lunes, 3 de mayo de 2010

Keaton vs. Chaplin

Estos dias he estado viendo un par de películas de Chaplin y Keaton y me ha dado por escribir cuatro letras sobre este par de genios.

Tras el personaje torpe y triste de Keaton, se escondía una verdadero atleta, un cuerpo lleno de cicatrices por todos los trompazos que se daba en tantas escenas. Como es fácilmente presumible, al igual que posteriormente haría Ed Wood por distintas razones, aquí la primera toma era la que valía. Recordad algunas escenas del tren en "El maquinista de la general" o ésa que todos tenemos grabada en la mente, en la que la fachada de una casa se le viene encima, justo en el diminuto hueco de una ventana.

"Charlot" fue el personaje que lanzó a la fama a Charles Chaplin, individuo endiabladamente inteligente y genial, entre los más grandes de la historia del cine. Cuentan que era alucinante observar su metamorfosis de Chaplin a Charlot, cómo después de unos minutos, comenzaba a actuar como el entrañable y descacharrante personaje. Perfeccionista enfermizo, pronto se dio cuenta de lo importante que era la libertad e independencia para un creador por lo que asumió las tareas de director y productor. Tal vez debido a ello, mientras Keaton no superó la llegada del "sonoro", él consiguió hacerse más grande. Chaplin, en un detalle que le honra, reivindicó a su compañero con su participación en "Candilejas". Otro pequeño gran homenaje digno de mención, fue su fugaz aparación en "El crepúsculo de los dioses", la obra maestra de Billy Wilder.

Me ha costado elegir los fragmentos para ilustrar la entrada; finalmente cómo vieron el boxeo estos dos fenómenos. Recuerdos de infancia, ¿ahora los dagalis ven estas cosas?


6 comentarios:

El crusti dijo...

Me parece un tratamiento correcto tu post. Creo que ninguno es mejor que el otro, ni peor. Son tan iguales que son distintos (o viceversa) porque así son los genios.
Mañana voy al médico a ver si me extiende un visado mirobriguense (aunque sea sólo de turista) para el 30/05.

TSI-NA-PAH dijo...

Los dos son mas grande que el empire state building! Yo me inclino mas hacia Chaplin, mi mujer a Keaton!
un abrazo

Dani dijo...

Yo soy de Keaton de toda la vida. Grande, grande.

Atalanta dijo...

Crusti, no se puede elegir. Geniales los dos. Ojalá salga bien y te veamos por aquí... aunque este año sólo sea para conocer mi pueblo -ya verás cómo te gusta-.

Tsi, descacharrantes los dos. No hay más que ver los vídeos, te tronchas.

Dani, ¿ya andas por aquí despues de tu concentración? Que envidia... Es que el Keaton era capaz de hacer cosas realmente increíbles, como los especialistas del cine actual. Lo que no sé es cómo no se mató con alguna de sus ocurrencias.

afcavasco dijo...

al margen de tu entrada
estoy de hecho dispuesto a correr la medio maratón de ciudad,
nos veremos

Atalanta dijo...

Afcavasco, genial, nos vemos. Cualquier información que necesites, me la pides. Saludos.