martes, 22 de junio de 2010

El fondo según Murakami


Ya leí el libro del que más se ha hablado en los mentideros deportivos en general, fondistas en particular, "De que hablo cuando hablo de correr" -gracias, Michel-. Ya había leído anteriormente "Tokio Blues" de este autor sin conocer nada de éste ni por supuesto que era uno de tantos japoneses chalados por el fondo. Este último me gustó mucho, me pareció especial, poético y extraño, dotado de un especial magnetismo. Cuando me enteré que iba a publicar libro sobre la figura del corredor, me ilusioné. Seguro que era algo especial que a mí, dada mi condición deportista, me llegaría dentro.
Bien, me equivoqué. El libro en general me ha decepcionado. Cuando un escritor se consagra a nivel internacional como Murakami, es claro que independientemente de la entidad de la próxima publicación, cuentas con miles de lectores potenciales que se harán con tu nueva obra y la empresa saldrá rentable (algo similar a lo que hizo Nick Hornby al publicar un libro con simples críticas de canciones en "31 canciones"). Estoy seguro que si Murakami no fuera Murakami, ninguna editorial le publicaría esto. Él compara entrenar con escribir, actividades exigentes que requieren de concentración y constancia. Pues no me creo que este libro le haya supuesto un gran esfuerzo. No le otorgo gran valor a esa serie de pensamientos inspirados en su práctica deportiva -recopilación, por momentos deslavazada- o semblanzas de alguna carrera. Sí hay algún párrafo o alguna idea que me ha podido inspirar pero en general todo me ha producido una sensación de "déjà vu".

Tal vez una persona que no conozca desde dentro este mundillo, se sorprenda con la visión del protagonista sobre este extraño deporte pero francamente a mí, acostumbrado a escribir y leer sobre el tema, no me convenció. Estoy seguro de que si confeccionáramos un pequeño volumen con unos cuantos textos sobre carreras, entrenamientos o pensamientos de algunos de los blogueros deportistas que escriben bien y con criterio, se haría un libro bastante más interesante sobre la mística de la larga distancia... si es que existe.

Alquien decía que no hay libro tan malo que no tenga cosas buenas. Algunos puntos de vista o visiones que me han gustado, son éstos:

Ese extraño concepto del "Runner´s Blue", la tristeza del corredor, esa desgana que a veces, sin saber de dónde llega, te inunda y simplemente no tienes ganas de entrenar aunque no eres capaz de encontrar el motivo. Sin duda, 2010 es mi año "Runner´s Blue".

Entender el fondo y el deporte como algo que forma parte de tu naturaleza, que realizarás mientras te sea posible físicamente, por muy avanzada que sea tu edad , desafiando la incomprensión de la gente que estima que "no vives como es debido" pero que tú entiendes como uno de los aspectos esenciales para vivir plenamente.

Ese sentimiento de pertenencia a una rara secta con una extraña forma de vida. La futilidad de nuestro esfuerzo, cómo consideramos valiosos logros que a la vista de la "gente normal" no se entienden porque no son evaluables materialmente, ya que la mayoría nunca ganaremos ni un trofeo, ni un euro.

Sí me ha hecho gracia que su primer maratón se tratara de una "jaramugada" en toda regla, de Atenas a Maratón por una carretera atestada de peligrosos conductores griegos durante un abrasador día de verano.

Y otro punto en común: la insana afición por la música. Melómano militante, se reconoce compulsivo comprador de vinilos. Muchos no lo entenderéis pero son pasiones muy, muy cercanas.

Quizá lo que más me ha gustado es ese tono tristón y resignado que sobrevuela todo el libro, esa épica del perdedor que tan bien cuadra para muchos de los que pasáis por aquí. Ese correr para lograr el vacío, esa mirada perdida del corredor. Esa sensación nos es familiar, ese momento en que pasas la frontera y no sabes muy bien donde te encuentras, en que estás cerca de todo y de nada. Difícil de explicar.
Después de escribir estas líneas, estoy por pensar que quizá me gustó más de lo que creía. Puede que esperara más. Las grandes expectativas nunca son buenas.

