martes, 19 de agosto de 2008

EL MARATÓN

¡Preparados, listos, ya! A la vieja usanza. Cuarenta y cuatro fulanos dispuestos a machacarse por los solitarios Campos de Castilla.

Confieso que me había costado ir al Maratón del Boedo, uno de los últimos que me faltan en España. Demasiado pequeño. Mea culpa. Me equivoqué. Desde aquí animo a cualquier maratoniano de verdad a que marche al Boedo. Una experiencia que merece la pena.

Por la mañana ya vi caras conocidas, talibanes de esto del “correr” que te los encuentras en todos lados, el hombre este cuyo nombre no recuerdo y que conocí en Ampurias, empeñado en conseguir el record de maratones en España (este año creo que lleva 16) para un total de 93 o algo así (maratón arriba o abajo no varía mucho, la verdad), “El Bolas” de los Trota de Valladolid, gente de los “ñ” ultrafondo….

Yo, desde Roth, el 13 de Julio, desanimado tras el fracaso, apenas había vuelto a entrenar excepto la última semana y sin pasar nunca de los 11 kms; por lo tanto tenía pensado irme a los 3:30 si aguantaba, ya que carecía del fondo suficiente para afrontar la prueba. Al final me fui a unos 3:10 sorprendentes para mí. La carrera, se desarrolla en un 80 % por pistas de tierra con chinillas que iban machacando las plantas de mis desgastadas zapatillas. Empecé tranquilo pero el aumento de ritmo que mantuvimos constante a lo largo de la carrera fue debido a la creación de una “grupeta” con la que los kilómetros fueron transcurriendo casi sin enterarse. El cuarteto lo formamos Antonio de Murcia, Inocencio medio paisano de Béjar y Ricardo Abad de Tafalla. Supongo que a este último muchos ya lo conoceréis. El caso es que hemos ido charlando toda la carrera. El reto en el que se encuentra inmerso ahora Ricardo es conseguir hacer 30 maratones en 30 días consecutivos (no organizadas, vía GPS) y el tío marchaba por el día decimosexto. Fuimos contando y sobre todo escuchando los retos que había logrado y se planteaba conseguir en próximas fechas. Como objetivo prioritario de la temporada tiene previsto cruzar España desde Tarifa a San Sebastián en quince días a beneficio de Aldeas Infantiles. Toda la información sobre este “crack”, deportivo y humano, que además tiene compaginar entrenos con trabajo y familia la tenéis disponible en

riki-ricardoabad.blogspot.com

Volviendo a la carrera, al final nos quedamos Ricardo y yo solos e incluso apretamos en la última decena de kilómetros, haciendo más rápida la segunda media que la primera. Los últimos tres kilómetros a mí me han sobrado pero contar con esta liebre de lujo, me llevó en volandas a meta, donde entramos juntos, agarrados y brazos en alto, octavo y noveno. Según el GPS de Ricardo al maratón le falta algo más de medio kilómetro.

P.S. Por si es forero, un saludo al de Vigo que me invitó a un café y que debutaba en maratón. Le dije que un maratón con tan poca gente no era el lugar idóneo para bautizarse pero cuando yo ya marchaba en coche, le vi llegar a meta. ¡Enhorabuena, campeón! Enganchao sin remedio, ya lo verás.


“¡YO SOY ESPARTACO!”

3 comentarios:

Si te lo tengo que explicar... dijo...

¡Vaya gente con la que te codéas! ¿Ya te han dado los resultados de la analítica?¿A ver si vas a dar positivo? Vaya crack Daimiel! Si es que el entrenamiento está sobrevalorado...

ATALANTA dijo...

El primer sorprendido fui yo. Supongo que será a causa de los kilos que me faltan. Ya os había dicho que en los entrenos, aunque no eran largos, me notaba fácil. De todas formas, las liebres y la motivación, hacen mucho; llevaba tiempo con ganas de correr.

Bartolo dijo...

Que tal Abel?
Soy amigo y compañero de fatigas de Ricardo (el ciclista)
Lo primero decirte la envidia que me dais, sabéis unir deporte y compañerismo. Tengo unas ganas locas de ir para Algeciras con Ricardo y el resto del equipo al intento de cruzar España. Gracias por cuidar de mi amigo.
Un saludo desde Tafalla: Torrano