viernes, 5 de febrero de 2010

Recuerdos de Discoplay

El miércoles San Blas. "Por San Blas, la cigüeña verás". La pareja de Villasrubias, la que tengo justo enfrente del Ayuntamiento, llegó la semana pasada. Ahí andan los dos, yendo y viniendo, de reparaciones, de acondicionamiento de la casa de verano, sin parar de acudir a ese gran Ikea natural que son la dehesa, el robledal. Iba a hacerles una foto en su nido sobre la bonita espadaña pero se me escapan. Al llegar a las ocho de la mañana se acaban de levantar, cuando saco la camara ya han marchado. Me gusta ver los preparativos, asistir cual "voyeur" al frenesí sexual y después de una buena temporada dándole al asunto, intuir los huevos, llegados directamente desde París; ahora, que lo mejor de todo son los inicios de las prácticas de vuelo de los dagalis, dale que te pego torpemente a esas alas encantadas, levantándose apenas un metro... hasta que se lanzan a su primer vuelo. Eso es purita magia.


Como ya os relaté el año pasado, en Ciudad Rodrigo, el día de San Blas se marcha en romería a La Caridad, un monasterio que hay a cinco kilómetros, a buscar la gargantilla que te protegerá de cualquier catarro y que deberás llevar al cuello hasta el Míercoles de Ceniza, día en que se quemará. Las meriendas de San Blas siempre estuvieron unidas a importantes melopeas, muchas risas y algún beso robado. Aunque de otra forma, es de las pocas tradiciones en las que sigo participando con entusiasmo.
Ahora aprovechas la tarde para charlar con los amigos y ponerte al día con los que ves menos a menudo. Con los años, algunos con menos pelo y todos más arrugados, cambian los temas, aunque seguro volvemos a contar por enésima vez aquel "San Blas" tan descacharrante. Unos cuantos jaramugos llevamos juntos desde muy, muy chiquitos, casi como hermanos. No importa que pierdas el contacto durante unos meses, nos conocemos tan bien que al instante te da la sensación de que mañana nos volveremos a encontrar en clase. De la merienda, ya os imagináis, dieta deportiva a tope: cayeron chorizo, morcilla, salchichón, huevos fritos con farinato, queso, tortilla.... Menos mal que ya hemos empezado a quemarlo.
Una de las conversaciones que surgió fue sobre el Discoplay. La mayoría de los que pasáis por aquí ya tenéis una edad así que imagino sabéis de qué hablo. Para los demás, someramente señalar que el Discoplay era una boletín de venta, fundamentalmente de discos, que llegaba a casa cada mes. Con esa edad, éramos terreno propicio para la siembra; deseabas que llegara y te costaba horrores decidirte por alguno de los discos ya que el bolsillo no daba para más. Todos en el insti comentábamos las publicaciones, llegábamos a acuerdos para abarcar lo máximo posible, pedir juntos para ahorrar gastos de envío y posteriormente hacer el pertinente mercadeo de cintas grabadas en las míticas cadenas o minicadenas de doble pletina.

En aquellos tiempos, ya tenía hambre por la música y me empollaba sus breves reseñas informativas. Aprendí mucho. Además era muy didáctico porque veías las portadas de todos los discos y ya los identificabas para siempre jamás.

En la actualidad en que un dagal tiene acceso a toda la música del mundo con un click, resultaría imposible explicarle lo excitante que era hojear sus páginas, echar cuentas, decidir, esperar una semana, mirar el buzón cada mañana , recibir el aviso del correo, llamar a los colegas y tener que esperar todavía un día más para ir a recoger el paquete. Recuerdo que en una ocasión se equivocaron y nos mandaron por error el "Too fast for love" de Motley Crue. Joder, lo íbamos a devolver pero al final aquello no sonaba nada mal. Alguna vez pedíamos alguna camiseta, en una ocasión tres del grupo de rockabilly, King Kurt. Nunca los llegamos a escuchar pero la prenda era muy graciosa, un perro borracho. Ya os podéis imaginar de qué ibamos, gamberros con buenas notas.


Sí, sí, cualquier tiempo pasado fue mejor, qué bonito y romántico, qué auténtico era todo.... hasta que volvemos a la realidad. En la huerta de los Risueños, lugar final de la merendola de SAn Blas, tienen radiocasette y unas cuantas cintas. El miércoles, una de ellas de pronto dejó de sonar, abrimos la tapa y... joder, ya estamos.... se había desmadejado toda...esto hace años hubiera sido un drama. Cuando hubo que enrollarla, ya no te parece todo tan guay.

Este impresentable es "El líder" (apodo de los años mozos) y a la sazón, jurista de prestigio. A mí parece que me ha dao un aire porque el Phaeton me dijo que me quedara quieto por lo del flash del móvil.