De música dejo el "Roadrunner" de los Modern Lovers. Hace tiempo que pienso en un post con canciones sobre "correr". Ésta sería una de ellas. Jonathan Richmann es un tipo curioso. Aunque no lo creáis, la mayoría lo conocéis. Es el individuo que va relatando sus canciones a lo largo del metraje de "Algo pasa con Mary". Jonathan es como un chaval; si lo ves en un concierto, cuando le escuchas contar anecdotas, cuando ves como se troncha, lo sientes muy cercano, como alguien que ha decidido hacer lo que le gusta sin preocuparse demasiado por los demás -¿como un corredor?-. Podrías decir finamente que gasta ideología naif, podrías decir que está un poco tonto, pero se le nota feliz. Este disco es de 1976, está producido por nada menos que John Cale, de The Velvet Underground y es un disco muy cachondo, muy espontáneo, muy rockero. Tiene el "deje" y la alegría del verdadero rock and roll.





Aparte os dejo una pieza a la que se hace referencia en el libro al relacionarla con el "Maratón de Nueva York". Es "Autumn in New York" de Vernon Duke. Dos monstruos del jazz clásico, Louis Armstrong y Ella Fitzgerald, recrean el estándar.

28 comentarios:

davidiego dijo...

en el fondo te ha gustado más de lo que describes.

De acuerdo que él ha tenido más fácil publicar sus pensamientos y llegar a más público que muchos blogueros con la misma calidad en sus reflexiones, y le ha costado lo mismo que a éstos reflejarlas, pero no deja de hacer un guiño amigo a todos los que de vez en cuando nos identificamos en un párrafo y nos encantaría que alguien cercano (aunque un poco más lejano que la que me lee con los ojos cerrados) lo leyera para que pensara que siente ese raro que está a su lado.

Un poco snob (entrena la bici con un pro de bici, la natación con profesora, el tri igual...) y maniático quizás, pero no deja de ser uno de los nuestros, y eso nos gusta, a los que amamos la música, el cine, los libros y el deporte.

como ves hay jaramugos donde nace el Sol.

sanfreebird72 dijo...

A mi el libro me gustó pero ciertamente esperaba más. Saludos

Pablo Cabeza dijo...

Hola, Atalanta.

A mi particularmente tambien me está decepcionando, aunque no he terminado de leerlo.

Me quedo con el Dr. Sheehan.

Un saludo

CiegoSabino dijo...

Oye compadre, déjate de "runer blue" y gaitas de esas y ponte a darle un poquito, majo, que entrenar no me apetece, pero luego te apuntas a todas las chalaúras y a ver en qué condiciones me llegas.

Por cierto qué es eso de que nunca ganaremos un tro"feíto", que yo ya tengo uno, jajaja.

Furacán dijo...

Al final yo creo que muchas veces son las expectativas que nos creamos. En un primer momento yo también esperaba más pero una vez que acabé el libro al pasar un tiempo volví a leer ciertos párrafos y frases que dejara marcadas y me empezó a gustar más. Es un poco atalantiano, me recordó a ti en muchos aspectos, la música, la forma de escribir... no estaría mal que escribieses tú uno.
Yo os recomendaría que le dieráis una oportunidad, es un libro que hay que dejar un poco de tiempo para captarle el sabor.

Dani dijo...

Como dice Furi, cuestión de expectativas. Me quedo sólo con algunos pasajes, quizá algo previsibles, pero muy necesarios para que los que no corren nos entiendan siquiera un poquito.

Joserra Rodrigo dijo...

Roadrunner es FABULOSA, la mejor canción del Loaded que no está en el Loaded de VU.
Y eso de canciones para correr...una bonita idea en la que Running on Empty de Browne tiene que estar.Con esa slide de David Linsley...Dios que te hace volar!
¿Estás la sobre el 7 u 8 de agosto por My City? Pasaré rumbo a Portugal y estaría de p.m. conocernos....
Una brazo

El crusti dijo...

