lunes, 28 de junio de 2010

Medio Ironman de Buelna, con una "c"



Antes de entrar en materia, si algo recordaré del Triatlón de Buelna es al CiegoSabino echado en la camilla de la ambulancia. Al jodío se le fue la mano y se estampó bajando San Cipriano. Clavícula y dos costillas rotas. Ahora le va a tocar pasar unos cuantos días malos. Esperemos que sirva de lección para evitar futuros percances. Aunque a cualquiera nos puede pasar, siempre debemos tener claro que esto es una afición que en ningún caso puede comprometer otras facetas de tu vida más importantes.


Conocí en persona a uno de los clásicos, Mildolores. Visto y no visto. Quedan muchas conversaciones pendientes. Ahora mismo escuchando tu disco. Eché de menos a Inma. Con Humberto crucé un grito en el desfiladero. Después me dijo por teléfono que me animó en el final de la carrera a pie pero que iba tan grogui que ni me enteré.

Para los profanos en la materia que pasáis por aquí, os tengo que decir que emplear siete horas para hacer un medio ironman (1,9-90-21), aunque el recorrido sea duro -éste es durillo sin más-, es una barbaridad. Hace dos años -2008-, en esta prueba marqué 5:22. Estaba fino -a mi manera-, a quince días del que iba a ser el gran día, Roth, y las imágenes en mi memoria son muy distintas.

Como decía en el anterior post, estuve dudando hasta el último momento si participar ya que no había entrenado prácticamente nada. Desde Febrero, tres días de natación esta semana para no ahogarme y la bici sin tocarla desde el 3 de Mayo -anoche vi el diario-, sin ninguna salida cercana a cien kilómetros en todo el año, con unos miserables 500 kilómetros en 2010.

Al final me animé. Buelna tira. Creo que cualquiera que participa, repite. Es el ambientillo de la prueba. La zona de acampada, la parrillada final, el precio, el entorno, la entregada organización, hacen de este triatlón una carrera especial. Hace poco criticaba el mundillo del triatlón. Este fin de semana me ha servido de reconciliación y para recuperar las ganas.

Cuando a la luz de un luna preciosa, paseaba la noche anterior por la zona de acampada donde estaba montada la meta, añoraba estar en mejores condiciones. En mi estado, el objetivo era hacer las tres pruebas no con las tres "cs" de Alix (calma, cabeza y cojones) sino con una "c": calma. Solamente así podría terminar y esa noche, viendo la solitaria línea de llegada, me hacía especial ilusión cruzarla. Pensaba que si acababa, me movería en torno a las seis horas. No más.

Reencuentro con la natación. Creo que es la cuarta vez que nado en el mar. Me coloco por primera vez el neopreno este año y tranquilamente a pasar el trámite. Antes de llegar al primer giro, noto que me estoy mareando por la corriente, me preocupa pero no me molesta especialmente. Al salir a la playa, antes de encarar la segunda vuelta, veo que tal y como tenía previsto salgo de los últimos. Coño, me digo, tampoco tenía que ser literalmente "el último" como había anunciado. Aprieto pero tardo aún más. Parece ser que hemos nadado en torno a 300 metros más por el desplazamiento de las boyas. 55 minutazos.

Reencuentro con la bicicleta. Se trata de ir tranquilo y alimentarse bien. Ahora mismo, correr una media maratón después de la bici, me parece muy lejano. Sólo pienso en conservar buenas sensaciones y fuerzas para intentar acabar la carrera. Si no se puede, no pasa nada. El recorrido es realmente precioso pero no lo recordaba tan duro. Aquellos repechos que hace dos años me parecían "cosina de ná", me dan miedo y trato de mantener un ritmo uniforme. Bajando el puerto de San Cipriano, veo al Ciego, tapado con una manta y con cara de pena. Paro hasta que se lo lleva la ambulancia. Pienso que dentro de lo malo, podía haber sido peor. Sigo y unas curvas más adelante, otro ciclista se acaba de caer también. Sigo a mi ritmo, sólo por sensaciones -no llevo cuentakilómetros-. Seguro que podía haber ido más rápido pero mi falta de seguridad me hace ser prudente. La zona del desfiladero me cruzo con Humberto. El puertillo final, que en 2008 me pareció un repecho corto y duro, me cuesta de verdad y me hace ser consciente de que ya voy tocado. En la clasificación me marcan algo más de veinticinco de media. Supongo que la real serán algo más de veintiséis descacharrantes kilómetros por hora.

