jueves, 28 de abril de 2011

Variaciones Goldberg


Advertencia previa: gran parte del texto está fusilado de ese gran amigo que a veces es internet -otra es un verdadero Satanás al que ya he renunciado-. Escucho música clásica de forma ocasional, aunque ciertamente cada vez más, pero no soy un entendido. Sé algo pero no me siento legitimado para analizar composiciones de forma seria. A veces sólo puedo quedarme con la boca abierta ante la grandeza de composiciones como el "Réquiem" de Mozart, "Los conciertos de Brandenburgo" o "Las variaciones Goldberg" de Bach.

Como ya os mencioné, lleva unos días acompañado por la excelsa belleza de esta última obra. Fue compuesta para teclado de 1741. Cuenta la leyenda que Bach la realizó por encargo del Conde de Dresde Von Keyserhingk, tratando de conseguir una música suave y ambiental que amenizara sus noches de insomnio. Su destino era ser tocada por el joven Goldberg, de ahí su nombre. A cambio el conde recompensó a Bach con una copa de oro llena de monedas. Parece ser que la realidad es que efectivamente fue un regalo del compositor al conde en agradecimiento por ser nombrado compositor de la corte.

Aunque originalmente fue pensada para clavicémbalo, posteriormente se tocó con piano.

Sin duda su intérprete más famoso fue el canadiense Glenn Gould. Un genio loco de manual enamorado de Bach. LLeno de manías extravagantes como sumergir sus manos en agua veinte minutos antes de cada concierto o usar una desvencijada silla más baja de lo normal que colocaba su rostro a la altura del teclado mientras canturreaba lo que iba tocando.

Adicto a numerosa clase de fármacos, años después de su muerte se le diagnosticó Síndrome de Asperger.

En el segundo vídeo se ve la peculiar silla que actualmente se encuentra en la Biblioteca Nacional de Canadá.





8 comentarios:

Freaky Boy Hood dijo...

Hay unas cuantas anecdotas sobre estas Variaciones. ¿Sabias que era lo que escucha Hannibal Lechter en la celda, cuando mata a los policias en El Silencio de los Corderos? A Golud le obsesionaba esta composicion y no me extraña, es alucinante. Tengo como cinco versiones, entre las de clave y piano. Tengo un par de Gould al piano que la primera es del 55 y dura 38 minutos, la segunda del 81 y dura 50 minutos. La alarga doce minutos en deleite... Jajaja
¿Escuchaste el clave bien temperado de Bach tocado por Gould? Recomendado. Brutal.
Bueno que me enrollo.

Saludos

El crusti dijo...

Me paso unos días fuera y no me das tiempo a absorber toda la información!!!
Diada de Sant Jordi, día de la cultura. Un año teneis que acercaros a BCN.
Uffff, uffff, uffff, como me cuesta absorberlo todo!!
Veo que te has dado un buen tute a escribir y a entrenar. Geniales tus aportaciones musicales. Es curioso poder vincular lo obsesivo de Gould a sus problemas de salud y como varía sus verisones en función de su estado de ánimo.
Lástima no te vea este finde, las obligaciones laborales de mi mujer me lo impiden.
Un abrazo y a seguir
Santi

Atalanta dijo...

Tenía puesta la música pero no me había fijado con detalle en el vídeo. Evidentemente los "bocadillos" no son más que bobadas. Había viso un "C´mon" y creía que lo decía él. Atención a la música y al personaje. Sólo eso importa.

Freaky, pues ahora que lo cuentas, si me suena de la escena de Hannibal. Oye, le va fenomenal al personaje. Es una composición hipnótica. Curiosos esos detalles. Tú eres de la escuela de Phaeton, un amigo aunque éste sólo escucha música clásica y era el único comentario que esperaba en este post.

SAnti, ya te digo que es una pena que no nos veamos. Entrenar sí, escribir no tanto. Garabatear unos rápidos posts para mantener esto vivo.Ya me imaginaba que esto sí te gustaría.

TSI-NA-PAH dijo...

Palabras mayores amigo Tornado!
Un abrazo

Xocas dijo...

Gould, un maestro. Bach, no hay palabras para describir su genio.

Phaeton dijo...

¿Genio o loco? ¿O las dos cosas?

Antes de "inventarse" el síndrome de Asperger dirían de él que era un tío raro. Seguro que en todos los campos del arte ha habido en historia muchos más casos; gente obsesionada, ensimismada en lo suyo, que quizá por ello precisamente alcanzarno lo sublime.

Yo en cuestiones musicales suelo considerarme "historicista", me encantan las interpretaciones con estos criteros y con instrumentos originales, por eso en principio abominaría de Bach con piano, pero en este caso no puedo resistirme a lo subyugante de esta versión. Lo del Clave bien Temperado que comenta Freaky, es una cosa que hace tiempo que ando con canas de "conseguir", a ver si me pongo a ello.

Atalanta dijo...

Tsi y Xocas, pocas veces se puede emplear con mayor razón la palabra genio.

Phaeton, había una sección en la Muchachada llamada "Pasión por lo suyo" en el que se retrataba a este tipo de personajes. Glenn Gould se merecía uno. "Subyugante", ésa es la palabra.

ned henry dijo...

Saludos Atalanta, vengo rebotado del blog de Freaky. Yo antes oía mucha más musica clásica, en mis tiempos de estudiante, ahora oigo menos en favor de otros estilos pero cada vez que oigo algo (como hoy en tu blog) siento ganas de volver a ella.

Por lo demás, espero que tus entrenos vayan bien y que estés bien. Saludos!!