miércoles, 12 de mayo de 2010

Mi camiseta

Ahora que empieza el buen tiempo, excepto en el trabajo, me paso cuatro meses en pantalón corto y camiseta. No recuerdo exactamente cuándo mis camisetas se convirtieron en mis prendas favoritas. Supongo que sería alrededor de los quince, dieciséis años, en los tiempos de los pedidos a Discoplay. En aquellos años soñaba con camisetas de Springsteen, Clapton, Lou Reed, Loquillo, que nunca conseguí. Después sí, después fueron llegando muchas que todavía conservo de muchos festivales y conciertos, de nuevas bandas unidas a periodos concretos y diferentes de mi vida, unidas a recuerdos muy especiales: Planetas, Brian Wilson, Belle & Sebastian, Doors, Pearl Jam, Smiths, Beth Gibbons.
Es algo inherente a la adolescencia, el querer revindicarse, expresarse a través del mensaje, de la obra de alguien a quien no conoces pero con quien conectas en la oscuridad de tu habitación, cuyos versos expresan mejor que tú mismo, lo que devora tu interior. En esos complicados años, por un lado quieres diferenciarte, decir "soy distinto a la mayoría" pero por otra parte necesitas formar parte de un grupo, y eso nos lo dio, se lo sigue dando a las nuevas generaciones, la música, el rock and roll. Eran como nuestras pinturas de guerra. Quizá es algo infantil pero me gusta no haber perdido completamente esa actitud romántica, ese vínculo que aún me une a una etapa ya remota en mi vida.

Hace relativamente poco tiempo, si veías a una chica con una camiseta de Johnny Cash , sabías que podía ser interesante. Ahora no significa una mierda. La puede haber comprado en la planta "indie" de unos grandes almacenes -como dice Ironmanu- y no saber que el nombre que lleva escrito en el pecho es el de una persona real. Para muchos, el rock and roll se convirtió en una marca vacía de significado, pero que a ratos mola. Frivolizar con algo que a tantos nos llega tan adentro, no es más que blasfemia. Si alguien se atreve a llevar una camiseta de los Who, sin saber quién es Keith Moon, no es más que otro síntoma de la decadencia de la civilización occidental -ni siquiera el autor sabe si aquí hay rastro de ironía-, un aspecto más de la crónica banalización de esta sociedad. Nada significa nada.
Después llegó el deporte a mi vida y empecé a llevar alguna de las camisetas de mis primeras medias maratones hasta literalmente convertirlas en harapos. Recuerdo la ilusión de mis primeras carreras, ávido de competir donde dieran alguna chula. Con qué orgullo llevaba la de mi primer maratón. Con el tiempo, la torre de mi armario fue creciendo y creciendo. Ahora ya las regalo casi todas, sólo me quedo con "larga distancia" y joyas de la corona. Pero me sigue pasando como con mis bandas favoritas, me sigue gustando lucir mis colores con esa actitud pueril de dagal imberbe. Pertenezco a la secta, soy triatleta, soy "ultrafondista". Ni mucho menos me define pero es algo importante para mí, es parte de mí.

Iba a poner "My Favorite T" de Lemonheads pero no hay versión decente. Dejo a Ryan Adams porque la única maratón cuya camiseta me haría verdadera ilusión vestir, sería la de Nueva York. La canción es "New York, New york". Como curiosidad, en el vídeo se puede ver una de las últimas imágenes de las torres gemelas, cuatro días antes del 11 de Septiembre de 2001. Me quedo con ganas de poner algo más del cantante porque hay unos cuantos vídeos muy buenos. Ya le dedicaré una entrada al prolífico e imbécil niño malo. Dedicado a Joserra, el Ryan Adams de la blogosfera, por lo de prolífico, no por lo de imbécil.

También dejo mi canción favorita de Nada Surf, el grupo neoyorkino, una de cuyas camisetas cacé al vuelo en un concierto, cuando la arrojó al público Daniel Lorca. Esta canción la bailé -más correcto sería decir "la salté- mucho en mis años mozos.



17 comentarios:

Xavi Garcia dijo...

Atalanta....para camisetas las miles que tenía cuando participaba en regatas de Optimist prácticamente una por fin de semana!
Un abrazo desde Tokyo!

¨XTB¨ Xavi...ahora me pasa algo parecido con los swim caps!

PABLOSKIM dijo...

Atlanta:
Joder tio, lo has clavado, parece que me has hecho un retrato. Si es que tendremos el sindrome.
Hay estan las camisetas, son los trofeos del sudor, esas camisetas negras de los conciertos donde sudamos la gota de tanto bailar, y como no esas de las carreras donde tambien se suda la gota.
Si!!!!.. Yo tambien tengo el sindrome!!!....
Saludos. Me encanta tu blog tio.
Animo

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Aquella de Kin-Kurt a la que le cortamos las mangas, la de los McFly's (o Menflis), las del Zorrock, la de Roth de los nombres, tan bonita... Muy chula la entrada.