Yo creo que lo bonito del libro es trasladar o traducir al lenguaje del corredor. No es un libro especifico de corredores (hubiera vendido muy poco) sino, como él mismo dice "un encargo de la editora para que escriba algo sobre correr" aprovechando ese frikismo (vale, cambiad la palabra)propio del corredor que todos poseemos y él también debe tener. En ese sentido defrauda. A mi me gustó porque lo he mirado desde otro punto de vista, desde algunas reflexiones personales que traduce en palabras propias del corredor.
Pero entiendo vuestra decepción, se le ha dado mucho bombo queriendo relacionarlo con aspectos más o menos técnicos o experiencias competitivas o de entrenos y no creo que la idea del autor sea ésta y no aporta nada nuevo (me atrevo a decir que casi tampoco en lo reflexivo, pero es como en un máster: pagas 6000 pavos y tienes un titulazo que al final te imparten los mismos profes de la facultad con un temario mucho más reducido y al final das más importancia a las conclusiones que sacas en el máster que en la facultad. O a los pensamientos del autor del libro simplemente porque reafirman los propios...). Recuerdo en un mapoma que regalaron un libro alkgo así como 42195 sueños o algo así. Leí tres páginas. Y ese si que hablaba de correr, era prácticamente un diario de carrera. Menudo pestiño. Esa es la diferencia entre un escritor y un juntaletras. Eso sí, hablaba de correr mucho más que Murakami. Perdonad la chapa, amigos.
Un abrazo
Santi
P.D. Desde luego, tiene títulos mucho mejores

Atalanta dijo...

Madreeee... acabo de corregir el texto. Estaba escrito muy deprisa y lleno de errores, repeticiones, incoherencias.

David, supongo que tienes razón. Me gustaría leerlo con los ojos de alguien ajeno a este pequeño mundillo. Todos entendermos perfectamente de lo que habla pero hay partes sobre cómo entrena que me parecen demasiado obvias, tal vez porque las conozco de primera mano. Sí esperaba más aunque él me cae bien y es verdad que lo siento como uno de los nuestros... aunque no le perdono que en la bici lleve escrito una canción tan chusca como "18 till I die" de Bryan Adams :). Me da que todos los japoneses son un poco jaramugos.

Sanfree, tú estás en esa etapa primeriza tan ilusionante. Seguro que te dijo mucho y además te proporcionó conocimientos para continuar por el camino que hemos seguido todos.

Pablo, bienvenida al gurú :),uno de los ilustres del triatlón. No conocía a Sheehan. Me he estado informando. Sí, de ese hombre tan peculiar hay que ir leyendo algo ya. De Murakami hay que cosas que sí -y más al final, ya lo verás- pero el libro en general no acaba de cuajar.

CiegoSabino, como que me estoy pensando irme al Azkena a ver a Dylan...

Furacán, no tengo yo la constancia ni el talento para escribir un libro por pequeño que sea aunque te agradezco que me consideres capaz de ello. Me está pasando un poco lo que señalas. Al hablar sobre el libro, parece que crece por momentos, que le encuentro algo más de brillo a algunas partes.

Dani, como los que señalé. Si alguien que no corre, lo lee, tal vez nos entienda, tal vez se convenza definitivamente de que estamos un poco locos :).

Atalanta dijo...

Nos cruzamos.

Joserra. El "Running on Empty" es una de las fijas a las que tengo echado el ojo. No quiero usar internet. Se me tienen que ocurrir.
El 7 a lo mejor me acercaba a correr el maratón nocturno de Valtiendas pero o bien retraso la salida o adelanto la llegada para tomarme un café contigo, eso seguro. Hablamos.
Oye, ¿el dato del "Roadrunner" y "Loaded" es literal, es cierto o es una forma de interpretarla?

Crusti, no, todo lo contrario. Yo no buscaba un libro sobre la carrera pura y dura. Los blogs que suelo leer tienen que hablar algo más que de series y entrenos. Me gustan otros puntos de vista, otras formas de contar. Conociendo a Murakami creí que ese ahondamiento en la faceta espiritual de la carrera iba a ser mucho más brillante, poética y evocadora. Tiene sus momentos pero en general me defraudó. El libro sobre la poesía del fondo está por llegar.

Mildolores dijo...

En este libro veo párrafos del Doc D.D, veo pasajes atalantianos, he encontrado similitud con blogueros de fondo puros como Manuel Binoy. Hasta me he reido "por lo bajini" cuando contaba cosas que yo mismo he sentido tal cual.
Efectivamente a un escritor de su calidad no creo que le haya costado nada escribir este libro.

A lo mejor es que el correr, una vez escrito, es esto, no es mas. Y eso lo hemos sentido nosotros mismos y lo hemos plasmado en nuestras páginas con mayor o peor acierto, por lo que suponemos que, al leer a Murakami, éste se ha quedado corto, pero no, es que no hay mas que contar.

