miércoles, 26 de noviembre de 2008

Una de pies para Furacán

Entrando al trapo de la oferta realizada por Furacán para que habláramos sobre pies, ahí va mi aportación.

Lo primero que me viene a la mente y creo que siempre será así, son los machacados pies del Ciego Sabino en Madeira cuya foto ya "disfrutastéis". Una imagen vale más que mil palabras. Ultra Trail de Madeira después de 70 kms de montaña entre aguaceros. Todavía restaban 30 para meta. Han pasado dos meses y aún no he conseguido quitar completamente de mis uñas la roña de la oscura tierra de Madeira.



Propones el tema de los pies y lo relaciono con “Six Feet Under”, aquí traducida como “A dos metros bajo tierra”, quizá la última serie a la que me enganché hace un par de años, hasta que las mentes pensantes de la televisión comenzaron con sus habituales cambios de horarios que hacen difícil el seguirle la pista para relegarla finalmente a un rinconcito hasta su ejecución final. El creador de la serie es el guionista de “American Beauty”, Allan Ball. Palpable la mala baba y el retrato triste y desesperanzador del ser humano. La familia protagonista tiene una funeraria y se analizan los miedos y anhelos de cada uno de sus miembros: una adolescente brillante y problemática, un homosexual reprimido, una madre perdida o uno de los hermanos a la búsqueda de la felicidad y de paso de sí mismo (el abogado prota de "Sexy Money") además del espectro fallecido del padre que se aparece de vez en cuando para charlar con los otros personajes.
Los capítulos se iniciaban con una muerte y a lo largo de aquél se reflejaba las distintas maneras en que nos enfrentamos a la muerte. Distintas formas de existencia para un mismo fin además de la exposición de las diversas relaciones de parientes, amigos y supervivientes con el finado, donde puede primar el dolor, la felicidad, el resentimiento o el reproche. Quizá me ha quedado una descripción bastante tétrica. Realmente era muy divertida, mucho humor negro, del que a mí me gusta. La verdad es que me enganché desde el principio.




Homer "Bigfoot". El "Pies Grandes" parece que en otras culturas es una mezcla de animal de fantasía y real, supongo que algo así como el Yeti. Este episodio de los Simpsons es de los de la primera etapa y uno de los mejores. Seguro que todos los recordáis: aquél en que se compra una autocaravana para imitar a Flanders, se van al campo, se pierden y al final Homer es confundido con el "Bigfoot". Tras sesudos análisis, los científicos no son capaces de decidir si Homer es un hombre realmente: "Bien se trata de un ser infrahumano, bien de una bestia brillante". De estos primeros episodios sé los diálogos enteritos.

"Footsteps" de Pearl Jam. Sus "huellas" me han hecho recordar los noventa con la explosión de la música independiente y su desembarco en las listas de las cadenas y medios comerciales. Sólo fue un espejismo. Durante unos años, grupos de calidad, bandas y músicos reales, no prefabricados como la mayoría en los ochenta y actualmente, copaban las listas de ventas. Dentro de todo ese fenómeno, hubo mucho camelo y el tiempo puso a cada uno en su sitio. Si hablamos del grunge, no podemos decir que fuera un movimiento que aportara musicalmente nada, quizá literariamente la angustia impostada de la apática generación X, con mártir incluido. Punk rock cuyos mejores exponentes hace tiempo existían. Pearl Jam fue un buen grupo con personalidad. Vedder es un gran cantante (aunque a veces se gusta demasiado a sí mismo) y la guitarra de Mc Cready era el complemento ideal tanto para la furia como la calma. Un grupo que en acústico se disfruta tanto como en medio de la tormenta eléctrica. Durante esos años, cuando estaba estudiando, era todo un erudito, no había grupo o cantante en el mundo del pop-rock que se moviera que yo no conociera. Para eso hay que estar en forma y entrenar, leyendo y escuchando a todas horas. Ahora cojo el Rock de Lux y no conozco a la mitad de las bandas.





Don't even think about reachin' me, i won't be home
don't even think about stoppin' by, don't think of me at all
i did, what i had to do, if there was a reason, it was you
don't even think about gettin' inside
voices in me head, voices
i got scratches, all over my arms
one for each day, since i fell apart
i did, what i had to do, if there was a reason, it was you
Footsteps in the hall, it was you, you
pictures on my chest, it was you, it was you
i did, what i had to do, and if there was a reason
oh, there wasn't no reason, no
and if, there's something you'd like to do
just let me continue, to blame you
Footsteps in the hall, it was you, you
pictures on my chest, it was you, you

9 comentarios:

CiegoSabino dijo...

Juer, mamón, tu ahí con tus cosas y yo que me tengo un estado de nervios que no me tengo, menuda tensión to la tarde con el teléfono, el mailis y su p. m. (perdón).
Creo que está solucionado, ya veremos, de momento se mantienen los vuelos iniciales.

Ah, los pies bien, hasta la próxima ultra con agua o calor en que se me quedan siempre como una paparrucha.

davidiego dijo...

buena relación, el trirockatleta tira para el monte, tiene pezuñas o pies incansables?

qué asco de fotos, prefiero los de A. aunque no creo que nos queden así de bien después de las arenas...

me pasó lo mismo con A 2metros... pero después he seguido enganchado a otras.

repitiendo una media de 11veces cada episodio no era tan difícil aprenderse los diálogos, lo maravilloso es que aún quedaran ganas de verlos en su décima reposición y descubrir algo nuevo.

Furacán dijo...

Muy buena tu aportación! aunque la foto da algo de grima jeje

davidiego dijo...

esto grima?

pásate por el mío...

por cierto, que habría debajo de las vendas que envolvían los de Doval??

la granota dijo...

Gracias!!

Ramón Doval dijo...

Yo no puedo ir enseñando los pies por ahí, que estoy casao. Por cierto, ayer, sesión de rodillo amenizada por Elvis Costello (interesante, después de varios años sin oírlo).

ATALANTA dijo...

Es verdad, Ciego, hasta la próxima ultra que volveremos a fotografiarlos. A lo mejor se convierte en un retrato clásico.

David, yo también prefiero las fotos de pies de A. Yo los Simpsons ya no los veo. Estoy trabajando. Además, los últimos ya no son lo mismo. Lógico, no hay guionista que soporte ese ritmo.

Un placer, Granota y Furacán.

Hola, Ramón. Yo de Elvis Costello sólo tengo una recopilación de cuarenta canciones, todas buenísimas. Disco que se guarda en la columna de los intocables. Mira, hoy cuando llegue a casa, lo pongo.

Ramón Doval dijo...

... ¿Y su chica? Costello está casado con la "buenísima" Diana Krall: superpianista de jazz, voz supersexi, elegante, guapa... Anécdota: recuerdo cuando me entregaron no sé qué orla, en el hotel Palace, de Madrid; salí al estrado, me giré, y allí estaba Elvis Costello, que se había colado en ese salón por error.

ATALANTA dijo...

Diana, la mujer 10, bella e interesante. Anda que ya te vale, tú te pones a contar historietas y no paras, Ramón.