viernes, 30 de noviembre de 2012

Atrapados en la rueda




No se trata de amigos o amiguetes de facebook compartiendo fáciles y previsibles  consignas o mensajes que de reiterados,  dejaron de ser incendiarios hace tiempo. Son inspectores de hacienda, doctores  y profesores de economía cuestionando lo que cada día nos llega a través de los grandes medios, lo que me cuentan los políticos al mando.

Deslavazados apuntes que deberían dar pie a la reflexión acerca de y a cuenta de la jornada "Otra economía es posible" para la presentación de ATTAC Castilla y León en Salamanca. Instantáneas de la tramoya de la crisis y lo inevitable de la tragedia.

Hemos interiorizado que el capitalismo se comporta de esta forma. No hay que alarmarse. Sus crisis son cíclicas y aplicando las recetas adecuadas, todo volverá a funcionar. ¿Funcionar para quién? Es curioso que históricamente solo se hable de crisis cuando afecta los países ricos. Sin embargo, el sistema capitalista, tal y como está planteado, no puede más que calificarse como una condena endémica para la mayor parte del planeta.  Nuestros instrumentos de dominación han sido y siguen siendo eficaces.

Vuelta la burra al trigo. Todo regresará a su cauce cuando volvamos a crecer. Se nos dice que la solución es el crecimiento económico pero ello tiene sus evidentes límites ecológicos y sociales. Hasta el tipo más cerril o el político más obtuso, si se parara a pensar por un instante, habría de reconocer que el crecimiento económico continuo no es viable a largo plazo además de no ser un modelo exportable por el seguro agotamiento de los recursos naturales. El crecimiento del PIB se nos presenta como el objetivo de una sociedad, no como un medio. Deberíamos plantearnos qué, cómo,  para quién podemos producir. La energía fósil barata es historia.  Es necesario un cambio de modelo de producción y consumo. Debemos asumir renunciar a parte de lo nuestro para que el resto pueda vivir.

De  los 27 países de la Unión Europea, España es el que mayor diferencia tiene entre el 20 % más rico y el 20 % más pobre. Con la crisis,esas diferencias aumentan y aumentarán. Una de las funciones del Sector Público es corregir esas desigualdades pero son tiempos en los que  lo público ha sido proscrito. Se culpabiliza al Sector Público de ser el causante de la crisis cuando es una sentencia falsa. El déficit realmente se disparó con la crisis. Se nos dice que la única solución es la austeridad, cuyo único objetivo es garantizar el pago a los acreedores. Mientras, no se apuesta por nuevas vías de ingresos o soluciones como la puesta en práctica de un sistema tributario más progresivo -en lugar acudir a la vía fácil e injusta de la imposición indirecta- que grave la verdadera riqueza y luche contra el  fraude, la aplicación de tasas a las transferencias internacionales para evitar los movimientos de índole exclusivamente especulativo o  la liquidación definitiva de los paraísos fiscales.

Se nos vende que el problema de la banca es de liquidez – problema momentáneo para cumplir sus obligaciones-, cuando realmente es de insolvencia, con el carácter definitivo que ello conlleva, el de una quiebra. Vamos por la octava reforma del sistema financiero. Se comenzó a inyectar dinero con Zapatero y  comenzamos a perder la cuenta. Curiosamente, la solución es la intervención del denostado Sector Público. La Banca se ha convertido en adicta al dinero público demostrando una identificación total entre poder económico y público.Si el flujo es constante, qué nos separa de dar el paso al establecimiento de una rígida normativa que impida desmanes y facilite el crédito, en las puertas de una banca pública.
.
El neoliberalismo, reticente al establecimiento de cualquier tipo de regulación, era -¿es?- la nueva religión. El capitalismo financiero en el origen de la crisis; en el que, a diferencia del industrial, no hay riqueza palpable detrás, solo apuntes contables. Se nos decía, aún se nos cuenta que el mercado se autorregula pero no fue así. Se estrelló con el mundo a rebufo.

No estaría mal ponerle rostro a lo que ocurrió. Ninguno mejor que el de un tipo con clase, el de Jeremy Irons, en una gran película sobre el tema que ya pasó por aquí, una suerte de tragedia shakesperiana sobre el estallido de la crisis.

7 comentarios:

Phaeton dijo...

"Otro XXXXXX es posible"

También el sol podría salir por el otro lado, aunque el Cabo Sazatornil se enojase, pero sale por viene saliendo en los ultimos millones de años.