El Runner´s Blue. Yo vivo en un Runner Blue constante. Sobre todo cuando me siento al ordenador. Lo primero que me viene a la cabeza es muy "Blue", cuando todo lo que me aporta este deporte y su mundillo no es para nada así.
Y de actividad, pues depende. Unos dias mejor y otros peor. Como todos. Como Murakami.

CiegoSabino dijo...

Lo del Azkena es este fin de semana en Vitoria ¿no?, pues si vas lleva paraguas. Por cierto, que también va a hacer falta en Buelna.

Joserra Rodrigo dijo...

Una interpretación porque es velvetiana a muerte!

Triatlòn Nazareno dijo...

estoy de acuerdo contigo la verdad que no es un libro que me haya encantado y eso que lo lei porque me dijeron que era bueno , pero la verdad es que pienso que si escribes y corres seguro que no te va a sacar de nada nuevo este libro y bueno sobre el pensamiento del corredor es tan variado dependiendo de tus circunstancias y zona en que vivas , creo que cada corredor podria escribir un libro asi sin mucho esfuerzo , saludosssss

Phaeton dijo...

Estimado Atalanta, la ventaja de tener 40 años es que quizá sea más facil quedar bien en las clasificaciones, incluso pillar trofeos, la desventaja es que esa costumbre tuya de: "entreno tres días y me hago una maratón como si tal cosa" la tendrás que ir olvidando. Así que lo de la "tristeza del corredor" te lo tienes que hacer mirar.

Y esto te lo dice uno que como bien sabes no hizo ningún deporte hasta los 35 y que alcanzó cénit, modesto por otra parte, pasados ya los 40, pero a base de darle. Este invierno-primavera he entrenado un tanto menos y ya no llego.

Xocas dijo...

A mí sí que me gustó el libro. Hubo muchas cosas que me hizo gracia leer porque me sentía identificado o identificaba a alguien en ellas. También es cierto que lo leí muy pronto y prácticamente sin ninguna referencia. Creo que los que habéis esperado a que estuviese traducido y aún más a empezar a leerlo partísteis en desventaja. Además, es el primer libro de Murakami que leo, por lo que no tengo referencias.
Por otra parte, cuando algo como correr, o el triatlón, que se basa en sensaciones (a nivel popular al menos), se piensa demasiado, es fácil perderse. Y un libro es algo pensado.

Michel dijo...

Esto no funciona hoy, repito el comentario que me ha sacado y no lo ha grabado.
De nada Abel, ya te dije que no era una obra literaria que pasaría a la historia. Pero bueno, seguro que algo has disfrutado al leerlo y eso es lo que vale.
A mi me pareció de una lectura muy facil y agradable pero también muy superficial.

El domingo corrí El Escorial, dura, muy dura, que rampas!!, que puerto!! pero preciosa media.
1h50m., muy bien, yo esperaba hacer bastante más y eso que fui muy conservador para que no me pasara lo de siempre. Ya se puede poner en la camiseta.

Próxima cita, debut en montaña, IX Subida al Refugio, en Ibi, Alicante. 4 de julio.


PD: Ciego, Atalanta, se cree que uno puede ganar trofeos sin entrenar, hay que trabajar duro y los resultados llegan, mítica Sanabria y tu trofeo. :)).

Almu dijo...

Quizás si lo leyera podría dar otra visión del libro desde unos ojos que comienzan disfrutar de este deporte. Lo que sí pienso es que como en la vida, en los libros, en el deporte, uno no puede abrir una página con unas espectativas demasiado específicas porque ahí puedes encontrarte con las líneas de la decepción. Si algo estoy aprendiendo en lo que llevo de año es que siempre hay variables que pueden sorprenderte para bien o para mal y cada uno puede leer de una forma distinta las mismas líneas de una carrera, de un entreno, de un libro, etc.; ¿habrá que dejarse sorprender?

Atalanta dijo...

Mildo, tú lo entiendes bien ya que en muchas ocasiones escribes sobre el tema. Claro que nosotros entendemos bien ese espíritu que sobrevuela el libro, lo absurdo o marvilloso de ese esfuerzo en vano. Tú dices que tal vez no se pueda contar nada más. Yo me reafirmo en mi última comentario, el verdadero libro sobre la poesía del fondo está por llegar.

