miércoles, 23 de marzo de 2011

Tiempos de indignación, tiempos de esperanza


Hace unos meses leí un artículo sobre un pequeño libro que se había convertido en un gran éxito en Francia. Se trataba de "¡Indignaos!", de Stephane Hessel al que ya hizo mención Xocas. En 2011 lo han publicado en España y lo he leído este fin de semana en Xerta.

Hessel es un anciano de 93 años que militó en la Resistencia Francesa luchando contra la ocupación nazi, estuvo preso en un campo de concentración y es el último redactor vivo de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948.

Básicamente el libro es un llamamiento a una sociedad adocenada para abandonar la indiferencia. Dibuja un paralelismo con los tiempos de Segunda Guerra Mundial. Entonces el mal era visible. Identificabas a los malos porque llevaban bigote o eran amigos de los del bigote. Ahora está oculto pero es igualmente reconocible.

Los recortes actuales están cuestionando avances conquistados por generaciones anteriores con mucho esfuerzo en el campo de la libertad, de la educación o la seguridad social. Reconoce conquistas del siglo XX como el final del "apartheid", la destrucción del imperio soviético o la descolonización. Sin embargo el siglo XXI asusta.

"El poder del dinero nunca había sido tan grande, insolente, egoísta con todos, desde los propios siervos hasta las más altas esferas del Estado. Los bancos, privatizados, se preocupan en primer lugar de sus dividendos y de los altísimos sueldos de sus dirigentes, pero no del interés general. Nunca había sido tan importante la distancia entre los más pobres y los más ricos, ni tan alentada la competitividad y la carrera por el dinero."

Siguiendo a Sartre considera al hombre responsable en tanto que individuo. Tiene una concepción hegeliana de la historia en el sentido de que la misma está formada por conflictos sucesivos, de aceptación de desafíos sucesivos para finalmente conquistar la libertad.

El primer paso es la indignación. De ahí se pasará al compromiso.

Por otra parte denuncia casos concretos de injusticia flagrante como el de Palestina. Ya que estamos, ¿Por qué se permite a Israel continuar y ampliar los "territorios ocupados" o machacar a la población palestina sin solución estable y viable a la vista? ¿Por qué no actúa aquí la indignación internacional como en el caso libio? En casos como éste, la violencia se podría llegar a entender. Sin embargo, Hessel considera el terrorismo como la negación de la esperanza. La violencia se podría comprender, nunca tolerar.

La única frontera innegociable son los derechos humanos dentro de cuyo marco se encontraría el respeto a las minorías.

Acaba el libro con un llamamiento, partiendo de la conmemoración de los sesenta años del Consejo Nacional de la Resistencia. En 2004 los veteranos afirmaban:

"El nazismo ha sido vencido gracias al sacrificio de nuestros hermanos y hermanas de la Resistencia y de las Naciones Unidas contra la barbarie fascista. Pero esta amenaza no ha desaparecido totalmente y nuestra cólera respecto a la injusticia sigue intacta".

"No, esta amenaza no ha desaparecido del todo. De la misma manera, apelamos todavía a una verdadera insurreción pacífica contra los medios de comunicación de masas que no proponen otro horizonte para nuestra juventud que el del consumo de masas, el desprecio hacia los más débiles y hacia la cultura, la amnesia generalizada y la competición de todos contra todos. "

A aquellos que harán el siglo XXI, les decimos, con todo nuestro afecto:

"CREAR ES RESISTIR, RESISTIR ES CREAR".

La verdad es que el libro me ha parecido poquita cosa. A la vista de su éxito, esperaba algo más. Supongo que estoy acostumbrado a leer artículos de esta clase y no lo considero mucho más interesante. Valoro el testimonio de una persona que arriesgó su vida luchando por una causa justa. Está a punto de marchar y se encuentra alarmado por la indolencia de una sociedad dormida que sigue a lo suyo, a intentar seguir adelante cada vez con un poquito menos. Supongo que para el autor, el Mariscal Petáin, héroe de la Gran Guerra que contemporizó y pactó con Hitler en una de las páginas más vergonzosas de la historia francesa y que imagino difícil de asumir para la "Grandeur", representaba el camino más fácil y cómodo, el de evitar la lucha. El espíritu de la sociedad actual es el mismo de Petáin, ambos tienen el mismo rostro.

De música, uno de los comprometidos. Iba a poner algo de Fugazi, pero me lo reservo para un post sobre el "Straight Edge" que se me ha ocurrido. En lugar de Ian MacKaye, pongo a otro intelectual, sin pinta alguna de ello, Henry Rollins, leyenda del hardcore, una montaña de músculos tatuada que te acojonaría en un callejón oscuro. Razón tendrías para temer por tu integridad, éste hombre te podría poner la cabeza como un bombo, no a hostias sino con un torrente inagotable de palabras sobre el intolerable estado de las cosas.

"Qué violenta es la esperanza"

>"Illumination". Es una remezcla, me gusta más el original.

11 comentarios:

Pingüina Veloz dijo...

Interesante entrada. La humanidad actual parece dormida, cierto, pero lo malo es que no creo que sea echando una cabezadita, sino a pierna suelta.

Me encanto lo de los nombres de tus bicis. Lady Macbeth es genial!!!!

Unai dijo...

te gustan rollins band..... eres una leyenda!!!

Txals dijo...

Lo tengo apuntado, estuve escuchando un especial por la radio. Hacen falta más propuestas como esta.
Esperemos quede algo de esperanza antes de que todo se vaya por el retrete.
Saludos

Lou Rambler dijo...

