jueves, 21 de agosto de 2008

Etapa Reina


El sábado toca etapón. Los mirobrigenses tenemos la suerte de disfrutar de un entorno privilegiado para la práctica del ciclismo ya que en pocos kilómetros a la redonda de Ciudad Rodrigo disponemos de los recorridos y perfiles más variados para elegir en función de tu ánimo, tus ganas, tu objetivo o tu forma. Circuitos llanos y puertos como La Peña de Francia, Casares, El Portillo de Batuecas, Perales, Descargamaría, Robledillo, San Martín, Santa Clara, Sotoserrano, Subida de Casas del Conde a La Alberca, Arribes.
Pues como decía, el sábado toca una de las buenas, una de las clásicas. Casares, Portillo y Peña. No llega a los 140 kilómetros pero con los tres puertos y demás repechos terminas a gusto.
Mi intención es ir tranquilo porque no doy para más con mi escasa preparación. Se trata de hacer un buen entrenamiento de fondo e intentar llegar con dignidad. Me acompañan dos ciclistas, sólo ciclistas, Phaeton y Plato. De dominio público es lo nocivo que es este colectivo, siempre a la gresca. Si además le unimos la ojeriza que le tienen al triatleta, espécimen “fashion” por naturaleza, siempre sorprendiendo con extraños artilugios y ropitas, pues eso que Dios nos pille confesados.
Plato, ya de por sí un superclase, lleva todo el verano disfrutando de sus anuales vacaciones académicas, lo que básicamente se traduce en entrenar, comer, descansar y beber cerveza en el río, con lo que a finales de agosto lo pillas en lo alto de su pico de forma anual.
A Phaeton solía yo ponerlo en apuros de vez en cuando pero este año se empeñó en hacer oro en Quebrantahuesos (reto relativamente fácil) y en la Perico (tema bastante más complicado). Ambos objetivos conquistados con solvencia gracias a una metódica preparación anual que le ha llevado a tener ya más de 10.000 kms en las patas y no sé cuantos kilógramos menos en la báscula. Nada, intocable también.
A ver si se anima Ironmanu a venirse también y hacemos grupeta triatleta. Estos ciclistas aparentan ser buena gente y durante la sesión no dirán nada….pero, ay amigo, como flaquees…cuando llegue la noche, la cena en el río, la cerveza… la burla y el escarnio asistirán al convite con seguridad.
Al menos disfrutaremos de buena conversación y de unos parajes y puertos bien bonitos. El que quiera, ya sabe, a las 8:00 horas en el lugar de costumbre, en el Árbol Gordo.

“Quien ama la aventura no teme el fracaso”

2 comentarios:

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Vaya,vaya... ¡Qué pedazo de blog te estás montando!
Me temo que no os voy a poder acompañar... Cómo decirlo... Digamos que estoy "enchiqueráo" al estilo Villi. Di está en CR el fínde y no puedo dejarla sóla; además luego tengo la despedida de mi bros. Ten cuidáo que no te tiren a la cuneta, y por cierto que ojalá te machaquen, por dejarme el otro día sólo con Musso.Taluego!

ATALANTA dijo...

Hombre, lo mío es algo de andar por casa, no es tan chulo como el tuyo. Esto tiene que ser muy fácil para que un genio de la informática como yo se defienda. Ya te preguntaré temas técnicos para que me asesores.
Eso sí, escribir, voy a escribir...porque me encanta.
Miedo me da mañana. No he entrenado en toda la semana. Por lo menos voy descansado.
Mira el privado que te envié. ¿Qué bicis lleva Valverde?