Ciego, pues mira, eso me anima más, ojalá lloviera en Buelna. Eso a mí no me viene mal. Menos desgaste.

Joserra, como sois unos pozos de sabiduría tan grandes me dio por pensar que a lo mejor era alguna historia que no conocía, algún descarte que le pasó John Cale a Jonathan. Ya estaba por buscar al autor dela canción. Oye, ya hablaremos, pero mira a ver si os queréis quedar el 7 en City y pasar un día en el pueblo. Si yo no estoy, os dejo la casa para dormir.

Nazareno, bienvenido. Sí, tiene sus aciertos pero en general me defraudó, sobre todo ese parte diario con kilómetros, lesiones, etc. Es el pan nuestro de cada día pero no me decía nada. Me hizo gracia la carrera de 100. Yo he tenido sensaciones similares y creo que se le puede sacar más partido.

Phaeton, no es algo que me preocupe mucho, la verdad. Me veo más viejo en el espejo pero todavía no he notado ese bajón de rendimiento. Sé que ahora soy capaz de hacer cosas que hace cinco años no lograba ni por asomo. Me interesan otro tipo de retos como el estrella de este año. Sé que nunca utilizo todo mi potencial pero eso es algo muy triste porque me pasa en esto y en todos los aspectos de mi vida. Me gustaría tener tu fuerza de voluntad. Pero vamos, ya te digo, no es algo que me quite el sueño. Cuando el 3 de Octubre me convierta en veterano -hey, cuidado, Maratón de Torrejoncillo y vengo fino de Tor- y note que flojeo, a lo mejor me pongo.

Xocas, a lo mejor es eso, si lo hubiera leído virgen, sin ninguna referencia, me hubiera llamado mucho la atención cómo entendía el mundo del corredor. ¿No lo leerías en japonés? :)

Michel, ya está todo dicho. Un regalo inesperado siempre es un hermoso detalle. Dagal, mira la lista del foro, confiaba en ti y El Escorial ya estaba en la lista :), igual que la de Alicante que para allá va. La montaña es dura pero te gustará. Michel, en la carrera de Sanabria, también pillé yo premio antaño. Creo que quedé sexto en mi primera carrera de montaña. Después en otra subida montañera en la Sierra de la Estrella también me dieron una medalla metiendome entre los peligrosos portus. En una San Silvestre de Vitigudino también me dieron un radiocasettte porque quedé cuarto. Y tercero de mi categoría en el Maratón del Baixo Miñoo. Ahí está mi escalofriante historial de trofeos. Ostras, pero hacen una ilusión.... El Ciego, Veterano B y en el mejor momento de su carrera globeril tiene que pillar seguro que va a pillar más de uno. A mí lo que me va es que no haya mucha gente en carrera, ja, ja.

Almudena, bienvenida. Al igual que con Fara, disfruto mucho con esa ilusión vuestra del novato. Eso es algo muy especial. El primer triatlón sprint, olímpico... sólo se corre una vez. Exprimid esas sensaciones. Tal vez yo ya estoy muy curtido, muy machacado, con demasiadas horas de vuelo y leo esas líneas con la cautela del veterano.Puede que tengas razón, puede que sea mejor volver atrás y dejarme sorprender.

Rachel dijo...

Sobre este no puedo opinar, por ahí lo tiene Nacho y lo leeré ya por curiosidad pero como novelista ya expresé en uno de mis post que me resulta mediocre e inconexo.
Le han tildado de realismo mágico pero no creo que sea más que una etiqueta que en sí misma es una incongruencia. Pido disculpas de antemano puesto que solo leí una novela pero me quedé alucinada de un montón de "pajas mentales" (que no metáforas) sin sentido. Estas licencias que se las permita un Dalí tirando huevos,vale, pero no un Murakami. ;)

plato53 dijo...

Cuando corríamos hace 18 años hasta las canchas de baloncesto para jugar partidos maratonianos de baloncesto y después regresábamos también corriendo, nunca se nos ocurrió pensar que aquello fuera cosa rara ni heróica. Nos apasionaba, pero sólo pensábamos que era divertido y que era una buena higiene corporal y mental que nos hacía sentirnos bien y estudiar mejor.
Pero ahora todo hay que inflarlo, hasta lo más pueril. Parece que sólo podemos vivir respirando el aire de las burbujas.

