martes, 2 de agosto de 2011

Noches de verano


En la vida lo hubiera pensado pero parece ser que mi temporada, así como el que no quiere la cosa, está estructurada en dos partes con dos picos de forma, que en teoría deberían durar algo más de un mes. La primera parte, con alguno de los retos más importantes del año ya pasó, con Quebrantahuesos, Travesera, Freita y Ehunmilak.


Ahora, sin pretenderlo, por razones de trabajo y tras quedar aparcada la PTL, parece que todo se paró. Los fines de semana, que es cuando puedo entrenar, me dedico a nadar y poco más, con el encomiable objetivo de no llegar el último en la "Travesía Mirriobrigense" (aunque sí no lo consigo evitar, tampoco pasa nada).


En el horizonte carreras cortas cerca del pueblo como la "Subida a los Hermanitos" o Bañobárez aunque he de comprobar si recuerdo qué era eso de correr rápido. Tengo que hacer algún entreno por asfalto para tratar de recuperar algo de chispa.


Tras el paréntesis de Agosto, me plantearé qué voy a hacer y habrá que ir metiendo algo más de carga con vistas a metas más ambiciosas pero todavía no me decido. Lo único que tengo claro es un objetivo no competitivo que ha muchos años tengo pendiente. Cuando pase el verano, me gustaría hacer el Camino de Santiago en bicicleta. En solitario, por supuesto. Dada la dimensión espiritual del trayecto, soy incapaz de entenderlo de otra forma.


Mientras tanto, de vacaciones deportivas, casi como la gente del norte en mi pueblo. A ver si por lo menos consigo coger algún kilillo que la báscula me empieza a preocupar y no me gustaría tener que empezar a tomar algún suplemento.


El sábado estuvimos disfrutando de una de las visitas nocturnas que se organizan este verano a la Catedral. Cientos de veces he entrado pero este paseo fue especial. Todo comienza con un concierto de órgano. Si tienes un mínimo de sensibilidad, tener la posibilidad de sentarse en el maravilloso entorno que se aprecia en la fotografía es un verdadero privilegio y proporciona unas sensaciones difíciles de explicar.



Después de una iluminadora visita en la que recordé historias que había olvidado y aprendí nuevos datos y curiosidades sobre nuestra joya, después de visitar el claustro de la catedral -otro lugar mágico por naturaleza y donde hace un mes, había visto la magnífica película que es "De Dioses y Hombres"-, después de sentarnos ante el misterioso Pórtico del Perdón, nos permitieron subir a la Torre de la Catedral, la guinda del pastel. Desde chaval era algo que había querido hacer pero nunca se me había logrado. Vistas magníficas abrazado por una bonita noche de verano. Casi como turista en mi pueblo.



Y seguimos con las noches. Johnny Cash falleció el 12 de Septiembre de 2003. Desde entonces, algunos jaramugos enamorados de su música y otros no tanto, pero que se apuntan, celebramos "La noche de Johnny Cash". Septiembre siempre queda un poco a trasmano. El verano acaba, a veces se mete el mal tiempo y no podemos celebrarla en el río, hay gente que ya ha marchado... En fin, que este año se adelanta el evento que tendrá lugar el próximo viernes en La Pesquera. Si os apetece cenar en el río mientras escuchamos al hombre de negro, ya sabéis. LLevad algo de cena para poner en común. La bebida cortesía de Casi y Pepín.


El sábado me preguntaba una amiga quién era Johnny Cash. Dar cuenta de la talla del personaje en cinco minutos es harto difícil y siempre será injusto. Estoy preparando un manifiesto para leerlo el viernes y que compartiré en el blog. Se merece un homenaje como debe ser.





Os dejo la pieza que más me gustó en el concierto de órgano del sábado, de una belleza desbordante. Es de Händel. Además, la versión de Johnny Cash de "I hung my head", una canción de Sting (!?). No me interesa el original, seguro que no le llega ni a los talones. Por temática y tono le viene como anillo al dedo a nuestro protagonista. Ya lo he dicho varias veces pero no dejo de sentirme bendecido por ser capaz de emocionarme hasta el tuétano con dos obras tan distintas.


Con Dios.


5 comentarios:

Popi dijo...

este viernes... lo mismo aparecemos ciertos extremeños...

Mildolores dijo...

Espero ese post sobre Mr. Cash

El crusti dijo...

Leñe, que el sábado vamos para Nava de Béjar... una pena no fuese el sábado noche el evento.
Aunque ya veremos si el viernes podría acercarme...me gustaría mucho
Le doy vueltas.

Pingüina Veloz dijo...

Yo también te animo a que te apuntes a los 100 kms de Madrid-Segovia. No son tan montañeros como tus últimos retos pero seguro que también los disfrutas. Si al final te animas, será un honor conocerte.

A Quique Gozalez lo descubri no hace muchos años y enseguida me enganchó. Algunas de sus canciones son auténtica poesía, aunque reconozco que segun en que estado me pille, me llegan al fondo o pasan por mí de puntillas.
El título de tu blog me gustó cuanto caí aquí por primera vez e imaginé que vendría por él.

Atalanta dijo...

Popi, estaría genial. A ver si es verdad. Más fans de verdad. Después subimos al Manolo.

Mildo, estamos en ello. No me presiones que es una cosina que trata de ser sentía :)

Crusti. Bueno, sería la leche si vinieras. Si no, el sábado a mediodía yo me subiré a la Sierra de Béjar a dormir, a las Lagunas. A lo mejor te apetece. No´están lejos y son muy chulas. De todas formas nos vemos el domingo. Te llevo la mochila de la media. Me encantará saludarte. Si vienes, envíame un correo.

Pingüina, ya me lo pensaré. Queda ahí en la recámara. Un día anuncio calendario. El título significa para mi muchas cosas. Siempre pensé que tenía mucha fuerza que decía mucho, según para cada cual, cosas diferentes. Era más que dos palabras. Muchas connotaciones. Y la canción me encanta, por supuesto