jueves, 20 de mayo de 2010

Quique y el olvido


La anterior ocasión en que vi a Quique González en concierto, actuaba como telonero de Andrés Calamaro, hace tres o cuatro años. Ya llamó mi atención la entrega de un grupillo del público que a mí me pareció bastante amplio por entonces. En el concierto del sábado, de entrada me sorprendió lo heterogéneo de la audiencia, una mezcla de chicos y chicas muy jovenes, "indies" y rockeros de la vieja escuela entraditos en años. Desde el inicio, los primeros son un grupo complaciente, vienen a ver a su ídolo, a pasarlo bien y su rendición se antoja prematura y sin condiciones. El resto, con más horas de vuelo, somos mas críticos, más exigentes... en definitiva, más viejos.

Puesta en escena sobria. Buenos musicos, entre ellos Julián Maeso a los teclados y Toni Jurado a la batería, para un sonido perfecto, puro y transparente. El rock and roll que demandan los textos de Quique, el vehículo idóneo para que su voz desgrane los versos de sus tristes historias.

Su último disco, "Daiquiri Blues", fue grabado en Nashville, quizá la ciudad del mundo con más música en las venas. Allí se valió de grandes músicos americanos, virtuosos de los de verdad, de los que no necesitan hacer alardes para hacer un trabajo excepcional. Además de encargarse del bajo, Brad Jones era el jefe, el productor. Brad es uno de esos tipos que tiene capacidad para transmitir, apasionado y certero en sus retratos. Cuando se enfrentó a la música de Quique, vio que hay canciones pequeñas, íntimas junto a producciones más "cinematográficas" que demandaban otro tratamiento más recargado. Él quería conseguir un sonido atemporal que gustara tanto a sus hijos como a su padre. Precisamente recordaba sus palabras al constatar lo heterogéneo del público.

Y nos da la explicación perfecta: "Quique quiere que la letra tire de lo demás, que sea la cabeza del tren".

Si hay que poner un "pero" al concierto, se echó de menos el "pedal steel" con el que Al Perkins hace daño de verdad en el disco. Es muy gracioso escuchar al inocente y apasionado Quique, relatando su encuentro con Al en el estudio, besando el suelo por donde pisaba "el mejor músico con el que había trabajado jamás". Este hombre ha grabado con Gram Parsons, Bob Dylan, Leonard Cohen, Josh Rouse. Una leyenda. Para Brad Jones es un genio. Al escucha las canciones y durante las sesiones, aunque parezca ausente, no es así; sólo va a tocar las notas justas, las que necesite la canción, "sólo las notas que te romperán el corazón".

Uno de los temas que más trata Quique es el del olvido, el del amor perdido. No me gusta enlazar muchas canciones porque después la gente no las escucha. Dejo las dos con las que cerró el concierto, "Salitre" (elegida por "el rutero" Chinasky en una de sus listas como una de las mejores canciones españolas) y "Aunque tú no lo sepas", basada en un poema de Luis García Montero. Aquí sí tenían "pedal steel", tocado por el maestro Carlos Raya. Para que veáis si se echa o no en falta el instrumento. Además otra que ya puse en su día, "De haberlo sabido", que también trata el tema universal. Seguro que todos tenemos un rostro cuyo contorno dibujan estos versos.






Dejo dos poemas de Ángel González sobre el tema:

Mientras tú existas,

mientras mi mirada

te busque más allá de las colinas,

mientras nada

me llené el corazón,

si no es tu imagen, y haya

una remota posibilidad de que estás viva

en algún sitio iluminada

por una luz -cualquiera...

Mientras

yo presienta que eres y te llamas

así, con ese nombre tuyo

tan pequeño,

seguiré como ahora, amada

mía,

transido de distancia,

bajo este amor que crece y no se muere,

bajo este amor que sigue y nunca acaba


Muerte en el olvido

Yo sé que existo
porque tú me imaginas.
Soy alto porque tú me crees
alto, y limpio porque tú me miras
con buenos ojos,
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa. Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
-oscuro, torpe, malo- el que habita...

