora la carrera siempre tenderá hacia abajo. Me siento bien, me animo así que me digo que para adelante. Después de pasar el km. 25 voy en el puesto 17 con intenciones de seguir acelerando y tratar de conseguir meterme entre los diez primeros, cuando llega el momento tonto del día.
Vas ciego haciendo una subida dura y de repente soy consciente de que hace un rato que no veo a nadie delante ni señal alguna. Sigo avanzando ya mosqueado y unos ciclistas me indican que me he perdido y que siga hacia arriba hasta las balizas. Subo y subo, cada vez más cabreado hasta que me encuentro en un punto donde comienza una bajada muy pronunciada que ¡ya había hecho! Vuelta la burra a la linde. Sigo otra vez hasta el km. 25. Había picado tiempo: ¡28:55! y no he avanzado ni un metro.
En fin. Me lo tomo con resignación. En el avituallamiento le pregunto a la gente si no hay forma de enlazar con el camino a Torrejoncillo sin volver a subir la monte. La respuesta es no. Me lo temía.
Al final creo que el tiempo se eleva a más de media hora añadida porque mentalmente desconectas. La chispa que llevabas antes persiguiendo un buen tiempo, un buen puesto, desaparece. Aparte de que al final es media hora más corriendo con lo que supone de machaque. Ahora se trata de cumplir el trámite y punto. Adelanto al Ciego Sabino alrededor del km. 32 con el que charlo un rato y sigo adelante ya que voy más cómodo con un ritmo más ligero.
Durante la parte final por la dehesa, llevo las plantas bastante doloridas por las piedras. No llevaba calzado de montaña porque las salomon aún me rozaban por los excesos de Madeira y hace tiempo que las saucony de ruta debería haberlas jubilado por exceso de kms.
Entro en meta entero con un tiempo de 4:06. Un buen entreno.
Después llegó el Ciego Sabino que parece que al final se animó y Mortadelo, que al perderse, también contó con racióne extra. Mortadelo tiene un mérito increíble. ESte tipo de carreras le encantan pero se nos presenta en la salida, dispuesto a sufrir, sin apenas entrenamiento.
Muy agradable el rato de la comida charlando con las madrileños. El Boton es más talibán todavía que nosotros. Nos puso los dientes largos con el UTMB aunque eso de las 40 horas da miedo de verdad. Cuando le pregunté si no acababa ya la temporada, me contestó: "¡Si la estoy empezando!". Muy buena frase. Me la apunto para cuando me den la brasa.
Enhorabuena la organización porque se lo trabajan. Se puede mejorar en algunas zonas en señalización pero son cosas que pasan. Lo entiendo perfectamente. Algo que puede parecer a priori bien marcado puede no estarlo tanto para un corredor machacado que va medio ciego. Pero bueno, con las ganas que ponen, seguro que estos problemillas se solventarán en la próxima edición. Yo he sido organizador y sé lo que se sufre. Además es una de esas carreras en las que se ve que la organización está muy pendiente del corredor.
Ale, nada más. Iba a escribir cuatro letras y al final, ya veis.
"¡YO SOY ESPARTACO!"

6 comentarios:

mortadelo dijo...

No creo que llegara a 47 pero 45 sí que hice.
En fin, pasamos la mañana y habrá que seguir con las locuras, como luego vas a seguir un plan estricto de entreno...

Ramón Doval dijo...

No esta nada mal el entreno: 47 km., por el monte, en 4 h. Como yo en 42 llanos. Y sin secuelas, seguro. Pues te mando la correspondiente enhorabuena semanal, maquinón.

CiegoSabino dijo...

Cagon to, que no soy tan enano como parece en la foto, que parece que estoy entre las torres gemelas.

El Mortadelo sí es un gigante ("pero qué tontos los altos.."), por cierto no me había fijado en que estás tan flaco, menudas pierninas se te han quedao.

Y el Atalanta está ahí brincando como si estuviera haciendo la danza de los guerreros masai. Claro está poniendo todo su empeño en parecer cada vez más un keniata: primero se quedó flaco y espigado como un palo, luego ejecuta la danza guerrera de los masai y finalmente sólo le queda un último paso oscurecer su piel hacia un marrón brillante, lo siento has dejado pasar el verano en balde, sólo te queda la opción de la cirugía "maikel jaksoniana" a la inversa.

Por cierto, te digo lo mismo que a Bienve: ¡¡que escribas!!; como ahora ya sólo somos de la secta "independiente" bloguera....

davidiego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
davidiego dijo...

enhorabuena, sobrao!
la verdad es que te veo fino fino y eso que estás empezando la temporada...

tenemos que hacer ruta por la sierra, y si los de la capital te ganan te ganamos para el Club... ;)

ATALANTA dijo...

Mortadelo, que no me creéis pero en 2010 se acabó lo de hacer el cafre. Dos o tres citas clave y el resto de competiciones sólo si me vienen bien. Ya sabes, plan de entrenamiento sistemático, je, je.
Ramón, gracias por tu visita. Me tenías que ver bajar las escaleras. ¿Sin secuelas después del maratón? Puff...no he llegado a ese grado de sabiduría.
Ciego,sí es verdad que estoy flaco, flaco. Si tengo las patas como los negros... Ya me gustaría a mí correr como ellos,je, je. Me peso todas las mañanas y no he vuelto a perder peso.Al final me va a tocar comer el pienso y las pastillacas como Hulk Hogan, para tener algo más de chicha.
Ciego, que sepas que me voy a apuntar al Al Andalus Trail. Amor a primera vista.
David, en bici me gana todo el mundo. Eso sí, yo le echo pundonor y al final disfruto sufriendo. Me gusta montar en bici. Por ganas que no quede.Y sí, hombre, lo del club está hecho. A ver si es verdad lo de darnos una buena vuelta en bici.