viernes, 13 de mayo de 2011

La extraña pareja


Llevo unos días sin poder publicar. No había acceso.

De nuevo dejo aparcado el post que se merece Nacho Vegas. Somera referencia a su relación personal que no a su colaboración musical con Christina Rosenvinge. Esto es más “crónica en rosa” que otra cosa. “Verano fatal”, su disco de 2007, no era malo pero tampoco me pareció una maravilla, desde luego no a la altura del cancionero del asturiano.

Como me ocurre en muchas ocasiones, me enteré con mucho retraso de que mantenían una relación sentimental. Me pareció muy natural y al mismo tiempo muy gracioso. Parecía de manual. Supongo que dos personas tan deliberadamente “interesantes”, tan premeditadamente “cool”, estaban condenadas a entenderse en todos los terrenos.

Ahora ya es alguien conocido pero desde su primer disco, sus letras acompañaron el infierno en que durante un par de años se convirtió mi vida. Quizás por eso soy ferviente seguidor de Nacho Vegas. Como siempre digo, algún día analizaré de forma detenida sus letras e influencias. De todas formas puedo comprender el “repelús” que pueda generar un tipo que canta tan mal con esa aura de cantautor maldito, oscuro y drogadicto para más señas.

De Christina tengo varios discos. Alguno de ellos bastante bueno aunque nunca me ha llegado a entusiasmar. Igualmente entiendo que la excesiva languidez de esta chica que parece haber firmado un pacto con el diablo para lucir tan o más guapa que hace veinte años, también pueda espantar al personal.

La estética y actitud de ambos tienden a delatar algo de impostura. Supongo que con la perspectiva que te dan los años, tiendes a quedarte con lo esencial. Lo que rodea a los personajes me importa bastante poco. Ser extraño o ir de extraño son conceptos diferentes y en muchas ocasiones no sabes distinguir el personaje trabajado de la pureza del mensaje de alguien por principio especial.

Los mandamientos de una chica “moderna”: échate de novio a Ray Loriga (otro que tal baila), vete a vivir unos años a Nueva York, cena con Lou Reed o con miembros de Sonic Youth y publica tristes discos en inglés que no compra nadie. Ni diseñado sobre patrón.

Cuando me enteré que Nacho y Christina salían juntos ya fue el “acabóse”. ¡¡Justo lo que les faltaba!! Me los imaginaba cada noche de sofá comentando el libro de algún ruso desconocido y eligiendo película de Pasolini mientras escuchan el último disco de Robert Wyatt.

Creía que esa unión duraría para siempre. Lamentablemente todo terminó. De haber tenido hijos, no creo que hubieran sido ingenieros.

Os dejo dos canciones. Aunque ambos curiosamente han publicado disco en 2011, “La zona sucia”, Nacho y “La joven Dolores” , Christina, de ésta última elijo "La distancia adecuada" de su anterior disco, "Tu labio superior". El vídeo y la canción de Nachete me matan. Tremendo retrato del fin de una relación. Perfecta, Vegas en estado puro.


Apunte lúdico deportivo. Ayer nadé por primera vez en el río. Con traje, claro. El agua no está tan fría como creía. Hoy habrá que bajar un rato para darse ya un chapuzón como Dios manda, acompañados del pertinente libro y cervezita. Se me olvidó la cámara, le pido prestada una foto al CiegoSabino para que veáis el extraño aspecto del río lleno de la pelusa de los álamos, casi como si estuviera nevado.




8 comentarios:

Anónimo dijo...

la propia Cristina asume todo eso, es consciente de su rol de parejita indie de manual, y lo que supone:"Los novios de la tarta entrando en el salón, aplausos y bengalas, así éramos tú yo yo.." en ese sentido les veo a los dos muy pegados al suelo a pesar de lo que representan
jesus

Pingüina Veloz dijo...

Si es que Dios los cría y ellos se juntan.
Me encanta Cristina desde que alguien hace unos años me hizo pararme a escucharla. Y creo que está por encima de cualquier opinión que se pueda tener sobre su pose. O eso prefiero pensar.
Su languidez me mata, pero es tan lentamente, que bendita!

Un saludo y feliz baño!

Mildolores dijo...

Pues Pilar la conoció en sus origenes en la disco Astoria de Madrid.
Jajajaja, ¿Se acordará Cristina de aquello?
Yo solo tuve ojos para Pilar ;)

Joserra Rodrigo dijo...

