domingo, 4 de abril de 2010

Semana Santa en negro

La Semana Santa más tranquila de mi vida. Horas de estudio, de entrenos, de lecturas, tres buenas películas, "En busca del fuego" de Jean Jacques Anaud, "Primera plana" de Billy Wilder y "La dolce vita" de Fellini y sobre todo mucho jazz.

Aunque tengo bastante discos y cada vez escucho más, me faltan muchas horas de vuelo. El jazz clásico le entra a cualquiera porque es más lineal y fácil. Cuando comienzan los desvaríos del Be Bop de Charlie Parker y Dizzy Gillespie, el tema torna más complicado y como le ocurre a la clásica, requiere trabajar y educar el oído para ser capaz de degustar el manjar. En el buen camino estoy porque, cada vez más a menudo, me quedo embobado escuchando algún pasaje, como a punto de encontrar algo maravilloso que antes no sentía, algo que también me ocurre con la clásica. Todavía no tengo las palabras adecuadas pero, por momentos, te sientes rodeado por una música más fluida, carnal, excesiva, lacerante, donde a veces puedes sentir el dolor, con todo un trasfondo lleno de vida y realidad.

Al igual que me pasa con el rock, me chifla la intrahistoria de la música. Leer, conocer las biografías de los músicos, las anécdotas subyacentes tras un concierto, tras una composición. Ya le dedicaré entradas pero muchos de estos genios llevaban un estilo de vida más autodestructivo, bohemio o novelesco que muchos de las estrellas más salvajes del rock and roll.

Estos días sobre todo he escuchado a Miles Davis y John Coltrane. Aquí os dejo un pequeño fragmento de "Ascensor para el cadalso", la película de Louis Malle cuya banda sonora compuso Miles Davis. La leyenda dice que los músicos improvisaron mientras veían las imágenes. Parece que realmente no fue así ya que Miles ya llevaba partes escritas a la grabación. El mundo de la música y el jazz en particular arrastran muchas "medias verdades" o sencillamente mentiras pero...¡qué demonios!... ya lo decía John Ford en "El hombre que mató a Liberty Valance", "Print the legend". Seguro que a todos nos gusta más.

La búsqueda de Jeanne Moreau acompañada por la música de Miles Davis es belleza absoluta.



Además os dejo "So What", un tema de quizás el disco más mítico de las historia del jazz, "Kind of Blue". Atentos a la actuación, es como estar en el interior de una catedral. El peso de la HISTORIA. Miles a la trompeta, John Coltrane al saxo tenor. Embriaga el ambiente, entre bohemio y maldito, entre intelectual y mágico.




Iba a poner algo más de Coltrane pero con esto hay suficiente. Ya le dedicaré algún post. Cualquiera de estos genios da mucho juego. Al final todos tienen en común esa "pasión por lo suyo" (Muchachada dixit), ese amor por su música que a veces literalmente los devora, se llame Charlie Parker, Brian Wilson o Mozart.

7 comentarios:

Mildolores dijo...

Yo, en ese caso, te recomendaría él visionado de la película "Cadillac Records", protagonizada por Adrien Brody y Beyonce. ¡No, no me huyas!
Te aseguro que la película no es nada del otro jueves, aunque dudo mucho que en ningún momento te llegue a aburrir.
Por otro lado me ha enseñado a respetar o, al menos, a valorar a la cantante mencionada.
Harto de sus videos en los que es una continua pose "teta-culo"y sus supertemas rompelistas comerciales, me sorprendió muy gratamente en esta película donde plasma que si se dedicase a cantar soul, tal y como hace encarnando al personaje real que representa, sería de otra valoración. Al menos por mí.
Copia en tu buscador este enlace y juzga por ti mismo:

http://www.youtube.com/watch?v=FcMzjftJR8w&feature=related

Hay tres temas mas en la misma línea. Solo por eso merece la pena.

Saludos.

Dani dijo...

Joder, lo cachondo que se va a poner el Chulo con este post...

Atalanta dijo...

Mildo, la peli tiene un pinta buenísima. Yo soy "soulero" hasta las médula y seguro que disfruto como un enano. Además me suena que tuvo buenas críticas. Claro que Beyonce es una intérprete tremenda, podría ser una gran diva del moderno R&B. Como siempre digo, hace tiempo que dejé atrás mis prejuicios. No me cuesta reconocer que por ejemplo "Crazy in Love" me parece un pepinazo de tres pares de cojones o el poder musical e icónico de "Single Ladies". ¿Por qué nunca me haré con un disco suyo? No sé, es por el ese tufillo a producto industrial que desprende todo el tinglado. Ahora produce Neptunes o Timbaland porque son los productores de moda, además de los mejores ingenieros de sonido, o el señor asesor de imagen que decide cuál es el giro que voy a dar a mi carrera. Me parece todo bastante artificial. Mira, lo que sí me hizo gracia es no ocultarlo, mostrar las entrañas del monstruo como pasó en el último disco de Destiny´s Child, cuando regalaban una muestra de perfume con el mismo. Por favor, que la música es algo más serio, no algo para un puto hilo musical.

Ojo, tampoco me gusta la actitud de algunos indies que descuidan por completo la imagen que quieren proyectar de su música en sus discos, conciertos, cartelería como todo lo realacionado con el "shoegazing", donde prescinden por completo de la indudable potencia expresiva o estética de un fenómeno como es el rock and roll.

Dani, ya, ya, me da que ese vídeo de Miles sí que le va a gustar un poquito. :)

TSI-NA-PAH dijo...

No se que me fascina mas, la pelicula o la musica de Miles!
Escucho a Miles y Coltrane cada semana y siempre me aporta algo nuevo.
Un Abrazo

Furacán dijo...

Pues eso pata negra, no soy muy entenddido en jazz pero los videos que has puesto son una pasada.

Popi dijo...

Yo soy de Chet Baker, otro bala perdida. No se por que empecé por él. Poco a poco entran Gillespie y Davis... demasiada música para tan poco tiempo...

Atalanta dijo...

Tsi, tengo el disco pero la peli no la he visto y tengo unas ganas...

Furacán, suscribo todo lo que has dicho, no soy entendido pero... pufff...

Popi, cómo lo sabes, es imposible llegar a todo. Los días son cortos y nos perdemos tantas cosas. A Chet Baker lo tengo en lista de espera de mis próximos discos. Tengo muchas ganas de ver la peli que estrenaron hace poco y que ponían tan bien.