Joserra Rodrigo dijo...

Qué bonita entrada amigo del Oeste!
Yo soy de puesto de camisetas en concierto...nunca me los pierdo...
Favoritas? Una que me trajo en los ochenta de un congreso de dylanianos en Inglaterra mi amigo Iñaki, negra y con la clásica estampa Dylan 66, gafas rayban y pelo acaracolado...MÍTICA!
También la que hicimos en el 60 cumple de Bob en la fiesta en Bilbao, la foto en la Triumph, lateral , conduciendo y la leyenda NEVER ENDING BOB...tb una de "naranjito" jajajjaja que era mi mote allá cuando tenía 18 añitos...
Bueno ahora mimo la que le compré a Chuck Prophet, a Steve Earle...tantas...
Pero la más guay es una que he pillado de Ben Sherman en un outlet de internet guapísima que con el símbolo de la Stax reza aquello de "YOU GOTTA HAVE SOUL"
¿Hay un mejor mensaje?
Bueno gracias por el maravilloso vídeo dedicado...me recuerda al día de las Torres, los aviones, al Love & Theft que salió el 11-S, a esa sensación que ya todo sería distinto...
Qué temazo el NY NY...todo lo bueno de Bruce , de Cougar , de Bob Seeger en el dagalín insolente pero con la voz más preciosa que ha parido madre.
Un abrazo y gracias de nuevo.

MAE dijo...

Te recomiendo la idea de Inma ¡¡hazte una manta de sofá!! bueno tu con todas las que tienes de cama de dos mentros jejeje. La de ella es una pasada y un bonito final para aquellas que no quieres "tirar".

Creo que debería "patentar" la idea y publicitarla estoy segura que se sacaría un dinerillo jejeje.

Otra opción "camiseta vieja, pijama nuevo" yo ya tengo dos cajones de pijamas jajaja

Y por último cuando voy a mis viajes me lelvo mogollón de camisetas y se las regalo a los niños o a hospitales o donde las necesiten.

Ah!! te ha quedado muy chulo el artículo, nostálgico y divertido. lo has clavado.

Besicos

Michel dijo...

Yo llevo relativamente poco en esto y Susana ya se empieza a quejar de la Torre de Camisetas del armario.

Como tu dices mis joyas de la corona son las de mis maratones corridos (que bonitas son), amen de las tuyas de JyJ las cuales ya he manchado de sudor y sangre, no, no es una metáfora el otro día con la lluvia, etc... llegúe a meta con los pezones como el del anuncio, ¡¡¡¡¡que dolor!!!!!!.

La última que he comprado es una de Josef Ajram, chulísima.

Apuntado el 5 de Junio a Hoz del Huecar en Cuenca, de las Carreras más bonitas que he corrido, asi pues repito.

plato53 dijo...

¿Cuánto de uniforme hay en una de esas camisetas que simbolizan la pertenencia a un grupo? ¿Hasta qué punto se anula la individualidad en la pertenencia a un grupo precisamente cuando lo que se busca es identidad?
Aunque, a veces, ¡qué placer disolverse en el grupo, dejar de ser uno mismo, descansar de uno mismo!

Atalanta dijo...

¡Tokio!... menudo trajín te traes. ¡Regatas!... mooola. Ya me gustaría a mí, la camiseta y participar.

Pablo, gracias. El tuyo también está muy bien. Por ahora te sigo desde la barrera como montañero aficionado. Eso de las cuerdas da miedo... y más miedo aún meterse en ese mundillo, que ya lo que me faltaba. Bien dices, las dos clases nos traen recuerdos especiales, conseguidas en esas citas inolvidables.

Manu, es verdad, la de los Mc Flys, germen de los jaramugos y que tristemente perdí, las que R. me preparó de de Nick Cave y Pavement, muchas, muchas. Pufff, el Zorrock... madre mía, aquello sí que era un festival. Me alegro que te haya gustado.

Joserra,la foto con la Triumph que me enviaste es la que uso ahora para marcar páginas. Muy chula.
Casualidades, yo le regalé al Ciego Sabino una del Naranjito que también se ha puesto unas cuantas veces. No lo olvides, amigo, you gotta have soul, buen consejo. Por aquí, creo que todos cumplimos.

Mae, muchas gracias. Siempre se me olvida comentarle a mi madre si me prepara una manta como la de Inma para el sofá. La idea me parece cojonuda y muy graciosa. No es mala ocurrencia ésa de regalarlas a los críos, como yo ya siempre hago con los botes de la bici.