No sabía qué música poner, hay tantos discos de aquella época que descubrí con asombro, que me marcaron, que me hicieron bailar, que me llegaron tan dentro... Iba a poner el "Camino Soria" de Gabinete, alguna de los Smiths.... no sé, al final me decido por una canción de The Long Ryders que me encantaba. Además cuando llegó la cinta, recuerdo que también enviaron una chapa de la bandera de la confederación sudista (yo en tiempos era todo un rocker).

En aquélla época andaba yo muy metido en el NRA (Nuevo Rock Americano). Otro de los grupos era Green on Red. Como un día le dedicaré una entrada al movimiento, ya pondré una canción suya; hoy dejo una maravillosa pieza de Chuck Prophet, su líder, ya en solitario, muchos años después. "No other love". Cuatro sencillas frases, un suave y hermoso mantra para explicar qué es estar enamorado se repiten sin más o lo que es lo mismo: cómo encontrar la perfección con ligero equipaje, casi, casi sin buscarla. ¿Por qué somos capaces de ver tanto detrás de tan poco?

No other love
Mamma, I´m flyin´
I can go anywhere
Nobody can take me there


Aquí la de los Long Ryders, botos, tirantes camisas de cuadros, los más rurales de todo el movimiento. Ya habláré de ellos más detenidamente. Bufff... qué recuerdos. "Te quiero, te quiero mala"

16 comentarios:

Michel dijo...

Se te ve fino, en la foto, el entreno para Marasevi está dando su resultado.
No puedo decir lo mismo de Villares, con todos los respetos, años hace que no le veo, jurista, si es que era un "empollón", otros trabajamos con las leyes pero más a lo bestia y sufriendo a los juristas. Pero no me quejo, hoy en día soy un privilegiado.

Bueno a lo que iba, que recuerdos, Discoplay, esperando impacientemente al cartero, Stevie Wonder, Miguel Rios, Michael Jackson, Mecano, etc..., tanto en cinta como en LP, y en Singles, aquellos maravillosos años.

Seguimos con los recuerdos, San Blás y el día del Hornazo, son dos días a los que tengo que agradecer probablemente el que hoy ni fume ni practicamente beba, que mocos más tontos.

Hoy es Santa Agueda, el día que mandan las mujeres, que gracioso, en mi casa la mía manda todo el año.

Este mes en la revista Runners sale Alanis Morissette, la cual me descubriste, la tía es maratoniana.

Ah, no entrenes tanto y no nos tengas más una semana entera sin entradas.

9 días para Sevilla, dorsal 414.

Un abrazo.

Furacán dijo...

Que mítica la discoplay!

Joserra Rodrigo dijo...

Qué recuerdos de boletines. A los capitalinos nos hacía más gracia que necesidad pero al mundo rural lo rocanrrolizo la Discoplay. Recuerdo a mi primo Antonio en Frias (Burgos) como pedía sus discos de Lou Reed o los Kinks.
Los dagales pijos de la ciudad ya teniamos tiendas para tocar esas cintas y vinilos pero en la "inland" era otra cosa. El diseño cutreril de la revistilla con esa sección final de la lámpara de cables cuya punta se encendia de diversos colores...qué recuerdos, entonces no había ese concepto tan obsesivo design que tenemos ahora por todo, pero el ratito ese pasando las hojitas...y viendo de repente a doscientas noventa y cinco el disco de Nueva York del Reed o a 99 pesetas el Señora Azul de Cánovas, Adolfo, Rodrigo y Guzman...jajaja.
Estamos viejunos man y estos recuerdos nos pintan sonrisas...
Un abrazo de tu amigo del botxo.

Atalanta dijo...

Michel, esta semana no he escrito porque lo hago por las noches pero el martes llego machacado, el miércoles San Blas, el jueves tuvimos reunión de la media de más de tres horas y acabamos después de las doce. Tenía el esbozo de dos entradas y decidí unirlas.Fino ya te digo que no estoy; será que me he rapado, cuando lo estoy de verdad, no tengo pómulos y me da pena perderlos, la verdad, estoy más guapete así (pregúntale a mi madre :)).Todavía dudo con qué ritmo salir. Lo decido aquella mañana. Antes de comer voy a hacer un rodaje de 2 horas a ver qué tal.
Creo que los recuerdos de adolescente del Lunes de Aguas, San Blas y el Discoplay de los viejunos son muy similares, unos borrosos otros de los de rasgar nerviosos el precinto de los discos. No sabía lo de Alanis, si ya me caía bien... Oye, y no te metas con el líder que está mucho más lozano que gente tan machacada como nosotros. Si precisamente el miércoles le decía yo... joder, qué joven te veo...

Pues mira, Furacán, creí yo que a lo mejor a ti, que eres un chavalín, ya no te había llegado lo del discoplay.

