miércoles, 20 de abril de 2011

Mirando atrás


Quería dejar alguna cosita escrita a la velocidad de la luz para Semana Santa.

La historia de la cultura es cíclica. De un tiempo a esta parte, cada vez son más lo que añoran el pasado, el sonido analógico frente al digital, se reivindican músicas, estilos y estéticas del pasado como el rockabilly o el soul, se ponen de moda las cámaras "lomo", nos aprestamos a defender el olor y tacto de de los libros frente a la próxima invasión del libro electrónico. Sé que aunque en determinadas momentos hagan más ruido del que merece el fenómeno en términos absolutos, no son más que francotiradores.

Reconozco las ventajas del reinado de la tecnología, pero también veo sus inconvenientes. Supongo que el hecho de tener ya una edad me otorga una perspectiva más amplia y me siento bendecido por haber conocido la era pre-internet cuando cada hallazgo se valoraba en su justa medida y la magia se encontraba a la vuelta de cada esquina.

Os enlazo tres divas del soul felizmente reivindicadas. A medida que aprendo y viajo más por los caminos de la cultura o la música, soy consciente de que con el tiempo me convierto en más clásico, tendiendo a refugiarme en las raíces, en escuchar sonidos cada vez más añejos. Alguien podrá pensar que más muertos; yo, sin embargo, los siento más vivos que nunca. En consonancia con el ambiente religioso de postal que nos invade estos días, no viene mal tres pedazo de canciones de tres pedazo de señoras unidas al gospel, uno de los cantos más religiosos más sinceros y emotivos. Mavis Staples, Betty Lavette y Sharon Jones.





8 comentarios:

CiegoSabino dijo...

No te preocupes, es cosa de la edad. Toda la vida ha sido y seguirá siendo así.

TSI-NA-PAH dijo...

La era pre-internet tenia mucho mas misterio y morbo!
un abrazo

Lou Rambler dijo...

Está claro que con la edad nos volvemos clásicos (¿qué nos queda?... jaja?). Yo también extraño el romanticismo de la era pre-internet, aunque reconozco también sus ventajas.En cuanto a la música negra, lo siento, pero no hay color entre lo que hacían antes y toda la basura y horteradas que llevan haciendo los últimos 25 años. Es una pena. Y tampoco paso por lo del libro electrónico, me gusta el papel.
Saludos y felices Pascuas.

Clemente dijo...

Todo estaba más rico antes, llegabamos con más hambre a cada nuevo descubrimiento... a mí ahora se me acumulan cosas sin escuchar que en otro momento me hubieran parecido cojonudas...

Otra entrada cojonuda, Abel, una más.

¿Vendrás a la trans algún dia?

Txals dijo...

Si la música de raíces está muerta yo ya hace años que soy un cadaver je je. Estoy contigo, esa magia de la que hablas, se ha perdido el factor sorpresa que nos provocaba los nervios de estómago cuando sosteníamos un vinilo aun con el envoltorio, sin saber que habría allí dentro. Quien sabe, puede que esa magia ahora se encuentre en otra parte.
Saludos

Carlos dijo...

Me acuerdo cuando cogiamos dos radiocassetes y los poniamos enfrente para grabar nuestras añoradas cintas. Luego vino la doble pletina. Luego alguien se compro una cadena de musica con plato incluido.Luego aparicieron los grabadores de cd. Luego alguien descubrio el Emule. Luego la musica se convirtio en megas.... Recuerdo cuando me compre The Seamonster de los Wedding Present. Me tire un mes oyendo el disco. Haba veces que me encerraba en la habitacion cuando vivia con los viejos y me dolian las piernas de bailar y de gozar con las guitarras invisibles. Si, son tiempos nuevos, tenemos a nuestro alcance todo. Pero, ¿0s acordais cuando os grababan alguna cinta de cassete? ¿os habeis tirado en el coche de algun colega, horas y horas escuchando la ultima novedad que alguien consiguio para nuestro goce? Si, otros tiempos. Que rapido va todo, que exceso, que poco tiempo para deternernos y gozar.Os dejo link de mi blog discos pensados. Os pongo en el mio. Saludos

Mildolores dijo...

Amén!

Atalanta dijo...

Ciego, y yo tanto tiempo creyendo que era un moderno ....:)

Tsi, dónde va a parar. Esto no tiene ninguna gracia.

Lou, es que tú y yo somos almas gemelas :)Lo de la música negra actual es de traca. Vaya manera de dilapidar un legado de décadas.

Clemente, tú lo dices mejor que nadie: "Todo estaba más rico antes". Gracias pero de verdad que este post lo decidí esa mañana porque me dije que algo tenía que escribir para Semana Santa aunque no sabía muy bien el qué. Escuché a Lavette en la radio y por ahí tiré. Ya te dije, algún día volveré a la Trans, eso seguro, quizá en 2012 y me aprovecho unos días de ti para darme alguna vuelta en bici por la isla.

Txals, todo la razón. Me parece que por aquí pulula un ejército de muertos vivientes, ja, ja. Lugar mágico que se le iguale todavía no lo encontré y creo que ya nunca lo conseguiré.

Carlos, bonita descripción de todos esos momentos emocionantes en nuestras vidas que entonces no lo parecían, ¿verdad? Déjame el enlace que no lo tengo.

Mildo, P¡ues no lo ibas tú a entender! Mejor que nadie :)

Gracias a todos por vuestros comentarios.