jueves, 25 de septiembre de 2008

Aguaceiros fracos

Ultratrail de Madeira. 20/21 de Septiembre.

Sabor agridulce. La carrera me gustó pero el tiempo no acompañó. Una pena. Aunque el parte meteorológico anunciaba “Aguaceiros Fracos” la realidad fue que estuvimos mojados durante gran parte de la prueba y sobre todo en las cumbres pasamos frío. Las incomodidades (frío, cansancio, dolor) generalmente las suelo llevar con entereza y en este tipo de pruebas en las que ya me estoy convirtiendo en veterano, ya se sabe a qué se viene, a buscar el deterioro físico total. Sí es más triste el hecho de que el tiempo nos impidiera disfrutar de una isla preciosa e impresionante por sus parajes. Cuando a lo largo de la carrera el tiempo daba una tregua y despejaba se veían verdaderas maravillas por la configuración del relieve y la vegetación.
Comenzamos a la 6:30 desde un extremo de la isla donde se asienta un romántico faro. Como es habitual, la gente nerviosa. Por delante 100 kms de montaña. Las “Nutrias Pantaneras” de Ubrique, pocos pero aguerridos, animan el ambiente.

La salida. Por ahora muy sonrientes

Nada más salir, en cuanto dejamos atrás las primeras casas, primera incidencia. No llevamos ni cinco kilómetros y ya no vemos balizas. Estamos perdidos. Cuando somos conscientes de ello, comienzan las discusiones acerca de qué debemos hacer. Al final nos guía Rogerio, un decidido portugués que valiéndose de GPS nos vuelve a colocar en la ruta realizando un extraño y duro bucle de 6 kms de propina. Esto quema. Bastante más de una hora a descontar al final. Hay gente que lo lleva mejor y hay otros que no paran de protestar afectando a la moral del grupo.


Aquí los debates de la “España Plural” de Zápaterrr: canarios, manchegos, castellanos, catalanes, andaluces decidiendo qué camino tomar. Vamos, una metáfora de España.

Tras volver al camino recto, corremos por una zona de pistas, acompañados de Rogelio que nos cuenta cómo es uno de los pioneros del triatlón en Portugal (algo así como el Ricoy o el Alix luso). Comenzó a practicarlo hace 16 años y había sido Ironman en Niza. Justo antes del primer avituallamiento sólido comienza a llover de forma torrencial lo que nos hace parar más de lo previsto y devorar alimento como perros hambrientos. Ascenso a la primera dificultad seria del día en torno al kilómetro 30, ya empapados pero contentos.
Después llega la zona de las “levadas”. Madeira está completamente herida por las cicatrices que recorren toda la orografía de la isla para el abastecimiento de agua. Sin apenas desnivel, prácticamente la hacemos todo corriendo, concentrados por el borde de las acequias que se extienden a los pies de escarpadas paredes de roca.


Kilómetros y kilómetros de "levadas"

En pocas ocasiones las nubes nos permitían disfrutar del paisaje

Atravesamos varios túneles aunque hay uno destacable porque mide alrededor de 3 kms por el que hay que discurrir con los frontales, muy alerta ya que te puedes abrir la cabeza con los salientes del techo. Bien, pues cuando quedan cinco metros para salir, me relajo y me apresto a sacar la cámara...PUMMMM…..Mi cabeza contra el techo. Horas después alguno me comentó que varios del grupo oyeron el golpe y se asustaron. Esta foto está tomada a la salida a toda velocidad ya que notaba que la sangre iba a empezar a resbalar. En fin, otra más que probable cicatriz a la colección. Si no fuera por mi tupida cabellera… Hasta el siguiente avituallamiento tengo que correr presionando la herida.
Km. 47. Sopita calentita antes de que empiece lo bueno. Subida total de dieciocho kilómetros al Pico Ruivo y al Areeiro. De 1.000 a 1.800 metros de altura con algunas bajadas y sobre todo con muchas y pronunciadas subidas. Hay más de cinco mil escalones tallados en la roca o hechos con pizarra. En Ruivo llegamos en medio de un aguacero tremendo, rodeados de niebla y helados lo que nos hizo descansar demasiado. Más arriba, en Areeiro (km. 67), comienza a anochecer y las condiciones se repiten: fuerte viento frío, lluvia y niebla. Éste es el punto crítico. Aquí hay carretera, hay autobús. Los jaramugos no somos muy dados a la retirada pero la tentación, de existir, aquí es donde reina. A otros los retiran por llegar fuera de control. Gracias a Dios que se me ocurrió meter en el último momento la chaqueta de la bici para la bolsa de este punto de control. Me salvó la vida.