La carrera
. Me pongo a ello sin mucha convicción. No voy pájara ni muerto, pero parece que no estoy muy metido en el asunto. Decido correr los diez kilómetros hasta que vuelves al pueblo y después ya veremos. Empiezo a correr. No me siento mal pero los pasos de los primeros kilómetros son lentísimos. No estoy vacío pero noto que no alargo la zancada, que tengo las piernas muy duras, muy rígidas, además de que se me dispara la respiración si intento cambiar. Marcho con un "aguaverde" al que le comento que quizá me retire en el Km. 10. Él me responde que ni de coña, que si no me duele nada, hay que llegar al final. "Pues es verdad", me dije yo. "¿A cuento de qué viene esa actitud?". A partir de ahí, decidí apretar (es un decir, más de cinco minutos el km.) y marché para delante solo. Cuando llegué al pueblo, me animé. Durante las cinco vueltas de dos kilómetros con paso por línea de meta, voy tostado pero con los ánimos y oliendo el final, ya no hay vuelta atrás. Un rato me molestó una de las tres uñas que se me están cayendo (secuelas del MAM que me preocupan para Peñalara), pero el problema no fue a más. Creo que al final hice dos horas pero no estoy seguro, ya no llevaba puesto el cronómetro.Tuve algún momento de crisis pero con un par de geles conseguí correr a ritmo trotón toda la media, sin caminar, de lo que estoy muy orgulloso. Acabar un "larga" siempre es un subidón.

Creo que me alimenté bien y no tuve ninguno de mis temidos problemas de estómago durante la prueba. Sin embargo, cuando acabé y me tiré en la hierba empapado, me levanté frío y bastante mal. Una pena no disfrutar de verdad de la estupenda parrillada que nos preparaban. Con lo rico que estaba todo... yo me lo comía, pero es que no me entraba. Lo hacía porque sabía que me iría bien para asentarme. Sólo me apetecían fantas de naranja.

Conclusión. Como no podía ser de otra manera, gran majadería es presentarse en un medio ironman duro sin haber entrenado nada. ¿Se puede hacer? Se puede hacer, ya te lo digo yo. ¿Merece la pena? No. De lo positivo, me quedo con vivir desde dentro una carrera que me encanta, sobre todo por la ilusión y las ganas que le echan los organizadores. Además, como ya dije, estas siete horas haciendo triatlón, me han dado ganas de volver a hacer triatlón de verdad. Ale, me voy a entrenar.

¡¡YO SOY ESPARTACO!!

22 comentarios:

Xocas dijo...

¡Vaya si no eres Espartaco! (Me parece que este finde me voy a acordar de ti cuando con la mitad de la distancia vaya igual de lento.) La verdad es que ese coco tuyo tira mucho y, además, se te ve fino. En cualquier caso, a ver si os ponéis de acuerdo Ironmanu y tú, ¿está o no está sobrevalorado el entrenamiento?
Ciego, ¡recupérate pronto! A ti sí que te va a tocar la primera de las "c": paciencia y un carro para llevarla.

Michel dijo...

Acojonante tio, lo tuyo, mejor dicho lo vuestro es acojonante.

Ciego, como te he dicho en el foro, ánimo y a recuperarse pronto.
La pregunta es en serio y se a quien se la hago:¿Supongo que no haces Peñalara?.

Abel, una vez más me quito el sombrero, has demostrado tener mucha calma, más cabeza e infinitos cojones.

Mi enhorabuena a los dos!!!!!

davidiego dijo...

aprovecho este espacio para animar al ciegosabino, que aún sonriente a la puerta de la antigua Casa de Socorro debe de llevar lo suyo, mis mejores deseos.

y a ti atalanta, un tirón de orejas. No iba a ser éste el año en que ibas a (a)sentar la cabeza, entrenar y hacer cosas programadas y preparadas??

suerte con las heridas y fuerza para recuperar.

Mildolores dijo...

Aunque no haya dicho nada en el blog, imperdonable por otra parte, por no extenderme demasiado en las crónicas, una de las cosas que mas ilusión me hacian de este tri era ponerte cara. Y de eso me he quedado con hambre. De charlar y charlar de unas cuantas cosas mientras devorábamos parrillada.
En fin, otra vez será.
El CD, un montón de temas inconexos, sin orden ni concierto, pero que en algún momento me han hecho vibrar, sentir algo o me han influido en distintas tendencias y siguientes escuchas.
Espero que no te desagrade demasiado y encuientres al menos diez temas buenos y otros tantos que no conozcas. No sé que será mas difícil.
Un abrazo.