Paco Montoro dijo...

Hola Atlanta gracias por tu visita, ya te linkeo. He observado que compartimos aficiones, cine y correr y como no, literatura.
Respecto al libro de Murakami, a mi me ha gustado, pero nada que ver con los de Sheehan, esos son libros de cabeceras, los releo intermitentemente.
Te sigo leyendo, saludos

el chulo dijo...

hola chulo,
el libro es lo que es, es decir, no hay que buscar mas profundamente, es lo es.
Él mismo dice que lo ha escrito en ratos sueltos y el propio titulo es por si solo revelador.(¿no?)
se trata de lo que él piensa o siente cuando habla de correr. es mas bien, poner en un papel sus sentimientos deportivo-personales y lo que el correr significa para él.
De Murakami lei "cronica del pajaro que da cuerda al mundo", y bueno, quiza le de otra oportunidad algun dia de estos. El personaje como tal me mola porque es muy jazzero y le pico el bicho de correr, ademas es un burgues confeso por lo tanto, valiente.
A lo que voy, que el librito , si lo hubiese colgado en la internete de gratis en plan guiño a sus compadres corredores/lectores, lo habria hecho mas güeno entoavia.
saludos chulo y entrena un poco que te va a atocinar ;-)

Atalanta dijo...

Raquel, a mí el "Realismo Mágico" sudamericano me gusta mucho pero tampoco creo que tenga mucho que ver. "Tokio Blues" me gustó mucho, me sorprendió, no tenía apenas referencias y me gustó esa especial tristeza. Éste no, éste lo justo. Tampoco es una novela.

Plato, ni por asomo creo que lo que lo que yo haga -que bien poco tiene que ver con ir corriendo a la cancha de baloncesto- tenga ningún matiz heroico, pero para mí es especial porque a lo largo de los últimos años me ha proporcionado sensaciones que jamás había sentido. Gracias a los blogs, me he convertido en lector habitual de poesía y cada día me sorprendo por esa tremenda sensibilidad que tienen los poetas para extraer magia de donde el común no ve nada, de encontrar nuevas dimensiones a objetos y situaciones cotidianas. Más fácil aún será extraer petróleo de actividades tan especiales para muchos de nosotros.

Paco, pues buscando al Sheehan que mencionó Pablo, ten encontré y ya vi que coincidíamos en muchas temas. Ya leeré algo de Sheehan y comentaré. Nos vemos.

Chulo, es que me parece que se contradice cuando dice que escribir requiere una gran constancia y concentración. Ya lo he dicho pero me da que el problema eran mis expetativas porque el autor me gustaba. Y sí, a mí también el tío me cae bien, un bicho raro desde muchos puntos de vista, como tantos de nosotros. De lo de entreno, me pongo a ello, como los malos estudiantes. De hecho, pasado mañana voy a Buelna a entrenar :)Y sí, hasta este invierno me ha salido algo de barriguilla que ya se va marchando :)

plato53 dijo...

No sé por qué te vas por las ramas de la poesía. Yo no hablo de eso.
Creo que con estas melopeas sobre el deporte de fondo no se cultiva precisamente la sensibilidad de la gente. El repetido, ya sabido, aburrido, manido, tópico discurso sobre la épica del deporte de fondo sólo sirve para enardecer emociones en sensibilidades embotadas.
Cuando veo llorando a quien se tiene que retirar de una prueba de fondo, me da la risa. Me acuerdo siempre de las ridículas lágrimas de la derrota en un partido de baloncesto.
Esos discursos no sirven para cultivar el espíritu, sirven para impedir que la gente supere su infantilismo.

plato53 dijo...

Creo que el deporte tiene un enorme poder educativo pero que se desvirtúa con la inflación de esos discursos.

Atalanta dijo...

Trato de hacerme entender. Supongo que cada uno siente de una manera, es algo muy íntimo que no se puede objetivizar. Debe ir en función del carácter de cada uno. Pero vamos, tampoco es algo trascendental. No hay que darle mayor importancia. A todos nos gusta hacer deporte, cada uno lo vemos de distinta forma.

edecast dijo...

Aupa Atalanta,
Estoy con el librito, a medias (desde hace unas semanas...) Está bien pero coincido contigo en lo leído hasta ahora. Saludetes.