lunes, 16 de mayo de 2011

Aviaman... moooola

Prolegómenos. Cuando llegué el sábado por la tarde y de nuevo el domingo, justo después de la carrera, marché enfilado a mi sitio preferido de Orense, un lugar que yo desconocía hasta que corrí el maratón hace un par de años y del que me quedé prendado. Son las termas. Unas pozas de agua calentita donde relajarse antes de meterse en el agua fría del río. Lo que debe ser maravilloso es poder bañarse en invierno.



Dormí en tienda junto al río donde al día siguiente nadaríamos. Cuando me acosté a las once y media, se escuchaban a lo lejos los ecos de una fiesta. Sin embargo estaba cansado y me dormí. A la una y media me desperté porque la fiesta se encontraba en pleno apogeo. Se escuchaba a un tipo que ponía música y jaleaba a la tropa que berreaba cada vez más beodo. Me empecé a cabrear pero de pronto me paré a pensar y me dije que lo normal es lo que hacen ellos, estar de fiesta una noche del sábado, lo que no es normal es madrugar cada fin de semana para darse una nueva paliza. Afortunadamente me acordé de que tenía tapones para los oídos porque los recomendaba la organización debido a la temperatura del agua. Nadando no los usé pero aquella noche me salvaron la vida.

Para los que no lo sepáis, Aviaman es un triatlón nuevo. Ayer tuvo lugar la primera edición y es una "jaramugada" en toda regla. La tarde del sábado nos dijeron que la única parte llana del recorrido ciclista de 60 kms eran los doscientos metros de salida de boxes. Dos puertos de primera, incluida esta criatura, el Coto dos Xarotos.

Respecto a la carrera, muy contento. La temperatura del agua era de catorce grados pero no me pareció excesivamente fría. Será que ya tengo el cuerpo muy acostumbrado. Natación mejor de lo esperado y eso que hice el puesto 96 de los 121 que creo que salimos en total. 25 minutos clavados para los 1.200 metros. Ya sé, ya sé... que es una birria pero al menos algo cundieron los diez kilómetros nadados los últimos días cual mal estudiante antes de examen. Lo que ya no tengo claro es si hubiera sido algo mejor de haber entrenado cincuenta.

La transición horrible, seguro que en mi "top five" de peores cambios. A pesar de mearme en el neopreno justo antes de empezar, volví a la carga en plena zona de transición. Además, con las manos heladas no atinaba a ponerme los calcetines y tuve hasta que sentarme en el suelo. Muy profesional.

El recorrido ciclista es durísimo y muy bonito. Yo siempre he marchado intentando ser prudente por el miedo a lo que estaba por llegar. El primer ascenso a Pena Corneira, nada más comenzar, es mucho más duro de lo que esperaba con rampas de hasta el 11 por ciento. Respecto a la estrella del día, el Coto dos Xarotos, no hay nada mejor que esperar lo peor para que después todo no parezca tan malo. Casi sin querer, y sin sufrir demasiado, siempre controlando, me encontré arriba. Hay rampas bestiales, de hecho probablemente ayer subí sobre una bici la cuesta de asfalto más inclinada de mi vida -seguro que cercana al 20%-, pero no son continuas. Supongo que al bajar de un trece a un ocho, todo parece mucho más descansado. Cuando me enteré que la cima estaba cerca, apreté. Es cuando adelanté a más gente, entre ellos a Xocas y Furacán. Mi triple plato fue mano de santo. Casi nunca llegué a utilizar todas sus posibilidades pero te da algo más de agilidad que al resto. De hecho debo ser de los únicos triatletas que carga con el tercer plato para ponerlo tres veces al año, dentro de un mes en Marie Blanque, en la subida anual a La Covatilla y poco más. Por cierto, ése sigue siendo para mí mucho peor que Xarotos. Covatilla es como un martillo pilón, sus rampas no llegan a tanto desnivel pero esa pendiente media continua del 10 durante varios kilómetros te tritura.