Emilio dijo...

Enhorabuena, otro mas y en condiciones no ideales, cuando lo sean espartaco saldra corriendo al verte. animo

Emilio dijo...

Enhorabuena, otro mas y en condiciones no ideales, cuando lo sean espartaco saldra corriendo al verte. animo

Phaeton dijo...

Si es que no puede ser; que no corras lo entiendo, es una cosa angustiosa, que no nades lo entiendo aún más, aburridísimo, pero que no montes en bici es que no tiene perdón ¿Que habrá más gratificante y divertido que pasarse una hermosa mañana de primavera disfrutando del paisaje con tu bicicleta? Además es una actividad en la que si se tiene un poco de conocimiento no suele lesionarse uno, salvo que te pegues un guarrazo, pero vamos que para eso está "el conocimiento", llámese prudencia, claro que según se ve eso no es tan abundante.

edecast dijo...

Aupa Atalanta, si señor. Enhorabuena, aunque digas que no merece la pena... ;-)
Me has picado el gusanillo, a ver si puedo correr el año que viene este tri.

Atalanta dijo...

Xocas, si no hace aire, el circuito de Villameca no es malo. La carrera a pie es por tierra y tiene cuestas. Ahí regula. Con cuidadín. Ya verás como lo haces bien. ¿Sabes por qué creo que acabé? Aunque muchos dirán que no, pienso que me vino bien hacer el MAM hace quince días.

Michel, gracias, hombre, pero estas cosas no son para dar enhorabuenas. Es conocerte muy bien y saber el ritmo que puedes llevar. Si hubiera forzado o si hubiera salido un día de calor, seguro que no acabo. El Ciego no va a Peñalara, hombre. Es rocoso pero no tanto :).

DAvid, me da que en mi lista de objetivos anual siempre va a figurar el mismo encabezamiento: "El último año al estilo atalantiano". No te creas, ahora es cuando yo me pongo. Septiembre es el gran objetivo. Todo va enfocado al Tor.

Mildo, pues sí la verdad. Además, estando yo por ahí tirado mientras el Ciego hacía cola para la carne. Una pena lo del teléfono. Todavía no he acabado el disco pero ahí hay canciones muy buenas, está genial. En la primera escucha, en general me ha parecido oscuro y trallero. Ya te dije que yo soy muy sistemático -todo lo que no lo soy para los entrenos-. Cuando lo haya escuchado bien, ya te diré.

Emilio, gracias. Metido en el meollo echas de menos no tener piernas y motor para rendir más pero vamos, estoy satisfecho.

Phaeton, venga, afloja. Seguro que ya tiene bastante, no hace falta recordárselo más veces.

Enrique, seguro que el año que viene ya estás recuperado pero si no es así, sería un honor pegarme con un sub 10 por andar ahí entre 6 y 7 horas :). En serio, a la carrera acércate, está muy bien.

Furacán dijo...

Vaya animal, para las circunstancias has hecho un carrerón. enhorabuena!
Mucho ánimo al ciego!!!

Michel dijo...

Ah, se me olvidaba, como ultimamente os tiráis mucho el pisto de que ganáis trofeos.
Hoy he recibido una llamada de la Media de El Escorial didiéndome que gané en el sorteo una paleta ibérica, para ver la forma de hacermela llegar. Que cuando me llamaron ya no estaba pero que me la mandan. :)).

Balti dijo...

Si señor!!!!!, necesito amaestrar mi neurona, que envidia me das con esas ganas de acabar....

Popi dijo...

Al Ciego no se le quita la sonrisa ni en coma. Ese espíritu lo quisiera pa' mi, que me estoy volviendo un agonías... en dos días lo tenéis en la pesquera nadando.

Y bien hecho mozo, siempre finisher. Bien sabes tú que la cabeza hace mucho en este deporte...

PD: Quieres bici: te bajas a Nadadora y nos hacemos Cáceres-Alburquerque...

Almu dijo...

Hola!
Pues yo me dejé caer por Buelna para hacer un relevo. Me gustó mucho el ambiente que había y lástima no haberte conocido! Ahora a recuperarse y como siempre digo, de todo se aprende y más de las locuras que hacemos!

Humberto Cerezo dijo...