Me gusta el asturiano y respeto a Cristina aunque no controlo sus discos. El primero es un cantante para ratos pero muy buen compositor, tiene "algo" muy suyo. El último disco me parece muy notable y lo recomiendo en la sección de la Land.Es una voz del norte como la de nuestro Ruper y de ahí las tonalidades grises y lluviosas.
Yo le ví en un concierto de Lambchop en Gijón antes de entrar, en el público y yo creo acababa de grabar con Bunbury...y allí estaba cuan rockstar maldita salida del Exile de Cimadevilla...jajaja.
Sí westman, tenían que ser unos desayunos los de la pareja demasiado intensos...brindando por Boris Vian, por la etapa berlinesa de Bowie y diciendo que si tenían un hijo lo llamarían Cohen...jajaja...ella creo que ya tiene uno que se llama Dylan.
Pero vaya usted a saber, igual te tomas una caña con ellos y son hasta mortales...jajaja....eso seguro.Es el glamour del r&roll.
Bonita entrada my beloved friend!

charomontiel dijo...

jajajaja si que son dos hojas de la misma rama.....me encantan los comentarios acerca de lo que harían una noche en el sofá...muy bueno. Respecto a su música, no la he experimentado demasiado, más a él que a ella, pero más o menos lo mismo, muy muy muy poquito,pero nunca es tarde.
Precioso post, un beso!!

P.D. el río está misterioso, pero tiene una pinta que hace que me encantase teletransportarme allí....ufff qué bonito por Dios!!

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Me gusta mucho Nacho Vegas y también el último disco de Rosenvinge. Yo creo que la gente especula mucho porque no conoce a las personas, vete a saber de qué hablarían en la intimidad… Lo único que importa es su arte, ellos importarán a sus familiares y amigos. Se confunde al artista con la persona (que tiene mil facetas), y, encima, no se conoce a la persona, a la que se ideliza o demoniza por puro cotilleo.

Saludos.

Txals dijo...

También siento debilidad por Vegas, y me pasa como ati, tengo aparcado desde hace unas semanas el borrador de la Zona Sucia, me gusta mucho, pero escuchar a Vegas me supone entrar en su particular universo, a veces doloroso. Respecto a Rosenvinge, uno de esos tristes discos de su etapa neoyorkina, su Continental 62, me parece sublime, me encanta. Hay que tenerla bien firme para superar con notable un pasado un tanto casposo. Ahora em enetro que eran pareja, estoy en babia. Bonito post. Saludos

Atalanta dijo...

Jesús, yo creo que ambos saben reírse de sí mismos, de su papel y de la imagen que proyectan.

Pingüina, Cristina tiene mucho más meollo del que pueda pensar alguien que se acerque de forma superficial. A mí también me parece muy interesante.

Mildolores, los madriles y el famoseo. No me importaría conversar con ambos. Seguro que no te aburres. Imagino muchos puntos en común conmigo. Tú es que sigues tontito... y esa suerte que tienes.

Joserra, me gusta eso de las "tonalidades grises y lluviosas". Puede explicar muy bien su sonido. Nacho tiene de las mejores canciones que he escuchado en castellano. Respecto a la pareja, el post es un poco en plan cachondeo. Seguro que son buena gente. Por lo menos quiero pensar que no serán una pareja de "esnobs". Joder, Joserra, a ver si me paso un rato a saludaros y ponerme al día. Ya ves, ando liado.

Charo, gracias. Me alegro que te gustara pero era más una chanza que otra cosa. Dale una oportunidad a Nacho. Seguro que algo te gustará. Tienen alguna letra maravillosa. Es que el río es de mis lugares favoritos de siempre.

Gonzalo, tienes toda la razón. Alguna vez hemos escrito sobre la diferencia entre obra y personaje, o entre persona y personaje. Lo único válido para mía es su mensaje. Lo demás me interesa bastante poco. Por otra parte, no creo que sean mala gente. Nacho mismo se ríe de alguna de algunas situaciones que se da en el mundo pop, tan ávido de novedades:
"perdón por la gente moderna porque corro el peligro de mirarla y perder la razón."

Txals, gracias. A mi las letras de Nacho me llegan muy dentro. Me identifico con mucha de lo que cuenta... y eso a veces asusta. Cristina menos pero le reconozco un gran valor. Me anoto el disco que no lo escuché.