Al comenzar el descenso en la zona del parque eólico la rueda delantera de perfil me da un par de sustos debido al aire racheado lo que me hace tomar muchas precauciones en las alturas. Con razón la organización hizo hincapié en la peligrosidad del descenso. Se baja muy rápido por algunas zonas llenas de casas y explotaciones agrícolas. El último ascenso a Pena Corneira es más tendido que por la otra cara pero también se hace más largo. Sin embargo voy animado, me siento fuerte y con ganas de correr. Creo que también contribuye el hecho de que disfrutemos de un día precioso, luminoso y fresco a la vez. Condiciones inmejorables. Al final puesto 82. Una escalofriante media de 20,40 kms./hora -yo no llevaba cuenta, no sé si aquí se incluye el tiempo de la transición-. Aquí sé que podía haberlo hecho mucho mejor.


La carrera a pie se desarrolla en un bonito circuito junto al río. 15 kilómetros. Tres vueltas. Me siento bien, voy a un buen ritmo pero sin alardes, quizá por falta de ambición. Me cogió un triatleta de Lalín que me llevaba una vuelta de ventaja y me enganché a un ritmo alto. Fuimos charlando hasta que él aceleró en la recta de meta. Por la inercia, ya iba lanzado y metí una velocidad más en la última vuelta. Con 1:01, puesto 30 de carrera. Fenomenal. También sé que con el estímulo adecuado podría haber corrido aún más rápido.

Tiempo final: 4:23. Puesto 66 en la clasificación general. Me quedo con las grandes sensaciones con las que he terminado la prueba, fuerte y con chispa, sin asomo de agotamiento ni problemas de estómago. Supongo que debería haber apretado en la bici pero ay, amigo, a toro pasado... Tal vez me hubiera tocado penar a pie. Sé que estoy bien y tengo confianza para arriesgar en la próxima ocasión.


Suzanne siempre responde. Lástima que la flecha no tenga mejor indio.


Con lo que dejé asombrado al personal fue con mi baño después de la carrera. Si no estaba tan fría... Alguien cercano notará algo raro. El viernes no sólo me rapé mi abundante "melena" casi al cero. Ya de puestos, en un arrebato hasta me pasé la máquina por el pecho.

De lo mejor de la carrera fue reencontrarme con "amigos blogueros", tan buena gente como Xocas y Furacán, este último implicado en la organización. Enhorabuena para todos. Sin duda este salvaje triatlón se convertirá en un clásico del calendario.

La mayoría de canciones que escuchaba el sábado desde el interior de la tienda, os podéis imaginar que eran una basura pero también había alguna buena de Extremoduro o Leño.

"¡¡YO SOY ESPARTACO!!"

11 comentarios:

Furacán dijo...

Si, en el tiempo de la bici se incluyen las transiciones. En mi caso fueron nada menos que 5' así que me parece que en eso hasta te gano. Que horror, no era capaz ni de sacarme el neopreno, ni ponerme los calcetines ni abrochar el casco.
Me alegro de que lo disfrutaras, un placer tenerte por aquí, al final no me pude despedir. Espero que nos veamos pronto en otra.

Carlos dijo...

Lo apunto...para cuando me atreva hacer "locuras" de estas.....yo también creo que será una carrera muy requerida en próximas ediciones....

PD: se te ve muyyyy fino amigo!!!

Efedexdx dijo...

¡Qué brutos sois! ¿No os basta reservar una habitación decente en un hostal, pegaros un baño en la piscina con el agua calentita, dar una vueltecilla con la bici en llano y dar un par de vueltas a la manzana trotando y luego una señora ducha? ¡Pues no! Ale, a la tienda de campaña con hilo musical, a nadar al río fresquito, 60 km de bici con dos puertos, 15 km a 4 min/km y luego un buen remojón. En fin...
Enhorabuena figura!!

Michel dijo...