Algunos de los más de cinco mil escalones. Más de tres horas de ascenso.


Aquí los pies del Ciego en Areeiro (km. 67)...¡y lo que queda! ¿A que da cosa?

Bajada nocturna con frontales. Los que sabéis de esto os lo podéis imaginar. Cada vez más cansado, cada vez más jodido, con dolores en todos los lados de mi cuerpo, los pies machacados, resbalones, culetazos. Bajadas, subidas. Algún kilómetro corriendo por pistas o carretera hasta el puesto del km 92.
En uno de los últimos puestos. No os imagináis lo bien que sabe un té calentito.
La última etapa de 8 kms merece mención aparte. Cuando imaginas que ya está todo prácticamente acabado, te encuentras con una sorpresa de las buenas. Nos avisan de que la zona es peligrosa. Habíamos visto fotos de los acantilados. Pasamos de noche. A la luz de las estrellas oyes el bramido del mar y te asomas desde una altura increíble. Yo no tengo vértigo pero sí es cierto que te sientes un poco extraño por dentro. Es impresionante. Antes y después hay que hacer unas bajadas imposibles que provocan continuas caídas y acentúan los abundantes dolores. Decido que a la próxima me traigo un frontal decente y no el más barato del mercado. A la salida de las montañas nos vamos acercando a las luces de Machico, lugar de meta, con nuestro hotel, con nuestra ducha, con nuestra cama,…ay madre (ya voy soñando despierto). Cuando ya tocas con los dedos el final nos dan una vuelta tremenda alrededor de las montañas que rodean el pueblo para subir a la zona de las antenas y bajar por un sendero jodidísimo. Aquí sí que mi entereza se evaporó. Me cagué en todo con cada punzada de dolor de mis maltrechos deditos. Llegamos en 23 horas y 3 minutos. Puesto 48 y 49 de los 69 llegados a meta. Como en la Hiru, abandonos a cascoporro.
Conclusiones:
1ª. Aunque alguno me lo discutía, esta carrera es bastante menos dura que la Hiru o la Trans.
2ª. Aunque parezca lo contrario, me gustan estas carreras, me gusta el ambiente montañero y correr por la montaña. Supongo que es un tema más sentimental que otra cosa.
3º. El desarrollo de la prueba te permite entrar en contacto con un montón de personas y conocer gente que probablemente vuelvas a encontrar en otras citas. Al día siguiente se nos conoce bien: todos vamos arrastrándonos, cojeando por los múltiples dolores. Aunque hay triatletas, el ambiente es distinto.
4º. El Ultra Trail del Mont Blanc o el Marathon des Sables. Para ser alguien en este mundo tienes que hacerlos una vez en la vida. Complicadísimo apuntarse. Este año lo intentaremos con el UTMB. Han cambiado el sistema. Será sorteo. Si consigo plaza será el objetivo prioritario del año, el más duro. Ése y acercarme a las doce horas en ironman, el que yo, hoy por hoy, considero que debería ser mi sitio natural. A ver si consigo solucionar mis problemas de estómago. Además, de obtener plaza en el UTMB, me apuntaría al Duatlón de Zofingen la semana siguiente.
5º. En la próxima ocasión que participe en una prueba de este tipo, voy a salir a degüello, corriendo todo lo que pueda y sin apenas parar en avituallamientos a ver qué pasa. O bajo un montón de horas o me llevan al hospital. Yo creo que a mí esto no se me va a dar mal.
6º. Si yo tuviera una compañía de seguros, no aseguraría este tipo de pruebas. Espero que me equivoque, pero al final van a pasar cosas graves, irreparables.