Vaya susto con el amigo Agustín! En fin, la verdad es que Buelna tiene mucho tirón para mí, me conformo con estar siempre medio sano por estas fechas para no faltar ningún año. Lástima que no pudiésemos charlar un rato.
Cuídate y hasta la próxima!!

Paco Montoro dijo...

Atalanta, desde luego sabes sufrir y eso es primordial para este deporte. Mis ánimos y a por la próxima. Un abrazo

Atalanta dijo...

Furacán, una faena de aliño, para salir del paso. Si todavía me hubiera quedado en 6:30, me hubiera conformado... aunque eso lo digo después de acabar, que era el objetivo primordial. Al final siempre quieres más.

Michel, ése, ése sí que es un premio de los buenos. Además qué majos los tíos.

Balti, en Lanzarote te va a hacer falta tirar de todo. En el IM entro en barrena por mis problemas de estómago, empiezo a vomitar y ahí no hay coco que valga.

Popi, el Ciego siempre positifo. En mes y medio dándole, seguro. Sí había pensado en bajarme en bici a Alburquerque (esta vez los 190) pero a lo mejor desde Cáceres es un poco lío. No sé. ¿Sabes si alguien de Ciudad Rodrigo, alguno de tus colegas se anima a bajar? Le dejaba el Nostromo con mis cosas
para que lo llevara y el domingo nos subíamos juntos.

Almu, pues vaya, una pena. En el puerto final me pasó una chica Marlins de relevos, rubia con una trenza que iba muy fuerte. También había otra chica rubia con coletas de relevos cerrando. Estáis hechas unas máquinas. Yo llevo escrito "Atalanta" en la ropa jaramuga ¿A que es una carrera a la que apetece volver? ¿A que apetece hacerlo entero? Para otro año.

Humber, todo se quedó en susto. Cuando me volví a montar en la bici me decía que podía haber sido peor. Estoy casi seguro del sitio en el que me saludaste, me da que unos metros antes de la entrada al complejo en la última vuelta. Si es así, sería alucinante porque creo que eres la única persona a la que no saludé, que no levanté la cabeza. Yo en carrera, soy muy cumplido; ya puedo ir jodido que le doy gracias a todo Dios (en eso me da que soy el number one). Algun maratón, cientos y cientos de veces y precisamente a un colega, no le digo ná:)

Paco, ya metidos en faena, sí es difícil que busque salidas que no sean seguir para delante... hasta que llegó el IM. Ya sabes, para dedicarse a esto, hay que ser duro, hay que saber sufrir.

CiegoSabino dijo...

IEEEPAAA.

Chavales, p´aquí ando, escribiendo con una mano y media, pero bien. Gracias por vuestros ánimos y buenos deseos. En menos de lo que canta un gallo estoy otra vez en la batalla.

Míchel, eso del sorteo no vale que seguro que estaba amañao.

Al amigo Atalanta no le hace falta entrenar para acabar las pruebas, pero sí va a tener que hacerlo para después, que cuando acaba le vienen juntos todos los males. Vamos que se comió la parrillada con desgana, y yo con el hambre que tenía..., tuve que repetir para que no se diga que los farinatos somos unos flojos.

manuel binoy dijo...

Muchas gracias por tu comentario, me ha dado un subidón de moral; de verdad, te lo agradezco en lo que vale; nos leemos.

Atalanta dijo...

Ciego, con lo rico que estaba el chorizo criollo y yo sin encontrale la gracias. Qué pena, de verdad. Después ya me fui asentando y me tomé un bocadillo de bacon con queso. Sólo me apetecían cosas grasientas.

Manuel, una de las razones por las que publicamos. Ánimo.

MAE dijo...

alma de cántaro lo tuyo es un no parar, que ¡¡ESPARTACO MÁS GRANDE!! eres un crack, otro más para tu suma y sigue ... en verano un poco de relax y siesta ¿verdad?.

Ciego que te mejores y paciencia y a aprovechar el tiempo que puedas en otras menesteres ya que entrenos y competiciones quedan aparcados.

Bonita foto con Mildo , vamos sumando fotitos recuerdo con los amigos blogueros ¡¡conseguiremos este año hacernos una!! jejeje

Besicos

Atalanta dijo...

Mae, sí, este fin de semana estoy de relax, sentadito en casa a ver el España-Paraguay. Ya te contaré. Antes de que acabe el año esa foto hay que hacérsela.