Michel, es que ésas de los primeros maratones son un tesoro. Pues no le queda a Susana ver crecer esa torre... Vais a hacer de oro a Brokerjosef. Yo comprar, sólo en algún concierto. Esa carrera me la apunto para otro año. Éste voy al MAM.

Plato, claro que en esos años, al fin y al cabo es un uniforme. En una etapa con tantos miedos e inseguridades, te hacía sentir bien. "Chupa de cuero, gafas de rock...ahhh...me siento mejor" :)

plato53 dijo...

Esas camisetas son como memorias externas. Verlas es recordar y revivir ciertas emociones. También sentir cierta piedad por lo que fuimos y hoy ya no somos.
Abandonarse, dejar afuera miedos, obsesiones, preocupaciones, responsabilidades, beber, bailar, saltar, empujarnos, gritar nuestras canciones como himnos y en el volumen de la música flotar como en un fluido envolvente y protector.
¿Cuándo nos vestimos unas camisetas y lo repetimos? La resaca iba a ser terrorífica.

El crusti dijo...

Atalanta, muy bueno lo de la secta. Así denomino yo también a nuestra opción deportiva.
Plato, permite que te de mi versión. No creo que sea una contradicción el tema búsqueda de identidad/identificación de grupo. Somos seres cuyo sentido se adquiere cuando nos agrupamos socialmente. Por lo tanto la búsqueda de la identidad no es más que intentar hallar en que grupo nos ubicamos. La construcción de la realidad social es intersubjetiva no "unisubjetiva". En ese caso existirían tantas realidades sociales como individuos. Pero esa intersubjetividad nos permite mantenernos dentro de los convenios sociales un cierto grado de individualidad. Este es el caso. Es sólo mi versión, tampoco me hagas mucho caso, hace mucho que no hago deporte y tengo el cerebro que echa humo, jejeje.
Comparto con Michel el tema de la torre de camisetas, la mía ya cayó por el efecto "huracán femenino", sólo me permite guardar la de voluntario de las olimpiadas de Barcelona 92.
Y también coincido con Michel: la Hoz del Huécar, peazo carrera.

Michel dijo...

Crusti, es que Barcelona 92 fue mucho yo lo viví currando y disfrutando.
Hoz del Huecar es la carrera.
He visto en tu perfil: 2 años de contrato con el INEM, no te preoucupes a mi hoy me han bajado un 5% de media el sueldo, todo se andará.

plato53 dijo...

"Por lo tanto la búsqueda de la identidad no es más que intentar hallar en que grupo nos ubicamos."
Creo que estarás de acuerdo, Crusti, en que formas parte de una familia, de un grupo de amigos, de un grupo de trabajadores, de aficionados a... y en que, como persona, no eres intercambiable con ninguno de los otros miembros de esos grupos. Si así fuera, tu identidad sería muy pobre, el grupo la tendría, tú no.
Nuestro desarrollo y crecimiento personal está condicionado socialmente, pero basar la identidad personal en la pertenencia a un grupo es anularse como individuo.

Mildolores dijo...

En la planta joven del Cutringlés tienes las camisetas de Ramones con una etiqueta que dice "Formula Joven" esto la marca de la casa.

Decía "La Polla Records" eso de... "Muy punk, muy punk, moda punk en Galerias..."

Visionarios ellos.

El crusti dijo...

De acuerdo Plato, es un tema muy denso y estaremos de acuerdo que no es el mejor lugar, a ver si tenemos ocasión de hablarlo. En esencia estoy totalmente de acuerdo contigo.
Michel, ya sólo me queda año y medio de contrato en el INEM...
Atalanta, no había leído lo del MAM. El año pasado fue durito, no sé si mantendrán el mismo recorrido. Ánimo y que no haga mucho calor.

Atalanta dijo...

Crusti y Plato, yo os dejo solos, que es un gustazo leeros. Ya me esperaba yo algún día uno de estos enriquecedores cruces.

Mildo, sé que parezco el abuelo cebolleta pero no puedo con estas cosas. ¡¡Boris Izaguirre con una camiseta de Los Ramones!! Por lo menos se sacarán una pasta... los herederos.

Michel, si lees el curriculum de Santi-Crusti alucinarías, varias carreras, varios idiomas...el mundo es un verdadero sinsentido.

ladyole dijo...

Llego un poco tarde, pero me has tocado la fibra 'fashionista'.
Me emociono cuando una cadena de ropa saca camisetas de algún grupo que me gusta, pero al igual que tú me parece una estupidez llevarla sin ni siquiera saber de qué va su música.
Mi pequeño tesoro, es una camiseta de los 'Clash' del H&m que me compré hace años (muchos), dos tallas más pequeñas que la mía porque era la única que quedaba. La pobre está rota y gastada, pero es la joya de mi corona.

Atalanta dijo...

Ladyolé, tú sí que lo entiendes perfectamente, una "indie fashionvictim" :)