Qué razón, tienes, Joserra... estamos viejunos. Efectivamente tenía que ser muy distinto en la ciudad con tiendas de discos. Precisamente yo recuerdo que tenía revistas sobre Springsteen, me sabía de memoria su vida y milagros, toda su discografia pero no tenía más que el "Born in the USA". Entre el discoplay y algo que me grabaron un par de profes "springstinianos" de Historia que me vieron al Boss en el clasificador, conseguí ponerme al día. Era un teórico impostor en toda regla. Sin inmutarme te hacía una crítica del "Oscuridad al borde de la ciudad", aunque no lo había escuchado en mi vida. Bien dices, el mundo rural, man. Precisamente el "Nueva York" de Lou lo compramos en el Discoplay pero seguro que a precio de lanzamiento. Éramos muy fans y eso que recuerdo que antes nos había llegado la cinta de "Mistrial" que compramos entre dos o tres y que probablemente sea el peor disco de Lou que haya escuchado en mi vida. Ya lo dábamos por perdido y regresó con otro pequeño clásico.
Mención especial para esas páginas finales con artefactos de lo más variopinto: lámparas, calaveras, camisetas, maquetas de guerra, pulseras... Camisetas sí pedí unas cuantas. Ahora mismo tengo encima de la mesa un pequeño "zero" japonés pero lo compré en una tienda de aeromodelismo de Salamanca. Lamentablemente esta sección tan kitsch fue ganando terreno. Saludos. ¿No fuiste a ver a los Raveonettes al Antzokia? Ya te digo que de haberlo sabido antes, nos habíamos conocido. ¿No son de tu onda? Joder a mí me encantan su música y las mollas de la danesa.

Xocas dijo...

(Estás haciendo unas entrada muy chulas, sí señor.)
Aquí, otro que es de pueblo tiene buenos recuerdos del discoplay. No es que pidiese mucho, pero sí pedía. También alguna camiseta rochabilly (¿hablarás algún día de los stray cats?), además de cintas. Pero que quieres que te diga, prefiero lo de ahora. Internet es una pasada.

irotante dijo...

Je,je,Qué recuerdos Los Rolling,cuantas fiestas celebramos con ellos...todo un privilegiado tener esa vista en frente de casa. Si que me faltan todas esas cosas que se celebran,cuando estoy unos dias en España procuro buscar esas fiestas ,romerías y tradiciones....que ganas de regresar pero todavia falta
Un abrazo

Popi dijo...

Pues el Furi conoció la Discoplay pero un servidor sabe de ella de oídas. Lo mio fue la revista Tipo, se hizo socia mi hermana y de ahí nos comprábamos los discos. La discografía de U2 fueron de los primeros, que los dos somos fanáticos. Lo mejor fue cuando empecé a mangar la RockDeLux del instituto (pa que a los dos días estuviera toda recortada y con paginas arrancadas me la llevaba entera y con CD!!!) y me compraba los discos cuya crítica que me gustaba sin haberlos escuchando nunca... Yo La Tengo, Los Planetas, Mercury Rev, Tricky, Massive Attack, Orbital, Chucho...

A ver si mi hermana me envía la gargantillas, que no servirán pa'na' pero molan!

Y Moskis la Morissetse:
http://www.people.com/people/article/0,,20327297,00.html
http://www.runnersworld.com/article/0,7120,s6-243-410--13363-0,00.html

plato53 dijo...

Un saludo Jaramugos. Me habría gustado estar allí, en la Caridad, con vosotros. A ver que año cae en viernes San Blas.
Discoplay... qué bueno fue compartir el entusiasmo y la emoción.

Atalanta dijo...

Gracias, Xocas. Hombre, es que lo de internet es algo sencillamente tremendo. Para una persona con inquietudes, las posibilidades de información (y las de hacer el gilipoyas también) son sencillamente apabullantes. Todavía no ha dejado de asombrarme. Pero es como cuando mi madre me contaba cómo de cría llegó a pasar hambre y eso te hace valorar las cosas de otra forma. Con la música pasaba algo igual. Un disco del Boss era un misterio, un tesoro. Ahora, escuchas... venga, el siguiente, venga el siguiente... aunque yo lo trato de evitar, trato de valorarlos, encontrarle el alma uno a uno.
Hey, los Stray Cats eran pero que muy buenos. ¿Sabes que Brian Setzer lleva los últimos años haciendo música swing la mar de guay?

Irotante, ya te digo que cuando te acerques por el pueblo de tu mujer, por San Martín, te tienes que pasar por Ciudad Rodrigo. Supongo que Suiza será muy distinto en lo referente a estas historias.