10 comentarios:

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Mosquis, no sabía de la canción de Luis García Montero, a quien descubrí en la estupenda peli "Aunque tú no lo sepas" con aquel "Si algún día la vida te maltrata, acuérdate de mí,que no puede cansarse de esperar quien no se cansa de mirarte". Ya me caía bien Quique, pero ha sumado un montón de puntos más. Y es de los míos, de los de las canciones depres, como tú dices.

Michel dijo...

Yo es que soy para esto de las canciones muy moñas!!!

Ayer disfrutaba escuchando a Ismael Serrano. "Vine del norte" yo que se las veces que la escuché, te la recomiendo.
Cuanto máyor me hago más me gustan tipos como Serrat, Sabina, el citado Ismael Serrano y demás....
Necesito letras que me digan algo.

De haberlo sabido y Aunque tu no lo sepas, muy buenas. Gracias.

Joserra Rodrigo dijo...

Mira...yo era de los bobos que antes pasaba de la música y letras de este hombre...y con el Daiquiri caí embelesado...además la sospecha de que pueda ser por los musicazos de Nashville es engañarse...si las canciones no son buenas....
Mira a mi me parece genial el Daiquiri, genial, uno de los mejores discos en lengua castellana de los últimos años. "Anoche estuvo aqui" me pone la carne de gallina...es mi favorita...¿la tocó?
Pero todas, todas son buenas.
Luego he entrado en el directo que me parece muy bueno y en "Salitre"...y me gustan...sobre todo canciones...pero el daiquiri es el daiquiri...me lo bebo entero.
Yo soy antoniovegista más que enriqueurquijista pero me encanta el Secreto tb.
Es como es los setenta...ya sabemos que hay un Neil Young pero también un James Taylor...que era más blando...si...pero muy bueno...Como bien dices siempre hay que disfrutar de todo lo que nos brinda la vida desde los National a Angelo Branduardi , de Teenage Fanclub a Muddy Waters, de Kiko Veneno a Rufus Wainwright...de TODO LO BUENO.Unos privilegiados...amigo del oeste. Por cierto, hoy Bilbao parece Ciudad Rodrigo..qué hermosa luz!Un abrazo

El crusti dijo...

De acuerdo con todos. Quique y el olvido, acertado título de la entrada. Pero es que al olvido nos empujan (y nosotros que nos dejamos...)
Un abrazo

Santi

Atalanta dijo...

Manu, llevo ya muchos años dando la paliza con Quique. Me alegro que por fin no seamos sólo unos pocos y tenga el reconocimiento que merece. Ya te dije que te tenías que haber venido al concierto, te hubiera gustado. Éste es el lado más tranquilo. El otro concierto que vi fue muy rockero y también estuvo de puta madre, mejor en algunos aspectos. El domingo por la tarde en la feria, tuve un rato entre mis manos una recopilación de García Montero... me lo pillo, sí, no, sí, no...Como el día anterior compré el del huerto y el de Benedetti, lo dejé para otro mes.

Michel, como ya vais comprobando, yo soy de la escuela de Joserra y me gustan muchos estilos.Me siento muy afortunado de disfrutar lo mismo con esto que con el rock más salvaje -que a veces me hace falta-, con el jazz, la bossa, el soul, la clásica, últimamente el flamenco...y por supuesto cientos de grupos de la hisoria del pop y el rock. Ahora que poco voy a tener de los discos más vendidos, la mayoría pura basura. De Ismael Serrano me gustaría que alguien me preparara una recopilación para escucharlo con calma. De Serrat tengo algunos discos antiguos y recopilaciones muy buenos que me preparó Víctor, uno de los mayores fans del país. A Sabina le reconozco algunas canciones excelsas con otras que no me entran nada, sobre todo porque la música muchas veces me parece que tiene poco que ver con la inspiración, hay maneras de grabar música más relacionadas con el estilo factoría de estudios -algunos solos, porque hay que meter un solo, son de los de dar grima- que envejecen mal, pero para ver eso quizá hay que estar más pillado por la enfermedad musical. También me carga un poco el personaje, a ratos bastante impostado. Aún así reconozco que hay versos que la clava. El último se lo pedí a mi hermano para escucharlo y se dejaba oír.