Además de la carrera, Madeira precioso.Aparte de la isla que es impresionante y un paraíso para los senderistas, Funchal es muy bonito. Estuvimos una tarde y sobre todo la vista nocturna de la ladera iluminada desde el puerto es preciosa. Aunque yo me quedo con Machico, el pueblecito en el que viviamos. Tenía una pequeña calita toda de cantos rodados donde colocaban unos tablones para las toallas. Yo, como a medida que me voy haciendo mayor, me gusta más la soledad y la tranquilidad, era feliz como una perdiz con mis libros. Además era un lugar ideal para nadar de un lado a otro, sin apenas olas. Aquí unas fotos.

Aquí el Ciego haciendo el jili delante de Funchal. Ya sabéis. Un niño con barba.

La foto artística. El día antes. El Ciego mirando el avión, queriéndose largar asustado al ver las montañas de Madeira.

Chavales en el puerto. Escena muy pintoresca. Al loro con el Luganis y sus picados desde la grúa.

La "playa" de cantos de Machico se las traía. Menos mal que todavía teníamos los pies sanos.

Ale, espero que os haya gustado.

Para acabar, ya sabéis que ¡¡YO SOY ESPARTACO!!

P.S. Una pena la suspensión del Jabalí.



15 comentarios:

plato53 dijo...

Leer la crónica (otra más de calamidades, qué masoquistas) ha sido mi recreo

Nacho Cembellín dijo...

Mis dos compis se retiraron. La verdad, despues de hablar con ellos creo que no sabían muy bien a lo que iban. Puede que me anime el año que viene, aunque confieso que despues de tantos años haciendo Raid y triatlon, correr sólo no me motiva, pero lo que si me motiva es la isla....;)

Enhorabuena!!! Ya te contaré si al final me piro con de la Rosa a Nueva Zelanda en febreo a hacer el Cort to Cost, quellevamos tres años detrás del asunto.

davidiego dijo...

1) Tán locos estos jaramugos.
2) Cómo se lo pasan estos jumentos.
3) Enhorabuena!!! ya veo que os lo pasastéis fenomenal.

Acabaste el 2008?

Furacán dijo...

Enhorabuena! Me ha gustado tu crónica, me apunto la prueba para hacerla algún año. La montaña me encanta y la isla tiene que ser una pasada.

Saludos!

Anónimo dijo...

Qué envida (sana por supuesto), al final otra más "pa la saca".

Por cierto, los pies del ciego me recuerdan a la cara de nuestro Hulk Hogan...

mortadelo

ATALANTA dijo...

Jodo, Plato, ¿Cómo tú por aquí? Ya nos conoces, masocas a tope. Con las fotos se te habrá hecho más ameno el ladrillo.Vente este fin de semana y hacemos la vuelta "jurdana". Después se nos va a hacer muy tarde... y hacemos las paces, je, je.
Nacho, ostras, a Nueva Zelanda. Aquello debe ser increíble. Eso sí que merece una buena crónica con muchas fotos.
Gracias,David, tan locos como siempre estos jaramugos. Sarna con gusto... Todavía queda 2008. Una pena lo del Jabalí. Algunos jaramugos marchan a la Media de Balbilafuente. A mí me apetece más entrenar bici y montaña e intentar meter horas al estudio. Después Maratón de MOntaña de Torrejoncillo, Maratón de Castelldefels y el 30 de Noviembre, Florencia. Tengo muchas ganas de conocerla. Aunque seguro que sale algo más. ¿Tú cortas después del Titán? ¿No haces nada de ruta? El próximo año quiero hacer menos y entrenar con un poco de cabeza. En eso me tenéis que aconsejar vosotros, los gurús.
Bienvenido, Furacán. Ya había leído tu blog a través del de Ironmanu. He visto que también eres montañero. Pongo tu enlace.
He estado leyendo la crónica de Embrun. ¡Qué pasada! Dan ganas de hacer una locura.
Mortadelus... En días como Madeira siempre nos acordamos de ti. Sabemos que tú eres el que más disfrutas de estas pruebas. Vente a Torrejoncillo (vamos el mismo día). La penúltima, que después de la boda te van a enchiquerar.

Alex Sual dijo...

Hola... Abel

En primer lugar, decir que desde hace tiempo sigo tu blog en la sombra... viendo tus progresos, alegrías, triunfos... y otros momentos menos dulces..., así como historias varias...