Popi, qué curioso, en el insti había RDL porque muchos antes de que tú estudiaras allí, nosotros decidimos comprarlo. Cómo éramos de los listos, hacíamos audiciones, íbamos a las tertulias literarias, nos hacían caso :)... joder, para que tú luego la mangaras...
Oye, compadre, ¿qué quieres decir con que las gargantillas no sirven pa ná? Pero si están bendecidas...:)

Plato, montón de vinilos que oíamos en tu habitación...El San Blas mooola. Hubiera estado bien que estuvierais por aquí. Nos ponemos a charlar y no paramos. Recuerdos para Susana.

Mildolores dijo...

Otro fan del boletín del Discoplay. Y de las visitas al centro de Gran Via. Yo me ahorraba la tensión de la espera, pero era peor tenerlo cerca. El bolsillo, siempre el bolsillo.

Vaya, vaya, el Atalanta rocker. Yo no. Fuí de parca verde caquí, flequillo laaaaargo y pantalones pitillo, con Vespa, hasta que me vestí de negro al estilo Gahan o Robert Smith, pero sin maquillaje ni la pluma de este último. Mi idolo siempre fué Peter Murphy, ya lo sabes. ¡Que tiempos!

Discoplay fué como la primera Biblia de la música para aquellos que crecimos en los 80.

Si te lo tengo que explicar... dijo...

¡Qué buena la camiseta de "King Kurt"! Al final la lucíamos sin mangas. Creo que todavía la tengo en casa de mis padres.

Y el Discoplay... ¡Qué recuerdos!

Me he quedado con unas ganas tremendas de San Blas, pero esto de estar exiliado en la capital, no te permite disfrutar de estos dos meses llenos de eventos "culturales" en Ciudad Rodrigo.

Nos vemos el domingo si no llegas muy tarde!!!

El crusti dijo...

Permitidme la vanidad (y el opinar sin pedir permiso): Como impresor, conozco al dueño y creador de las tiendas tipo (por imprimir su folleto) que me ha contado las historias en discoplay (él era ex-trabajador, y su hermano también: co-dueños tiendas tipo, con la pasta que percibieron del crack de discoplay, fundaron tipo heredando el "know-how" de la marca).
Yo soy catalán así que me salto los tiempos heroicos de gran vía años 80 porque no vine a Madrid hasta el 96.
En cualquier caso, compré en Discoplay, en tipo, vinilos y gadgets... Creo que sufro más con estos recuerdos que en el km 33 de un maratón!!!

El crusti dijo...

Permitidme la vanidad (y el opinar sin pedir permiso): Como impresor, conozco al dueño y creador de las tiendas tipo (por imprimir su folleto) que me ha contado las historias en discoplay (él era ex-trabajador, y su hermano también: co-dueños tiendas tipo, con la pasta que percibieron del crack de discoplay, fundaron tipo heredando el "know-how" de la marca).
Yo soy catalán así que me salto los tiempos heroicos de gran vía años 80 porque no vine a Madrid hasta el 96.
En cualquier caso, compré en Discoplay, en tipo, vinilos y gadgets... Creo que sufro más con estos recuerdos que en el km 33 de un maratón!!!

Atalanta dijo...

Mildo....¡¡SOMOS, SOMOS LOS MODS!!, je, je , qué bueno y después a la etapa oscura escuchando "Bela Lugosí`s Dead" con alguna novieta atormentada, vestida de negro of course. Ay madre, si es que estas entradas sólo las podemos entender los que vamos teniendo una edad :). Te lo puedes imaginar, pero en un pueblo de provincias, el discoplay es era un oasis, una puerta a otro mundo.

Iron, pues yo la camiseta sí que no la tengo. Ésa ya feneció. Una pena. Anda calla, descreído, que no me pierdo por nada lo de verte en carnaval... si es que lo que no consigan las mujeres :). El domingo espero veros, habrá que correr deprisa para acabar antes :). Hombre mi idea es seguir la liebre de 3:15. No creo que esté para mucho más. Comeré un bocata de vuelta. Supongo que a las seis estaré por allí. Os veo en la colada... si estaréis machacaditos. Oye, si Raquel me consiguió el sombrero napeleónico, que lo suba el domingo. Saludos.

Bienvenido, Crusti, para eso está esto del blog para que la gente lo lea y al que le apetezca, aporte algo. Esos recuerdos duelen porque vemos como la juventud se aleja cada vez más deprisa.:). Historias del abuelo cebolleta, unos pesaos los viejunos. Como cuando tu padre te contaba cómo se fabricaban coches con latas... que sí abuelo, que sí, que ya nos lo has contado.Habrá que tomárselo con sentido del humor.

Atalanta dijo...

¡¡Y NADIE HA COMENTADO NADA DE "NO OTHER LOVE", la canción de Chuck Prophet!! Dios, con lo que me gusta a mí.

Popi dijo...

Es una preciosidad!!!