martes, 9 de agosto de 2011

Todo menos la chica


Everything but the girl comenzaron en los ochenta haciendo música delicada, de ésa que entra bien. Sí, justo ésa de la que dice el tipo al que no le interesa la música cuando la escucha en una cafetería "con estilo", la temible frase de "suena bien". Puedes conocer los componentes, puedes hasta haber estudiado la fórmula con ahínco, puedes partir del soul y aderezar con bossa, puedes alambicar fibras pop pero jamás encontrar el secreto. La pareja Tracey Horn y Ben Watt lo consiguieron y sus logros no han perdido brillo con los años.







En los noventa Ben Watt cree ver la luz en un espejismo llamado electrónica. El pop le aburre y se convierte en productor. Es un "moderno" y cree en las posibilidades ilimitadas de los nuevos estilos y subestilos que nacen por doquier. Pretende insuflar vida a un cuerpo pleno que no la demanda. Aplica a su grupo una pátina de "bits" que no destroza el invento. A diferencia de gran parte de la electrónica de los noventa que ha envejecido muy malamente, sus canciones siguen ahí porque el armazón era tremendamente sólido.



Basta de explicaciones, basta de adornos. Son canciones bonitas, sin más. Sólo y tanto.




"Missing"

I step off the train
i'm walking down your street again
and past your door, but you don't live there anymore
it's years since you've been there
now you've disappeared somewhere, like outer space
you've found some better place
and i miss you, like the deserts miss the rain
and i miss you, like the deserts miss the rain
Could you be dead?
you always were two steps ahead, of everyone
we'd walk behind while you would run
i look up at your house
and i can almost hear you shout down to me
where i always used to be
Back on the train, i ask why did i come again?
can i confess, i've been hanging round your old address?
and the years have proved
to offer, nothing since you've moved
you're long gone, but i can't move on

5 comentarios:

col dijo...

Esta pareja de Hull, vecinos y contemporaneos de otros de mis favoritos The Housemartins, son de lo mejor del pop británico de los ochenta. Casi nada.
La maravillosa voz de Tracey hace esas canciones imperecederas.
I didn´t know I was looking for love, es mi favorita.
Algunas veces, este es el caso, esa música "que bien suena" es la que mas profunda te llega.
Bonita elección.

TSI-NA-PAH dijo...

Me encantaban esta pareja , hasta que cayeron en la electronica y el dance.Lastima, para mi! Sus primeros discos son excelentes!
un abrazo marathon man!

Mildolores dijo...

Canciones bonitas sin mas?
EBTG, quizá sean solo eso, quizá sea mucho más.
A mi me llegaron desde su vertiente mas electrónica. Temperamental, Walking Wounded... Y de ahí hacia el camino inverso.
Supongo que elegir tres temas de la amplia discografía de EBTG te habrá costado serias dudas.

Tania dijo...

Me encantan!! pasaran los años y los años y los seguiré escuchando.
No sé qué edad tendría yo cuando los escuché por primera vez, pero quedaron allí y aún no se han ido.
Canciones bonitas nada más? no, para mi mucho más.
bss
Tania

Atalanta dijo...

Asís, HouseMartíns, qué buenos. Un día pasarán por aquí. Ya he visto que te he tocado la fibra. Buen gusto. Muy buenos.

Tsi, qué pasa, maestro. Ya sé yo que a ti esas modernidades no te van :). Seguían siendo buenos pero mejor antes. De acuerdo.

Mildo, muchos matarían por hacer canciones bonitas. Par mí es todo un piropo. Tengo mis favoritas y algunas eran éstas.

Tania, bienvenida. Y dale... ja, ja. Con lo de canciones bonitas quería decir que eso es mucho. La mejor prueba es ésa, que pasan los años y las seguimos escuchando.