De nuevo y con perdón, la madre que te parió, que es una santa.
Impresionante la crónica y lo que relata, me has chafado, mañana iba a ir a la piscina, pero al decir tu que 1200 m. en 25 min. es una mierda, como que me da un poco de vergüenza.
Enhorabuena de nuevo.
Where is the limit?, sigue buscándolo y que tardes mucho tiempo en encontrarlo.

Yo ayer corrí la Media de San Sebastián, sin dorsal por no poderlo conseguir a última hora ya que no lo tenía previsto, no es la Behobia, pero una pasada correr por estas tierras. Me lo pasé fenomenal y lo mejor que hoy estoy como nuevo, eso sí 1h.48m., eso si que es una mierda y no tus faltas de respeto a los mortales.

Un abrazo crack.

El crusti dijo...

Jaramugo y de los buenos. A ver cuando tengo lo que hay que tener y me animo al triatlon!!!
Por cierto y aunque no venga el caso, sobre tu post acerca de "María y yo" ayer vi un reportaje sobre ello en el C+XTRA. espectacular...Hazte con ello.
A seguir entrenando.
Un abrazo
Santi

Mildolores dijo...

Abel de nuevo en acción. Y al mas puro estilo Abel.
Enhorabuena, por ese nuevo reto. Lo cierto es que por mucho que me digas la temperatura del agua debía ser de escándalo.

Atalanta dijo...

Alfredo, muchas gracias a vosotros por organizar una carrera tan chula en un sitio tan bonito. Me alegro de que al final todo saliera bien. El próximo año repetimos esa cerveza. Un abrazo.

Carlos, si es que a mí, como a muchos, no nos gustan demasiado las carreras al uso. Buscamos algo más y mejor si no está masificado. Si amas las montañas y haces triatlón,ésta es tu carrera. Yo también creo que esta carrera triunfará. Me siguen sobrando un par de kilos para volar :)

Efedexdx, somos jaramugos y en esas cosas, en las que rodean a la prueba en sí, ya sabes que yo el más jumento de todos. El recorrido no llegaba a 15 kms. Era campo. En asfalto hubiera andado por los cuatro minutos. En ese terreno no, pero acabé muy contento.

Michel, si es que tú sí sabes subirme la moral. Ya te digo yo que ese tiempo para competir es malo, malísimo, pero es lo que hay. Intentaremos trabajar algo hasta Aveiro. Oye, pues una Media en San Sebastián no pinta nada mal, mamón. Y sin pagar... te tenían que haber expulsado :). Sobre todo espero que no hubiera noticias de la espalda.

Santi, el gran problema del triatlón es la natación y ya ves tú que problema va a ser para un waterpolista casi olímpico. Me apunto la recomendación. Oye, te tengo en casa la mochila y la camiseta de la media. A ver cómo te la hago llegar este verano. Yo no faltaré a mi cita en el Boedo en Agosto. Quizá volvéis.

Antonio, gracias. Eso del "estilo Abel" asusta un poco, ¿inconsciente? ¿imprudente? Es el estilo jaramugo :) Fresca sin más aunque yo llevo ya muchas semanas duchándome con fría y estoy acostumbrado.

Xocas dijo...

Hiciste un carrerón, cuando me pasaste ya cerca de la cima del eólico se te veía súper suelto, pero durante la carrera a pie ibas sobradísimo, daba gusto verte correr. Nos vemos, un abrazo.

Atalanta dijo...

Enhorabuena por tu debut en "casi larga". Cuando yo debuté en Lisboa, corriendo llevaba el mismo ritmo que tú. Después se va haciendo el cuerpo. Acabé muy contento sobre todo por las sensaciones finales. Un misterio por qué unas veces todo va bien y otras todo se tuerce. Seguiremos buscando.

Atalanta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Cargol dijo...

Como disfrutaste !!!! En Septimebre voy a hacer mi primer triatlon (olímpico), però me da un palo entrenar lanatacion que no veas...espero disfrutar...o "morir" en el intento