No hay argumento mas falaz que el que sostiene que cada vez hay mas pobres en el mundo. La humanidad nació pobre, y pobre sigue siendo en su mayoría. Perp si en toda la historia ha habido un progreso sustancial que ha permitido a miles de millones de personas pasar de la miseria mas absoluta a ciertos niveles de bienestar ha sido justamente en los últimos 200 años que no por casualidad coinciden con el desarrollo del capitalismo. Y ese proceso continúa, cientos de millones de personas en Asia han accedido a niveles de vida ni soñados hace unas decenas de años. Claro que hay pobres pero YA ESTABAN AHÍ ANTES, y eran más.

plato53 dijo...

Sólo desde lo ideal se puede criticar lo real. Lo ideal es lo que no existe pero nos orienta, igual que no existe ninguna ubicación donde localizar los puntos cardinales, pero estos son esenciales para nuestros desplazamientos.
Y es que continuamente estamos en movimiento. Nuestra realidad es la de la sociedad y ésta no es algo natural, sino algo cultural. Es el fruto de la actividad humana. Es cierto que venimos a un mundo ya dado, pero tenemos que adquirir la conciencia de que es un mundo histórico, que ni ha sido ni será siempre así, y que debemos ser sus dueños, que no lo son los dioses, sean estos los de las religiones o los de los mercados.
¿Se puede ver en la evolución del mundo un progreso? Hay quien, a pesar de todos sus defectos, piensa que sí. Pero no se puede aceptar que sea fruto de la supuesta armonía prestablecida del libre mercado según la cual la ambición de riqueza y el interés egoísta redunda automáticamente en el beneficio de la comunidad.
Esta doctrina es pura ideología, una máscara con la que ocultar y disfrazar la realidad para su aceptación por parte de los explotados.

Atalanta dijo...

LUego os leo que ahora no tengo tiempo. Efidentemente me refería a Jeremy Irons, no sé por qué a veces se te mete en la cabeza un cosa así, sin venir a cuento.

Atalanta dijo...

Phaeton, Plato te ha contestado mejor que yo. Cuatro apuntes. Ya sé que tu crees que vivimos en el mejor de los mundo posibles pero yo no soy de la misma opinión. Ya no hablo de capitalismo sino de un modelo de producción y consumo abocado al fracaso en cuánto: ¿100, 200 años? No tengo ni la capacidad ni la formación para plantear alternativas. No creo que se trate de desmontar un sistema o anunciar la revolución. Sin embargo, pienso que las regulaciones y medios de atemperar un sistema que en esencia únicamente piensa en su beneficio a corto plazo, son imprescindibles. Hoy más que nunca, tenemos presente los efectos de la vía libre sin freno a la codicia de unos pocos. Aunque suene utópico, pienso que esta sociedad debe encontrar la forma de poner en primer término otros valores menos egoístas. Una crisis puede ser una buena oportunidad.

Plato, impecable razonamiento. Completamente de acuerdo.

Félix dijo...

Un informe publicado en 2006 -en pleno periodo especulativo de la economia- por Pablo Bustelo, profesor titular de Economía Aplicada en la Universidad Complutense de Madrid e investigador principal de Asia-Pacífico del Real Instituto Elcano, reconoce el gran progreso económico de la India -país espejo donde se miran los neolibrales que dicen que el capitalismo es prosperidad para más gente- en los último años. Pero añade en los debes, entre otros datos estadísticos, tan queridos por la economía especulativa, lo siguiente: "En cuanto a la distribución personal de la renta, las estimaciones del NCAER sugieren que, entre 1995 y 2005, la población de renta baja (con unos ingresos anuales de menos de 90.000 rupias anuales en 1995 o de 250.000 rupias en 2005) ha pasado del 80% al 90% de la población total, de manera que el crecimiento reciente ha beneficiado principalmente al 10% más rico de la población, cuya brecha con el resto de la sociedad se ha ensanchado". Estaremos todos en que el Real Instituto Elcano no trabaja para cargarse el capitalismo. Supongo que para alguno sí será falaz un rato.

Phaeton dijo...

No digo que vivamos en el mejor de los mundos posibles, ya sé que es una mierda, solo digo que podría ser mucho peor y dependiendo a quien se le hiciese caso con toda seguridad habría de serlo.

Atalanta dijo...

Félix,lo bueno que tiene internet es que buceando, se puede rastrear sobre casi cualquier tema y ver el trasfondo, muchas veces también mediatizado o interesado, pero al menos algo más fiable. Con el tiempo he aprendido a desconfiar de casi cada noticia, sobre todo de casi cada buena noticia.

Phaeton, el sistema está lleno de taras y el problema es que parace que estas se multiplican en lugar de tenderse a un mundo más justo o al menos menos salvaje.
Un apunte, un artículo que leí esta mañana y que saca a la luz tanta mierda que no se debería tolerar, que no entiendo por qué se tolera. Tal vez una sentencia del TJUE ayude a poner las cosas en su sitio.

http://politica.elpais.com/politica/2012/11/30/actualidad/1354283702_862967.html