Joserra, venga, lo que pasa que a ti el dagal te ha dicho que también hay que oír música en castellano y a pasar por el aro. :) Ahora que el día que me hagas una crónica de un bolo de El Canto del Loco, no me vuelvo a pasar por la "land" de Rodrigo :). Me alegra que hagas la referencia a "Anoche estuvo aquí". La iba a poner pero eran demasiadas. Ajustaba como un guante al tema del olvido. Me parecen una delicia, tan simple... y que dice tanto. Ahí sí que los lamentos de Al, suenan a gloria. Es su disco más redondo, más acabado, más maduro. Ya hacía referencia antes a la gozada que es disfrutar de tantas cosas y en eso la "land" es una referencia. ¿Hay algo de lo que escribas a lo que no le sobre la calidad por arrobas? Saludos, maestro.

Santi, ¿es inevitable? Siempre queda algo. Todos llevamos nuestras cicatrices. Duelen per me gustan.

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Hombre, tanto como dar la turra... Ese es el infumable Nacho Vegas (tu novia, como decía tu padre). Ya sabes: "Si te lo tengo que explicar..."
Quique me gusta, sin más calificativos (desde la visita de Dylan a Juanpa he perdido mi capacidad de mitómano,) por sus letras, por su sonido "americana", por lo majo que parece desde que vi el dvd que regalaban con un disco de hace un par de años. Creo que ha mejorado su forma de cantar, aunque algunas canciones me siguen pareciendo demasiado "moñas"... Seguro que el directo estuvo bien, pero no estaba yo para conciertos.

De García Montero, que ya sabes que me gusta mucho, pasa lo de siempre... Fíjate que yo no soy un gran aficionado a la poesía, pero hay poemas que me llegan especialmente; y he dicho poemas, no poetas. Quizá para apreciar su obra haga falta un cierto esfuerzo en forma de tiempo, reflexión, digestión... Me temo que yo soy más visceral.

Y me callo ya!!!!

Pdta: El "palabro" de verificación: Puticon. Mosquis!!

MAE dijo...

¡¡¡COMO ME HA GUSTADO ESTA ENTRADA!!!! una apuesta segura conmigo, jejeje.

Me encantan las letras, la musicalidad, la voz ¡¡¡me mola!!!, no se me recuerda un poco a Silvio Rodríguez.

Me trasmiten y me llegan las canciones de Quique y los dos poemas ¡¡preciosos!! Ay!!! pero que flanina soy jajajaja

Ah!! y si tengo rostro, vale más de uno, aunque cuando escucho caniones de este tipo siempre me viene a la mente uno ....

Besicos ¡¡mucho mejor esta entrada que la Carretera!! jijiji. Buen finde.

Atalanta dijo...

Iron, Quique y Nacho, Nacho y Quique, lo mismo me da que me da lo mismo. Me gustan mucho ambos. Tengo que escanear la foto y hacerle una entrada como Dios manda al cantautor del averno, dedicada a Bienvescribe, un fan inesperado del asturiano.
Pues yo gracias al bendito internet y a algunos blogs le he encontrado el gusto a leer poesía. Me gusta cada vez más. Últimamente siempre siempre estoy con algún libro. Magia con palabras.

Mae, si es que sólo a ti se te ocurre meterte en "La carretera", menudo rato debiste pasar. Encima es que he puesta unas cancione muy tiernas. No siempre es así.

Alicia Tantata Chan dijo...

Vaya tela, Abel!
Justo iba camino del Endurance, y me encuentro con Quique González, jejeje.
Es que tenía la canción esa de "Aunque tú no lo sepas" en un CD del coche, y hace dos días me dio por buscar de quién era, después de años escuchándola sin saberlo y sin preocuparme por ello, la verdad. No soy tan curiosa para estas cosas, es cuando me da. Pues eso, que llevo dos días escuchando al colega, y otra casualidad más en tu blog. Esta página es una caja de sorpresas para mí!

edecast dijo...

Has hecho que "sintonize" en esta manana de curro la emisora de Quique Gonzalez...
Esto de Internete es la leche...