Da gusto leer entradas como esta.
Y este tema de la Rollins Band es una caña, es el único disco que tengo de ellos, pero contiene 4 o 5temazos de mucho nivel.

Por cierto espero con ganas ese post sobre Fugazzi, apenas los conozco pero lo poco que he escuchado me ha gustado mucho.
Saludos

Xocas dijo...

Otro día con mejor conexión a internet escucho tus recomendaciones. Mientras tanto, decirte en tono cariñoso (que no condescendiente, ¡faltaría más!) que te deberías mirar eso de que esperaba más de...el libro es necesario. A lo mejor no para ti que estás despierto, pero sí para muchos otros.

Dani dijo...

Vaya era de guerras, muertes y fracasos de la humanidad. Es una lástima que empañen tantos éxitos, al mismo tiempo... Interesante entrada.

El crusti dijo...

No estoy muy de acuerdo en que el prometer título del post se corresponda con la realidad social. En cualquier caso lo que no entiendo es como no aprendemos de nuestra historia, de la época de la destrucción que supone el siglo XX...
T.S. Eliot, el gran poeta, dice "esta es la forma en que termina el mundo: no con una explosión, sino con un gemido" Se aproxima a lo que narras en tu post. Sin embargo, la realidad es que se está produciendo de ambas maneras (el fin del siglo XX así lo te atestigua). Y que, tras el gemido, yo pienso que no existe ese "tiempo de esperanza" (claro, hay que movilizarse; si no, no la albergo estando en manos de los dirigentes políticos a los cuales nos hemos entregado incondicionalmente...)
Un abrazo
Santi

Johnny Dibud dijo...

Pues a mí me pareció de puta madre el libro de Hassel. Me lo leí hace poco. El concepto de resistencia que propone debería ser asumido especialmente por la juventud. Además, un libro tan económico y tan corto da pie a engullirlo rapidamente y podría servir de aliento a muchos indiferentes, aunque la verdad es que la sociedad anda demasiado pasiva. Saludos.

Paco dijo...

El otro día estuve hablando con un amigo sobre el libro. Lo leeré.
De momento tengo mucha indignación y pocas esperanzas...
Ni idea de los Rollins. Parecen interesantes.
Saludos.

DavidP dijo...

Cojonudo el post, intentando, de nuevo, re-animar a la people... me parece más que bien. A ver si hay suerte, porque como dicen por ahí, no parece ser una siesta.
En mi curro estamos con la misma; la gente apalancada, y mira que nos han puteado cómo y cuándo han querido, pero nada... "no estamos tan mal" dicen algunos...
De un colectivo de 1500 personas, nos movilizamos 300... con suerte!!!
A veces pienso que tenemos exáctamente lo que nos merecemos....

Una mákina el Sr. Rollins.
Tenía/tiene un show en la tv. de los States, "Henry Rollins Show" más que recomendable y con un cartel de invitados muy selecto.
Y si, tiene que dar bastante miedo en un callejón oscuro a eso de las 2 de la mañana, jejeje.

Saludos

DaviP

Atalanta dijo...

Pingüina, señales de hartazgo están surgiendo por todos lados menos en España. Mujer, es que Lady Macbeth es mucho más pija que Macaria. No sé yo si se llevarían bien :)

Unai, mis gustos son muy variados pero en general más tranquis que los tuyos. Es la edad. El abanico es amplio, es una pena perderse la calidad que hay en casi todos los estilos. `Depende del momento.

Txals, mucha gente lo leerá. Aunque esperaba más, te lo recomiendo, merece la pena. Es curioso que un señor de 93 años tenga que dar un toque de atención.

Lou, gracias. No es mal disco, no. Yo lo vi en directo en un festival de ASturias; en calzones, descalzo, en primera fila. Daba miedo. Post sobre el "Straight Edge" para la próxima semana. Éstos sí que eran unos talibanes.

Xocas, será por algunas canales o blogs que leo pero todo me sonaba a "Deja vu" y menos elaborado y denso de lo esperado. No te creas, yo no hago nada. Sólo leo y escribo. Además de tratar de llevar una forma de vida sencilla, poco más.

Dani, la evolución de estos últimos años, sobre todo a partir de la crisis tiene muy mala pinta para nosotros, los acomodados. Para el resto del mundo, que siempre ha estado jodido, igual o peor.

Santi, hermosa y triste imagen la de Eliot. Lo peor es que se aproxima a la realidad. Hessel llama a la indignación como el primer paso para el compromiso y la esperanza. Sin lucha, no habrá posibilidad de mejora. Lo primero sería dejar de lado a nuestros políticos.

Johnny, entiendo lo que dices. Yo estoy de acuerdo con la exposición del autor pero, teniendo en cuenta su éxito,esperaba algo más llamativo. Aunque, como dices, su brevedad y sencillez sean armas para llegar a más gente y remover conciencias.

Paco, mándaselo leer a tus muchachos que es muy pequeñito. Si los educadores no tenéis esperanzam, apaga y vámonos. Me da que la Rollins Band no son de tu estilo. Demasiado brutitos.

DAvid, gracias. Por lo que cuentas vosotros sí que lo vivís de primera mano. Al final se trata de salvar lo que tienes, poco o mucho. Poca solidaridad.
Es verdad, sí lo había leído alguna vez, que Henry tenía un programa de entrevistas. Qué curioso, quién se lo iba a decir en los ochenta. También me gustaría verlo en una charla de ésas de "spoken word". Míralo, tan bruto, tan bruto... y después es un erudito. :)

Gracias por vuestros comentarios.