Menuda aventurita en Madeira... Hay que tener "kinders".... En fin... envidia sana por los maravillosos parajes que cruzasteís... y espero que los pies se os hayan recuperado de la paliza...

Por otro lado, este post es a modo de apoyo de los nuevos proyectos de un colega, también deportista y algo "machine" (duatlón y carreras varias), interesado en publicar en su blog la fuerza del optimismo (http://lafuerzadeloptimismo.blogspot.com/) la crónica y fotos de alguna carrera, así como sacar adelante una competición en su pueblo...

Por si te interesa prestar tu colaboración, te dejo el enlace del post donde este colega habla del tema:

http://lafuerzadeloptimismo.blogspot.com/2008/09/duda-existencial-para-el-ao-que-viene.html

Un saludo y gracias de antemano

No lector dijo...

Podías haberte llevado la bici porque el pico Areeiro es un auténtico reto para los ciclistas, mira los primeros 10 km,

http://ciclismo.sitiasp.it/altimetria/3522/Portogallo/salita_Pico+Ariero+-+Funchal.aspx

http://ciclismo.sitiasp.it/motore2.aspx?lista=true&quanti=20&url=pg&ID=0&pagina=1&filtra=null&da=az&come=af&lingua=esp&commenti=False

Y yo este no lo tengo.

Ale

CiegoSabino dijo...

David, somos el sector más Jumento de los Jaramugos.

Por cierto, ahora que sale lo de la altimetría del Arieiro, vimos unos carteles de un triatlón en Machico, ahora no recuerdo las distancias, pero vamos que viendo aquéllo los dos nos preguntamos qué clase de recorrido harían en la bici porque no hay nada llano.

Anónimo dijo...

Tardaremos unas cinco horas y media. ¿Mañana a la 9 en el árbol gordo?
Plato53 (se me olvidó la contraseña)

ATALANTA dijo...

Ok,Plato, a las 9:00 nel goldu. Si tardamos algo más no pasa nada. No empecéis a meterme miedo que ese terreno es muy pestoso.
No lector, ¡Menudo puertaco! El principio da miedo de verdad y esos dos kilómetros con 20 y 21% de pendiente media!!! ¡Más que el Angliru! Allí no vimos bicis de carretera. Imposible hacerlo desde que vale más llevar la bici en el avión que tu propio billete.
Bienvenida, Alex. No hay problema. Ya me pondré en contacto con él para que haga uso de lo que quiera. Debes ser muy buena amiga para preocuparte tanto por los tuyos.
Buena pinta esas berenjenas... Sobre todo...¡¡¡¡MUcho Ánimo!!!!

Ramón Doval dijo...

Burrillo, el Espartaco éste. Joooder, qué tío. ¡Ya me ha vuelto el dolor de pies!

Javichu Solanas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alex Sual dijo...

Hola Abel...

Me resulta extraño el nombre de tu blog... por cuanto es mi nick habitual en foros y chats... jeje...

No sé si conoces sus significados... pero si mal no recuerdo entre ellos está:

- Atalanta, diosa de la mitología griega

- Atalanta, ciudad y equipo de fútbol italiano

- Atalanta es una mariposa

- Atalanta: una araña que aturde los sentidos o algo similar

- Verbo atalantar: agradar...

Un saludo...

ATALANTA dijo...

Ay Ramón, si es que los más jumentos de los jaramugos siempre haciendo el cafre... y no creas, nos gusta.
Hola Alex(no sé cómo te llamas realmente). Atalanta siempre ha sido mi nick en los foros. Me hizo mucha gracia cuando después me enteré de que había un club de chicas llamado Atalanta.
Vosotros tenéis más derecho que yo a llevarlo ya que Atalanta efectivamente era una diosa, un personaje de la Metamorfosis de Ovidio, una corredora invencible que ofrecía su mano a aquél que fuera capaz de derrotarla. Eso sí, si perdías, morías. Graciosa, ella.
Al final creo recordar que la derrotó Hipomenes, engañándola con unas manzanas de oro.
Hay un cuadro muy bueno en el Prado, del que no recuerdo el autor. De ahí tomé la idea. A mí es que estas cosas me pierden.
Si lo usabas tú antes, vamos a acabar en pleito para ver quién tiene derecho preferente, je,je.
Una saludo y ánimo con las clases